Skip navigation

Tag Archives: Chalo Araujo

utoridades sinaloenses informaron que buscan a siete jóvenes, seis de ellos, adolescentes, los cuales fueron levantados por un comando armado, en el fraccionamiento Villa Bonita de esta ciudad capital.

Cuatro de ellos, con vínculos familiares y originarios, del poblado la Palma, del municipio de Badiraguato, fluctúan entre los trece y diecisiete años de edad.

De acuerdo a las investigaciones de la Policía Ministerial del Estado, los siete jóvenes, fueron interceptados por varios hombres armados en camionetas de lujo, cuando estos viajaban en un auto Ford Mercury, modelo 1996, placas VKG 9628.

Los adolescentes fueron identificados como Vladimir Araujo González, de trece años de edad Javier Araujo Acosta, Miguel Ángel Araujo Estrada y Jose Javier Meléndrez Araujo, todos ellos de diecisiete años y vecinos del poblado la Palma, Badiraguato.

Sobre los tres restantes, sólo se conoce que uno de ellos, es mayor de edad, pero no se tiene sus identificaciones.

Rubén Beltrán León, alias El Charrito, a quien en septiembre pasado, un comando armado rescató del quirófano de un hospital, fue capturado con un arsenal en Sinaloa.
El parque está compuesto por rifles AK-47, pistolas, 12 cargadores abastecidos y 300 balas de diversos calibres.

Elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) y militares lograron la detención del presunto delincuente, al cual se le imputan ocho asesinatos y otros delitos, entre ellos, las muertes de un agente y un comandante de la Policía Ministerial del Estado.

Al momento de su aprehensión, registrada la noche del martes en esta ciudad, Beltrán León, se encontraba en compañía de Gabino Beltrán Medrano, y ambos se ocultaban en una casa de seguridad, armados con rifles AK-47, pistolas calibre 45 y dotados de 12 cargadores abastecidos y cartuchos útiles para sus armas.

De acuerdo con la averiguación previa CUL/10/2007, abierta por la Procuraduría de Justicia del Estado, el 27 de septiembre pasado, Rubén Beltrán León, recluido en el penal de Culiacán, desde el 2005, sujeto a dos procesos penales, uno de ellos, por su presunta participación en la ejecución de los hermanos Doroteo y Arturo Álvarez Isidro, el primero agente activo de la Policía Ministerial del Estado fue trasladado al hospital civil para una intervención quirúrgica.

Según el reporte que se emitió, el interno sufría de una herida en el abdomen desde el día 7 del mismo mes, producto de un disparo de bala de sal proveniente del arma de un custodio, cuya lesión, no le fue atendida en forma adecuada.

Poco antes de ser intervenido quirúrgicamente, un grupo de 40 hombres armados vestidos de negro, sometió a custodios y a 12 elementos de la Policía Estatal Preventiva que vigilaban en nosocomio, a los cuales despojaron de sus armas, destruyeron sus radios de intercomunicación y lesionaron a tiros a un agente que intento detenerlos.

Un día después, en un camino que conduce al poblado de Tepuche, se localizó dos vehículos usados en el rescate del reo, así como las 24 armas de cargo de los doce policías estatales preventivos.

La tarde del 23 de octubre, el hermano de El Charrito, de nombre Raúl Beltrán León, de 27 años de edad, fue ejecutado a tiros, en el fraccionamiento Fovissste, cuando este conducía una camioneta de lujo, en compañía de su esposa, Estefanía Villa Ruiz, quien resulto herida en una pierna. Entre sus ropas, se le encontró una identificación, con su foto, con el nombre de Raúl Audelo García, residente de Tamazula, Durango.

Dos días después de estos hechos, en el mismo sector, cerca de las instalaciones de la Universidad Católica, el grupo de Reacción de la Policía Ministerial del Estado se topo con un grupo armado, presuntamente encabezado por El Charrito, con los que intercambiaron disparos por espacio de más de 10 minutos.

