Skip navigation

Tag Archives: ejecucion

Tras la muerte de Arturo Beltrán Leyva, en diciembre, las ejecuciones vinculadas al narcotráfico en el Distrito Federal y el Estado de México se han incrementado.

De acuerdo con un registro realizado por REFORMA, entre el 15 de diciembre y el 10 de marzo de este año se han contabilizado en el DF 46 asesinatos relacionados con el narco, mientras que en el Edomex van 91.

Un año antes, en el mismo periodo, se reportaron 31 narcoejecuciones en la capital del País, y 69, en el Estado de México.

Arturo Beltrán, conocido como “El Barbas” y “El Jefe de Jefes”, murió el 16 de diciembre en Cuernavaca, Morelos, durante un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de Marina.

Desde entonces, Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, disputa a los Beltrán Leyva el control de la zona metropolitana del Valle de México.

Especialistas en temas de narcotráfico y ex funcionarios coincidieron en que el incremento en las ejecuciones es un reflejo de esta lucha.

“Lo que está pasando es un reacomodo de fuerzas en la zona metropolitana. Luego de la muerte de Arturo Beltrán Leyva, están viendo quién se queda con las rutas del trasiego y el Aeropuerto (Internacional de la Ciudad de México)”, aseguró Gabriel Regino, ex subsecretario de Seguridad Pública del DF.

Explicó que, actualmente, el grupo que dominaba “El Barbas” se ha dividido en dos: La Empresa, que controlan Héctor Beltrán Leyva y Sergio Villarreal, alias “El Grande”, y otro encabezado por “La Barbie” y los sicarios conocidos como “Los Pelones”.

Edgardo Buscaglia, académico del ITAM y experto en temas de narcotráfico, afirmó que la Ciudad de México apenas comienza a recibir el impacto de los grupos de la delincuencia organizada.

“Son los primeros golpes que se muestran, pero, tarde o temprano, pasará lo mismo que ocurrió en las grandes ciudades, como Bogotá, Roma o Rusia y otros puntos, donde los grupos criminales operaban primero en las zonas rurales, y luego, ya en las grandes ciudades.

“Aunque los gobiernos lo nieguen, la Ciudad de México puede ser otra Ciudad Juárez”, alertó.

Ayer, una manta atribuida a Los Zetas fue hallada en un puente peatonal en el Eje 1 Norte, cerca de la Terminal de Autobuses de Oriente, en la Delegación Venustiano Carranza.

El mensaje, escrito con aerosol rojo, decía: “Venimos por la plaza y por los chivas. La tierra no es de quien la trabaja sino nuestra. No queremos rateros. Z”.

Al anochecer del 23 de septiembre pasado, una informante del grupo de mujeres que trabaja para Los Zetas, identificadas con la clave Cisnes, vio cuando el locutor de la estación de radio EXXA, Alejandro Zenón Fonseca Estrada, colocaba mantas con leyendas contra el delito de secuestro.

De inmediato, la mujer le comunicó al jefe de la plaza sobre esa propaganda. Eso bastó para que éste ordenara a un sicario que ejecutara al conductor del programa matutino El Padrino Fonseca.

Fonseca había instalado sobre el crucero de las dos principales avenidas de esta capital, Paseo Tabasco y Adolfo Ruiz Cortines, en el corazón de Tabasco 2000, tres grandes mantas con frases de rechazo a la ola de plagios en el estado. Megáfono en mano, invitaba al público a pronunciarse contra ese delito.

Allí estaba el comunicador, cuando el pistolero llegó hasta el concurrido lugar para cumplir la orden. El homicida, casi a quemarropa. le disparó un tiro en el abdomen que horas más tarde segó la vida a Fonseca.

Un mes y 14 días después, este homicidio fue “esclarecido y resuelto”, con trabajo de investigación e inteligencia desarrollado conjuntamente por autoridades estatales, federales y militares, destacó el subprocurador de Investigaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJT), Alex Álvarez Gutiérrez.

Para el gobernador, Andrés Granier Melo, esto fue un logro “importantísimo”, pues la mayoría de los casos de homicidios de periodistas quedan impunes, sobre todo cuando es a manos del crimen organizado, sostiene.

Un solo móvil

El móvil del homicidio contra El Padrino Fonseca fue por expresarse en contra de la ola de secuestros que realiza el crimen organizado, señaló el subprocurador de Investigaciones.

Aunque tienen identificado al autor intelectual, por la secrecía del caso se lo reserva. También cuentan con los datos de los tres cómplices que iban con el autor material.

