Skip navigation

Tag Archives: Arturo Beltran Leyva

La guerra comenzó un lunes. El 21 de enero de 2008. A bordo de vehículos Hummer, y con fuerte artillería pesada, más de 300 elementos del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales del ejército mexicano, GAFE, se posicionaron en los alrededores de una residencia ubicada en la colonia Burócratas, de Culiacán. Según la Secretaría de la Defensa, una llamada anónima había indicado que el menor de los hermanos Beltrán, Alfredo, alias El Mochomo, esperaba en ese domicilio un cargamento de dinero destinado a solventar compromisos pendientes con sus socios colombianos. Según la declaración de un narcotraficante conocido como El 19 —que se integró al programa de testigos protegidos bajo la clave “Jennifer”, (PGR/SIEDO/UEIDCS/0241/2008)—, el ejército había obtenido la ubicación de El Mochomo a través de un militar que logró infiltrarse en su círculo cercano, y al que se conocía como El Chamaco. “El Chamaco logró llamar al GAFE para informar sobre la ubicación y las condiciones de baja seguridad”, relató “Jennifer”.

os militares tuvieron que posponer el operativo durante 10 horas, porque detectaron a unos hombres en la azotea de la casa. Cerca de la madrugada, el portón se abrió. Salió una camioneta BMW de color blanco, con cuatro hombres a bordo. Los soldados de elite les cerraron el paso. Los tripulantes se entregaron sin hacer un solo tiro. Dentro de la casa había 900 mil dólares, 11 relojes finos, un AK-47 y ocho armas cortas. Un corrido informó al día siguiente: “El Mochomo era el hombre de confianza / que el cártel necesitaba / pero el 21 de enero su carrera le cortaban”.

La noticia de la detención de Alfredo Beltrán Leyva, uno de los cabecillas del cártel del Sinaloa, dirigido por Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, fue presentada como el golpe más importante realizado hasta entonces por el gobierno en la guerra contra el narco que Felipe Calderón había decretado. En la Procuraduría General de la República, y concretamente en la Subprocuraduría General de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, SIEDO, provocó un terremoto. La célula dirigida por los hermanos Héctor, Alfredo y Arturo Beltrán Leyva había vulnerado las estructuras más altas de esa institución, a través de pagos mensuales de entre 150 y 450 mil dólares, según demostró luego la llamada Operación Limpieza: funcionarios del mayor nivel de la SIEDO realizaban detenciones, cateos y filtraciones, en beneficio del cártel.

Aquel día varios servidores públicos se paseaban nerviosos. Habían recibido informes de que El Mochomo iba a ser detenido, pero “en la SIEDO nada podían hacer para evitarlo”. Esperaban que los operadores de Arturo Beltrán los llamaran a cuentas.

Fueron llamados ese mismo día. Uno de los principales lugartenientes del grupo, Sergio Villarreal, El Grande, se reunió con el director de Inteligencia de la SIEDO, Fernando Rivera, así como con los comandantes Milton Cilia y Roberto García. Según la declaración que Rivera rindió poco después en calidad de testigo protegido, bajo la clave “Moisés”, El Grande les dijo que Arturo Beltrán Leyva estaba encabronado: “Quería saber a quién iba a matar. Todos recibían dinero de él y nadie le avisó de la detención de su hermano”.

Los funcionarios le explicaron que no habían trabajado ese asunto, “que era un asunto del GAFE, del alto mando de la Sedena”. El Grande exigió la lista de los militares que habían tomado parte en el operativo, así como los “informes originales” de la detención. El director Rivera se comprometió a obtenerlos. No sólo eso: de acuerdo con la declaración de “Jennifer”, antes de las dos de la tarde había entregado los reportes militares, el nombre del infiltrado que había proporcionado la información a los GAFES, las copias completas de las declaraciones que El Mochomo había rendido ante la SIEDO… y un croquis que señalaba el sitio exacto en donde el capo se hallaba recluido.

Rivera informó que “de las 11 de la noche en adelante ya no iban a estar presentes las fuerzas especiales del ejército, y que sólo quedarían custodiando el inmueble 11 agentes de la Agencia Federal de Investigaciones, AFI”. Le dijo a El Grande que “con la entrega de un millón de pesos para los AFIS, así como de tres millones que serían entregados a Fernando Rivera y su gente, se lograría neutralizar al conjunto de guardia y permitir que una camioneta blindada rompiera la reja de acceso a la SIEDO”.

El Grande —relata la averiguación previa SIEDO/UET/6668/2008—, calculaba reunir a unas 150 personas para realizar el asalto. Sin embargo, al sopesar los riesgos, decidió cancelar la operación. Alfredo Beltrán Leyva fue recluido en el penal de Puente Grande.

La captura de El Mochomo provocó una escisión en el cártel de Sinaloa. Existe la versión de que El Chapo negoció la captura del menor de los Beltrán, a cambio de la liberación de su hijo, Archibaldo Guzmán, alias El Chapito, quien se hallaba recluido en el penal del Altiplano desde 2005: a sólo tres meses de la caída de El Mochomo, El Chapito fue liberado.

Otra versión señala que Arturo Beltrán se entrevistó con El Chapo Guzmán y El Mayo Zambada para pedirles que le ayudaran a rescatar a su hermano. Los jefes del cártel le pidieron tiempo, pero en una segunda reunión le explicaron que “no había condiciones” para efectuar el rescate. El Mochomo debía ser “sacrificado”.
Se cree que en el narcotráfico las alianzas de sangre son indestructibles. El Mochomo estaba casado con una prima de El Chapo. Arturo Beltrán, sin embargo, salió de aquella reunión con la idea de que la alianza se había roto. A partir de ahora iba a cobrar muerte por muerte, detención por detención. El Chapo y El Mayo lo supieron. Quisieron adelantarse.

A fines de abril de 2008, el mismo mes en que El Chapito fue liberado, ocurrió una balacera en la colonia Guadalupe, de Culiacán. Una casa, en la que presuntamente se encontraba uno de los hijos de Arturo Beltrán, fue atacada por elementos de la Policía Federal, apoyados por policías locales. Murieron cinco escoltas y dos agentes ministeriales. Arturo Beltrán acusó a los federales de servir de brazo armado a los intereses de El Chapo y ordenó a su gente asesinar policías donde los encontraran. Hizo colocar narcomantas en las que podía leerse: “Policías, soldados, para que les quede claro, El Mochomo sigue pesando. Atte. Arturo Beltrán Leyva”. Y también: “Soldaditos de plomo, federales de paja, aquí el territorio es de Arturo Beltrán”.

Un día después de la balacera en la colonia Guadalupe, cuatro agentes de la Policía Federal Preventiva, PFP, murieron acribillados cuando patrullaban el centro de Culiacán. En Imala, dos policías municipales fueron ejecutados. A lo largo de la ciudad se verificaron ataques contra policías locales. La PFP concentró 800 agentes en la plaza de Sinaloa.

De ese modo terminó abril, el mes en que se soltaron los demonios y comenzó el enfrentamiento que a lo largo de 2008 dejó en la entidad un saldo de mil 156 ejecuciones.

La infiltración

El 7 de mayo de 2008 un retén de la Policía Federal fue instalado en el kilómetro 95 de la Autopista del Sol. La PFP acababa de recibir una información filtrada por El Mayo Zambada: un convoy en el que viajaba Arturo Beltrán cruzaría en cualquier momento por aquel sitio. El encargado de coordinar la captura fue el director regional de la PFP, Édgar Eusebio Millán. El dato proporcionado por los Zambada resultó bueno: cinco vehículos sospechosos salieron del Hotel Motel Rosales, en donde Arturo Beltrán acababa de tener una reunión. Los agentes les marcaron el alto. Los integrantes del convoy respondieron a tiros. Inició una persecución que terminó en Xoxocotla, con varios autos destrozados, la captura de nueve sicarios y dos agentes federales muertos. La camioneta en que viajaba Arturo Beltrán logró evadir el cerco: uno de sus escoltas impactó una patrulla para abrir paso a su jefe.

El Mayo Zambada, sin embargo, había contemplado esa posibilidad. Los datos que filtró a la PFP indicaban los domicilios del estado de Morelos en los que Beltrán Leyva podría refugiarse. El inspector de operaciones Édgar Enrique Bayardo, el funcionario que había recibido la filtración —y operaba como contacto de El Mayo al interior de la PFP—, se comunicó con el jefe antidrogas de la corporación, Gerardo Garay, y le dijo: “Tenemos ubicados varios domicilios aquí en Morelos. Estamos concentrados y listos para entrar”.

El jefe antidrogas lo detuvo en seco: “Paren todo. Regresen de inmediato a la ciudad de México”.

Cinco meses antes, a través de una supuesta intercepción telefónica, el director de Combate a la Delincuencia Organizada de la PFP, Roberto Velasco, había ubicado a Beltrán en una mansión de la calle Escarcha, en el Pedregal de San Ángel.

Velasco le comunicó al jefe antidrogas: “La gente está colocada en puntos estratégicos”. Pidió luz verde para poner en marcha la detención.
Pero Garay se negó a dar la orden: “Aguanten. Vamos a esperarnos para más adelante”.

De acuerdo con la declaración ministerial de un testigo protegido, el agente de la División Antidrogas, Fidel Hernández (PGR/SIEDO/UEIDCS/359/2008), las indicaciones de Garay fueron criticadas por su subalterno: “Pero jefe, tengo evidencia de que Arturo Beltrán se encuentra aquí”.
Garay, sin embargo, insistió: “Desmonten el servicio”.

Édgar Millán, el hombre que había dado caza a Arturo Beltrán en el camino a Xoxocotla, fue ejecutado horas después de la persecución, cuando llegaba a casa de sus padres en un edificio ubicado en la calle de Camelia, en la colonia Guerrero. Aunque sólo un puñado de personas tenía acceso a sus itinerarios, una filtración surgida de las mismas filas de la PFP, a través del agente José Antonio Montes Garfias, puso en manos de Beltrán la ubicación del sitio al que el jefe policiaco iba a dirigirse. La orden fue fulminante: Millán debía ser eliminado.

El agente Montes Garfias abrió el casillero del funcionario y sustrajo las llaves de la casa donde vivían los padres de éste. Entregó un duplicado —así como 40 mil pesos y 75 gramos de cocaína— a un gatillero de baja monta, Alejandro Ramírez Báez, quien integró un comando formado por cinco personas. Los sicarios aguardaron a Millán en el garaje del edificio. Habían apagado las luces. Cuando el jefe policiaco cruzó el portón, le metieron 11 tiros. (El sicario Ramírez Báez fue sometido por los escoltas de Millán. De ese modo se desanudaron los hilos de la trama.)

Una semana antes, Roberto Velasco, el hombre que tendió el cerco de la calle Escarcha, había sido asesinado en una calle de la colonia Irrigación. La verdadera venganza de Arturo Beltrán llegó, sin embargo, 24 horas después de la balacera en Xoxocotla. Sucedió del otro lado del país, el 8 de mayo de 2008, la noche en que cinco camionetas rodearon a Édgar Guzmán, otro de los hijos de El Chapo, en el estacionamiento del City Club, un centro comercial de Culiacán, Sinaloa.

En la ejecución se dispararon 500 tiros y se accionó un lanzagranadas. Las ráfagas destrozaron paredes, vidrios y vehículos. Además del hijo de El Chapo, fueron abatidos un sobrino del narcotraficante, César Loera, así como el hijo de una lavadora de dinero a la que la DEA había bautizado como La Emperatriz.

