Skip navigation

Tag Archives: decapitados

La Procuraduría capitalina busca a dos hombres que se llevaron del hotel donde se hospedaban, a las dos edecanes que días después aparecieron decapitadas.

Por medio de un video tomado con las cámaras del hotel ubicado en Avenida Revolución, la PGJDF cuenta con algunos detalles de los sujetos que fueron por las jóvenes, revelaron fuentes de la Fiscalía de Homicidios.

“Hay un video y testigos que señalan a dos hombres que fueron por ellas, el día 3 ó 4 de febrero, las esperaron en el estacionamiento, llegaron en un Honda, Accord, que tenía placas sobrepuestas de un vehículo Derby”, informó un comandante de la Policía Judicial cercano a las investigaciones.

Los informes con los que cuenta la PGJDF indican que al parecer los hombres eran conocidos de las víctimas, pues se saludaron con mucha naturalidad, aunque ninguno de ellos ingresó a la habitación que habían alquilado.

“Horas después uno de los hombres regresó al estacionamiento del hotel y traía las llaves del coche Altima blanco blindado, 2008, con placas de Jalisco, que era de una de las chicas y se lo llevó, al parecer ahí traían algo”, comentó el informante de la PGJDF.

El fin de semana fueron localizados los cuerpos de Miriam del Carmen Cárdenas Sandoval, de 32 años, y Arcelia Judith Aguirre Valenzuela, de 30, originarias de Jalisco y con residencia en Sinaloa.

Ambas fueron decapitadas y su cuerpos abandonados en el auto blindado, en la Delegación Álvaro Obregón.

La Policía encontró los cuerpos en la cajuela envueltos en cobijas. Las cabezas estaban en una hielera en el asiento trasero.

En el Servicio Médico Forense (Semefo) reportaron que las mujeres fueron decapitadas aún con vida y ésa fue la causa de muerte, además tenían huellas de golpes.

Fuentes de la PGJDF señalaron que la principal línea de investigación está relacionada con una venganza contra Hugo Ignacio Tinoco Gutiérrez, padrastro de una de las víctimas, quien es comisario de la Policía Federal asignado a Chiapas y con indicativo “Cobra”.

En tanto, Miguel Ángel Mancera, titular de la PGJDF señaló que aparentemente a las víctimas las venían siguiendo desde Jalisco y fue en la Ciudad de México donde las asesinaron.

Una de las dos mujeres decapitadas y encontradas ayer dentro de un automóvil en la Delegación Álvaro Obregón estuvo vinculada sentimentalmente con Tomás García Cruz, “El Tom”, a quien las autoridades de Jalisco acusaban de narcotraficante y secuestrador, quien fue ejecutado hace una década.

De acuerdo con fuentes de la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF), las víctimas fueron identificadas como Miriam del Carmen Cárdenas Sandoval, de 32 años de edad, y Arcelia Judith Aguirre Valenzuela, de 30. Eran originarias de Jalisco y vivían en Sinaloa.

A los 23 años de edad, Cárdenas Sandoval fue pareja sentimental de “El Tom”, ejecutado en 1999, y cuyo cuerpo apareció en un basurero de Tlajomulco de Zúñiga.

El 27 de agosto de ese mismo año, la mujer fue detenida por el secuestro de nueve familiares del narcotraficante Manuel Salcido Azueta, “El Cochiloco”, y 2 días más tarde fue dejada en libertad tras pagar una fianza de 30 mil pesos, debido a que sólo se le acusó por encubrimiento, delito considerado como no grave en el Código Penal de Jalisco.

Tanto ella como Aguirre Valenzuela eran modelos o edecanes, viajaron a principios de febrero a la Ciudad de México y se hospedaron en el Hotel Ambos Mundos, ubicado sobre Avenida Revolución, en Tacubaya.

Según la PGJDF, familiares de las víctimas acudieron al Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA), el 5 de febrero, pues perdieron contacto con las mujeres.

Ayer, sus cadáveres decapitados fueron descubiertos dentro de un automóvil Nissan Altima blindado, color blanco, modelo 2008, con placas JGH-3942, del Estado de Jalisco, y que fue abandonado aproximadamente hace una semana en Ferrocarril de Cuernavaca Jacobo Callot, Colonia Santa María Nonoalco.