En la persecución de los delincuentes, el comandante de la unidad policíaca, Luis Rosario Medina resulto muerto y horas más tarde, una pareja fue detenida, al descubrir en su departamento de la colonia Burócratas, los rifles automáticos usados por el grupo armado.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

CULIACÁN, 23 de agosto de 2008.- Un vecino de la colonia Ignacio Allende fue acribillado esta tarde por un grupo de pistoleros que se dio tiempo para dejar un narcomensaje.

El hecho ocurrió aproximadamente a las 16.15 horas en la esquina de las calles Rafael Buelna y Donato Guerra, a dos cuadras del Santuario, en pleno sector Centro.

Quien falleció en el atentado era el trailero Pedro Múñoz Sánchez de 37 años de edad, y tenía su domicilio en la calle José Felipe Valle en la colonia Allende.

Múñoz Sánchez fue sorprendido por los sicarios cuando circulaba a bordo de un Volkswagen tipo Jetta de color blanco y con placas de Sinaloa, siendo en la calle Donato Guerra donde dos vehículos intentaron cerrarle el paso pero aceleró intentando escapar, con la mala fortuna de que chocó contra un carro Chevrolet Aveo blanco del año que portaba placas de Sonora.

Fue en ese momento y circunstancia en que los pistoleros decidieron bajar de sus unidades para acribillar al trailero.

Los asesinos huyeron del lugar mientras que Muñoz Sánchez quedó muerto en el asiento del copiloto a consecuencia de una gran cantidad de balazos que lo alcanzaron.

A partir de ese momento se inició un despliegue policiaco por tierra y aire, pero hasta el cierre de la presente información no se había logrado la captura de nadie.

En el pavimento, cerca de la puerta del carro que conducía la víctima, se encontró un narcomensaje escrito en un pedazo de cartón con tinta roja que decía así: “Ya sabemos que estas remontado culon baja para Culiacán a pelear, no seas culon atte El Chopitas y el LP. Cuidate Ondeado y tu gente también”.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Asesinan a dos reos
Uno era hermano de ´El Charrito´; hieren a golpes a un custodio

