Skip navigation

Archivo de la etiqueta: narco

Dozens of Mexicans — including police officers, businessmen, at least one prosecutor and a journalist — are asking for political asylum in the U.S. in a desperate and probably hopeless bid to escape an unprecedented wave of drug-related killings and kidnappings south of the border.
Under U.S. law, fear of crime is not, in itself, grounds for political asylum.
But the sharp spike in asylum applications from the areas wracked by drug-cartel violence — and the willingness of asylum-seekers to sit behind bars in the U.S. for months while they await a decision — are a measure of how bad things are in Mexico and how fearful people have become.
“It’s hard. I’ve been doing this work for 25 years. I’ve been a reporter for 25 years,” said newspaperman Emilio Gutierrez Soto, who is seeking asylum. “We had a life there, a house, my family. It’s my country. But it’s not safe for a journalist.”
Between October and July, at least 63 people have sought political asylum at border crossings in West Texas and New Mexico, according to U.S. Customs and Border Protection. That is almost double the 33 claims made for the entire fiscal year that ended in October. Elsewhere in South Texas, asylum applications are also up sharply.
In other sectors along the 1,969-mile border, asylum applications are coming in at the usual pace.
Immigration lawyers say they believe most of the asylum claims in the West Texas and New Mexico sector are motivated by the bloodshed in Mexico, the worst of which is just across the Rio Grande in Ciudad Juarez and surrounding Chihuahua state.
Juarez, a city of 1.3 million, has seen a record-breaking 500-plus murders so far this year. High-ranking police officers are shot in broad daylight. Businessmen who are not necessarily mixed up in the drug trade are kidnapped, held for ransom and gruesomely killed if their families don’t pay up. Children have been caught in the crossfire.
“There’s been nothing like this in terms of cartel activities,” said George W. Grayson, a Mexico expert with the College of William and Mary in Virginia. “In the 1970s there were guerillas in several very poor southern states. But there’s not been any kind of violence like this.”
Immigration lawyers representing the El Paso-area asylum-seekers say they have never seen such a flood of people seeking a haven from violence in Mexico. Up until recently, most asylum requests in this sector were made by people who said they were being persecuted by Mexico’s ruling party because of their political activities.
Immigration lawyers say they are representing several law enforcement officers and others who were targeted for their efforts to stop or expose the murderous activities on both sides of the war between the Mexican military and the drug cartels.
As for the businessmen, they include a 37-year-old used car salesman who was kidnapped and held until his family paid a $40,000 ransom, said his attorney, Carlos Spector, an immigration lawyer handling numerous other asylum cases, including Gutierrez’s.
Immigration officials would not discuss why people were applying for asylum or what their prospects were. “The numbers show that there is an increase, but that’s all we can say,” said Roger Maier, a Customs and Border Protection spokesman in El Paso.
The federal government rarely, if ever, grants asylum to a citizen of a U.S. ally who is in trouble because of choices he made — such as where he lives or what he does for a living.
Asylum cases hinge on proving that a person is being persecuted because of his race, religion, political view, nationality or membership in a particular social group, according to Micaela Guthrie, an El Paso immigration attorney. The applicant has to prove that his government is either part of the persecution or unable or unwilling to protect him.
“It has to be an immutable characteristic, something so fundamental that you shouldn’t be forced to change, or can’t change,” Guthrie said. Guthrie said being a police officer or journalist usually will not qualify a person for protection, since the person can often find other work or move to another part of the country.
Gutierrez, a 45-year-old reporter in Ascension, Mexico, said he received death threats nearly every day for more than two years as he wrote stories about the Mexican army’s rough treatment of civilians in its search for drug cartel members. He said that in June, men identifying themselves as soldiers ransacked his house, and he was told they were planning to kill him.
Gutierrez headed with his 15-year-old son to a border crossing in New Mexico, about 170 miles west of El Paso. Now he is jailed at a U.S. immigration detention center in El Paso. His son is held in a separate institution.
Spector said Gutierrez may have a strong case if he can prove that the Mexican army threatened him and is likely to kill him.
There are other legal ways to immigrate to the United States. But obtaining a visa can take several months. Many of those asking for asylum show up instead at a border crossing and announce their intentions, upon which they are immediately brought over into the U.S. — and placed in a detention center with no chance of bail.
In contrast, those who sneak across the border, get caught and then ask for asylum are allowed out on bail. “They get more if they come in illegally than by doing it right,” Spector said.
Those seeking asylum also include Salvador Hernandez Arvizu, a police lieutenant in Juarez who was named on a cartel hit list and fled after being shot repeatedly in an ambush earlier this year, said his lawyer, Spector.
Spector said his clients know the odds are against them. But still, leaving Mexico for at least a few months is worth it, he said.
“They don’t have many options and these cases are life and death,” the lawyer said. “Sometimes in immigration law, you get paid to lose slowly.”