En Culiacán se desató la psicosis. Los medios locales no se animaron a dar la noticia. Sólo lo hicieron dos días después, atribuyendo la información a diarios y agencias informativas de la ciudad de México. La sangre del hijo de El Chapo seguía húmeda en el suelo, escribe un testigo, cuando corrió la versión de que el jefe del cártel de Sinaloa había jurado borrar de la faz de la tierra a los Beltrán: de la célula que dirigían no iba a quedar piedra sobre piedra.

En menos de un mes, sin embargo, El Chapo asimiló dos nuevos golpes. Filtraciones de los servicios de inteligencia de los Beltrán ocasionaron la detención de uno de sus primos, Alfonso Gutiérrez, tras una cruenta balacera en una colonia de Culiacán, y de un sobrino, Isaí Martínez, en las inmediaciones de un fraccionamiento de esa ciudad.

El asesinato del hijo de El Chapo formaba parte de la misma embestida que provocó la muerte de los jefes policiacos Millán y Velasco.
Millán, el comandante acribillado en casa de sus padres, había sido el “cerebro” del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, en las operaciones antinarco. Su muerte ocasionó un cambio en la estructura de mando de la PFP. Genaro García Luna colocó en su lugar, con el cargo de Comisionado, a un viejo amigo y compañero del Cisen, con el que había colaborado estrechamente a su paso por la AFI: Gerardo Garay, el jefe antidrogas que en dos ocasiones había congelado los operativos de captura de Beltrán Leyva.

Garay duró sólo unos meses en el puesto. El 15 de octubre de 2008, una nueva filtración del grupo de El Mayo, colocada en manos de su contacto, el inspector Édgar Enrique Bayardo, movilizó a la Policía Federal. En una lujosa residencia del Desierto de los Leones, en la que había un zoológico privado con panteras, tigres siberianos y leones, iba a celebrarse una narcofiesta a la que asistiría Mauricio Harold Poveda, el principal socio colombiano de Arturo Beltrán.

En la declaración que rindió cuando se descubrió que El Mayo Zambada le pagaba hasta 500 mil dólares por cada enemigo detenido, el inspector Bayardo relató la forma en que se llevó a cabo el operativo. El comisionado Garay dejó escapar a Harold Poveda, pero detuvo al resto de los invitados. Luego, alineó a 30 prostitutas contra la pared, seleccionó a cuatro, ordenó prender la caldera del jacuzzi, pidió cocaína para las muchachas, invitó a uno de sus subalternos a “darse un baño” y cerró la puerta de la sala.

“¡Ahora sí comenzó la fiesta!”, dijo.

Antes de sumergirse en ella, el comisionado hizo que sus agentes obtuvieran los domicilios de los colombianos detenidos y fueran a revolverlos en busca de dinero. El narcotraficante Mauricio Fino, El Gaviota, se ofreció a entregar 500 mil dólares que, dijo, tenía guardados en su departamento. Bayardo fue el encargado de ir a recoger el dinero. Volvió a la casa con las fajillas metidas en dos bolsas que tenían estampada la figura de Winnie Pooh.

Según la declaración PGR/SIEDO/359/2008, cuando Garay salió del jacuzzi, desvelado y con aliento alcohólico, oyó ladrar a un bull dog que, estimaron los agentes, “valía también un chingo de dinero”. El funcionario de la PFP solicitó: “Pónganmelo para llevar”.

No existen datos sobre la forma en que Arturo Beltrán Leyva registró el golpe asestado por El Mayo a sus socios colombianos. Pero cinco días después de la narcofiesta
, en la partida de ajedrez que las filtraciones de ambos bandos desataban, una llamada anónima llegó a la PGR. “En el domicilio ubicado en la calle Wilfredo Massieu número 430, colonia Lindavista, hay varias personas armadas y son narcotraficantes. Es gente de El Mayo Zambada y si van los pueden detener”. A la una la tarde del 20 de octubre, la SIEDO rodeó la casa y comprobó que en su interior se hallaban pertrechados el hermano menor de El Mayo, Jesús El Rey Zambada, y un hijo de éste, Jesús Zambada Reyes.

El Rey Zambada comprendió de inmediato que no tenía salida. “Me voy a rifar”, dijo. Sus gatilleros abrieron fuego contra los agentes. Mientras las balas estallaban, El Rey marcó insistentemente al Unefón de su contacto, el inspector Bayardo. Quería que “su ahijado”, como le decía, le enviara refuerzos. “Nos estamos agarrando a chingadazos”, le dijo.

“Voy, padrino, voy”, contestó el inspector. Pero no alcanzó a llegar. Ni a ese domicilio, ni a ninguna parte. El número telefónico al que El Rey había marcado y las declaraciones que luego rindió Jesús Zambada Reyes, pusieron fin a la carrera de Bayardo. El inspector fue detenido cinco días más tarde y se acogió al programa de testigos protegidos. Sus declaraciones implicaron en la venta de protección al narcotráfico a los mandos principales de la Secretaría de Seguridad Pública, así como al círculo cercano al secretario García Luna. Entre otros funcionarios cayeron el comisionado Gerardo Garay, el jefe de Operaciones Especiales, Francisco Navarro, y el director de Análisis Táctico, Jorge Cruz.

Como había ocurrido con la SIEDO, eran narcotraficantes los que filtraban informes y ordenaban capturas. Eran narcotraficantes los que tenían mando pleno al interior de la PFP.

El comisionado Garay fue acusado de servir a dos amos: al cártel de los Beltrán y al grupo de El Mayo Zambada. Un juez le decretó formal prisión en octubre de 2008.
Antes de ser asesinado un año más tarde en un Starbucks de la ciudad de México, el inspector Bayardo reveló las bases del acuerdo: recibir filtraciones, practicar intervenciones telefónicas, permitir que los operadores de los cárteles interrogaran a los enemigos capturados y, luego, presentar las detenciones “como logros de la PFP”.

El megacártel

En 1997, el ex chofer del general José Gutiérrez Rebollo, Juan Galván Lara, mencionó por primera vez en un expediente a los hermanos Beltrán Leyva (PGR/UEDO/226/97). Eran oriundos de Badiraguato, Sinaloa, y formaban parte “de las 11 gentes” que trabajaban de cerca con El Señor de los Cielos, Amado Carrillo. Según el chofer, controlaban la plaza de Mazatlán. Alguna vez, El Señor de los Cielos se había molestado con ellos porque estaban introduciendo droga sin su consentimiento: “Son chingaderas… se va a trabajar cuando yo lo ordene”.

A la muerte de Amado Carrillo, un reporte de la DEA señaló que el cártel de Juárez se había reacomodado alrededor de Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy, Ismael Zambada García, El Mayo, Juan José Esparragosa Moreno, El Azul, y Marcos Arturo Beltrán Leyva, El Barbas.

Arturo Beltrán era primo lejano de El Chapo, según el testigo protegido clave “Julio”. Fue Beltrán quien introdujo a su pariente en el negocio de la cocaína. En 1993, cuando El Chapo fue recluido en Almoloya, y más tarde enviado a Puente Grande, los Beltrán quedaron a cargo de su estructura. Le enviaban dinero al penal para que pudiera pasar la reclusión con lujo —comida, mariachis, prostitutas— y lo apoyaron financieramente en los costosos preparativos de su fuga.

Tras la fuga de Puente Grande, en 2001, El Chapo organizó una cumbre de narcotraficantes en Cuernavaca. Asistieron unos 25 jefes. El Chapo tenía los mejores contactos. Relaciones que le aseguraban no ser molestado. Ante los 25 jefes trazó el futuro: unir a Ismael El Mayo Zambada, Ignacio Coronel, Juan José Esparragosa Moreno, Vicente Carrillo Fuentes y Arturo Beltrán Leyva en una Federación que controlara las plazas del país, le arrebatara Nuevo León y Tamaulipas al cártel del Golfo, y golpeara a los hermanos Arellano Félix, sus enemigos históricos, hasta despojarlos de Tijuana. (Una versión indica que fue el propio Chapo quien filtró la información que permitió la captura de Benjamín Arellano Félix.)

Al frente de la guerra que la Federación iba a desatar en Nuevo León quedó Arturo Beltrán Leyva. Durante el tiempo que El Chapo permaneció en prisión, los Beltrán habían logrado conformar una de las células más sólidas del cártel. No sólo conocían a fondo la operación del grupo: “habían sido su corazón”.

A pesar de que alguna vez el testigo “Julio” consideró a Arturo Beltrán como un hombre ostentoso, El Barbas había mantenido un perfil discreto. Faltaba tiempo para que su nombre abandonara las fojas de los expedientes y se instalara en las primeras planas de los diarios.

El alfil de Arturo Beltrán en la batalla por Nuevo León y Tamaulipas fue un pistolero texano que se había fogueado en la frontera neolonesa: Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, uno de los peores asesinos en la historia reciente del crimen organizado.

Beltrán y La Barbie armaron un grupo de sicarios conocido como Los Pelones y los enviaron a disputar la plaza. Quedaba claro que iba a tratarse de una carnicería. El círculo de seguridad del líder del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, estaba formado por ex militares de elite y otros desertores del ejército. Los violentos Zetas.

Para abrir camino a la incursión de Los Pelones, Beltrán y La Barbie reclutaron policías y agentes ministeriales destacados en la entidad. Un comisionado de la PFP, José Luis Figueroa, reveló que ambos narcotraficantes le habían ofrecido al director del Centro de Mando de la AFI, Domingo González Díaz, cuatro millones de dólares. El trato: capturar a Osiel Cárdenas Guillén y cambiar al comandante de la AFI por una persona que ellos le señalarían. Un subalterno de González Díaz, Francisco Garza Palacios, recibió un millón de dólares a cambio de brindar protección oficial a las actividades del grupo.

Los operadores de El Chapo se asociaron también con el empresario Jaime Valdez, antiguo agente policiaco, a quien contrataron como reclutador. (La relación con Valdez terminó mal: Arturo Beltrán lo acusó de haber robado 450 kilos de coca y ordenó su ejecución: Valdez fue emboscado. Recibió 10 disparos de AK-47. Aunque logró salvar la vida, quedó parapléjico.)

Al mismo tiempo, comenzó el combate en las calles. Balaceras, torturas, levantones, desapariciones, se verificaron diariamente en la entidad.
En 2003 la batalla por el corredor del Golfo cobró un nuevo giro. Osiel Cárdenas fue aprehendido por el ejército en un operativo espectacular. Parecía que la captura fortalecería a los miembros de la Federación y el trasiego de drogas quedaría en manos de un solo grupo. Pero no fue así: tras la caída de Osiel, Los Zetas se independizaron, y un grupo de sicarios menos preparado, y mucho más violento, tomó las riendas del cártel del Golfo.

En agosto de ese año el bando sinaloense enfrentó a sus rivales en una de las calles céntricas de Nuevo Laredo. El enfrentamiento duró más de una hora. En el lugar se percutieron más de 700 casquillos. 200 policías municipales fueron suspendidos y llevados a investigación. La primera avanzada sinaloense había fracasado.
Unos meses más tarde, la Federación se desgajó. Los capos que la integraban consideraron que Vicente Carrillo, El Viceroy, jefe del cártel de Juárez, aportaba poco al grupo y en cambio le exigía mucho. La gota que derramó el vaso fue una disputa por derechos de piso en la que Rodolfo Carrillo, El Niño de Oro, hermano menor de El Viceroy, ejecutó personalmente a dos operadores de El Chapo que habían movido droga sin su consentimiento.

