Skip navigation

Tag Archives: Monterrey



Un enfrentamiento entre militares y presuntos narcotraficantes dejó como saldo un sicario muerto, daños en nueve vehículos en los que viajaba el comando y destrozos en un restaurante en la Autopista Monterrey-Reynosa, en el Municipio de General Bravo.

La balacera, en la que participaron unos 40 presuntos sicarios de “Los Zetas”, se registró entre las 21:00 y las 23:00 horas.

El hecho fue confirmado en las primeras horas de hoy por fuentes del Ejército.

En el lugar del enfrentamiento quedaron nueve camionetas con daños, seis de ellas blindadas. Una quedó completamente calcinada.

La balacera fue reportada en el estacionamiento del restaurante “Los Ahijados”, ubicado en el kilómetro 98 de la autopista a Reynosa. En el lugar también se ubica una gasolinera y una tienda de conveniencia.

Las primeras versiones indican que un contingente de soldados patrullaba la autopista y les llamó la atención ver varias camionetas de reciente modelo estacionadas en el lugar, en donde al parecer el grupo armado se abastecía de combustible y alimentos.

Al acercarse, los militares fueron recibidos a balazos y repelieron la agresión.

Trascendió que el Ejército logró la detención de varias personas, pero no ha sido confirmado.

Se espera que en el transcurso del día se informe el saldo oficial del enfrentamiento.

Los hechos se registran un día después de que militares se enfrentaron en Apodaca a un comando formado por funcionarios municipales.

En dicho enfrentamiento perdió la vida un asistente del Ayuntamiento, mientras que un ex regidor y dos hombres más fueron detenidos por presuntos nexos con el líder de “Los Zetas” en la zona.

Durante una hora y 20 minutos, unos 40 pistoleros sembraron ayer el terror con ráfagas de metralleta y explosiones de granadas en la Colonia Cumbres Oro, sin que la Policía apareciera por el lugar, pese a las angustiadas llamadas de los vecinos.

La pesadilla para cientos de habitantes del sector comenzó alrededor de las 2:50 horas, cuando los sicarios llegaron a la calle Cerro de Pasco y atacaron la casa de un ex ministerial, quien repelió la agresión con armas de grueso calibre.

La balacera, cuyos estruendos fueron escuchados a cuadras de distancia, causó daños a por lo menos otras 11 casas y cinco vehículos de vecinos ajenos a los hechos.

En la calle quedaron regados cerca de 800 casquillos de calibres 223, 45, 9, 40 y 50 milímetros, por lo que las autoridades calculan que hubo más de mil disparos.

La fachada de la casa marcada con el número 6505, donde vive el ex agente Luis Moreno Monsiváis, quedó con las ventanas rotas y cientos de orificios ocasionados por los proyectiles, al igual que viviendas contiguas.

Según testimonios de vecinos, varias granadas fueron detonadas dentro de la casa de Moreno, aunque esto no fue confirmado por las autoridades, que anoche catearon el lugar.

El cateo acabó a las 23:40 horas, sacando del lugar tres armas largas y una corta.

De acuerdo a información oficial, Moreno, quien causó baja en mayo del 2004 por no aprobar un examen antidoping, sufrió una herida de bala en el pecho y otra en la espalda, además de que presentaba heridas por vidrios en el antebrazo izquierdo.

A pesar de lo prolongado del enfrentamiento y de las insistentes llamadas de auxilio que hicieron los habitantes del sector a las diferentes autoridades, ninguna llegó durante los 80 minutos de la balacera.

Testigos señalaron que una patrulla de la Policía, sin especificar de qué corporación, se aproximaba al lugar, pero fue perseguida por sicarios que la obligaron a retirarse.

“Mucha gente les marcó. Estuvieron hable y hable y hable, (pero) hasta que no se fueron los señores (sicarios), hasta que no se retiraron, ahora sí llegaron todos (los policías)”, señaló un vecino.