Al inicio de la indagatoria, la PGJ sólo contaba con el retrato hablado del homicida y videos de cámaras de seguridad instaladas en el crucero por el C-4.

Junto con la captura de tres grupos distintos de delincuentes, en tres operativos en diferentes lugares y fechas, pero concatenados, las autoridades lograron esclarecer y detener al asesino material, a la Cisne y a otro informante —los conocen como Halcones— que vigilaba a distancia el lugar del crimen, presos los tres por delincuencia organizada.

La noche del martes pasado, el sicario y homicida del comunicador, Ricardo López Ortiz y/o Fernando Sandoval Martínez, alias El Richar o El Pitufo, encarcelado en el reclusorio local, fue traslado al de Nayarit, junto con otros siete reos, como medida de seguridad luego de encabezar el motín del lunes, donde resultaron 14 lesionados con armas.

Paso a paso

Aunque la aprehensión de El Pitufo se efectuó durante la persecución de un grupo de secuestradores, fue después cuando la autoridad ministerial logró conocer que se trataba de la persona que mató al comunicador.

La PGJT empezó a obtener las pistas de identificación del pistolero, a partir de la aprehensión, el 22 de octubre, de Patricia Pizaña Alvarado o Nicole Aguilera Díaz, alias La Chanchufla, identificada como el Cisne que alertó de la actividad de El Padrino.

La Chanchufla, de 18 años y originaria de Matamoros, Tamaulipas, junto con Roberto Sánchez Guzmán, fueron atrapados en la colonia Magisterial, cuando escapaban a bordo de un vehículo sin placas, tras realizar un robo con violencia y el frustrado secuestro de una señora que salía de un banco, según la averiguación correspondiente.

La PGJT pasó a los inculpados a la SIEDO, en donde actualmente se les instruye el procedimiento correspondiente en calidad de arraigados por los delitos de delincuencia organizada y contra la salud.

Vecinos de la colonia Guadalupe Victoria localizaron dos hombres decapitados en plena vía pública, cuatro horas después del hallazgo de otros cinco cuerpos a menos de dos kilómetros.
Los cadáveres se encontraban en bolsas negras de plástico y junto había una foto en la que aparecen ambos fallecidos al lado de un tercer hombre. A un lado se hallaban las cabezas dentro de bolsas similares.

La policía acordonó un área más extensa de lo que generalmente acostumbra en estos casos. Es la calle Gustavo Díaz Ordaz esquina con el callejón Venustiano Carranza, muy cerca de donde el año pasado dos grupos de sicarios se enfrentaron y se llevaron a los heridos y muertos que quedaron como saldo.

Un cartel con el mensaje “ahí está tu gente ingeniero, recógela”, evidencia una aparente relación con otras ejecuciones y el hallazgo esta semana de tres tambos con ácido en los que se sospecha había más restos humanos.

Otras cinco personas fueron ejecutados a balazos con armas AK-46 en la entidad, entre ellas un comandante de la Policía Ministerial en la ciudad de Chihuahua, mientras que en esta frontera asesinaron al propietario de un bar y dos de sus empleados.

En esta frontera la Secretaría de Seguridad Pública Municipal informó que recibieron varias llamadas de auxilio al teléfono de emergencia, en las que reportaron una balacera este lunes alrededor de las tres de la mañana dentro del “Bar Ok Corral”, situado en el Boulevard Independencia de la colonia Tierra Nueva, en el sur de la ciudad, y al llegar encontraron a tres personas muertas y varios lesionados.

Las víctimas son el dueño del bar identificado como Jorge Urrutia; su guardaespaldas y un mesero, empleados de los que no se dieron a conocer a conocer sus identidades.
La versión de testigos refiere que al bar llegaron varios hombres armados que dispararon contra el gerente y sus empleados, lesionando a varios clientes que fueron llevados a recibir atención médica a hospitales cercanos.

Los sicarios actuaron sin decir palabra o amenaza, ya que simplemente llegaron a disparar, dijo uno de los clientes lesionados.

Otro homicidio registrado en Juárez fue en la colonia Portal del Valle, lugar donde se reportó un cuerpo sin vida del sexo masculino esta mañana el que presentaba como huella de violencia, lesión en región del tórax producida por proyectil de arma de fuego.

El cuerpo, fue trasladado al Servicio Médico Forense, donde se le practicará la necropsia de ley, la cual establecerá la causa del fallecimiento.