Todo podía tener arreglo antes del sábado 11 de septiembre de 2004. Pero El Chapo no estuvo dispuesto a perdonar. Pidió a sus socios la cabeza de El Niño de Oro.
Aquel sábado 11 de septiembre Rodolfo Carrillo y su esposa, Giovanna Quevedo, llegaron a las cuatro de la tarde a un Cinépolis de Culiacán. Iban escoltados por el comandante de la Policía Ministerial, Pedro Pérez López, que había sobrevivido a dos ataques de los Arellano Félix. Cuando la función terminó, la pareja salió al estacionamiento. El Niño de Oro iba a abordar su auto cuando un comando lo rafagueó desde varios frentes. La policía recogió del piso 500 cartuchos. El comandante Pérez López repelió la agresión. Fue herido, aunque logró pedir ayuda por radio. En cosa de minutos, elementos de todas las corporaciones rodeaban el estacionamiento y se lanzaban en persecución de los gatilleros. Los tiros tronaron en las calles. Cinco sicarios fueron abatidos.

La Federación se hizo añicos: el 6 de octubre de ese año llegó el mensaje de respuesta de Vicente Carrillo. Miguel Ángel Beltrán Lugo, El Ceja Güera, miembro connotado del cártel de Sinaloa, fue ultimado a tiros en el penal de Almoloya. Dos meses después, un hermano menor de El Chapo, Arturo El Pollo Guzmán, fue ejecutado en el área de locutorios del mismo penal. Las armas que cobraron la vida de ambos narcotraficantes habían escapado a todos los controles.

Los Tres Caballeros

A principios de 2005 un reportero sonorense, Alfredo Jiménez Mota, reveló en el periódico El Imparcial las operaciones de un grupo de narcotraficantes conocidos como Los Tres Caballeros: Arturo, Alfredo y Héctor Beltrán. Según la investigación, controlaban el tráfico de drogas en Sonora, Chihuahua y Sinaloa, y se hallaban vinculados, a través de compadrazgos y otros lazos familiares, con la banda más poderosa de Sonora, que comandaba Raúl Enríquez Parra, El Nueve. El brazo operativo de Los Tres Caballeros estaba integrado por dos grupos delictivos, Los Güeros y Los Números. Los narcotraficantes habían heredado la estructura de un viejo amo de la región, Héctor El Güero Palma Salazar. Su presencia en la entidad databa de 1998. Disponían de pistas de aterrizaje (una de ellas se llamaba “Fumigaciones Guzmán”), así como de una flotilla de avionetas con las que sobrevolaban la entidad entre las 12 de la noche y las cuatro de la mañana. Recibían apoyo institucional “de los tres niveles de gobierno”.

La información del reportero Jiménez Mota procedía de un documento clasificado por la Secretaría de Gobernación que llevaba por título: “Los Tres Caballeros. Narcotráfico”. El documento señalaba que los Beltrán visitaban por separado la entidad, se alojaban en propiedades a nombre de terceras personas y eran protegidos en sus traslados por un ex comandante de la policía municipal de Cajeme, Carlos Sánchez, quien pertenecía “al primer círculo del director general de la Policía Judicial del estado, Roberto Tapia Chan”.

Los cargamentos de los Beltrán eran escoltados por patrullas de la judicial a lo largo de brechas y terracerías. En varias ocasiones habían logrado huir, a bordo de sus avionetas, de los operativos montados por el ejército.

Jiménez Mota desapareció en abril de 2005, poco tiempo después de publicar su reportaje. Acababa de decirle a una amiga que iba a entrevistarse con una de sus fuentes, “a la que había notado muy nerviosa”. Su cuerpo nunca fue encontrado. Sus superiores sabían que preparaba una serie de trabajos que involucraban a gente cercana al gobernador Eduardo Bours en la venta de protección a los Beltrán.

A la desaparición del reportero le siguió la muerte del narcotraficante Raúl Enríquez Parra, El Nueve. Lo hallaron en un predio, envuelto en una cobija. Sus verdugos lo habían torturado a rabiar. Luego arrojaron su cadáver desde una avioneta. Según la declaración del teniente de la Policía Municipal Jesús Francisco Ayala, las muertes del reportero y el narcotraficante estaban conectadas.

El periodista de El Imparcial, dijo el teniente, esperaba una grabación telefónica que ubicaba a Ricardo Bours, ex alcalde de Cajeme y hermano del gobernador del estado, como contacto institucional de los Beltrán Leyva en Sonora. El oficial señaló al procurador del estado, Abel Murrieta, al jefe de la Policía Estatal, Roberto Tapia Chan, al director de la policía de Navojoa, Luis Gastélum, como autores intelectuales del secuestro. El levantón habría sido realizado por órdenes de este último. Un grupo de policías municipales detuvo al reportero y lo entregó a Los Números (el grupo de Raúl Enríquez Parra). Según el testigo, la grabación que Jiménez Mota estaba aguardando contenía una charla entre el jefe de la Policía Estatal y el narcotraficante Raúl Enríquez Parra, en la que el hermano del gobernador era mencionado como protector de las mafias que operaban en la entidad.

Jesús Francisco Ayala había sido, durante dos años, chofer de Luis Gastélum. Había presenciado reuniones entre su jefe y El Nueve, en las que se determinó la muerte de diversos personajes. Un día sintió que sabía demasiadas cosas. Que Gastélum no iba a tardar en ir por él. “Había sido testigo de muchos de los encuentros donde se daban órdenes de eliminar gente”, le dijo al reportero Ricardo Ravelo. Decidió integrarse al programa de testigos protegidos.

El gobernador Eduardo Bours calificó de dolosa la versión que señalaba a su hermano. “No es posible que se le dé importancia y se señalen culpables”, dijo.
Cuando Joaquín López Dóriga dio a conocer el testimonio de dos mujeres secuestradas que habían escuchado una conversación telefónica entre sus plagiarios y el jefe de la policía, Roberto Tapia Chan, el infierno se desató. En sucesivas incursiones federales se incautaron ranchos y casas en los que, además de armas, autos y joyas, aparecieron leones y tigres. Una versión señala que Raúl Enríquez Parra fue acusado por los Beltrán de “calentar” la plaza y ordenaron su ejecución.

En términos formales, el gran debut de Los Tres Caballeros en la prensa ocurrió un mes después del asesinato del reportero de El Imparcial. Jiménez Mota se había quedado corto. Además de extender sus tentáculos en Sonora, Chihuahua y Sinaloa, los hermanos Beltrán dominaban 11 estados de la República. El arranque del sexenio de Vicente Fox había significado su época dorada. Operaban en Guerrero, Morelos, Chiapas, Querétaro, Sinaloa, Jalisco, Quintana Roo, Tamaulipas, Nuevo León, Estado de México y el Distrito Federal. Su poder tocaba incluso “la casa número uno de México”: habían logrado extender su poder a Los Pinos, a través de un oscuro personaje que coordinaba las giras presidenciales: Nahum Acosta Lugo.

El contacto en Los Pinos

En febrero de 2005 la DEA registró una conversación telefónica entre Nahum Acosta y Arturo Beltrán Leyva. Acosta, un personaje de medio pelo en el PAN sonorense, había fungido como delegado del Instituto Nacional de Migración y se había visto envuelto en un escándalo de corrupción a resultas del cual el gobierno de Estados Unidos le retiró la visa. En 2001, sin embargo, el panista Manuel Espino lo recomendó como director de área en la coordinación de giras presidenciales. Cuando la DEA puso en manos de las autoridades mexicanas una grabación telefónica en la que Nahum alternaba créditos con Arturo Beltrán, el procurador Rafael Macedo de la Concha abrió una investigación que no tardó en ser filtrada a la prensa.

Por esos días la PGR atendió una denuncia anónima que indicaba que en Cerrada de la Loma 17, en el fraccionamiento La Herradura, Estado de México, se había detectado un movimiento de personas armadas, así como la presencia de los hermanos Arturo y Héctor Beltrán.

Los archivos de la SIEDO revelaron que aquel domicilio se hallaba engarzado con la detención de un narcotraficante en cuya agenda había aparecido el número de teléfono 52 94 41 11. Aquel número había sido asignado a la casa ubicada en Cerrada de la Loma 17. El contrato estaba a nombre de Clara Laborín, la esposa de Héctor Beltrán Leyva.

as autoridades solicitaron una orden y catearon el domicilio. Los Beltrán se habían esfumado. Pero la policía encontró dos millones de pesos en joyas y varias camionetas BMW, entre otros vehículos blindados. Halló también una tarjeta de presentación a nombre de Nahum Acosta, una agenda telefónica en la que este funcionario aparecía bajo la leyenda “Presidencia”, y cinco audiocasetes en los que Héctor Beltrán había grabado diversas conversaciones con sus lugartenientes. En una de las cintas, Beltrán le pedía a cierto operador que entregara cinco mil dólares a Nahum. En otras grabaciones, Nahum Acosta se mostraba parlanchín y hablaba con Beltrán de sus actividades, las giras presidenciales, los lugares que había visitado y las enfermedades de sus hijos. Un día le contó que acababa de sobrevolar su casa en helicóptero; otro, lo urgió a que terminara cuanto antes “el negocio de Acapulco”.

El guardia de seguridad que cuidaba el fraccionamiento relató que los habitantes de la casa parecían muy ricos, que continuamente había entradas y salidas de hombres armados, y que hacía poco había ido de visita “alguien de la presidencia de la República, de apellido Nahum”, quien se había presentado como “del Estado Mayor Presidencial”.

Nahum Acosta fue acusado de filtrar información gubernamental de primer nivel al crimen organizado. Según el procurador Macedo de la Concha, las pruebas en su contra eran “serias y contundentes”. Se había comprobado que recibió los cinco mil dólares enviados por el capo. Por si faltara algo más, el número de Beltrán aparecía registrado en su celular.

Acosta se defendió diciendo que desconocía las actividades delictivas de Héctor Beltrán, y que sólo había visitado la casa de éste con intención de rentarla. El subprocurador, José Luis Santiago Vasconcelos, respondió: “Yo creo que ninguno de los servidores públicos que estamos actualmente desempeñándonos pudiera tener capacidad económica para rentar una de estas casas, con seis niveles y esta riqueza”. El sueldo de Nahum era de 79 mil pesos.

El escándalo colocó a los Beltrán en un rango de visibilidad que no habían tenido nunca. Paradójicamente, según Santiago Vasconcelos, sirvió para boicotear la investigación. A pesar de las pruebas “serias y contundentes” del procurador Macedo, un juez liberó 60 días después a Acosta “por falta de elementos para procesar”. Tiempo después, el PRD lo lanzaría como candidato a la alcaldía de Agua Prieta. Según el presidente de ese partido, Jesús Ortega, Nahum Acosta era inocente. “Esa es la verdad legal”, dijo.

El narcovideo

En 2005 el brazo operativo del cártel de Sinaloa, los hermanos Beltrán Leyva, tenía frentes de batalla abiertos en todo el país. Embestía en el corredor del Golfo a Tony Tormenta, hermano de Osiel Cárdenas Guillén. Enfrentaba en Tijuana a los Arellano Félix. Disputaba en Chihuahua cada centímetro de territorio al cártel comandado por Vicente Carrillo y Nacho Coronel. Tenía el control absoluto de Sinaloa, Sonora, Coahuila y Durango. Su asociación con La Familia le había abierto, desde Michoacán, la ruta del Pacífico.

En los pliegues del estado de Guerrero, los Beltrán habían fincado uno de sus principales centros de operación. A cambio de un millón de dólares compraron los favores del subdirector operativo de la Policía Ministerial, Julio López Soto.

“Trabajaban sin problemas”, señaló el chofer de este jefe policiaco. Según se demostró después, controlaban también a los principales mandos de la AFI destacados en la zona. Su ala ejecutora, Los Pelones, conformada por 350 pistoleros, muchos de ellos reclutados en la Mara Salvatrucha, se movía con libertad por el estado, ostentando armas de grueso calibre.