La ola de violencia generada por el crimen organizado en esta entidad cobró ayer la vida de un comandante de la Policía Ministerial, mantiene en estado grave a un policía municipal de Ciudad J uárez y segó la vida de otros cuatro hombres. A las 05:30, en la ciudad de Chihuahua, un jefe ministerial fue ejecutado en el interior de su vivienda, mientras dormía. El mando se recuperaba de las heridas que una semana antes había recibido, cuando un comando armado lo emboscó a él y a otro policía estatal en un camino rural del municipio de Parral, al sur del estado.

El comandante de la Policía Ministerial fue identificado como Homero Chavira Márquez y fue acribillado enfrente de su familia. Dos horas antes, cerca de las 03:30 horas de ayer, en la misma ciudad fue ejecutado un hombre dentro de su vehículo, donde fue encontrado por la policía municipal. El hallazgo lo hicieron elementos preventivos. Más tarde, cerca de las 14:00 horas, en las calles Gómez Morín y Escudero, un policía de tránsito fue atacado por un hombre armado que iba a bordo de una motocicleta deportiva.

El agente fue identificado como Raúl Rodríguez y quedó gravemente herido, a un costado de su patrulla, la motocicleta 105, y fue trasladado a la clínica Star Médica, la cual fue resguardada por policías y militares. Tres horas después, a las 17:00 horas, de nuevo en la ciudad de Chihuahua, otro hombre fue ejecutado a bordo de su vehículo. Esta víctima no ha sido identificada. Además, en la zona rural, dos hombres fueron ejecutados a tiros, en los municipios serranos de Chínipas y Guadalupe y Calvo.

Florencio N úñez Portillo, de 36 años, fue acribillado de cinco disparos, pero presentaba múltiples golpes en el cuerpo. U n día antes, su esposa había denunciado el levantón del hombre, al cual varios sujetos armados y encapuchados lo subieron por la fuerza a un vehículo, según declaró el hijo de ambos, quien lo acompañaba al momento de los hechos. El cuerpo se encontró envuelto en una cobija de color azul con negro, con los pies amarrados con cinta canela. El otro hombre ejecutado fue encontrado en un terreno de labranza en la comunidad de las Tunas, del municipio serrano de Chínipas, identificado como Francisco Flores García, de 53 años, el cual recibió cinco impactos de una escopeta y el tiro de gracia. En Chiapa de Corzo, cerca de Tuxtla Gutiérrez, un hombre fue acribillado de 23 disparos de armas de alto calibre. Oficiales del Ministerio de J usticia de Chiapas dijeron que esta persona usaba una cangurera y desde hacía más de un mes se paraba en el sitio donde fue ejecutado en pleno centro de la ciudad. Los gatilleros escaparon sin dejar rastro.

