Skip navigation

Archivo de la etiqueta: Mexicali

Un cargamento de unos 500 kilos de cocaína del Cártel del Pacífico fue decomisado por la Policía Federal en Mexicali, Baja California; durante el operativo fueron detenidos dos ex agentes ministeriales y un cómplice, informó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

La droga fue asegurada en Tezozomoc 1327, Fraccionamiento Vista Hermosa, luego que la corporación federal obtuvo información sobre el inmueble que funcionaba como un almacén del cártel dirigido por Joaquín “El Chapo” Guzmán, informó un comunicado oficial.

Durante el operativo fueron detenidos el ex policía ministerial de Baja California, Fernando Villegas Delgado, “El Pelón”, y Jorge Quintero Torres, originario de Culiacán, Sinaloa, encargado de resguardar la droga.

Posteriormente policías federales capturaron a Adolfo Roa de Lara, también ex agente ministerial, afuera de un salón de fiestas del Bulevar Lázaro Cárdenas.

La SSP explicó que ambos ex agentes ministeriales pertenecen a un grupo de ex policías de Tijuana y Mexicali que son sicarios del crimen organizado.

En el inmueble se decomisaron 449 paquetes de cocaína, 12 fusiles, 3 armas cortas, cartuchos, cargadores, chalecos antibala, 1 camioneta Ford pick up y 1 Volkswagen Jetta.

La SSP difundió que los tres individuos y la droga fueron trasladados a la Ciudad de México para ser puestos a disposición de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Ordenó colgar en la sala de espera de la Comandancia de la Segunda Región Militar, en Mexicali, la siguiente leyenda enmarcada: “Cuida tu vida; tu libertad; tu dinero; tu salud. Cuida el prestigio del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana; cuida lo que la nación te ministra para el servicio. Las metas son: cero casos médico-legales, cero faltistas, cero casos de corrupción, cero accidentes”. Son los postulados que le granjearon prestigio entre la tropa al general de División Sergio Aponte Polito. Y no era palabrería, sino “las reglas básicas de este cuartel”, según dijo cuando despachaba en Mexicali.

Aponte Polito tiene unos ojillos inquietos que analizan en segundos a sus interlocutores. De complexión atlética aunque robusta, su trato parco lo exhibe como uno de esos generales hechos en la faena. En aquel encuentro con el reportero, al hablar de su imagen en los cuarteles explicó que el trabajo de un comandante es velar por la moral de sus subordinados y el mejor desempeño de las encomiendas del alto mando. Es decir, era previsiblemente institucional, cuando menos de palabra.

Nacido en Chilpancingo hace 65 años, se graduó del Colegio Militar en 1963, como subteniente de infantería, y hasta 1970 fue oficial de servicio en el 50 Batallón, con sede en Guerrero. Fueron años complicados, por el auge de movimientos guerrilleros en aquel estado. A finales de los setenta estuvo comisionado en la 35 Zona Militar y casi una década después, en 1987, fue enviado a la Agregaduria Militar de la Embajada de México en Estados Unidos, de donde regresó para comandar el 18 Batallón de Infantería. Dos de los superiores que aprobaron su ascenso al generalato son Ricardo Maldonado Baca, ex comandante militar en Chiapas, en la época posterior al alzamiento zapatista, y Jaime Jiménez Muñoz, ex comandante en Oaxaca, entidades donde Aponte Polito prestó servicios también.

Como general estuvo destacado en Sonora, Chiapas, Quintana Roo y Sinaloa. Siendo comandante de la Novena Zona Militar, con sede en Culiacán, pronunció un discurso de enorme impacto mediático a nivel nacional en diciembre de 2005, donde denunciaba la supuesta corrupción en las policías locales. Lo hizo ante el gobernador priísta Jesús Aguilar Padilla, a quien “reprendió” por haber dicho que los elevados índices delictivos eran “normales”. “Un día normal –reprochó– debe ser aquél en que no se presentaran muertos en hechos violentos. Eso sería lo normal, eso nos llenaría de orgullo y satisfacción. Pero para poder evitar esos males debemos, primero, autoanalizarnos y darnos cuenta si lo que estamos realizando está bien. Que no se tome como normal la comisión de los delitos, sobre todo los violentos: asesinatos, secuestros, robo de vehículos, porque sabemos que las autoridades tienen conocimiento de cuáles son las bandas delictivas”.