Una mañana, el subdirector al que compraron los Beltrán fue levantado por Los Zetas. Tony Tormenta había enviado a 120 de ellos a disputar la plaza, con un mensaje de su lugarteniente, Gregorio Saucedo, El Caramuela: “Que les iba a rajar la madre a todos los pelones y a todos los que tomaron parte en la repartición del millón de dólares que le dieron a Julio, el subdirector, y que reciban un saludo del señor Goyo Sauceda”.

El lugarteniente de Arturo Beltrán, Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, tomó nota del mensaje y decidió devolver el saludo. Lo hizo con la ejecución prime time de uno de Los Zetas que llegaban de avanzada al territorio.

En mayo de 2005, tres ex militares procedentes de Nuevo Laredo fueron ubicados en Zihuatanejo por La Barbie. Un comando de hombres vestidos de negro, en cuyos uniformes aparecían las siglas de la AFI, los levantó. No les tomó mucho confesar que pertenecían al cártel del Golfo. Confesaron también que en la bahía de Acapulco los aguardaba uno de sus cómplices.

El Zeta que los esperaba en Acapulco iba a ser la estrella principal de un narcovideo que estremeció al país. Se llamaba Juan Miguel Vizcarra y había llegado a la bahía simulando pasar, en compañía de su novia, unas vacaciones. Vizcarra le había confesado a su pareja sus verdaderas intenciones: “Lo que hago es llevarme personas, y estamos aquí en Acapulco buscando gente del otro cártel; estamos buscando a unos tipos que entraron a nuestro territorio y asesinaron a miembros de la familia Zeta. Mi misión es llevarme a los responsables”.

Agregó: “Estamos en la boca del lobo, ya que si nos atrapa la policía, no nos llevarán a las autoridades, sino con los jefes de la organización”.
El 15 de mayo, el Zeta recibió dos llamadas. Al colgar la primera vez, dijo: “Atraparon a esos idiotas en Zihuatanejo”. Al colgar la segunda: “Estamos jodidos, ya atraparon a dos de mi destacamento… cuando atrapan a uno los atrapan a todos”.

Así fue. Vizcarra y su novia intentaron salir del hotel para volver a su estado. En la puerta los esperaban varios hombres con siglas de la AFI.
Esa madrugada —relata el semanario Proceso— el cártel del Golfo intentó comunicarse a la oficina del procurador general de la República. No hubo éxito. Dejaron un mensaje: “Los comandantes de las plazas de Acapulco y Zihuatanejo, el día de ayer, detuvieron a cinco Zetas, los cuales fueron entregados a gente de Arturo Beltrán… si éstos no son puestos a disposición en un término de 48 horas, desataremos una guerra contra estas dos plazas, no importando si hay agentes nuevos o viejos, incluso le levantaremos a la prensa nacional al titular de la AFI”.

Pero Los Zetas no fueron puestos a disposición: se los entregaron a La Barbie. A la novia de Vizcarra la dejaron ir.

Ese mismo día los miembros del destacamento fueron videograbados, con el rostro desfigurado a golpes, mientras respondían mansamente a los cuestionamientos lanzados por un interlocutor invisible. Hacia el final de la grabación, ese interlocutor, La Barbie, se acercó a Vizcarra con una pistola en la mano y le descerrajó un ti
ro en la sien: “¿Y tú qué, güey?”.

El narcovideo desató una investigación federal, puesta en marcha por el subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos, en la que resultaron involucrados un subcomandante de la AFI, un jefe regional y una decena de agentes. Los indiciados formaban parte del círculo de confianza del entonces director de la AFI, Genaro García Luna. Desató también una serie de ejecuciones en serie. En poco tiempo fueron asesinados un jefe de seguridad del Ayuntamiento y un teniente de corbeta que se había infiltrado entre Los Pelones. En julio de 2005 el ex procurador de Justicia, José Robles Catalán, fue tiroteado mientras desayunaba en el restaurante La Perla. En los tres meses siguientes se registró la desaparición de 27 tamaulipecos. A cuatro de ellos los enterraron vivos. Balaceras y persecuciones se volvieron moneda corriente en las calles del puerto: en enero de 2006, Zetas y Pelones se enfrascaron en una refriega que duró 30 minutos. Una tarde apareció un hombre descuartizado. Sus miembros habían sido repartidos en cinco bolsas de plástico. Junto a él, una cartulina: “Ahí está tu gente, aunque te proteja la afi, soldados y otras corporaciones, sigues tú Edgar Valdez Villarrreal (barbie), Arturo Beltrán Leyva, y tú, Lupillo, sigue riéndote que te voy a encontrar. Atentamente, La Sombra”.

El atentado

La investigación abierta por el subprocurador general de la República, José Luis Santiago Vasconcelos, a raíz de la difusión del narcovideo de Acapulco, provocó que los operadores de Arturo Beltrán movieran sus piezas dentro de la SIEDO “para calmar las cosas”. Pero Vasconcelos seguía siendo una piedra en el zapato de Beltrán. Era él, precisamente, el que había llevado la indagatoria que reveló sus nexos con Los Pinos. Era él quien había manejado el caso del reportero Jiménez Mota, desatando la operación que cubrió de llamas el estado de Sonora.

Con el cambio de administración Santiago Vasconcelos había dejado la Subprocuraduría, para pasar al área jurídica y de asuntos internacionales de la PGR. El hombre que luego de 14 años en el combate a las drogas conocía como nadie las entrañas del narcotráfico en México quedó bajo la protección de un puñado de escoltas. Arturo Beltrán decidió que había llegado la hora de ajustarle las cuentas.

El 17 de diciembre de 2007 varias camionetas de lujo, una de ellas con placas de Estados Unidos, se instalaron en una calle del sur de la ciudad. Los encargados de un negocio de hamburguesas describieron a los individuos que las tripulaban como “hombres con facha de guardaespaldas”. Varias motos con antenas y equipos de comunicación se acercaron a ellos. De pronto, el grupo se desplazó hacia Fuentes del Pedregal. Tenía la misión de reconocer el terreno, la ruta que Santiago Vasconcelos cubría diariamente para llegar a su casa. El plan se frustró de manera fortuita. Esa madrugada, alertadas por la presencia sospechosa de las camionetas, 15 patrullas de la policía capitalina acordonaron la zona. Cinco sujetos fueron aprehendidos.

No se detuvo, sin embargo, la operación. Desertores del ejército habían desarrollado el plan y recomendado las armas necesarias para penetrar el alto blindaje de que estaba dotado el auto del ex subprocurador. Los Beltrán sabían que Santiago Vasconcelos llegaba a su casa a las 12 de la noche. Para evitar que ocurriera lo de la vez anterior, un nuevo comando abordó tres camionetas viejas, una de ellas modelo 1971. El plan consistía en cerrar el paso al convoy del funcionario, formado por cuatro autos, y accionar un lanzagranadas contra su vehículo. El resto del grupo bajaría entonces de las camionetas, vomitando fuego.

José Luis Santiago Vasconcelos no fue detectado por los pistoleros. Había decidido tomar, a partir de aquel día, unas vacaciones. El nerviosismo de uno de los sicarios llamó la atención de una patrulla, que se acercó para checar el vehículo. Adentro había tres hombres con armas largas y chalecos con las siglas FEDA (Fuerzas Especiales de Arturo).

Vasconcelos fue enterado de los planes de los Beltrán esa misma noche. El encargado de comunicarle la detención de los sicarios fue su sucesor en el cargo, Noé Ramírez Mandujano, que un año más tarde quedaría formalmente preso bajo cargos de cohecho y delincuencia organizada, acusado de recibir pagos de 450 mil dólares a cambio de poner a la SIEDO bajo las órdenes de los Beltrán.

La conexión Morelos

22 de octubre de 2008. A las puertas de la Procuraduría de Justicia del estado de Morelos, tres vehículos aguardan la salida del subprocurador, Andrés Dimitriades Juárez. La orden es ejecutarlo. Dentro de las unidades hay 12 hombres, cada uno con un arma larga. El jefe del grupo es un agente de la Policía Metropolitana llamado Esteban Royaceli. Le dicen El Royal. Uno de los participantes en la ejecución —un agente apodado El Negro— relató más tarde: “De la Procuraduría nos iban a avisar cuando saliera el subprocurador Dimitriades, y como a las 10 de la noche nos avisaron que salió en un coche blanco, con dos escoltas. Se inició la persecución por la avenida Zapata”.

Dimitriades advirtió que lo iban siguiendo. Con el acelerador a fondo, tomó la carretera México-Cuernavaca, con dirección a Acapulco. Comenzaron a dispararle desde un Megane. Declaró El Negro: “Le pegaron un tiro al chofer y se estrelló contra una barda y allí fue cuando todos comenzaron a dispararle a Dimitriades”.
El mes anterior habían sido asesinados el director de la policía de Jiutepec, Jorge Alberto Vargas, y su chofer. El comando dirigido por Esteban Royaceli les dio el “cerrón” cuando salían de la casa del funcionario. Subieron a ambos a una camioneta y los llevaron a una casa de seguridad.
“Se le reclamó que si ya había arreglo, por qué no lo había respetado”, contó El Negro.

El jefe policiaco acababa de poner a disposición de Dimitriades a un grupo de pistoleros de los Beltrán, a los que había aprehendido en posesión de varias armas de fuego. El hecho de faltar al “arreglo” le valió ser torturado por dos horas, antes de que Royaceli se decidiera a asesinarlo. Su chofer fue ahorcado con un lazo. El Royal le cortó el dedo índice de la mano derecha, y se lo metió en la boca, enrollado en un billete de 20 dólares. Los dos cuerpos fueron abandonados en el camino a Temixco.
Según la investigación PGR/SIEDO/UEIDCS/166/2009, las ejecuciones habían sido ordenadas por Alberto Pineda Villa, El Borrado, uno de los principales operadores de Arturo Beltrán Leyva en la entidad. La pesquisa reveló que El Borrado y su hermano, Mario Pineda Villa, El MP, habían creado un ejército de gatilleros integrado por asesinos reclutados en las calles y cooptados en las policías locales.

Pero eso no se supo hasta tiempo después, cuando Royaceli y El Negro fueron detenidos en el Estado de México en momentos en los que conducían un cargamento de armas.

De momento, la ejecución de Dimitriades creó un clima de histeria en la entidad. El secretario de Seguridad Pública de Morelos, Luis Ángel Cabeza de Vaca, fue criticado por no haber actuado para detener a los asesinos: en el 066 se habían recibido más de ocho llamadas reportando la balacera. Cuando la prensa le preguntó si existían datos de la presencia de los hermanos Beltrán en la zona, Cabeza de Vaca respondió: “En caso de existir la presencia del narcotráfico en el estado, la propia PGR realizará las investigaciones necesarias”.

Cabeza de Vaca pasaba por alto el reciente asesinato del director operativo de la Policía Ministerial, Víctor Enrique Payán. Lo habían encontrado en la cajuela de su auto, con tiro de gracia, lastimaduras en el cuello y un mensaje que rezaba: “Así les va a pasar a todos los que anden con Joaquín El Chapo Guzmán, Ismael El Mayo Zambada e Ignacio Nacho Coronel”.

La noche del 5 de mayo de 2009 no quedó duda, en todo caso, de la penetración del narcotráfico en el estado. Una indagación de la Policía Federal culminó en una residencia ubicada a menos de 100 metros de la casa de gobierno del mandatario estatal, Marco Antonio Adame. En esa casa se verificaba una fiesta. Alguien había llevado un cerdo. Los invitados hacían carnitas. Elementos del grupo Indio recibieron la orden de entrar. Dos helicópteros iluminaron la fachada. Dos camiones de asalto blindados se detuvieron frente al portón. Los federales no hallaron al hombre que buscaban, Alberto Pineda Villa, El Borrado, pero detuvieron a sus tíos, y también a los padres de éste. Tenían 73 y 59 años, respectivamente. Tenían, también, seis armas largas y siete cortas.