Las cabezas estaban recubiertas con cinta canela, al interior de una hielera de fibracel que estaba colocada en el piso de los asientos traseros.

Los cuerpos tenían fracturadas y encintadas las muñecas y tobillos, envueltos en cobertores, que a su vez estaban recubiertos con el mismo tipo de cinta.

Tras las primeras indagatorias, policías judiciales determinaron el vehículo no contaba con reporte de robo y pertenecía a Cárdenas Sandoval, aunque estaba a nombre de Miguel Ángel Chávez Galicia, con domicilio en Lomas de Tonalá, en el Municipio de mismo nombre, indicó de manera extraoficial una fuente de la Procuraduría General de Justicia de Jalisco.

Los investigadores indicaron que, hace 8 días, las modelos y un hombre dejaron abandonado el Altima en el estacionamiento del hotel.

Dos días más tarde, el automóvil fue recogido por otro sujeto, del cual no se proporcionaron características.

La PGJDF presume que la ejecución podría ser un ajuste de cuentas entre narcotraficantes, debido a la saña con que fueron privadas de la vida y por el automóvil en el que fueron encontradas, por lo cual podrían pedir la colaboración de la Procuraduría General de la República (PGR).

“Es un situación vinculada con delincuencia organizada, no es un homicidio normal, ni el tipo de vehículos de cualquier delincuente común.

“Los cuerpos presentaban avanzado estado de descomposición y las cabezas estaban en una hielera para conservarse mejor, por eso creemos que los asesinos querían que las autoridades las identificaran, esto es un mensaje de narcos”, comentaron funcionarios de la PGJDF.

En distintos hechos y diferentes lugares, fueron asesinados a balazos 16 individuos en Guerrero, entre ellos nueve decapitados, de los cuales ocho eran efectivos del Ejército Mexicano y un ex jefe policiaco que estuvo en la Policía Judicial Federal y en la desaparecida Policía Judicial del Estado.

Según la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil del Estado, en la madrugada en el crucero hacia el poblado de Chichihualco que está sobre la Autopista del Sol Cuernavaca-Acapulco, fueron encontrados seis cuerpos sin cabeza y un kilómetro adelante hacia al norte de esta Ciudad, en la carretera federal Chilpancingo-Iguala, había otros tres cuerpos.

Posteriormente afuera de las instalaciones de la tienda de autoservicio “Sams”, ubicada al sur de Chilpancingo, se encontraron las nueve cabezas de los individuos asesinados.

Antes, fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero habían informado que serían 12 las personas decapitadas, sin embargo, luego indicaron que habían sido sólo nueve sujetos a los que se les desprendió la cabeza.

De las nueve personas asesinadas, ocho eran miembros del Ejército Mexicano y el civil era Simón Wences Martínez, quien durante el sexenio del extinto Gobernador José Francisco Ruiz Massieu fue subdirector de la entonces Policía Judicial del Estado.

Actualmente era director una empresa de Policía Privada en Chilpancingo.

Wences Martínez, quien también fue efectivo del Ejército Mexicano en la década de los 70, fue “levantado” el sábado cuando se encontraba en las instalaciones de la Feria de Navidad y Año Nuevo disfrutando de una corrida de toros.

Además, la Secretaría de Seguridad Pública dio a conocer que en la autopista del Sol Chilpancingo-Cuernavaca, a la altura del puente Quetzalapa, del Municipio de Huitzuco, fueron encontrados cuatro hombres asesinados, dos de ellos con la cabeza despedazada.

Los cuatro tenían las manos atadas hacia atrás.

En tanto, en la comunidad de Ahuacatepec, del Municipio de Quechultenango, un hombre y una mujer fueron asesinadas a balazos.

También en Bajos del Ejido, Municipio de Coyuca de Benítez, hubo un asesinado de un balazo en la cabeza.

Dos cabezas humanas fueron halladas en el Municipio mexiquense de Cuautitlán México y en la localidad michoacana de Lázaro Cárdenas.

En el primer incidente, la cabeza humana fue localizada a menos de 200 metros del Centro de Justicia de Cuautitlán junto con un narcomensaje.

La Procuraduría mexiquense confirmó que la extremidad cercenada se encontraba en la vía pública atrás del Palacio Municipal, y que fue encontrada aproximadamente a las 3:00 horas.