No pasó mucho tiempo antes de ser relevado por el entonces secretario de la Defensa Nacional, general Clemente Vega García (durante el sexenio foxista), para enviarlo a Querétaro, a cargo de la Zona Militar, aunque cuando Guillermo Galván asumió la titularidad de la Defensa, el 1 de diciembre de 2006, lo “rehabilitó”, poniéndolo al frente de las “tropas del desierto”, como se denomina en el Ejército a los efectivos de las cinco zonas militares de Sonora y Baja California Norte y Sur, que a su vez conforman la Segunda Región Militar, con sede en Mexicali.

En tal posición, Aponte Polito ordenó implementar la denuncia ciudadana vía telefónica como medio de recopilación de información por cuenta del Ejército. Esto habría permitido a los elementos de inteligencia militar confirmar que los soportes del narcotráfico eran los propios policías municipales. Enseguida, en operativos militares fueron desarmados los miembros de los cuerpos de seguridad locales, para analizar si sus armas habían sido accionadas en actividades criminales.

Sobrevino la reacción de autoridades locales, irritadas por estos operativos y el protagonismo del general, quien aparecía con frecuencia ante los medios informativos para denunciar a los agentes supuestamente coludidos con las bandas de secuestradores, narcotraficantes y asaltantes.

A principios del abril pasado, el procurador de Justicia de Baja California, Rommel Moreno, le exigió pruebas de aquellas denuncias públicas. En respuesta, Aponte Polito emitió la primera carta pública precisando nombres y circunstancias, y formulando diversas interrogantes sobre las acciones de las autoridades contra la delincuencia. La confrontación entre las autoridades civiles y el militar quedó servida.

Meses más tarde, un nuevo incidente puso su nombre en los titulares de diarios y noticieros locales, esta vez a causa de un disparo de arma de fuego en un restaurante de comida argentina en Mexicali, mientras departía con un grupo de allegados, un domingo. El hecho fue atribuido al mayor Justo Buenaventura, el ex director de la Policía Estatal Preventiva, destituido por irregularidades administrativas. Pero se abrió la interrogante sobre si en realidad había sido el divisionario quien disparó, después de que la prensa local difundió declaraciones ministeriales de testigos que aseguraron lo anterior.

El general reaccionó con otra carta pública, fechada el 3 de agosto pasado, donde hacia acusaciones directas contra funcionarios del gobierno estatal que habrían impulsado esa “campaña de desprestigio”. Además, aseguraba que en el caso de cometer un error lo reconocería y, con inusitado desparpajo tratándose de un miembro de la plana mayor del Ejército, que solicitó al secretario de la Defensa Nacional que le permitiera permanecer un año y tres meses más en activo, como lo exigía el reglamento para tener derecho a la medalla de perseverancia “por la Patria”, destinada a aquellos con 50 años de servicios ininterrumpidos.

Aponte Polito fue relevado a los pocos días y designado presidente del Supremo Tribunal Militar, donde en noviembre pasado le llegó la edad reglamentaria de retiro, al cumplir 65 años. Ayer recibió la condecoración por méritos en la campaña contra el narco de manos del general Armando Meza Castro.

Más de medio millón de cartuchos de diferentes calibres fueron asegurados por personal de la Policía Ministerial en la zona Poniente de la ciudad.
Fue alrededor de las 13:30 horas que se notificó del hallazgo en un domicilio que se localiza en la colonia Huertas de la Progreso, a 500 metros de la Casa de Paco.
Florencio Cuevas, director de la Policía Ministerial, informó que fue a través de una investigación que se logró el hallazgo de los cartuchos.
Fue en el interior de la casa marcada con el número 3488, de la avenida Camino Nacional, que se encontraron las municiones.
En el lugar se aseguraron 195 mil cartuchos para rifle AR-15, 160 mil 500 para rifle AK-47, conocido como “cuerno de chivo”.
También se incautaron miles más calibre 45, 357, 380 y 38 super, además de otros para escopetas.
Algunos de los paquetes de cartuchos contaban con un papel que decía “Amor”. Todos fueron trasladados a la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Una célula del crimen organizado integrada por presuntos sicarios y narcotraficantes implicada en homicidios, “narcoejecuciones” y atentados contra integrantes de corporaciones policíacas de la localidad, fue desarticulada por integrantes del Grupo de Coordinación Baja California, tras un operativo implementado en Mexicali y San Luis Río Colorado, Sonora.