Versiones de testigos aseguran que el comando llegó en varias camionetas, sin precisar el número, y que, antes del ataque, unos 40 pistoleros se desplegaron a lo largo de la calle Cerro de Pasco, entre Pedro Infante y Joaquín Pardavé.

Después inició el tiroteo en la calle y las escenas de pánico en el interior de los hogares aledaños.

“Yo pensaba que me iba a morir con mis hijos y con mi marido”, narró una vecina.

“(Fue) una hora de terror. Eso vivimos. La presión me subió a más de 300″, expresó.

“Se oyeron granadas, (fue) como una paloma que truena, pero fuerte, muy intensa. Yo estaba desquiciada”.

En la mayoría de las casas, las familias vivieron la misma historia: Se abrazaron y se resguardaron pecho tierra y en donde pensaban que era más seguro.

Algunos vecinos lograron captar en video algunos momentos donde se escuchan los incesantes estruendos de las detonaciones y de las explosiones de granadas.

Alrededor de las 4:10 horas, uno de los pistoleros gritó “alto al fuego”, señalaron testigos, y se retiraron en las camionetas.

Minutos después llegó la Policía Federal.

Durante una revisión, los elementos encontraron un rifle AR- 15 en el bote de basura de un vecino, mientras que en el exterior de la casa de Moreno recogieron una pistola calibre .50 y otro AR-15 con un cargador con capacidad para disponer de más municiones.

Anoche, tras ser dado de alta en el Hospital Universitario, Moreno fue trasladado a la Policía Ministerial, donde quedó detenido, para rendir su declaración.

El lesionado es hermano del también ex agente Zenaido Moreno, quien causó baja de la Ministerial en septiembre del 2002.

Una fuente reveló que ambos son cuñados de Saúl Colín, ex judicial que ha sido señalado como enlace entre la corporación policiaca y los hermanos Javier y Jaime Valdez Martínez, investigados por narcotráfico.

Aunque en sus primeras declaraciones Moreno aseguró que no había nadie más en la casa y que él solo repelió la agresión, las autoridades suponen que estaba acompañado de más personas al momento del ataque.

Incluso, según vecinos, el comando se llevó a dos personas.

Dicen investigar

Después del mediodía, el Gobernador Natividad González Parás dijo que la balacera está siendo investigada por el Estado en coordinación con las autoridades federales.

Añadió que investigarán la tardanza de la llegada de la Policía y que habría sanciones.

Casi 10 horas después de la balacera, el Alcalde Adalberto Madero dijo no tener información y apenas momentos después aseguró que había pedido investigar la tardanza en la actuación de la policía municipal.

Ejército detuvo ayer a un ex policía élite del Estado que desde hace un mes operaba como el nuevo capo del Cártel de los Beltrán Leyva y que había tomado el control del Municipio de San Pedro.

Omar Ibarra Lozano, de 25 años de edad, fue detenido en posesión de armas, droga y una narcolista donde aparecen 33 policías sampetrinos que recibían hasta 5 mil pesos quincenales a cambio de protección.

Hasta ahora, San Pedro era el único Municipio del área metropolitana en el que los agentes no habían sido señalados como integrantes de narcolistas que le daban protección a la delincuencia organizada.

Al presentarlo en los primeros minutos de hoy, los militares aseguraron que Ibarra es apodado “El 34″, porque era el número que tenía asignado cuando formó parte del grupo especial SWAT de Seguridad Pública del Estado.

Trascendió que Ibarra ya había sido ligado al menos a tres ejecuciones y habría confesado a los militares el cobro de protección a antros y restaurantes de San Pedro, a los que exigían pagos de hasta 100 mil pesos mensuales.

Uno de los atentados en los que el capo presuntamente estaría vinculado, de acuerdo a las investigaciones federales, sería el crimen en el 2006 del abogado Julio Vargas, ex socio de la litigante Raquenel Villanueva.

Además de Ibarra, también fue detenido César Niño García, alias “La Borrega”, su supuesto cómplice.