“Hay les dejo esta cabecita, esto les va a pasar a todos los que se pasan de verga y siguen con La Familia, sigues tú Tetón y Abuelo y también judiciales”, señala el mensaje dejado junto a la cabeza.

Fuentes de la dependencia señalaron que no se ha encontrado el cuerpo al que pertenece la cabeza, por lo que se ha comenzado un rastreo en la inmediaciones para tratar de ubicarlo.

Horas más tarde, otra cabeza fue localizada dentro de una hielera abandonada en un hotel del Municipio de Lázaro Cárdenas, en Michoacán.

De acuerdo con informes preliminares de la Policía Ministerial del Estado, la hielera con la cabeza de un hombre fue localizada en una de las habitaciones del hotel La Isla, que se ubica en la zona urbana de esta Ciudad.

El recipiente junto con su contenido fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense para examinar la cabeza e iniciar las primeras diligencias sobre el caso.

Hasta el momento se desconoce la identidad de la persona que fue decapitada, aunque elementos de la Policía Ministerial ya interrogan al personal del hotel para determinar si se trata de alguno de los clientes que hubiera llegado a hospedarse.

Prácticamente desde el año 2006 no se habían registrado casos de decapitaciones en esta entidad, luego de que ese año las autoridades hallaran 17 cabezas en diferentes municipios, varios de ellas acompañados de mensajes del crimen organizado.

Uno de los eventos más recordados fue el ocurrido en Uruapan, cuando presuntos sicarios arrojaron cinco cabezas humanas sobre la pista de baile del bar Luz y Sombra junto a un recado firmado por La Familia Michoacana.

Al menos ocho de los 11 hombres ejecutados la semana pasada en varios puntos de la ciudad de Monterrey, Nuevo León, pertenecían al Ejército mexicano, y fueron atacados, o “levantados”, por separado y en circunstancias diferentes, señalaron fuentes militares y de la PGR que investigan el caso.

Consultadas sobre estos hechos, las fuentes militares indicaron que esta noche la dependencia ampliará la información detallando los nombres de los ejecutados y las armas a las que pertenecían.

La Sedena fijará su postura oficial e indicará también parte del detalle sobre las circunstancias en que fueron privados de la vida.

Respecto a los otros tres cuerpos que aparecieron esta tarde en Monterrey también ejecutados con arma blanca, las fuentes consultadas dijeron que se desconocía hasta el momento si se trataba también de personal del Ejército o de civiles.

Entre el pasado 15 y el 20 de octubre, los cuerpos de once personas fueron encontrados en diversos puntos de la capital del estado, asesinados mediante decapitación.

Desde el principio se sostuvo que los once ejecutados eran militares.

Otra de las versiones manejadas en torno a estas ejecuciones señala que ex kaibiles del Ejército guatemalteco que trabajan para el cártel del Golfo serían los responsables de las muertes.

Una versión más indica que posiblemente los asesinos son policías ministeriales o municipales de Apodaca y Salinas Victoria, quienes por órdenes de operadores del narco han contraatacado en represalia por los aseguramientos de armas, drogas, dinero y documentos efectuados en la entidad en las últimas semanas.

Al respecto, el gobernador de Nuevo León, Natividad González Parás, dijo que era una cobardía atacar a los militares cuando estaban de civiles y disfrutando de sus días francos.

Las cabezas de cuatro hombres decapitados, guardadas en una hielera sellada, fueron enviadas por mensajería a la jefatura policial del municipio de Ascensión, estado mexicano de Chihuahua (norte), informaron autoridades policiales locales.
Según fuentes de la Suprocuraduría de Justicia de Chihuahua, el paquete con las cuatro cabezas fue entregado por el servicio de una empresa de autobuses foráneos en una hielera sellada, por lo que el personal policial de Ascensión creyó al principio que era una entrega para un hospital.
“La recepción de las cuatro cabezas, todas de personas del sexo masculino, generó pánico entre los que se encontraban en el lugar, por lo que autoridades investigadoras trasladaron el paquete completo al Servicio Médico Forense para iniciar la indagatoria y tratar de identificarlos”, indicó el lunes la Suprocuraduría.
El paquete tenía una leyenda que decía que se trataba de material peligroso, y no se ha informado desde dónde fue enviado.
Las cabezas corresponden a personas de entre 25 y 35 años. La autoridad investigadora está verificando si se trata de alguna de las 10 personas secuestradas la semana pasada en aquella región por hombres armados que viajaban en varias camionetas.
Chihuahua es el distrito más violento de México. Allí la pugna entre cárteles rivales de las drogas ha dejado más de 1.000 ejecutados tan sólo en la fronteriza Ciudad Juárez.