Dos reos federales vinculados con la banda que comandaba Jorge Rubén Beltrán León, “El Charrito”,
fueron ejecutados en el penal de Aguaruto por un grupo contrario de reclusos.
En el ataque resultó herido a golpes un agente de la Policía Estatal Preventiva y se detuvo a uno de los presuntos responsables, quien según las autoridades penitenciarias confesó haber perpetrado el doble asesinato.
Ricardo Serrano Alonso, subsecretario de Prevención y Readaptación Social de la SSPE, confirmó que uno de los muertos se llamaba Francisco Javier León Núñez y/o Francisco Javier Beltrán Núñez y/o Francisco Javier Beltrán León, de 24 años, hermano de “El Charrito”; y Alfonso Reyes Ochoa, de 34.
Ambos sujetos fueron detenidos el pasado 2 de agosto tras enfrentarse a balazos con elementos de una BOMU en la Colonia Vicente Lombardo Toledano, donde resultaron heridos de gravedad.
El agente que resultó con golpes se llama Constantino Acosta, quien se desempeña como custodio del centro penitenciario, el cual fue trasladado a un hospital.
El arrestado y presunto asesino confeso se llama Óscar López López, de 50 años, quien según la Procuraduría General de Justicia del Estado es multihomicida, secuestrador y robacarros.
La información proporcionada por el funcionario estatal establece que el ataque se registró a las 19:00 horas en el área de enfermería, a donde los ahora occisos habían acudido a revisión médica debido a las heridas que sufrieron el día en que fueron detenidos, tras el enfrentamiento con integrantes de la BOMU 1.
Francisco Javier y Alfonso eran vigilados en ese lugar por al menos tres custodios, cuando de pronto llegaron cuatro reos, uno de ellos armado, y tras someter a los celadores de la PEP y herir a uno de ellos a cachazos, descargó contra los lesionados el cargador de una pistola calibre .380, matándolos al instante.
De inmediato se formó un dispositivo de seguridad que terminó con la captura de López López.
El primero de los sicarios asesinado ingresó al penal el 15 de agosto, y el segundo el 7 del mismo mes.
León Núñez y/o Beltrán Núñez tenía tres procesos judiciales por homicidio doloso, portación de arma de fuego, posesión de cartuchos y delitos contra la salud en la modalidad de posesión de mariguana.
Reyes Ochoa tenía dos procesos judiciales en su contra por portación ilegal de arma de fuego, delitos contra la salud y homicidio doloso.
Las autoridades investigan la participación de otros reos en el atentado y deslindar responsabilidades.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Decapitado, encobijado, amarrado de pies a cabeza con un mecate color naranja y con un “narcomensaje” escrito en la tapadera de una hielera, fue encontrado un desconocido en uno de los andenes de la terminal de camiones foráneos que se localiza en el mercadito Rafael Buelna.
Con éste suman dos los cuerpos que son hallados en una semana en el mismo sitio y con las mismas características.
El hallazgo del cuerpo se realizó a las 5:20 horas, establece la información proporcionada por las autoridades ministeriales, el cual se encontraba envuelto en un cobertor negro con blanco, con la figura de un tigre, con la cabeza recargada en uno de los andenes de la terminal de camiones del mercado en mención, ubicada en calle Benito Juárez, entre callejón Hermenegildo Galeana y Granados, en el Centro.
Sobre el cuerpo estaba la tapadera de una hielera de “hielo seco” color blanco, en la cual estaba escrito un mensaje dirigido contra Jorge Rubén Beltrán León, alias “El Charrito”, en el que se hacía referencia al asesinato de un hermano de éste, cometido la noche del lunes en el penal de Aguaruto, donde también murió uno de sus cómplices.
Personal de la PGJE informó horas más tarde que el sujeto se encontraba desnudo, con la cabeza cercenada, y adentro del bulto.
Hasta el momento se desconoce la identidad de la víctima, y sólo se conoce que una parte del narcomensaje decía: “poco te duró el gusto, Charrito, esto es por lo que le hiciste a mi familia hace unos meses. Atentamente El Ondeado”.
Militares y elementos de las distintas corporaciones policiacas acudieron al sitio del hallazgo y acordonaron el área.
Hasta el momento se desconoce la identidad de la persona hallada sin vida.
El lunes 2 de septiembre fue localizado otro ejecutado en los andenes del mercadito Rafael Buelna.
El cadáver estaba semidesnudo, esposado de los pies y manos, sobre dos lonas; además tenía una víbora muerta en la pierna derecha, así como un “narcomensaje” en contra de los hermanos Beltrán Leyva.
Seis horas más tarde, a dos cuadras del lugar, fue asesinada otra persona en la central de Autotransportes Líneas de Oriente.