La abogada Raquenel Villanueva fue contratada para defenderlos (sería masacrada en Nuevo León el 9 de agosto de 2009). En los días que siguieron, aparecieron 10 narcomantas dirigidas a Felipe Calderón, con amenazas para Genaro García Luna. Una de ellas decía: “Felipe Calderón estamos conscientes de nuestros actos, pero en total desacuerdo en que involucren a padres, hermanos y demás familiares; es una regla mundial que ha existido en todos los tiempos (la familia se respeta)”.
Las declaraciones que rindieron El Negro y El Royal tras su aprehensión en el Estado de México provocaron la captura del comandante de la Policía Ministerial, Salvador Pintado, con 11 gramos de cocaína encima y armamento de uso reservado para el ejército. Lo habían señalado como encargado de negociar con el gobierno de Adame un conjunto de puestos clave para la organización Beltrán.

La detención de los padres de El Borrado, la captura de Pintado y las declaraciones de los asesinos del subprocurador Dimitriades, formaron un coctel altamente explosivo. El primero en sufrir los efectos fue el secretario de Seguridad Pública del estado, Luis Ángel Cabeza de Vaca (el mismo que dudaba de la existencia del narcotráfico en Morelos). El Negro y El Royal lo señalaron como protector del cártel de los Beltrán. Cuando fue detenido por el ejército, su esposa publicó un desplegado en el que afirmaba que el funcionario “únicamente recibió órdenes” del gobernador Adame. Un juez le decretó formal prisión por el delito de colaboración en delincuencia organizada.

El segundo en caer fue el secretario de Seguridad Pública de Cuernavaca, Francisco Sánchez González. El tercero, el procurador de Justicia del estado, Francisco Coronado. La ola expansiva corrió incontenible. El 10 de mayo, militares detuvieron en Yautepec a 34 policías municipales, así como al secretario de Seguridad Pública local.

Dentro de la estructura de los Beltrán, El Borrado tenía la tarea de recibir información filtrada por la SIEDO. Un agente de la AFI, Francisco Javier Jiménez, El Pinocho, era el contacto que lo enlazaba con el coordinador técnico de esa corporación, Miguel Colorado González (otro de los funcionarios detenidos durante la Operación Limpieza). Según la averiguación 0241/2008, El Borrado también fue responsable de “enganchar” al subprocurador Noé Ramírez Mandujano, hoy sujeto a proceso en Nayarit. El nivel de El Borrado en el cártel era semejante al de Sergio Villarreal, El Grande. La detención de sus padres lo puso fuera de sí.

Información manejada por Proceso señala que en octubre de 2008 el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, fue interceptado en la carretera de Tepoztlán por un número indeterminado de pistoleros que viajaban en vehículos blindados. Según el semanario, García Luna habría recibido el siguiente mensaje: “Este es el primero y último aviso para que sepas que sí podemos llegar a ti si no cumples con lo pactado”.

La DEA circuló la versión de que El Borrado, desesperado por la prisión de sus padres, le pidió a Arturo Beltrán Leyva la ejecución del secretario García Luna. No hay reporte de la respuesta de Beltrán, pero sí indicios de que inició su propia “operación limpieza” dentro del cártel, a fin de pacificar el estado. El 12 de septiembre de 2009 el cadáver de Mario Pineda Villa, El MP, hermano de El Borrado, fue hallado en la Autopista del Sol, a la altura de Huitzilac, con una manta que decía: “Así terminan los traidores y los secuestradores. Aquí está El MP”. Firmaba: “El Jefe de Jefes”.

Días después, el cuerpo del propio Borrado apareció calcinado dentro de un auto en Jantetelco. En poco más de un mes se registraron 25 ejecuciones. Todas ellas acompañadas con mantas, cartulinas, mensajes: “Esto les pasa a los secuestradores, le pido a toda la ciudadanía no lo tomen a mal, es por el bien de todos, atentamente El Jefe de Jefes”.

unto a dos cuerpos torturados se encontró en Moyotepec este narcomensaje: “Comando: Rafael Deita López (alias lágrimas) robo a mano armada, Maximino lopez por robo a casa habitación y robo de cobre de luz y fuerza y Telmex, tú sabes que esta plaza siempre ha sido mía nos equivocamos al poner un par de traidores y cobardes como el mp y el borrado de los cuales tú aprendiste las mañas, no seas cobarde… mi gente y yo estamos listos para pelear con quien sea, no me importa que te apoye el chapo, mago, nacho coronel, lobo valencia y los michoacanos, no vamos a permitir secuestros ni extorsiones deja de amenazar familias. Atte. Jefe de jefes”.

Ese fue el mes en que Héctor El Negro Saldaña y tres acompañantes fueron hallados en una camioneta en la delegación Miguel Hidalgo, al poniente de la ciudad de México, con un mensaje firmado por El Jefe de Jefes: “Por secuestradores. Job 38:15”. (Job 38:15: “Entonces la luz fue quitada a los impíos”.) Ese fue el mes en el que el alcalde de San Pedro Garza, Nuevo León, que medio año atrás había sido grabado al momento de afirmar que había llegado a un acuerdo con los Beltrán Leyva para detener los secuestros en el municipio, anunció la muerte de El Negro Saldaña —¡cuatro horas antes de que la policía se enterara!

Saldaña era un narcotraficante ligado a los Beltrán. Tras la detención de un operador de éstos, logró apoderarse de la plaza de San Pedro y comenzó el secuestro de familiares de la cúpula empresarial de Monterrey. Exigía rescates de hasta cinco millones de pesos y llegó a realizar hasta tres secuestros por semana. El alcalde de San Pedro, Mauricio Fernández, fue grabado en una reunión de empresarios ante los que confesó que eran los Beltrán, y no la policía, los que habían evitado que San Pedro Garza se deteriorara: sus familias vivían ahí, antes que traficar con drogas les interesa la seguridad de éstas.

“O sea, o montamos todo este aparato de seguridad, que ellos tampoco están en contra porque es para sus propias familias también… No sé cómo decirte, o sea, lo que yo voy a tratar de hacer, hasta ahora me estoy dando cuenta de que no está tan complicado como yo imaginé, porque los propios Beltrán Leyva están de acuerdo… Está más arreglado de lo que te puedas imaginar, si entramos rápido”.

La nueva estrategia de Arturo Beltrán, ¿consistía en pacificar los territorios donde operaba a cambio de que las autoridades lo dejaran traficar? Algunos analistas creyeron advertir que El Barbas dirigía toda clase de guiños al gobierno federal.

Desde su ruptura con El Chapo había vuelto a aliarse con Vicente Carrillo, pactó con Heriberto Lazcano, entabló relaciones con los sucesores de los Arellano Félix. No sólo controlaba la frontera norte, sino también el corredor del Pacífico. Según Jorge Fernández Menéndez, mientras El Chapo tenía los mejores contactos y la capacidad de operación para traer droga a México, Beltrán tomaba la frontera y una buena parte del litoral.

El enfrentamiento entre ambos capos explicaba la violencia en que el país había vivido sumergido. No era una lucha —dice Fernández Menéndez— por el control del territorio, sino por la supervivencia de sus cárteles.

En los peores días de la refriega con su antiguo aliado, Beltrán había hecho colocar esta narcomanta: “Con todo respeto a su investidura Sr. Presidente le pedimos que abra los ojos y se dé cuenta de la clase de personas que tiene en la PFP nosotros sabemos que usted no tiene conocimiento de los arreglos que tiene Genaro García Luna desde el sexenio de Fox con el Cártel de Sinaloa que protege al Mayo Zambada, a Los Valencia, Nacho Coronel y Chapo Guzmán… Pedimos que pongan a personas que combatan al narco de forma neutral y no incline la balanza a un solo lado”.

Sabía que estaba en marcha la cacería que terminó en la torre Elbus del fraccionamiento Altitude, el 16 de diciembre de 2009.

La batalla de Cuernavaca

Esta es la leyenda que ha quedado impresa en periódicos, revistas y declaraciones ministeriales. El sábado 5 de diciembre Arturo Beltrán Leyva fue padrino de un bautizo en Puebla. Permaneció en la entidad hasta el jueves 10, día en que decidió volver a Morelos. Su convoy era tan aparatoso que llamó la atención de la Policía Ministerial. Vino el tiroteo. La gente que caminaba por avenida Hidalgo y el bulevar Forjadores se tiró al piso. Dos judiciales quedaron heridos y un municipal murió.
Beltrán tuvo dejar atrás a cinco de sus gatilleros y también 11 vehículos. Huyó en helicóptero desde el hotel Villa Florida. Según el director operativo de la DEA, Anthony Placido, iba herido. El contralmirante José Luis Vergara, vocero de la Secretaría de Marina, dijo que no: la noche siguiente reapareció en una posada en el fraccionamiento Los Limoneros, a las afueras de Tepoztlán. El lugarteniente Manuel Briones, ex agente de la Policía Metropolitana que se integró al cártel como sucesor de El Borrado, se encargó de su seguridad. De Briones dependía el ejército de Halcones que realizaba en el estado labores de vigilancia: a él se le achaca el asesinato de 40 de los miembros “incómodos” de la organización delictiva.

Los sicarios que Beltrán había dejado atrás en Puebla fueron llevados en avión a las instalaciones de la SIEDO para ser interrogados. Una versión señala que el capo sinaloense había sido detectado por la DEA desde que visitó a un cirujano plástico en el Hospital Ángeles de Puebla. El cruce de datos provocó que en una reunión del gabinete de seguridad se decidiera entregar la información al almirante José Luis Figueroa. Desde la presidencia se ordenó que el operativo corriera a cargo de la Secretaría de Marina.

Alrededor de las dos de la mañana, cuando la música alcanzaba su mayor intensidad, la operación comenzó. Los marinos irrumpieron en el fraccionamiento. Vecinos reportan que la balacera duró dos horas. Beltrán volvió a dejar a sus sicarios atrás. Huyó en un vehículo Toyota, posiblemente en compañía de La Barbie. Briones, el encargado de su seguridad, bajó por una barranca y se escondió en la maleza un día entero. Municipales de Cuernavaca y agentes de la SIEDO aparecieron en el fraccionamiento cuando el tiroteo era más tupido, pero se retiraron sin tomar parte en la operación. La Armada aseguró a 40 personas, 11 de las cuales eran sicarios. El resto, músicos y sexoservidoras. En la casa fueron hallados 280 mil dólares, 20 armas, mil 700 municiones. Hubo tres muertos (entre ellos, una vecina del fraccionamiento). El vehículo en el que supuestamente habían escapado los capos fue hallado en Cuernavaca. Tenía huellas de sangre en la manija de la puerta izquierda y en el asiento delantero. Una versión señala que Beltrán volvió a ser detectado por la DEA tras recibir atención médica en un nosocomio de la capital morelense. Había dejado como domicilio el departamento que ocupaba en el condominio Altitude.

El 16 de diciembre los miembros del gabinete de seguridad fueron informados con sólo 20 minutos de anticipación de que la Armada iba a iniciar en Cuernavaca el operativo de captura de Arturo Beltrán Leyva. Se pidió al responsable de la 24 Zona Militar, el general Leopoldo Díaz, que cubriera el perímetro.