Los detenidos fueron presentados esta madrugada en las instalaciones de la Séptima Zona Militar, junto con la mariguana, cocaína, armas y granadas que les fueron aseguradas.

De acuerdo a un comunicado de la Sedena, Ibarra fue detenido al mediodía cuando circulaba por la Avenida Garza Sada en un automóvil Lincoln, en el que se dirigía a un gimnasio ubicado en Plaza La Silla.

Al ser revisado, establece el informe, al capo le encontraron dos paquetes de mariguana que pesaron 5.75 kilos, una subametralladora calibre 9 milímetros, dos granadas, balas y cargadores para la subametralladora y de armas calibre .380 y .25.

En una maleta del ex policía, los soldados encontraron la lista con los nombres de 33 policías municipales de San Pedro, entre ellos cuatro mujeres, que presuntamente recibían dinero del grupo delictivo para protección.

El informe militar también indica que Ibarra delató a Niño García, quien aparentemente operaba una narcotiendita en San Pedro.

Al ser detenido, los soldados le aseguraron a “La Borrega” tres bolsas de mariguana, 58 gramos de cocaína en piedra y al menos cuatro pastillas psicotrópicas.

También le incautaron una subametralladora 9 milímetros y un cargador con ocho cartuchos hábiles, de acuerdo al reporte.

La detención de “El 34″ se suma a otras capturas realizadas a los principales operadores de los Beltrán Leyva en el Municipio de San Pedro.

El 24 de marzo, Héctor Huerta Ríos, “La Burra”, quien fue durante años el líder del Cártel en San Pedro, fue detenido en el Centrito Valle, en un lote de autos ubicado en Río Grijalva, entre Río Mississippi y Río de la Plata.

El 18 de mayo, en un nuevo operativo militar, los soldados detuvieron a Rodolfo López Ibarra, “El Nito”, de 33 años, junto con otros 12 cómplices, a cuatro días de haber llegado como nuevo cabecilla de los Beltrán Leyva en sustitución de “La Burra”.

De acuerdo a fuentes militares, “El 34″ formaba parte de la organización de los Beltrán Leyva desde el 2005 y habría sido reclutado por su hermano Manuel, quien junto con otro hermano, Israel, integraron el polémico y desaparecido grupo especial conocido como URE (Unidad de Reacción Extrema) de San Pedro.

Al menos 25 policías de las Secretarías de Seguridad Pública de Monterrey, Apodaca, San Nicolás y la del estado, han sido trasladados a las instalaciones de la séptima Zona Militar en cumplimiento de las ordenes de aprensión y de arraigo que giró la Procuraduría de Justicia en la entidad.

De acuerdo con información proporcionada por la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) a EL UNIVERSAL, desde las 08:00 de la mañana tres corporaciones municipales fueron sitiadas por elementos la Policía Federal Preventiva y las fuerzas militares, al mismo tiempo que la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) hacía lo propio en el cuartel central de Seguridad noeleonesa.

Estas movilizaciones, se informó, van encaminadas a detener al menos a 70 policías, quienes se presume están involucrados con la delincuencia organizada y que en semanas pasadas se les ha sorprendido brindando protección a capos del crimen organizado, pero que han logrado darse a la fuga.

Derivado de esta movilización de elementos federales y militares, ya se logró la detención de 25 policías locales, de los cuales 15 pertenecen a las filas de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, 7 a la Policía de Monterrey y los dos restantes a Apodaca y San Nicolás.

Los uniformados fueron desarmados, en sus respectivos cuarteles, subidos a unidades militares y trasladados hasta las instalaciones de la séptima Zona, en las afueras del municipio metropolitano de Escobedo.

La Procuraduría de Justicia en Nuevo León envió un comunicado en donde se asegura que ésta es una operación conjunta entre las instancias federales y estatales que busca golpear la estructura de protección que han armado los grupos del crimen organizado en complicidad con policías locales.