Apenas dos días después de que el Ejército y la Policía Federal se enfrentaron con sicarios y encabezaron operativos en el área metropolitana de Monterrey, el crimen organizado respondió ayer con sangre, degollando a tres soldados.

Dos de los cuerpos fueron hallados por la mañana en la Colonia Contry La Silla, a sólo tres cuadras de donde militares y federales se enfrentaron el jueves a balazos con sicarios afuera de un domicilio del Cuarto Sector de la colonia, que después fue cateado.

El otro militar muerto ayer fue encontrado en la madrugada en el municipio Benito Juárez.

Además de éstos, se halló a un cuarto hombre asesinado de manera similar en la lateral de la Avenida Morones Prieto, entre Miguel Nieto y Vallarta.

Esta zona es parte del área que fue investigada el mismo jueves luego de que elementos de seguridad del Consulado General de Estados Unidos, que fue baleado el domingo, reportaron haber escuchado disparos en las inmediaciones.

No obstante, se ignora si esta última persona también es militar, ya que anoche no había sido identificada.

Fuentes de la Procuraduría de Justicia estatal señalaron que las cuatro víctimas habían sido degolladas, presentaban heridas de arma blanca en diferentes partes y huellas de haber sido arrastradas, por lo que los crímenes apuntan a estar vinculados entre sí.

Los tres militares asesinados andaban vestidos de civil, dijo una fuente, y son del mismo pelotón al que pertenecían los tres soldados que el pasado miércoles murieron apuñalados en un tabledance del Centro de la Ciudad.

Los elementos del Ejército encontrados ayer en la Colonia Contry La Silla fueron identificados como David Hernández Aquino y Juan José Pérez Bautista, de unos 25 años de edad.

El hallazgo fue reportado alrededor de las 8:30 horas en el parque ubicado en Alfonso Reyes, entre La Ilíada y Troya, en la Colonia Contry La Silla Sexto Sector.

Ambos estaban a un lado de la calle y boca arriba. Presuntamente habrían sido asesinados en otra parte.

Estos crímenes estarían ligados, según las fuentes, al del soldado Gerardo Santiago Santiago, de 23 años, quien había sido encontrado horas antes asesinado afuera de la cantina Los Generales en el municipio de Juárez.

El cuerpo de Santiago tenía varias fracturas y fue recargado en una pared en los primeros minutos de ayer.

Horas después, a las 6:46 horas, las autoridades reportaron el hallazgo del cuerpo de un hombre de entre 30 y 35 años en Morones Prieto.

Esta última víctima tenía las manos esposadas por atrás y con heridas, así como huellas de arrastramiento similares a las de los militares.

El pasado jueves, el Ejército y la Policía Federal catearon una bodega en Guadalupe y, posteriormente, acudieron a un domicilio de la Colonia Contry La Silla, en donde fueron recibidos a balazos.

Tanto soldados como policías sostuvieron una balacera de unos 20 minutos con los sicarios, que después huyeron del lugar a bordo de una camioneta blindada que fue recuperada luego de una persecución.

Al término del enfrentamiento, las autoridades catearon la casa.

El viernes, la Secretaría de Seguridad Pública federal reveló que en la bodega y en la casa decomisaron 55 granadas, 40 mil balas y 8.9 toneladas de mariguana, además de 24 armas de diferentes calibres, un aseguramiento récord en Nuevo León.

Esta nueva racha de violencia inició en los primeros minutos del domingo, cuando dos individuos dispararon contra el Consulado estadounidense y lanzaron una granada que no se activó, provocando la reacción del Embajador Tony Garza, quien advirtió que el ataque no quedaría impune.

Aunque parecen tener elementos en común, oficialmente no se ha revelado si ese ataque, los operativos federales y los crímenes de ayer están vinculados.