El supuesto líder de esta organización criminal identificado como Víctor Serrano Espinoza, y/o Víctor Serrano Galván, alias “El G1″, fue localizado y detenido por autoridades de Sonora, en una clínica de San Luis Río Colorado.

Al momento de su arresto, “El G1″ recibía atención médica, ya que se encontraba herido por disparos de arma de fuego.

Autoridades de Sonora entregaron a sus homólogos de Baja California a Serrano Galván, ya que es el presunto líder de esta organización criminal, la cual está involucrada en cuando menos 20 homicidios violentos, “narcoejecuciones”, y atentados contra integrantes de corporaciones policíacas de Mexicali.

El procurador de Justicia del Estado Rommel Moreno Manjarrez informó que una agresión de disparos de arma de fuego contra agentes de la Policía Municipal de Mexicali, desencadenó un operativo del Grupo de Coordinación integrado por la Policía Federal Preventiva (PFP), Policía Estatal Preventiva (PEP), Policía Ministerial del Estado (PME), la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) de Mexicali, la Procuraduría General de la República (PGR) y el Ejército, el cual culminó con el arresto de 15 presuntos sicarios y narcotraficantes que operaban en Mexicali.

En este enfrentamiento resultaron muertos los pistoleros José Juan Navarro Escárraga, Luis Alberto Figueroa Martínez y un menor de edad de nombre Teodoro. También fueron heridos los sicarios Álvaro Rábago y José Luis Díaz, así como los policías municipales Daniel Villegas y Alonso Ojeda.

El procurador expresó que tras solicitar el apoyo los agentes preventivos, el Grupo de Coordinación implementó un operativo, el cual extendió al fraccionamiento Villa Colonial, Fraccionamiento El Lienzo y Fraccionamiento Villa del Roble, en donde se localizaron rifles de asalto, una granada de fragmentación, 85 paquetes al parecer de marihuana y se aseguraron siete vehículos.

El procurador comentó que autoridades de Sonora informaron a las de Baja California que en una clínica de San Luis Río Colorado, Sonora, se encontraba un hombre herido, quien pudiera estar involucrado en la agresión contra los agentes preventivos de Mexicali.

Moreno Manjarrez señaló que integrantes del Grupo de Coordinación acudieron a San Luis Río Colorado, Sonora, e identificaron a Serrano Galván, como el presunto líder de una organización criminal que operaba en Mexicali.

En el armamente asegurado a esta banda delictiva destacan armas largas calibre 7.62×39; doce armas largas calibre .223; dos armas cortas.

Los detenidos fueron identificados como: José Manuel Acosta Valenzuela, 34 años; Jesús Ricardo Ruiz Espinoza, de 18; Jesús Manuel Guzmán Mendoza, de 22; Joel Rodríguez Olea, de 18; Teófilo Cristóbal Beltrán Gaxiola, de 27; Jesús Omar Medina Armenta, de 20 , todos; Mario “N”, de 16 años; Miguel Alberto Corrales Canales, de 31; Jesús Alonso García Zapien, de 20 años, todos originarios de los originarios de Los Mochis, Sinaloa; May Guadalupe Espinoza Soriano de 25, originario de Culiacán, Sinaloa; Gastón Acosta Rayo, de 31 años, originario de Mexicali, Baja California y Francisco Guillermo Acosta Rayo, de 25 años, de Mexicali también.

Además, del presunto sicario del cártel de Sinaloa Víctor Javier Serrano Galván y/o Jorge Romero Galván, alias “El G-1″, de 22 años, originario de los Mochis, Sinaloa, Omar Sánchez Flores; Álvaro Rábago Puente, de 25 años; José Enrique Solís Díaz.

Una banda de secuestradores dedicada al plagio de empresarios y comerciantes de la localidad, fue desarticulada hoy por elementos del Grupo Antisecuestros, adscritos a la Subprocuraduría Contra la Delincuencia Organizada (SCDO) de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Tras este operativo, agentes del Grupo Antisecuestros liberaron a un comerciante mexicalense que tenía por lo menos 23 días privado de su libertad.

El procurador de Justicia del Estado, Rommel Moreno Manjarrez, informó que tras una investigación del Grupo Antisecuestro, se logró la ubicación de una “casa de seguridad” en el fraccionamiento Misión San Ángel.

Tras confirmar que dentro de la “casa de seguridad” se encontraba el grupo de secuestradores y presumiblemente una persona plagiada, la PGJE solicitó apoyo a la dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM), para implementar un operativo de rescate y detención de los plagiarios.