Se espera que el gobernador del estado Natividad González Parás y el procurador Luis Carlos Treviño Berchelman rindan un informe sobre las actividades de este día, entre las 18:00 y las 20:00 horas.

Familiares Protestan

Al menos unas 60 personas, quienes se identificaron como familiares de los policías detenidos se manifestaron enfrente de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

Principalmente mujeres con niños en brazos, gritaron consignas contra las fuerzas castrenses, bloquearon el acceso lateral de vehículos oficiales a la corporación y exigieron la presencia del gobernador Natividad González Parás.

La mujeres y los jóvenes aseguraron que no se van a retirar hasta que dejen en libertad a sus parientes.

El Ejército mexicano capturó en Nuevo León a 13 miembros del cártel de los Beltrán Leyva que habían llegado a la región en un avión particular con armas y droga para sustituir a un capo detenido en días pasados, informó una fuente oficial.
La Secretaría de la Defensa Nacional informó en un comunicado de que los detenidos eran encabezados por Rodolfo López Ibarra, alias El Nito, quien llegó en una avioneta Cessna procedente de Acapulco, en la costa del Pacífico mexicano.

El delincuente, según Defensa, dijo que en Acapulco asistió “a un bautizo organizado por Arturo Beltrán Leyva, de quien recibió instrucciones respecto a las actividades que debería realizar como nuevo encargado de la plaza” de San Pedro Garza García, municipio del área conurbada de Monterrey.

Junto con López Ibarra fueron capturadas 12 personas y una menor de edad, a quienes se les decomisó la avioneta, dos camionetas (una de ellas blindada), 14 armas largas y cortas, alrededor de 30 mil dólares y más de 40 mil pesos (equivalentes a 3 mil dólares), así como 19 kilos de mariguana y 560 gramos de cocaína.

También se les decomisó una manta con un escrito donde se amenazaba al presidente de México, Felipe Calderón, advirtiéndole que no se meta con los Beltrán Leyva porque “eso es muy sagrado: Respete o aténgase a las consecuencias”.

López Ibarra confesó al Ejército que acababa de participar en una reunión de los miembros del cartel de los Beltrán Leyva en Nuevo León “con la finalidad de imponer su autoridad entre los demás integrantes de la organización delictiva”.

Después de esa reunión, que se celebró el pasado 14 de mayo en un restaurante del municipio de San Pedro Garza, dos miembros de esa organización que no quisieron someterse al nuevo capo fueron tiroteados y actualmente se encuentran heridos en un hospital.

El presunto jefe criminal buscaba sustituir a Héctor Ríos Huerta, alias La Burra, quien fue capturado por el Ejército el pasado 24 de marzo.
Los cárteles del Golfo, de los Beltrán Leyva y de Sinaloa mantienen una disputa por el control de la plaza de Monterrey, por su cercanía con la frontera de Estados Unidos y porque es un centro financiero para el lavado de dinero.

La pugna entre esos cárteles ha dejado en todo el país más de 2 mil 300 asesinatos violentos en lo que va del año, según cifras extraoficiales.

Por sexto día, grupos de manifestantes colapsaron el tráfico de la ciudad de Monterrey, debido a que cerraron por más de dos horas la avenida constitución, protestando contra la presencia de militares en esta entidad.

Con niños en brazos, señoras, jóvenes y personas de la tercera edad bloquearon desde las 09:00 de la mañana la circulación de oriente a poniente y de poniente a oriente de la principal arteria que conecta a la ciudad.

En esta ocasión, los inconformes fueron replegados por elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) y se utilizo el camión de respuesta especial de la Secretaria de Seguridad Publica del estado llamado OSO, el cual utilizó sus potentes chorros de agua para disolver el mitin.

Aunque no se reportan personas detenidas por estas movilizaciones, resultaron con lesiones de consideración un camarógrafo de la televisora Azteca 7 y un fotógrafo de Milenio Diario, el primero al ser golpeado en el ojo por una piedra que arrojaron los manifestantes y el segundo al ser herido por los mismos.