De acuerdo con documentos consultados por el reportero Ricardo Ravelo, un cocinero declaró que Beltrán Leyva iba a comer, aquel día, precisamente con el general Leopoldo Díaz. Declaró también que el capo estaba en compañía de La Barbie, pero que éste desapareció antes de que comenzaran las acciones. Beltrán había sido informado por su círculo de seguridad, Los Zafiros, sobre movimientos extraños en la calle. De acuerdo con el vocero de la Secretaría de Marina, supo que iban por él desde la una de la tarde, cuatro horas antes de que iniciaran los disparos, cuando un helicóptero sobrevoló el conjunto Altitude: “Él ya sabía. Cuando escuchó el ruido del helicóptero se percató de eso, entonces se fue a su lugar y se preparó para hacer frente; él sabía que tarde o temprano iban a llegar por él”.

A las nueve de la noche, con seis pistoleros, Beltrán inició la defensa. “Estuvo participando en el tiroteo en contra de nosotros, creo que eso habla de que no estaba herido”, explicó el vocero.

Según la Marina, desde el mediodía y hasta las cinco de la tarde, los integrantes de las fuerzas especiales desalojaron a los habitantes de las 12 torres que forman el conjunto Altitude. Más de 100 efectivos se desplegaron en el lugar. Se dio la orden de ataque: desde vehículos artillados los marinos accionaron ametralladoras 7.62. Beltrán y sus hombres respondieron desde las ventanas del departamento 201 con granadas y ráfagas de AK-47.

Dos sicarios que se hallaban en la planta baja abrieron fuego contra los miembros de la Armada. “Fueron abatidos de inmediato”. Otros tres resistieron el asedio durante cuatro horas. Un marino fue alcanzado por una granada de fragmentación en las escaleras de emergencia. Se decidió detener la incursión, hasta que el parque de Beltrán se agotara. Mientras, los vehículos artillados siguieron atacando. Dos sicarios de Beltrán murieron en la sala. Cuando comprendió que estaba perdido, un tercero, el hijo de un famoso narco, El Chalo Araujo, saltó por los ventanales para suicidarse. Durante su caída, una bala expansiva le reventó en la espalda.

La última comida de El Jefe de Jefes, el hombre que compraba voluntades a cambio de millones de dólares y traficaba cargamentos que se medían en toneladas; el hombre de las joyas, los animales exóticos, los ranchos, los palacios, las avionetas, consistió en unos huevos con jamón que bajó a sorbos dados a una Coca-Cola de plástico. Había hecho llamar a dos masajistas, una de 18 años, otra de 44, con las que pasó sus últimas horas.

Según la Marina, a las nueve de la noche Beltrán abrió la puerta del departamento y enfrentó a los efectivos con intenciones de huir hacia el elevador. Le dispararon a menos de tres metros de distancia. Una de las balas le arrancó el hombro de cuajo.

Las primeras fotos lo muestran, no en la puerta del departamento, sino en el interior de éste, con una bebida energética junto a las manos. De acuerdo con la versión oficial, los marinos lo hallaron con los pantalones en las rodillas y la playera alzada hasta el pecho. “Yo creo que él cayó herido y a lo mejor le aflojaron la ropa, lo jalaron y fue que quedó en esa posición. Ya estaba así”, dijo el almirante José Luis Vergara.

Una foto muestra a tres civiles embozados, vestidos con sudaderas y guantes de látex rojo, bajándole los pantalones hasta más allá de las rodillas, y colocando al cadáver sobre una sábana blanca. En una tercera foto, esos mismos personajes comienzan a desplegar, macabramente, joyas y billetes ensangrentados sobre el cuerpo.

No se ofreció explicación oficial sobre la vejación del cadáver. Tampoco sobre la identidad de los civiles embozados.

El almirante Vergara sostuvo que el objetivo de la Armada era capturar al delincuente con vida. “Pero asumió una actitud de no dejarse atrapar”. En un acta ministerial que las autoridades no han dado a conocer, las dos masajistas afirmaron que Arturo Beltrán se había rendido, que su último gesto fue el de entregarse, antes de morir desangrado en un departamento de lujo.

La Policía Federal capturó en Sinaloa a Carlos Beltrán Leyva, presunto miembro del cártel que dirigía su hermano Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, quien murió durante un enfrentamiento en Cuernavaca, Morelos, el pasado miércoles 16 de diciembre.


Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, uno de los más importantes capos del Cártel de Sinaloa murió ayer en Cuernavaca, Morelos, durante un enfrentamiento a balazos con efectivos del Ejército y de la Secretaría de Marina en la principal zona residencial de la ciudad, informó anoche la segunda dependencia.

Las fuerzas federales realizaron un operativo de cinco horas que incluyó por lo menos tres balaceras con armas de alto poder y estallido de granadas.

Nacido en Badiraguato, Sinaloa, y de 51 años, Beltrán tenía desde hace varios años su residencia en Cuernavaca y operaba desde ahí distintas actividades de narcotráfico: a él se le atribuyen las ejecuciones de los jefes policiacos de la Secretaría de Seguridad Pública federal Roberto Velasco, Igor Labastida y Edgar Millán, entre muchas otras muertes de oficiales.

El operativo de la Armada, con apoyo del Ejército, que condujo a su muerte se realizó desde las 17:30 horas de ayer dentro del exclusivo complejo “Altitude”, ubicado en la Colonia Lomas de la Selva, en una zona céntrica de Cuernavaca.

Acciones de distracción sucedieron durante el operativo de la Marina: una ocurrió por parte de los pistoleros de los Beltrán Leyva quienes atacaron a balazos y granadas las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del Estado y de la 24 Zona Militar.

Unos 400 uniformados de ambas corporaciones se desplegaron por tierra y aire para cercar la zona. La propiedad donde se encontraba Beltrán está en un complejo de cinco torres de más de 10 pisos de altura, dos amplias albercas y una cancha de tenis.

Desde helicópteros que sobrevolaban los edificios del lujoso condominio descendieron por soga decenas de marinos para ingresar a los departamentos en busca de presuntos delincuentes.

A todos los vecinos les solicitaron una identificación y posteriormente revisaron los apartamentos en busca de armas, dinero o drogas. Decenas de civiles que viven en esos condominios fueron trasladados a las canchas deportivas mientras se cumplía con el operativo.

Aunque oficialmente se había dicho que la acción militar pretendía detener a Edgar Valdés “La Barbie”, jefe de sicarios de los Beltrán, en realidad tenía el propósito de capturar a “El Barbas”.

Minutos después de las 21:00 horas, una camioneta oficial de la Armada partió a toda velocidad del conjunto de apartamentos con dos personas detenidas en su interior.

La salida del vehículo provocó la reacción de unos 20 sicarios que se encontraban ocultos e inició una primer balacera entre marinos y escoltas de “El Barbas”, que se encontraban sobre la calle Poder Legislativo.

A las 21:20 se registró otro ataque, pero ahora a fuego cruzado.

Los pistoleros dispararon a los marinos por las calles de Gustavo Gómez Azcarate y 5 de Febrero.

En tanto dentro del complejo habitacional se desataba otra balacera donde se presume murió Beltrán y cuatro de sus sicarios, quienes intentaron escapar a punta de balazos.

Uno de los sicarios se suicidó al verse rodeado por las Fuerzas Especiales de acuerdo con un comunicado de la Armada.

Durante los enfrentamientos, que duraron más de dos horas, también resultaron heridos tres elementos de la Armada por ataque con granadas.

Además las autoridades estatales y el Ejército reforzaron la seguridad en los penales para evitar una fuga masiva de reos.

Marcos Arturo Beltrán Leyva, apodado “El Barbas”, “El Botas Blancas”, “El Conejito”, “El Alfa”, era el mayor de un clan de 9 hermanos que tras la escisión que en este sexenio sufrió el Cártel de Sinaloa, se convirtió en uno de los capos más violentos de la década.

No sólo era originario del lugar donde nacieron grandes capos como Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo “Don Neto”, sino también era compadre de Albino Quintero Meraz, cuñado de Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul” y primo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Beltrán es descrito por sus cómplices detenidos como un personaje ostentoso y sanguinario. Su principal jefe de sicarios, Sergio Villarreal “El Grande”, un tipo de casi dos metros de alto, consentía la autoridad del capo y se dirigía a él como “mi apá”.

De acuerdo con autoridades de Estados Unidos, probablemente era el narco con el mayor stock de cocaína en el continente, pues era cliente e intermediario de todas las organizaciones criminales colombianas, incluidas las FARC y las Autodefensas Unidas de Colombia.

En las investigaciones de la PGR, “El Barbas” aparece como el hombre que financió durante años la estancia en prisión y fuga de “El Chapo”, el 19 de enero de 2001, pero a partir de 2007 su primo se convirtió en su rival y entraron en una guerra.

Una de las versiones más socorridas para explicar esta escisión, es que los Beltrán acusaron a “El Chapo” de haber informado al Gobierno sobre el paradero de su hermano Alfredo “El Mochomo”, capturado en enero de 2008.

Al capo hoy occiso se le atribuyen las ejecuciones de Edgar Millán, jefe de la Policía Federal; el comandante Igor Labastida Calderón y el inspector Roberto Velasco, del área de Operaciones, todas ellas ocurridas el año pasado, después de la detención de “El Mochomo”.

Antes de caer en el enfrentamiento con la Armada, el mando policiaco que había estado más cerca de lograr su captura fue Edgar Bayardo, de quien logró escapar el 7 de mayo de 2008 en Cuernavaca. Bayardo fue ejecutado el 1 de diciembre pasado en un Starbucks de la colonia Del Valle.

Libra Beltrán tres operativos

Desde 2008, el presunto capo Marcos Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, ha escapado al menos en tres ocasiones de operativos federales y es el líder del narcotráfico que más cerca ha estado de ser capturado, de acuerdo con investigaciones ministeriales y policiales.

El 21 de enero de 2008, cuando el Ejército aprehendió en Culiacán a su hermano Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”, la Policía Federal simultáneamente ingresó a la casona de Escarcha 32, en Jardines del Pedregal, en el Distrito Federal, en busca del sinaloense.

Edgar Enrique Bayardo del Villar, ex comandante de la Policía Federal y testigo protegido ejecutado apenas el 1 de diciembre, declaró que la casa ya estaba vacía cuando entraron, pese a que tenían la certeza de que Beltrán se había alojado en el inmueble desde diciembre de 2007.

Bayardo afirmó que desde un mes antes habían montado un dispositivo para detener a “El Barbas” en ese domicilio, pero que el operativo dio marcha atrás por orden de Gerardo Garay, entonces jefe de la Policía Federal y quien actualmente es procesado por narcotráfico.

Sin embargo, la Policía Federal nunca estuvo tan cerca de detener al capo como el 7 de mayo de 2008, cuando Jesús Zambada García, “El Rey”, rival de los Beltrán, informó al comandante Bayardo que esa noche “El Barbas” sostendría una reunión en el Hotel Motel Rosales, del kilómetro 95 de la autopista a Cuernavaca.

Jesús Zambada Reyes, hijo de “El Rey”, también testigo protegido y quien murió por ahorcamiento el pasado 20 de noviembre, confirmó a la SIEDO que ese operativo se realizo con datos proporcionados por su padre.

“Mi papá le daba direcciones (a Bayardo) para que fuera a reventar los domicilios proporcionados; por ejemplo, la persecución en Cuernavaca para atrapar a Arturo Beltrán Leyva, en donde logró escapar”, dijo entonces.

Encabezados por el entonces jefe de la Policía Federal, Edgar Millán, y Bayardo, los agentes tuvieron esa noche un enfrentamiento con sicarios de los Beltrán que culminó con 9 personas detenidas y 2 muertos.

Al término del operativo, Millán regresó a su departamento en la Colonia Guerrero, donde al abrir la puerta lo esperaba un sicario, quien lo asesinó.