Además en la ciudad de Chihuahua fue ejecutado de ráfagas de rifle de asalto AK-47 el comandante de la Policía Ministerial Investigadora, Epifanio Juárez, quien fue perseguido cuando menos por ocho sicarios a bordo de dos vehículos.

El elemento ministerial trató de salvarse y brincó una barda ubicada detrás de unas bodegas pero fue cercado por dos grupos de sus perseguidores y finalmente lo mataron a balazos.

Aparte en este evento los sicarios dispararon a los policías municipales que llegaron a la escena del crimen para facilitar su huída; ningún uniformado resultó herido y a pesar de que siguieron a distancia a los matones nunca hicieron el intento de arrestarlos.

Por otro lado, este lunes en la mañana decenas de elementos del Ejército Mexicano comenzaron a realizar recorridos y catear casas al parecer no habitadas en la colonia Felipe Angeles, ubicada en la margen del río Bravo, la cual es considerada una de las mas conflictivas en violencia ligada al narcotráfico y riñas entre pandillas, además de tener varios picaderos (lugares en los que venden y consumen drogas).

Los militares, apoyados con vehículos utilizados por las fuerzas armadas bloquearon las principales calles de entrada a la colonia, y revisan a los que entren u salen del lugar. El operativo lo realizan solos, ya que no cuentan con apoyo de corporaciones locales o estatales, ni con Ministerios Públicos Federales.

Al servicio de la organización delictiva de los Beltrán Leyva, los detenidos en la balacera del pasado sábado en Playa Brujas, en este puerto de Mazatlán, son también parte del grupo de “Los Zetas”, además se les señala de ser los autores materiales de la muerte de los decapitados, ocurridas en las últimas semanas.
Información oficial proporcionada por la vocería del Operativo Conjunto Culiacán-Navolato, señala que los sicarios aceptaron haber llegado a Mazatlán hace uno o dos meses, y que fueron contratados por una persona que solo conocen con el apodo de “El Cuatro” para atender órdenes de Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie” o “El Mayor”, catalogado como uno de los líderes del grupo de “Los Zetas”.

Se informa que Valdez Villarreal trabaja para “El Chaguín”, quien junto con Lucio Miguel Cruz Torres y Manuel Luján Bañuelos, alias “El Manuelillo”, controlan Mazatlán.

Algunos de los detenidos aceptaron que participaron en la muerte de dos agentes federales de la división caminos, ocurrida el 12 de agosto, y también en la decapitación de los cuatro hombres encontrados en una camioneta en el Fraccionamiento El Toreo el 12 de septiembre, por la avenida del Toreo.

También se les atribuye muerte del policía municipal José Ángel Magaña Garzón, de quien dejaron afuera del Cecjude el 18 de septiembre su cabeza, y de la decapitación de tres hombres encontrados en El Huajote, Concordia, el jueves pasado, que fueron identificados como Cruz Valenzuela Osuna de 29 años de edad, de Mazatlán y las otras dos víctimas habitantes de las comunidades de Caleritas y Barrón, con los nombres de José Ricardo N. y Gilberto Sarabia Osuna de 34 años de edad, conocidos con los apodos de “El Sangre” y “El Greñas”.

Alfonso Lucas García, dijo en su declaración que él participó en los hechos del sábado, pues su función era cuidar la casa de seguridad ubicada en la Avenida Lomas de Mazatlán 205, cateada y asegurada el sábado en la noche, cateada la nochel del sábado, donde encontraron armas, explosivos, una camioneta de lujo y documentos.

Los cadáveres de 16 personas fueron hallados hoy por la Policía de Tijuana en dos lotes baldíos ubicados en distintas zonas de la ciudad fronteriza, informó la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California.

“En la delegación Otay (barrio en el norte de Tijuana) se hallaron hoy 12 cadáveres apilados en un lote baldío y otros cuatro en Cepanal”, dijo Agustín Pérez, portavoz de la Secretaría.

Efectivos policiales y de servicios periciales realizan las primeras indagaciones en ambos lugares.

El primer descubrimiento se realizó alrededor de las 7:00 horas, tiempo local, y se registró en la Colonia Otay Delicias, al noreste de Tijuana, cuando vecinos encontraron 12 cadáveres en un lote baldío, adyacente a una escuela primaria.

Los vecinos reportaron múltiples disparos de arma larga alrededor de las 5:00 horas.