Los bloqueos de calles se llevan a cabo desde la semana pasada, de lunes a jueves y sin horario específico, con las mismas características: de 20 a 60 personas, principalmente mujeres con niños en brazos, y adultos mayores que aunque desconocen porque se manifiestan, forman parte del mitin.

Los jóvenes, que por lo general encabezan el mitin, se cubren completamente el rostro con playeras, pasamontañas o mascaras.

Estas movilizaciones en contra de los elementos del Ejército Mexicano fueron bautizadas como “narcobloqueos” por el secretario de Seguridad Pública del Estado, Aldo Fasci Zuazua.
“No hay otra forma de llamarlos porque el crimen organizado está detrás de estas manifestaciones en contra del ejercito”, comentó.

Hasta las 11 de la mañana la manifestación aún no era disuelta por completo.


Un comando de hombres encapuchados baleó y arrojó una granada de fragmentación contra las instalaciones de Televisa Monterrey ocasionando daños al edificio y a una docena de vehículos estacionados en la zona del ataque, sin que se registraran lesionados.

En el lugar, los delincuentes dejaron una cartulina con la leyenda: “dejen de transmitir nada más a nosotros también transmitan a los narco mandatarios, esto es un aviso”.

El director de Noticias de la televisora local, Francisco Cobos, informó que al filo de las 20:35 horas, “hombres encapuchados que viajaban en dos camionetas atacaron nuestras instalaciones, es lo que nos refieren testigos y el guardia que estaba ahí”.

Abundó que, “el portón tiene por lo menos 12 impactos de bala y en el área de camarógrafos quedó el boquete donde estalló una granada de fragmentación”.

Cobos aseguró que no hay personas lesionadas “la granada cayó en una zona donde no había nadie y tampoco había nadie del otro lado del portón”.

Agregó, que al menos media docena de carros también resintieron los impactos de las armas de grueso calibre y presentan vidrios quebrados y agujeros de bala.

La Cruz Verde de Monterrey reportó que atendió a la reportera Karina Garza Ochoa debido a una crisis de histeria.

El subprocurador de Ministerios Públicos, Alejandro Garza y Garza dijo que “las autoridades condenamos el hecho y brindamos todo nuestro apoyo; ya hemos enviado al lugar a los elementos de la policía ministerial”.

Tras el atentado contra las instalaciones de Televisa Monterrey y al cierre de esta edición, dos manzanas a la redonda fueron cercadas por elementos del Ejército mexicano y de la Policía Federal.

Elementos del Ejército también salvaguardaron las instalaciones de las otras dos televisoras locales que son Multimedios y Televisión Azteca. Televisa de ubica en el centro de la ciudad, mientras que Azteca al sur, en la colonia México y la otra está entre ambas, en la colonia Roma.

Este es el primer atentado contra un medio de comunicación en Nuevo León. Aunque, la madrugada del 12 de octubre del 2008, un hombre que no fue identificado disparó contra las oficinas del consulado de Estados Unidos y las de la Controlaría Interna del gobierno del estado, según confirmó la Procuraduría estatal.

Ayer 10 asesinatos

Ayer, ocurrieron 10 ejecuciones en el país; tres en Tijuana, Baja California, donde dos de las víctimas eran policías municipales; dos en Chihuahua, uno, era un menor; dos en Durango y tres en Sinaloa, Sonora y Oaxaca.


Un comando de hombres encapuchados baleó y arrojó una granada de fragmentación contra las instalaciones de Televisa Monterrey ocasionando daños al edificio y a una docena de vehículos estacionados en la zona del ataque, sin que se registraran lesionados.

En el lugar, los delincuentes dejaron una cartulina con la leyenda: “dejen de transmitir nada más a nosotros también transmitan a los narco mandatarios, esto es un aviso”.