Moreno Manjarrez informó que en el operativo policiaco se logró liberar a un comerciante de 71 años y el arresto de cinco secuestradores.

“Una de las primeras acciones realizados fue que un médico revisara el estado de salud del plagiado, quien se encuentra en estable”, comentó el fiscal del estado.

Expresó que el secuestro del comerciante mexicalense se registró el 12 de agosto, cuando este viajaba en su pick up 2005, y llegaba a una de sus propiedades localizada a la altura del kilómetro 14.5 de la carretera federal número5, Mexicali-San Felipe.

Moreno Manjarrez explicó que el comerciante fue interceptado por tres sujetos armados, quienes lo sometieron con lujo de violencia y lo llevaron a la “casa de seguridad”, donde fue liberado.

Moreno Manjarrez señaló que al momento de su rescate, el empresario estaba atado de los pies con una cadena y tenía cubierto el rostro.

El procurador mencionó que este grupo de secuestradores está implicado en por lo menos dos plagios más contra empresarios y comerciantes del Estado.

Los detenidos en este operativo son Francisco Cruz Castro, de 42 años, originario de Guasave, Sinaloa; Roberto Villa Berrelleza, de 44 años, originario de Sinaloa de Leyva, Sinaloa; Maximino Guzmán Sañudo, de 37 años, originario de Sinaloa de Leyva, Sinaloa; Noe Valdez Aguilar, de 40 años, originario de Guasave, Sinaloa y Gabriel Arredondo Urreta de 35 años, originario de La Cruz de Elota, Sinaloa.


El hallazgo de un narcotúnel en una casa de la calle C y callejón Madero, ha provocado la movilización de decenas de policías de todas las corporaciones policíacas.

Los hechos se registraron a las 13:00 horas, cuando agentes de la Policía Estatal Preventiva sorprendieron a siete sujetos sospechosos.

Dentro de una casa ubicada en calle C número 134, se encontró la entrada al pasadizo subterráneo.

Durante el operativo se pensó que se trataba del rescate de una mujer que fue baleada la semana pasada y que se encuentra internada en un hospital cercano.


Ocho personas fueron detenidas en el operativo registrado esta tarde en la colonia Nueva, donde fue hallado un narcotúnel.

Los presuntos responsables, originarios de Sinaloa y Jalisco, se encuentran en las instalaciones de la Policía Estatal Preventiva.

Las autoridades estatales han anunciado que en las próximas horas darán una conferencia de prensa para dar más detalles de la captura.


El hallazgo de un narcotúnel en una casa de la calle C y callejón Madero, ha provocado la movilización de decenas de policías de todas las corporaciones policíacas.

Los hechos se registraron a las 13:00 horas, cuando agentes de la Policía Estatal Preventiva sorprendieron a siete sujetos sospechosos.

Dentro de una casa ubicada en calle C número 134, se encontró la entrada al pasadizo subterráneo.

Durante el operativo se pensó que se trataba del rescate de una mujer que fue baleada la semana pasada y que se encuentra internada en un hospital cercano.


Ocho personas fueron detenidas en el operativo registrado esta tarde en la colonia Nueva, donde fue hallado un narcotúnel.

Los presuntos responsables, originarios de Sinaloa y Jalisco, se encuentran en las instalaciones de la Policía Estatal Preventiva.

Las autoridades estatales han anunciado que en las próximas horas darán una conferencia de prensa para dar más detalles de la captura.

Yadira Sánchez Maldonado de 32 años de edad, resultó lesionada a balazos por un motociclista que le disparó cuatro tiros, cuando acompañada de su esposo se dirigía al trabajo.

Su familia, ha sido víctima de diversos incidentes mortales, que van desde la ejecución de su padre Manuel Sánchez Muñoz, pasando por el asesinato de un primo y el intento de “levantón” de un hermano.

El jefe de la familia Manuel Sánchez Munóz, fue asesinado a tiros en la cara, el 26 de mayo del 2003, a bordo de un pick up Ford Lobo, en las afueras de la sucursal Cuauhtémoc de la Comisión Federal de Electricidad en esta capital.

De las investigaciones que realizaron las autoridades, solo se concluyó en una presumible ejecución por parte del narcotráfico, sin tener a la fecha sospechosos o detenidos.

Sánchez Muñoz colaboró estrechamente en los negocios propiedad del que fuera gobernador de Baja California, Eugenio Elorduy Walther; en especial en una cadena de Refacciones.