Desde entonces, “El Barbas” no volvió a tener contratiempos hasta que el jueves 10 de diciembre cuando se presume que huyó del aeropuerto de Huejotzingo, en Puebla. Algunas versiones incluso sospechan que pudo estar acompañado de su hermano Héctor “El H” Beltrán Leyva.

Cercan Puebla y Morelos

El “paseo” de “El Barbas” por Puebla, a bordo de camionetas de lujo y escoltado por hombres armados hasta con granadas, activó diversos operativos del Ejército en ese estado y en Morelos.

El pasado 10 de diciembre, tras cuatro balaceras, versiones extraoficiales validaron la presencia de Beltrán Leyva en Cholula, por quien la PGR ofrece 30 millones de pesos a quien dé informes verídicos sobre su paradero.

Fuentes militares confirmaron que los Generales de Brigada Leopoldo Díaz y Roberto García, comandantes de las Zonas Militares 24 y 25, respectivamente, acordaron un trabajo de coordinación para cercar a la estructura criminal en ambas entidades.

Mandos de la Marina consultados indicaron que la investigación sobre la estructura de los Beltrán Leyva ya tiene un antecedente, aunque no precisaron la estancia de “El Barbas” en Puebla.

“La investigación existe desde finales de noviembre. Nace de una serie de homicidios ligados al crimen organizado en Acapulco y con envíos de droga desde las costas de Guerrero.

“El viernes pasado (11 de diciembre) se detuvo a la gente que estuvo en ese lugar como parte de nuestra investigación de inteligencia. Si había o no gente más importante es un asunto que se investigará”, dijo un mando naval.

Un grupo de sicarios que se enfrentó en la sindicatura de El Burrión sembró el terror entre los habitantes de esta comunidad y en donde la autoridad nada pudo hacer para frenar el poderío demostrado por los grupos armados.

Hasta ayer en la tarde, se hablaba oficialmente de un muerto y de varios heridos. De estos últimos, nadie pudo confirmar datos precisos.

La balacera fue tan intensa en varias calles de la sindicatura, de donde fueron levantados miles de casquillos y quedaron 15 vehículos abandonados con impactos de bala y sangre, seis de ellos son blindados y varios están marcados con la letra “X”.

Se presume que luego de la refriega, los sicarios huyeron en tres grupos, uno con dirección a Culiacán, otro hacia Guasave, y el tercero hacia la sierra de Sinaloa.

Los hechos. Fue poco después de las 02:00 horas cuando recibieron el reporte en la Policía Municipal. Los habitantes buscaron los rincones más seguros al escuchar el tableteo de las armas.

También automovilistas que pasaban por el sitio tuvieron que resguardarse donde pudieron.

Los carros. En la gasolinera de El Burrión, ubicada por la carretera Internacional, quedaron 10 vehículos de modelo reciente.

En su interior quedaron cargadores llenos, sangre, y “charolas” de investigador de la Procuraduría de Justicia.

En el enfrentamiento se utilizaron balas calibre 50, 40 , y 7.62 milímetros.

Escena dantesca. En la cinta asfáltica fue encontrado el cuerpo de una persona totalmente destrozado y esparcido por partes en varios metros.

A un costado de los restos, había un cartón en el que se leía: “Traicioneros, el arreglo se ase (sic) para estar tranquilos Chapo Mayo si quieren pelear ch… van a tener ATTE ABL, Alfredo Beltrán Leyva”.

El cuerpo tenía un tatuaje que decía “Navolato” y fue trasladado a Culiacán para sus estudios.

Tarde. Los elementos militares llegaron hasta el amanecer, cuando todo había pasado, cuando el miedo se miraba a flor de piel y el olor a sangre humana empezaba a dominar en una amplia superficie tapizada de casquillos de todos los calibres.

A esa hora de la mañana, los vecinos empezaron a salir de sus casas, ojerosos, con la duda en sus rostros y otros más mirando cómo habían dejado las fachadas de sus viviendas.

Ya en la tarde, Miguel Ángel Bojórquez, un músico que venía de Guamúchil, reportó que a las 02:00 horas en El Burrión, cuatro tipos encapuchados y bien armados lo despojaron de un Ford Mercury blanco.

Dos horas de infierno en El Burrión, una pesadilla con olor a pólvora.

María de los Ángeles Camacho y su familia se tiraron al piso en cuanto empezó la refriega, mientras las balas destruían vidrios, paredes y muebles. Esa es la pesadilla que vivieron habitantes de El Burrión, en un amanecer del que no daban crédito. Afuera, la movilización de militares, policías más que atemorizados, miles de cartuchos y municiones, autos, un muerto y un total hermetismo en la zona.


Un hombre fue baleado por dos sujetos que ingresaron al Starbucks de Pilares, en la Colonia del Valle, dejando también a dos personas heridas de bala.

El cuerpo de la víctima, identificada como Édgar Bayardo, quedó tendido en el mobiliario del establecimiento ubicado en la calle de Pestalozzi y Pilares, en la Benito Juárez.

Según los primeros reportes policiacos, el hombre se encontraba en el negocio cuando dos sujetos vestidos con traje ingresaron y lo atacaron con armas de fuego, para después escapar a bordo de una camioneta Isuzu Rodeo color verde, señalaron fuentes policiales.

Además, José Luis Castillo y María Eugenia Martínez resultaron lesionados y fueron trasladados al Hospital General de Xoco.

Castillo fue herido con un balazo en el hombro, mientras que la mujer presentaba lesiones por un rozón de bala en la pierna, pero hasta el momento no se ha determinado si están relacionados a la víctima.

La camioneta en la que los atacantes huyeron fue abandonada en el número 1007 de la calle Pestalozzi, casi esquina con División del Norte.

Al lugar llegaron agentes de la SSP-DF y de la Policía de Investigación para comenzar las primeras indagatorias.

La balacera dejó a clientes con crisis nerviosa.

Sergio Villarreal Barragán, “El Grande”, operador de los Beltrán Leyva en el DF y Morelos, no tolera que en sus territorios bajo control trabajen delincuentes dedicados a giros como el robo y asalto, de acuerdo con averiguaciones previas de la PGR.

En los dos últimos meses casi 40 personas han sido ejecutadas en Morelos, Guerrero y el DF, plazas atribuidas a los Beltrán, y varias de las víctimas fueron encontradas con recados firmados por “El Jefe de Jefes”, que advierten que eran “traicioneros, rateros y secuestradores”.

Algunas autoridades federales y locales sospechan que varias de estas muertes pudieron ser ordenadas por Beltrán Leyva.

Sobre “El Grande”, la SIEDO cuenta con testimonios de algunos de sus ex colaboradores y testigos protegidos que lo describen más como un ejecutor que como un negociador, pues persigue y elimina con una voluntad implacable a sus presas.

El testigo protegido “Mario”, uno de sus ex sicarios, relata en la averiguación PGR/SIEDO/UEIDCS/008/2007, que antes de llegar a Morelos y el DF, “El Grande” eliminó a varios ladrones en La Laguna, porque de forma innecesaria le “calentaban la plaza” y atraían la atención de autoridades.

“‘El Grande’ mató a Carlos Gavira, a su abogado y a su hermana, ésto porque Gavira era una persona que se dedicaba a asaltar establecimientos comerciales, y como tenía familiares en el noreste del país, Villarreal creía que pertenecía al grupo de ‘Los Zetas’.

“Además, según la visión de Villarreal, con las actividades de los robos se ‘calentaba’ la plaza de Gómez Palacio”, dijo el testigo.

Para deshacerse de este asaltante, “El Grande” primero habló con Antonio Tagle Gutiérrez, entonces comandante del Grupo de Apoyo Táctico de la Policía de Gómez Palacio, para que le sembrara unas grapas de cocaína a Gavira y lo entregara a la PGR como un narcomenudista.

Pero de acuerdo con el testigo protegido, Gavira acreditó ser adicto al alcaloide y obtuvo su libertad. Fue allí cuando “El Grande” envió a su discípulo más avesado, el pistolero Claro Burciaga “El Claro”.

“Cuando Gavira salió de la agencia del Ministerio Público, junto con su abogado Élfego Rodríguez Galarza, a bordo del vehículo Dodge, tipo Cirrus, y atrás de ellos su hermana Perla Karina Gavira, Claro Burciaga, junto con otro sicario, dispararon contra los dos primeros nombrados y los mataron”, relató “Mario”.

“El Claro” luego secuestró a Perla Karina y la llevó a una casa de la ciudad de Lerdo, donde la torturaron y mataron. Al día siguiente tiraron su cuerpo en Matamoros, Coahuila.

El capo Arturo Beltrán Leyva “El Barbas” se fijó en “El Grande”, iniciado como traficante de cocaína en la frontera con Guatemala, porque en el 2006 empleó estos métodos para hacerse del control del narco en La Laguna, en menos de un año.

Con un estilo similar al de “Los Zetas”, de asaltar plazas mediante el terror y el ataque a mandos policiacos, “limpió” a toda su competencia.

“‘El Grande’, estaba tomando el poder de la ciudad (Gómez Palacio), se encargó de investigar a las personas que vendían droga fuera de la organización, a quienes llamaba ‘Chapulines’; por ello, dio con una persona de mote ‘El Cácher’, quien vendía droga en grandes cantidades, dado que tenía contactos en la PGR.

“Empero, el propio Villarreal, junto con Claro Burciaga y Arturo Gorena, se encargaron de secuestrarlo, junto con un acompañante, a quien después liberaron; sin embargo, a ‘El Cácher’, después de torturarlo, el propio Villarreal lo ejecutó de un tiro en la cabeza.

“Villarreal llamaba a diversas personas que se dedicaban a comercializar con estupefacientes en Gómez Palacio, y les dijo que tenían que comprarle a él cocaína, a 13 mil dólares el kilo. Una vez implementada la logística, se repartían cerca de 37 kilos en las tienditas”, contó “Mario” el 15 de enero de 2007.

El pasado 6 de octubre, Mauricio Fernández lanzó un ultimátum a los grupos del crimen organizado: O se retiraban de San Pedro antes de que tomara posesión o iniciaría una limpia para acabar con ellos.

Ayer, al asumir la Alcaldía, el panista sorprendió al auditorio al revelar que había sido encontrado muerto en el Distrito Federal el capo que había “pedido su cabeza”.

Cuatro horas después, las autoridades capitalinas hallaron cuatro cuerpos dentro de una camioneta con placas de Nuevo León en la Delegación Miguel Hidalgo.

Trascendió que entre los ejecutados estaban los hermanos Héctor y Alan Mauricio Saldaña, conocidos como “El Negro” y “El Flaco”, respectivamente, y dos de sus cómplices.

A “El Negro” se le atribuye la ola de secuestros de comerciantes y empresarios en la zona Valle, particularmente en El Centrito, cobrando rescates de hasta 5 millones de pesos.

También es el responsable de las crecientes extorsiones que se están dando en San Pedro.

De acuerdo a fuentes, los Saldaña operaban en San Pedro para el Cártel de los Beltrán Leyva, pero se separaron de este grupo delictivo tras las capturas de los cabecillas Omar Ibarra Lozano, “El 34″; Rodolfo López Ibarra, “El Nito”, y Héctor Huerta, “La Burra”.

“El Negro” habría sido el que “pidió la cabeza” de Fernández, quien recibió amenazas de muerte el 10 de octubre, cuatro días después de que en una entrevista con anunció la integración de “equipos de limpieza, de trabajo rudo”, para eliminar grupos criminales, giros negros y puntos de venta de droga en el municipio.

Las versiones de que los hermanos Saldaña habían sido asesinados en el Distrito Federal comenzaron a circular desde el jueves por la tarde.