El director de Noticias de la televisora local, Francisco Cobos, informó que al filo de las 20:35 horas, “hombres encapuchados que viajaban en dos camionetas atacaron nuestras instalaciones, es lo que nos refieren testigos y el guardia que estaba ahí”.

Abundó que, “el portón tiene por lo menos 12 impactos de bala y en el área de camarógrafos quedó el boquete donde estalló una granada de fragmentación”.

Cobos aseguró que no hay personas lesionadas “la granada cayó en una zona donde no había nadie y tampoco había nadie del otro lado del portón”.

Agregó, que al menos media docena de carros también resintieron los impactos de las armas de grueso calibre y presentan vidrios quebrados y agujeros de bala.

La Cruz Verde de Monterrey reportó que atendió a la reportera Karina Garza Ochoa debido a una crisis de histeria.

El subprocurador de Ministerios Públicos, Alejandro Garza y Garza dijo que “las autoridades condenamos el hecho y brindamos todo nuestro apoyo; ya hemos enviado al lugar a los elementos de la policía ministerial”.

Tras el atentado contra las instalaciones de Televisa Monterrey y al cierre de esta edición, dos manzanas a la redonda fueron cercadas por elementos del Ejército mexicano y de la Policía Federal.

Elementos del Ejército también salvaguardaron las instalaciones de las otras dos televisoras locales que son Multimedios y Televisión Azteca. Televisa de ubica en el centro de la ciudad, mientras que Azteca al sur, en la colonia México y la otra está entre ambas, en la colonia Roma.

Este es el primer atentado contra un medio de comunicación en Nuevo León. Aunque, la madrugada del 12 de octubre del 2008, un hombre que no fue identificado disparó contra las oficinas del consulado de Estados Unidos y las de la Controlaría Interna del gobierno del estado, según confirmó la Procuraduría estatal.

Ayer 10 asesinatos

Ayer, ocurrieron 10 ejecuciones en el país; tres en Tijuana, Baja California, donde dos de las víctimas eran policías municipales; dos en Chihuahua, uno, era un menor; dos en Durango y tres en Sinaloa, Sonora y Oaxaca.

Apenas dos días después de que el Ejército y la Policía Federal se enfrentaron con sicarios y encabezaron operativos en el área metropolitana de Monterrey, el crimen organizado respondió ayer con sangre, degollando a tres soldados.

Dos de los cuerpos fueron hallados por la mañana en la Colonia Contry La Silla, a sólo tres cuadras de donde militares y federales se enfrentaron el jueves a balazos con sicarios afuera de un domicilio del Cuarto Sector de la colonia, que después fue cateado.

El otro militar muerto ayer fue encontrado en la madrugada en el municipio Benito Juárez.

Además de éstos, se halló a un cuarto hombre asesinado de manera similar en la lateral de la Avenida Morones Prieto, entre Miguel Nieto y Vallarta.

Esta zona es parte del área que fue investigada el mismo jueves luego de que elementos de seguridad del Consulado General de Estados Unidos, que fue baleado el domingo, reportaron haber escuchado disparos en las inmediaciones.

No obstante, se ignora si esta última persona también es militar, ya que anoche no había sido identificada.

Fuentes de la Procuraduría de Justicia estatal señalaron que las cuatro víctimas habían sido degolladas, presentaban heridas de arma blanca en diferentes partes y huellas de haber sido arrastradas, por lo que los crímenes apuntan a estar vinculados entre sí.

Los tres militares asesinados andaban vestidos de civil, dijo una fuente, y son del mismo pelotón al que pertenecían los tres soldados que el pasado miércoles murieron apuñalados en un tabledance del Centro de la Ciudad.

Los elementos del Ejército encontrados ayer en la Colonia Contry La Silla fueron identificados como David Hernández Aquino y Juan José Pérez Bautista, de unos 25 años de edad.

El hallazgo fue reportado alrededor de las 8:30 horas en el parque ubicado en Alfonso Reyes, entre La Ilíada y Troya, en la Colonia Contry La Silla Sexto Sector.