En los archivos de la procuradurIa estatal se encuentran también informes inconclusos sobre la ejecución de Yamil Javier López Cabañas, el 10 de enero del 2007, novio de Yadira, quien fue localizado ejecutado y amordazado en el interior de un Nissan Máxima en la cochera de su casa.

También se reportó el asesinato de otro hermano de Yadira, identificado y vinculado a la industria del secuestro a mediados del 2006..

Incluso al “junior” Manuel Sánchez, intentaron “levantarlo” o asesinarlo a principios del 2006 cuando circulaba por el bulevar Lázaro Cárdenas de esta ciudad.

A raíz de este frustrado atentado, en el cruce del bulevar Venustiano Carranza y la Calzada Cetys-Aeropuerto, se provocó un choque múltiple donde se vieron involucrados cinco vehculos más.

Der acuerdo con declaraciones y versiones de los testigos, al filo de las siete y media de la mañana, cuando salieron de su casa al trabajo Luis Gerardo Flores Calderón y su esposa Yadira Guadalupe Sánchez Maldonado de 32 años de edad, fueron atacados por el motociclista, lesionando directamente a la mujer de cuatro disparos a bocajarro.

Estos hechos se dieron, horas antes de que el Presidente de la República, Felipe Calderón, abordara el tema de la seguridad en esta entidad, como parte de una sorpresiva gira por tres de los cinco municipios.

Yadira trasladada al hospital Almater, donde fue atendida de las heridas que no pusieron en peligro su vida.

Según los testigos, el sujeto que disparó, estuvo al parecer esperando la salida habitual de la pareja por el bulevard Carranza, para emparejárseles y ejecutar su acción.


Una mujer resultó lesionada de un balazo que le disparó un motociclista, en hechos registrados esta mañana en la zona Oriente de la ciudad.

La lesionada es Yanira Sánchez Maldonado 32 años, quien sufrió un rozón en el hombro izquierdo y la oreja, al parecer no de gravedad.

El ataque ocurrió aproximadamente a las 7:45 horas, en la calzada Cetys y calzada Venustiano Carranza.

Al momento del ataque, la mujer iba acompañada de su esposo Luis Flores Calderón.

El motociclista hizo cuatro disparos contra el matrimonio, para darse a la fuga hacia el Oriente de la calzada Cetys.

Agentes de la Policía Ministerial del Estado investigan el atentado contra una mujer registrado la mañana de hoy en calzada Cetys y calzada Venustiano Carranza.

La directora de Averiguaciones Previas, María Elena Andrade, aclaró que la agredida, identificada como Yanira Sánchez Maldonado, de 32 años, viajaba con un niño.

Cuando ocurrió la agresión recibió dos balazos, pero maniobro su camioneta Yukon y chocó contra cinco autos al intentar escapar.

El atacante escapó a bordo de una motocicleta hacia el Oriente de la calzada Cetys.

Las primeras versiones dadas a conocer por las autoridades indicaban que viajaba la mujer con su esposo, pero después se aclaró que no iba en la camioneta.


Una mujer resultó lesionada de un balazo que le disparó un motociclista, en hechos registrados esta mañana en la zona Oriente de la ciudad.

La lesionada es Yanira Sánchez Maldonado 32 años, quien sufrió un rozón en el hombro izquierdo y la oreja, al parecer no de gravedad.

El ataque ocurrió aproximadamente a las 7:45 horas, en la calzada Cetys y calzada Venustiano Carranza.

Al momento del ataque, la mujer iba acompañada de su esposo Luis Flores Calderón.

El motociclista hizo cuatro disparos contra el matrimonio, para darse a la fuga hacia el Oriente de la calzada Cetys.

Agentes de la Policía Ministerial del Estado investigan el atentado contra una mujer registrado la mañana de hoy en calzada Cetys y calzada Venustiano Carranza.

La directora de Averiguaciones Previas, María Elena Andrade, aclaró que la agredida, identificada como Yanira Sánchez Maldonado, de 32 años, viajaba con un niño.

Cuando ocurrió la agresión recibió dos balazos, pero maniobro su camioneta Yukon y chocó contra cinco autos al intentar escapar.

El atacante escapó a bordo de una motocicleta hacia el Oriente de la calzada Cetys.

Las primeras versiones dadas a conocer por las autoridades indicaban que viajaba la mujer con su esposo, pero después se aclaró que no iba en la camioneta.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.