Una cabeza cercenada del cuerpo de un humano fue dejada anoche afuera de la vivienda en este municipio del ex líder de los ganaderos en la entidad, Rogaciano Alva Álvarez y las autoridades desconocen su identidad y la de quienes la dejaron en ese sitio.
La cabeza estaba dentro de una hielera en la que los autores dejaron dos mensajes dirigidos a Alva Álvarez y para Reynaldo Zambada García, quien se presume participó en la masacre cometida el jueves pasado en el municipio de San Luis La Loma.

Según la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil (SSPyPC) con residencia en Zihuatanejo, eran alrededor de las 20:00 horas cuando una llamada ciudadana alertó a la Policía Municipal de Petatlán que afuera del domicilio del desaparecido Alva Álvarez había una hielera con una cabeza humana en su interior.

Policías municipales acudieron a la calle 5 de Mayo, a escasas dos cuadras del zócalo de la ciudad y efectivamente se percataron del hallazgo y acordonaron el área inmediatamente.

Posteriormente un convoy de patrullas con efectivos del Operativo Conjunto Guerrero llegó a la vivienda, deshabitada desde hace ya varios días, y ampliaron el rango de seguridad a dos cuadras e impidieron la incursión de cualquier persona.

La cabeza dentro de la hielera estaba envuelta en bolsas de plástico color anaranjado y las características observadas fueron piel blanca, bigote abultado y de nariz aguileña, de 50 años aproximadamente.

Se informó que a un lado de la hielera fue colocada una cartulina con el mensaje: “este mensaje es para Rogaciano Alba Álvarez y para Reynaldo Zambada García, pinches putos no se matan niños ni mujeres, nosotros vamos a matar hombres, compadres les pasara lo mismo a los que les ayuden, atentamente g.”

En otro de los mensajes encontrados en el lugar se leyó: “somos la verga, este mensaje es para Rogaciano Alba Álvarez y para Reynaldo Zambada García, pinches putos no se matan niños ni mujeres, nosotros vamos a matar hombres, compadres les pasara lo mismo a los que les ayuden, atentamente los hombres g.

Ambas cartulinas fuero retiradas inmediatamente del lugar por os efectivos policíacos.

Las autoridades desconocen quien o quienes dejaron la hielera con la cabeza humana afuera de la vivienda de Rogaciano Alva Álvarez a 72 horas de la masacre de cuatro mujeres y la emboscada a policías que dejó dos muertos en San Luis la Loma y en la Loma del Toro, municipio de Zihuatanejo, respectivamente.

Por primera vez en la violencia que vive Durango fueron encontradas dos cabezas de mujeres con mensajes de amenazas, a un costado de la sede de la Procuraduría General de Justicia de Durango.

Con el hallazgo suman ya 14 el número de decapitados que se han registrado en Durango a partir de mayo, que fue cuando inició la aparición de este tipo de sucesos.

Jefes policiacos que declinaron ser identificados confirmaron a Grupo REFORMA el hallazgo de las dos cabezas de mujeres, las cuales presuntamente tenían denuncia por haber desaparecido hace algún tiempo.

Las cabezas fueron localizadas cerca de la Dirección Estatal de Investigación, que se encuentra a un costado de la torre que alberga las oficinas de la Procuraduría General de Justicia de Durango.

Hasta ahora, en Durango no habían sido localizadas cabezas de mujeres, las cuales tenían mensajes de amenazas, presuntamente contra jefes policiacos.

Los tres hombres que fueron detenidos esta madrugada en Yucatán y que están siendo vinculados con las decapitaciones registradas en esa entidad, llegaron esta noche al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Víctor López García, Juan Camacho Coronado y Manuel de Jesús Poot, fueron trasladados del Hangar de la Policía Federal a las instalaciones de la Subprocuraduría de la Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Durante su presentación ante los medios de comunicación en el Hangar de la Policía, Poot reconoció que ellos asesinaron y decapitaron con una hacha a una persona sobre una brecha localizada sobre la carretera Mérida Cancún.

El detenido también dijo que trabajan para el Cártel del Golfo, pero que no participaron en la decapitación de las otras 11 personas que fueron encontradas a las afueras de Mérida.

Autoridades de Yucatán revelaron el 28 de agosto, el hallazgo de 11 cuerpos decapitados y mutilados en el Ejido de Chichí Suárez en el Municipio de Mérida y posteriormente confirmaron el hallazgo de un cadáver decapitado en el Municipio de Buctzotz.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.