El segundo incidente fue en la Colonia Cepanal, detrás de las oficinas administrativas de la Procuraduría General de la República, donde la Policía localizó cuatro cadáveres también en un lote baldío.

Aunque no hay información oficial todavía de la forma como fueron asesinados, algunos cuerpos estaban semidesnudos, atados de pies y manos y con huellas de tortura.

Los cadáveres de 16 personas fueron hallados hoy por la Policía de Tijuana en dos lotes baldíos ubicados en distintas zonas de la ciudad fronteriza, informó la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California.

“En la delegación Otay (barrio en el norte de Tijuana) se hallaron hoy 12 cadáveres apilados en un lote baldío y otros cuatro en Cepanal”, dijo Agustín Pérez, portavoz de la Secretaría.

Efectivos policiales y de servicios periciales realizan las primeras indagaciones en ambos lugares.

El primer descubrimiento se realizó alrededor de las 7:00 horas, tiempo local, y se registró en la Colonia Otay Delicias, al noreste de Tijuana, cuando vecinos encontraron 12 cadáveres en un lote baldío, adyacente a una escuela primaria.

Los vecinos reportaron múltiples disparos de arma larga alrededor de las 5:00 horas.

El segundo incidente fue en la Colonia Cepanal, detrás de las oficinas administrativas de la Procuraduría General de la República, donde la Policía localizó cuatro cadáveres también en un lote baldío.

Aunque no hay información oficial todavía de la forma como fueron asesinados, algunos cuerpos estaban semidesnudos, atados de pies y manos y con huellas de tortura.

Una adolescente fue asesinada y su madre resultó herida durante un atentado a balazos ocurrido la tarde del viernes en su domicilio, en el fraccionamiento San Miguel.
Las víctimas fueron identificadas como Laila Dayana Urrea Osuna, de 14 años, y su mamá, Ana Cecilia Osuna, de unos 35 años, quien sufrió una herida en maxilar izquierdo.

Los hechos se suscitaron poco antes de las 18:00 horas en calle San Benito número 13, entre San Ignacio y San Mauricio, del citado sector.

Al domicilio se metieron hombres armados, quienes mataron a la jovencita, que estaba en una habitación, dejaron herida a la madre y huyeron.

Vecinos que oyeron los disparos y luego vieron salir de la casa a la mujer lesionada, llamaron a la Cruz Roja.

Minutos después, al lugar arribaron elementos del Ejército y de las policías Federal, estatales y municipal que acordonaron el área.

Ana Cecilia Osuna recibió los primeros auxilios y fue trasladada de emergencia a un hospital en una ambulancia escoltada por militares.

Una agente del Ministerio Público del Fuero Común dio fe de los hechos, mientras que peritos de la Procuraduría de Justicia recogieron evidencias para iniciar las investigaciones.

Luego del asesinato se implementó un operativo en busca de los responsables, pero no lograron detenerlos.

Elementos investigadores fueron asignados para que realicen las investigaciones en este nuevo feminicidio.

Antecedente. El 23 de agosto, Carlos Daniel Urrea Osuna, de 17 años, hermano de Laila e hijo de Ana Cecilia, fue “levantado” cerca de su casa y horas después encontrado degollado entre Rancho Viejo y Zapotillo, municipio de Mocorito.

Un comandante de la Policía Federal Preventiva fue asesinado a balazos la tarde de este jueves en esta capital.

El vocero de la Procuraduría General de Justicia del Estado, José Larrinaga Talamante informó que la víctima fue identificada como Armando Montoya Leal.

La ejecución se registró en la confluencia de las calles Quinta Elisa y Quinta Pequeña en la colonia Las Quintas, en el poniente de esta ciudad.

Según algunas versiones, Montoya leal contaba con 42 años de edad y recientemente había sido ascendido dentro de la corporación.

El cuerpo de una persona, con las manos esposadas y sujetas hacia atrás, hasta el momento desconocido, fue encontrado envuelto en plasticos.

El agente del Ministerio Público especializado en Homicidios Dolosos, informó que el hallazgo se realizó por el camino que conduce a la Piedrera, cerca del ejido El Venadillo, lugar donde el pasado 25 de enero, fue localizado muerto el empresario de espectaculos Marco Antonio Abdala, luego de que fue secuestrado y se pagó un rescate superior a los 600 mil pesos.

Se dijo que la víctima vestía `short´ floreado y camiseta blanca y de aproximadamente 35 años de edad.

Esta amarrado con cinta canela y presentó varios impactos en la cabeza.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.