Fernández soltó ayer la noticia bomba sin más detalles en su primer discurso como Alcalde de San Pedro, cargo que ya había ocupado en el trienio 1988-1991.

Momentos antes, el auditorio celebró con aplausos las advertencias que, con su particular desenfado, lanzó Fernández a vendedores de droga, secuestradores y operadores de giros negros.

“(Quiero) anunciarles que vamos contra todo, que estamos preparándonos para frontalmente atender el tema”, dijo ya como Alcalde alrededor de las 11:45 horas, en un fuerte discurso en el que no leyó apuntes.

“Por cierto, ahorita me acaban de informar que ‘El Negro’ Saldaña, quien aparentemente es el que estaba pidiendo mi cabeza, hoy amaneció muerto en el Distrito Federal y era el primer cabeza de secuestros en San Pedro Garza García”, aseguró.

Con la voz a punto de quebrarse, dijo que dos hechos lo impulsaron a buscar nuevamente la Alcaldía: El intento de secuestro de una de sus hijas -en agosto del 2007- y un complot para secuestrar a dos de sus nietos.

“Les anuncio que me voy a tomar atribuciones que no tengo, porque vamos a agarrar el toro por los cuernos”, advirtió.

“Quiero dejar por demás claro: En el tema de drogas lo confrontaremos frontalmente y cualquier lugar que se tenga noticia de su venta será combatido por este Gobierno municipal.

“No vamos a necesitar ni al estatal ni al federal. Directamente le vamos a entrar.

“Aquí la van a entender por las buenas o por las malas: No aceptamos ningún tipo de secuestros en San Pedro Garza García y la pagarán con su propia cara.

“Que lo entiendan (los criminales) y lo entiendan bien, por eso se lo estamos anunciando: No es un juego para mí, y creo que para todos nosotros, esto es una guerra y nosotros la vamos a ganar”, expresó.

En entrevista posterior, Fernández dijo que el grupo de “El Negro” perpetraba al menos tres secuestros por semana en San Pedro.

“Era fundamentalmente el grupo de ‘El Negro’ Saldaña, que yo espero que ahora sí vamos a acabar de desintegrar”, dijo.

Actualizada por la nueva ofensiva de Arturo Beltrán Leyva

http://elblogdelnarco.blogspot.com/2008/07/la-historia-de-el-ondeado-manuel-torres.html

En un hecho inédito en el Distrito Federal, fueron encontrados cuatro hombres ejecutados junto con mensajes que los señalan como secuestradores.

Los cadáveres, con los ojos vendados, atados de pies y manos y con disparos en el cuerpo, fueron hallados ayer dentro de una camioneta con placas de Nuevo León en la Colonia Daniel Garza, en la Miguel Hidalgo.

Una fuente de la Policía Judicial del DF señaló que sólo uno de los ejecutados tenía el tiro de gracia, mientras que la versión de la Fiscalía de Homicidios de la Procuraduría capitalina es que las cuatro víctimas lo presentaban.

Junto a los asesinados fueron encontradas dos cartulinas escritas con plumón negro. La primera decía “JOB 38:15″, mientras que en la segunda se leía: “por secuestradores, atte el jefe de jefes”, de acuerdo con reportes de la Policía Investigadora del DF.

JOB 38:15 hace referencia a un versículo de la Biblia que dice: “Mas la luz de los impíos es quitada de ellos, y el brazo enaltecido es quebrantado”.

Además, las cuatro víctimas presentaban en la espalda otro escrito hecho con plumón que decía “por secuestradores”.

Alrededor de las 13:00 horas, los vecinos dieron aviso a las autoridades de que había una camioneta mal estacionada en General Sóstenes Rocha al cruce con Periférico y que se observaban unos bultos, dijeron policías preventivos del sector Tacubaya.

Los agentes reconocieron que acudieron al lugar hasta las 16:00 horas y que minutos antes ya había llegado ahí la Policía de Investigación con un agente del Ministerio Público, quien pidió una grúa para arrastrar la camioneta a la Fiscalía en Miguel Hidalgo.

Las víctimas tenían los bolsillos volteados y no se les encontró ninguna identificación.

Los peritos indicaron en sus reportes que la camioneta fue lavada perfectamente antes de ser abandonada y que los hombres tendrían por lo menos 24 horas de haber sido asesinados.

Fuentes de la PGJDF detallaron que expidieron un oficio de colaboración a la Procuraduría de Nuevo León.

“Estamos frente a una especie de ajusticiamiento, sobre todo por la clase de mensajes que se dejaron, muy del tipo religioso, y también valoramos la firma de las cartulinas, pues han aparecido en otros estados por otras ejecuciones”, comentó un mando de la PGJDF que tomó conocimiento del hallazgo.

En las últimas semanas, más de 10 personas han sido ejecutadas de manera similar en Guerrero, Morelos y el Estado de México.

Junto a las víctimas se han encontrado cartulinas firmadas por “el jefe de jefes”, en las que se señala que fueron asesinadas por dedicarse al secuestro.

Funcionarios de alto nivel de la Procuraduría capitalina señalaron que, hasta las 20:00 horas de ayer, las víctimas no habían sido identificadas y que el caso podría ser atraído por la Procuraduría General de la República.

¿Pura coincidencia?

Al mediodía, al rendir protesta como Alcalde de San Pedro, Nuevo León, Mauricio Fernández sorprendió al revelar que el capo “El Negro” Saldaña, quien lo había amenazado y a quien señaló como cabeza de los secuestros en ese Municipio, había amanecido muerto en el DF.

Cuatro horas después, las autoridades capitalinas encontraron a cuatro ejecutados en una camioneta con placas de Nuevo León y una cartulina en la que se leía: “por secuestradores, atte el jefe de jefes”.

El pasado 6 de octubre, Fernández dijo que en su gestión operarán equipos de “limpieza y trabajo rudo” para eliminar grupos criminales y puntos de narcomenudeo, por lo que tres días después recibió amenazas de muerte.

The Return of El Jefe de Jefes

Executions in Guerrero state have been on the rise over the past two weeks, with notes accompanying the bodies signed by a mysterious new player on the drug scene, “El Jefe de Jefes.” It was not until the discovery Oct. 18 of five bodies accompanied by similar notes in the resort city of Acapulco, Guerrero state, that “El Jefe de Jefes” was identified as the leader of the Beltran Leyva Organization (BLO), Arturo Beltran Leyva. The notes read, “This is what happens to thieves, kidnappers and traitors. Be careful, Manuel Torres. Sincerely, Arturo Beltran Leyva, El Jefe de Jefes.”

More than 30 executions have been claimed by El Jefe de Jefes in notes left on or near dead bodies in Acapulco and Guerrero state and have contributed to Guerrero state’s becoming one of the most violent in all of Mexico in recent weeks.

The BLO is known to have been very active in the Guerrero region and southwestern Mexico for some time since breaking away from the Sinaloa cartel and Joaquin “El Chapo” Guzman Loera in late 2007. The group has maintained a relatively low profile since the beginning of 2009 after a very active 2008, when it organized a string of assassinations of high-ranking federal law enforcement officials in Mexico City in May 2008. The BLO intelligence apparatus drew national and international attention when Mexican President Felipe Calderon launched Operacion Limpieza in August 2008 and uncovered a vast network of federal officials who were on the BLO payroll for providing information regarding counternarcotics operations. All of this occurred while the BLO methodically executed operatives and supporters of Guzman Loera in the Guerrero, Morelos and Mexico states in an attempt to weaken the Sinaloa cartel’s grip in that region. It appears now that the rivalry has been renewed between the BLO and the Sinaloa cartel, only with a different member within the Sinaloa organization, Manuel Torres Felix (who was referred to in the aforementioned note).

Manuel Torres Felix is a high-ranking lieutenant under Sinaloa cartel leader Ismael “El Mayo” Zambada Garcia. Zambada Garcia and Guzman Loera are essentially partners in the Sinaloa cartel. Zambada Garcia’s primary area of operations is the Pacific coast from Jalisco state down to Oaxaca, which includes Guerrero state, so it would come as no surprise to find a high-ranking member of Zambada Garcia’s network, like Felix, operating in this region. Other organizations operate in the Guerrero region as well, such as La Familia and Los Zetas. One of these other organizations could be leaving the notes and attributing them to Arturo Beltran Leyva, but given the overlapping geography of the BLO and Zambada Garcia’s operations and the bad blood between the two organizations, this is likely not the case (repercussions from posing as Arturo Beltran Leyva would be quite severe).

Given the violent nature of how the BLO pursued its campaign against Guzman Loera in 2008 and the body count in the current campaign, more notes, executions and overall violence can be expected in the Guerrero region. And further violence in and around Acapulco and Guerrero does not bode well for the struggling tourism-based economy.

Oct. 12

Four armed men robbed two fishermen in Culiacan, Sinaloa state. The thieves took their boat, 30 kilograms of shrimp and nets.
Morelos Federal Electric Commission employee Amelia Avila Vasquez was shot to death from a moving vehicle as she was driving through Cuernavaca, Morelos state.
Oct. 13

Soldiers raided the Laguna Technological Institute after receiving information that protesting students had firearms. Authorities found no weapons on the premises.
Unknown gunmen abducted a man in Monterrey, Nuevo Leon, after a chase and 20-minute gun battle through Indeco Naranjo colony. Witnesses said another man fled from the pursuers in a stolen pizza delivery car.
Soldiers discovered that many firearms and a large quantity ammunition were missing from the Pueblo Nuevo, Guanajuato state, Public Security Secretariat office. The army conducted the search after former Mayor Jose Duran Gonzalez fired all public employees several days earlier.
Eight Mexican police officers were injured after two separate violent encounters with soldiers in Monterrey, Nuevo Leon state. The policemen were shot and beaten after drawing their weapons on soldiers at a security checkpoint.
Fishermen discovered the bodies of two men believed to be Mexican army lieutenants in a lake near Acapulco, Guerrero state.
Oct. 14

Soldiers captured rifle ammunition, three vehicles and six kilos of cocaine in a raid on a house in Cuernavaca, Morelos state.
Four unidentified people executed a suspected drug trafficker near the Hotel Progreso in Cancun. Police did not immediately identify the victim, referring to him only as “Juan N.”
Oct. 15

Unknown attackers shot Tiquicheo, Michoacan state, Mayor Maria Santos Gorrostieta four times and killed her husband as the couple drove to the municipal building.
Five people were executed before noon in Culiacan, Sinaloa state. One body was not immediately identified.
Two gunmen on a speed bike shot Pablo Gutierrez Baez as he exited a taxi on Agustin Yanez Avenue. Baez died minutes before reaching a hospital.
Gunmen attacked a police convoy in Tijuana, injuring three police officers. One of the injured officers, Jose Luis Torrijo Rivera, died Oct. 17.
Oct. 16

Police discovered nine decapitated bodies in an abandoned pickup truck in Acapulco, Guerrero state. A threatening message signed by La Familia was discovered near the bodies and severed heads.
The body of a naked man was discovered hanging from a pedestrian bridge over the Tijuana-Tecate toll road.
Oct. 17

Police in Tijuana discovered a decapitated woman who also had her hands severed. The body was found in a black plastic bag in a tunnel.
Oct. 18

One gunman died and four others were arrested after an attack on a police convoy in Tijuana. Three officers were injured.
Seven people were killed in Ciudad Juarez, Chihuahua state.
Two men were killed by unknown attackers shooting from three cars in the Gomez Palacio shopping plaza, north of Durango.
An unidentified man’s body was discovered in an irrigation canal in Culiacan, Sinaloa state. The body had several bullet wounds.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.