A escasos 100 metros de la Casa de Gobierno, en la colonia Guadalupe, y cerca de donde hace cuatro meses se suscitó uno de los primeros enfrentamientos entre gatilleros, un grupo armado arrojó a la orilla de la calle Ruperto L. Paliza los cadáveres de dos jóvenes ejecutados a balazos y envueltos en cobijas.
Según datos de la Policía Ministerial del Estado y la Municipal, junto a los cadáveres, los sicarios dejaron un mensaje contra un sujeto identificado como “Gonzaito Araujo”, al cual amenazan y advierten que una de las víctimas es su hermano, firmado supuestamente por Arturo Beltrán Leyva.
La PME confirmó que uno de los dos occisos es Miguel Emilio Araujo, de 17 años, quien era hijo del extinto Gonzalo “Chalo” Araujo Payán, quien fuera gatillero de Ismael “El Mayo” Zambada, uno de los líderes del cártel de Sinaloa.
Al parecer, el menor fue “levantado” por sujetos armados el lunes 25 de este mes en la colonia Las Quintas, junto con otros cinco muchachos. La segunda víctima fue identificada como Rafael Valenzuela Caro, de 18 años.
Los otros cuatro jóvenes que fueron privados de su libertad y que aún permanecen desaparecidos, son Érick Jaciel Beltrán Tapia, Juan Carlos Loo Lugo, Javier Becerra Beltrán y Quintín Roberto Valdez Ramírez.
Se estableció que el hallazgo de los cadáveres fue reportado por vecinos a las corporaciones policiacas a las 6:19 horas.
Indicaron que sujetos armados que viajaban en una camioneta habían abandonado dos “bultos” a mitad de la avenida Ruperto L. Paliza, frente a una residencia ubicada entre las calles Río Culiacán y Río San Lorenzo, a escasos 100 metros de la Casa de Gobierno.
Después del reporte de los ejecutados, policías acudieron al lugar y a la orilla de la calle localizaron los cuerpos de dos personas envueltas en cobijas y atados con mecates y cinta adhesiva.
Junto a las víctimas, peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado levantaron como evidencia un mensaje escrito en un papel en donde amenazaban a “Gonzaito Araujo” e informaban que uno de los muertos era su hermano.
Personal de periciales trasladó los cadáveres al Servicio Médico Forense; mientras que la Agencia del Ministerio Público especializada en homicidios dolosos inició con las investigaciones.
Cerca del lugar, también se encuentra la casa de seguridad donde el 30 de abril se registró una balacera entre pistoleros de la banda de los Beltrán Leyva y agentes federales y del Ejército, que culminó con la captura de una docena de gatilleros y fue la primera acción violenta que inició con la ola de violencia que ya lleva 4 meses.

LAS VÍCTIMAS

OCCISOS
Miguel Emilio Araujo, de 17 años
Rafael Valenzuela Caro, de 18 años

DESAPARECIDOS
Érick Jaciel Beltrán Tapia
Juan Carlos Loo Lugo
Javier Becerra Beltrán
Quintín Roberto Valdez Ramírez.

Ejecutado a balazos, con una víbora en los pies y con un narcomensaje, fue encontrado un sujeto desconocido, en las inmediaciones del mercado Rafael Buelna, en la zona centro de la ciudad.
El cuerpo del occiso estaba semi desnudo, esposado de pies y manos, sobre dos lonas, una de color amarillo y la otra en color blanco. Además tenía una víbora muerta a la altura de la pierna derecha, junto con un vara verde y un mensaje donde se proferían insultos en contra de los hermanos Beltrán Leyva y Gonzalito Araujo.
El hallazgo del cuerpo fue reportado a las autoridades alrededor de las 2:15 horas de la madrugada, cuando vecinos reportaron la presencia de un bulto, tirado por la calle Benito Juárez, entre Galeana y Vicente Guerrero, a la altura del mercadito Rafael Buelna.
Al acudir elementos de la Policía Municipal al sitio indicado, descubrieron que en uno de los andenes de la terminal de los camiones que vienen de la sierra, se hallaba el cadáver de una persona por lo que solicitaron la presencia del Ministerio Público.
El médico forense dictaminó que la víctima falleció a causa de varios impactos de bala en la cabeza y el cuerpo, aunque en el lugar no se encontraron casquillo de armas de fuego, por lo que se supone que sujeto fue asesinado en otro lugar diferente al del hallazgo.
Los ejecutores dejaron un mensaje en un papel sobre la personas asesinada donde se leían amenazas contra los Beltrán Leyva, y Gonzalito Araujo.
El cuerpo del desconocido fue trasladado al Servicio Médico Forense, para realizarle los estudios correspondientes y donde permanecerá en espera de que sea identificado por sus familiares.