Ambos estaban a un lado de la calle y boca arriba. Presuntamente habrían sido asesinados en otra parte.

Estos crímenes estarían ligados, según las fuentes, al del soldado Gerardo Santiago Santiago, de 23 años, quien había sido encontrado horas antes asesinado afuera de la cantina Los Generales en el municipio de Juárez.

El cuerpo de Santiago tenía varias fracturas y fue recargado en una pared en los primeros minutos de ayer.

Horas después, a las 6:46 horas, las autoridades reportaron el hallazgo del cuerpo de un hombre de entre 30 y 35 años en Morones Prieto.

Esta última víctima tenía las manos esposadas por atrás y con heridas, así como huellas de arrastramiento similares a las de los militares.

El pasado jueves, el Ejército y la Policía Federal catearon una bodega en Guadalupe y, posteriormente, acudieron a un domicilio de la Colonia Contry La Silla, en donde fueron recibidos a balazos.

Tanto soldados como policías sostuvieron una balacera de unos 20 minutos con los sicarios, que después huyeron del lugar a bordo de una camioneta blindada que fue recuperada luego de una persecución.

Al término del enfrentamiento, las autoridades catearon la casa.

El viernes, la Secretaría de Seguridad Pública federal reveló que en la bodega y en la casa decomisaron 55 granadas, 40 mil balas y 8.9 toneladas de mariguana, además de 24 armas de diferentes calibres, un aseguramiento récord en Nuevo León.

Esta nueva racha de violencia inició en los primeros minutos del domingo, cuando dos individuos dispararon contra el Consulado estadounidense y lanzaron una granada que no se activó, provocando la reacción del Embajador Tony Garza, quien advirtió que el ataque no quedaría impune.

Aunque parecen tener elementos en común, oficialmente no se ha revelado si ese ataque, los operativos federales y los crímenes de ayer están vinculados.


Tres mantas aparecieron esta tarde en diversos puntos de Monterrey, en las que se lanzan consignas contra el Ejército y el Presidente de la República por presuntamente proteger a un grupo de narcotraficantes.

Las mantas aparecieron alrededor de las 14:00 horas, una en La Alameda, en Washington y Amado Nervo; otra en la Plaza Zaragoza, frente a Morelos, y la tercera en la Central de Autobuses.

Aparentemente todas las mantas tenían el mismo texto, escrito todo en mayúsculas, con una brocha y pintura negra.

“Para que la ciudadanía se entere de la corrupción del Ejército Mexicano y el Presidente protectores de capos como el Chapo Guzmán, Nacho El Coronel, Mario Sambada y altos mandos d’ la Sedena sin combatirlos todo a cambio de jugosas sumas millonarias”, se leía en las mantas.

Luego de unos minutos, las mantas fueron retiradas, unas por particulares y la de la Plaza Zaragoza por personas que llegaron en una camioneta sin logotipos ni placas.

Las mantas encontradas en el centro de Monterrey se suman a otras dos localizadas en Saltillo y Cancún durante las primeras horas de hoy, en las que también se indica una protección a dichos narcotraficantes.

“Aliados dejen de proteger al Chapo, al Nacho, el Dulce, el Quique… aliados de Sonora y Generales que le dan protección al Chapo. Dejen de estar protegiéndolos.

“Los sordos también escuchan y los mudos también hablan. Cuídense, dejen de protegerlos”, mencionaba la manta encontrada en Saltillo.

“Quieren que la violencia acabe. Dejen de apoyar al ‘Chapo’ Guzmán, al ‘Mayo’ Zambada, a ‘Nacho’ Coronel y Oscar Valencia. Postdata Di no al ‘Chapo’ Guzmán y a todos los traidores”, se leía en la manta encontrada en Cancún según declaraciones del comisionado general de la Policía del Ayuntamiento local, Francisco Velasco, quien dijo que sólo era una broma de mal gusto.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.