Agentes de la Policía Municipal de Culiacán localizaron el cadáver de una persona, al que -según versiones extraoficiales- ubican como El LP, supuesto gatillero de los hermanos Beltrán Leyva, informó la corporación.
El hallazgo fue en calle Benito Juárez, entre Galeana y Granados, en la céntrica zona conocida como El Mercadito, en esta cabecera municipal. La víctima estaba envuelta en lonas amarillas y blancas, y en una de las piernas había una víbora muerta y un mensaje relacionado con las pugnas entre los carteles del narco:
“Hay te va tu puto mensajero el famoso L.P pakesepas hijo de tu puta madre k yo mato culpables no inocentes ni niños como tu Gonzalito Araujo. Recuerda lo k le isistes a mi familia pendejo x 500 mil dolares k te pagaron el par de omosexuales k son Arturo Beltrán Leyva y su ermana La Mochoma”.
En otra parte del texto, escrito a mano, se da un número de teléfono: “Covardes, corrientes y traicioneros hijos de su pinche madre dence a ver conmigo para k conoskan su padre culones Arturo, Guacho, Chikilin, Gonzalito y para todos los kesten conmigo bola de jotos chinguen a su madre todos ay lesva mi numero 6671628430 markeme culones puro Sinaloa”.

Victoriano Araujo Payán, hermano del extinto presunto jefe de sicarios Gonzalo “El Chalo” Araujo, fue asesinado a balazos este domingo por la mañana por otro reo en la antesala de la comandancia del Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas del Delito (Cecjude).

En compañía de un sobrino con quien fue detenido en noviembre del año 2006, esperaban que el comandante los recibiera.

Versiones contrarias. Autoridades del penal dieron a conocer que Araujo Payán había pedido hablar con él, pero familiares aseguraron el comandante fue el que lo llamó, pues quería platicar de su posible salida.

“A mi papá lo puso el comandante Camacho, le habló desde un día antes para que fuera a la comandancia, donde lo mataron los del módulo 15, que se supone eran amigos suyos”, señaló una hija.

Horas después del atentado Jorge Omar González Félix, director del penal, señaló que el agresor no había sido identificado, y que el arma usada no era localizada.

Respecto a lo dicho por la hija, el alcaide negó que exista un comandante de apellido Camacho.

En la agresión resultó herida Juana García Contreras, estaba de visita y platicaba con el comandante Eudocio Contreras en su oficina.

Resultó con una herida en pierna, otra en rodilla del lado izquierdo.

También salió baleado Fernando Gaxiola López, de 30 años, de Campo Romero, Navolato; sufrió herida en hombro derecho y otra en cuello.

Policías que acudieron a reforzar la seguridad, dijeron que un elemento de la Policía Estatal Preventiva (PEP) sufrió una herida en forma de sedal, pero luego el alcaide descartó dicha versión.

El arresto. Araujo Payán, hermano de “El Chalo” Araujo, que el viernes 13 de octubre del 2006 se suicidó de un balazo en su casa ubicada en el Infonavit Humaya, fue detenido el 4 de noviembre de ese mismo año.

Lo arrestaron con su sobrino Fernando Gaxiola con un rifle AR-15, un AK-47, cuerno de chivo, y dos pistolas calibre 9 Milímetros.

Elementos de varias corporaciones de policía los detuvieron en la Lombardo Toledano, por la Martiniano Romero; iban en una Ford Explorer tinta, modelo 2002, placas VVU3468, de Sonora.

Los habían reportado realizando disparos.

Quedaron a disposición del Juzgado Segundo de Distrito por el delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Armada.

El 27 de agosto del 2007 los sentenciaron a 4 años, 5 meses de prisión y 115 días de multa: 5 mil 268 pesos.

En el área jurídica del Cecjude le aparecía el 14 de noviembre de este año como fecha en la que podría solicitar su preliberación.

Las pesquisas. Ayer a las 11:00 horas hablaría de dicho tema con el comandante, pero fue asesinado a balazos por uno, o varios reos del módulo 15, refirieron algunos familiares horas después en la entrada al penal.

Se informó que frente a la comandancia hay cámara de videovigilancia que debió haber captado a los internos involucrados en el atentado.

La mujer quedó en el Hospital General, Fernando en el Seguro Social bajo un fuerte dispositivo de seguridad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.