En Guadalajara, la D irección de Seguridad Pública de Tecalitlán informó ayer que el ex presidente municipal Alberto Herrera Casillas, de 57 años, fue asesinado a balazos en la calle Hidalgo de ese municipio. La dependencia municipal agregó que recibieron una llamada anónima que reportaba que habían escuchado varias detonaciones de arma de fuego, por lo que se dirigieron al lugar. En Monterrey, un hombre con un impacto de bala en el cuello fue encontrado a un costado de la carretera a D ulces N ombres, en el municipio conurbado de Apodaca, informó la Policía Ministerial del Estado (PME). Al lugar se trasladó personal de Servicios Periciales de la Procuraduría General de J usticia del Estado (PGJE). En el lugar al parecer se encontró un casquillo calibre .380.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) se concentraron en el área para iniciar las indagatorias correspondientes y ordenar el traslado del cuerpo al anfiteatro local. En Morelia, un empresario restaurantero fue ejecutado por al menos dos sicarios que le dispararon a quemarropa, en la colonia Chapultepec, mientras dos personas más fueron asesinadas en otros puntos del estado, informó la PGJE. En el Estado de México, un custodio de la D irección General de Prevención y Readaptación Social fue acribillado de al menos de 11 tiros, cuando viajaba a bordo de su camioneta, en el municipio de Tejupilco. De acuerdo con las primeros reportes, el occiso fue identificado como N oel J aramillo J aramillo, de 34 años. La víctima circulaba a bordo de su camioneta N issan cuando se le emparejó otro vehículo desde donde dos sujetos abrieron fuego en su contra.

En Chihuahua un hombre fue ejecutado a tiros a bordo de su vehículo, y para rematarlo, los sicarios le arrojaron al interior una granada de fragmentación para que no quedara ninguna evidencia. Posterior a estos hechos, el Ejército desactivó un artefacto explosivo, aparentemente una bomba de combinación, muy cerca de donde se dio el homicidio.

Cerca de las 9:00 de la noche, en la colonia División del Norte, sobre la calle Avelina Gallegos al sur de la ciudad de Chihuahua, varios hombres se enfrentaron a tiros, y los disparos se escucharon por cerca de 10 minutos, según relataron los vecinos del sector, quienes asustados llamaron por teléfono a todas las corporaciones policiacas, incluido el Ejército, pero ninguno de ellos llegó a tiempo, solo hasta que la balacera terminó.

Una mujer que vive sobre la calle donde se dio el enfrentamiento, narró que empezaron a escuchar los disparos durante 10 minutos, aproximadamente, y que luego escucharon una explosión y vieron como ardía un vehículo. Al acercarse observaron que en el interior ardía el cuerpo de un hombre, pero nada pudieron hacer para ayudarlo.

La misma mujer se quejó de la falta de seguridad en dicha colonia, donde no hay luz mercurial y las calles son aún de tierra y piedras. En las calles de la colonia División del Norte, abundan los picaderos o tiendas de droga al menudeo, donde los adictos acuden a comprar sus dosis de cocaína y ahí mismo se las aplican.

La mujer, dijo que a pesar que por esas calles viven varios policías municipales, la droga se vende indiscriminadamente a cualquier hora del día y de la noche. Más sorprendida estuvo la noche de este jueves, ya que aún y cuando la balacera duró como diez minutos y se escuchó en toda la colonia, ninguno de los policías que viven a una o dos cuadras de donde se dio el enfrentamiento llegó a tiempo, solo cuando terminaron los estruendos con la fuerte explosión y el incendio del vehículo.

El lugar fue acordonado por elementos del ejército y de la Policía Federal, apoyados por agentes preventivos y de la Policía Ministerial .

Peritos en criminalística, sacaron lo que quedó el cuerpo de un hombre, el cual quedó calcinado en el interior de un vehículo Chevrolet tipo Lumina.

Cerca de las 10 de la noche, al menos tres camionetas del ejército que se encontraban en el lugar, salieron intempestivamente, ya que se dio el aviso que un artefacto explosivo fue arrojado sobre la avenida CH-P y Fuentes Mares.

Federal, apoyados por agentes preventivos y de la Policía Ministerial .

Peritos en criminalística, sacaron lo que quedó el cuerpo de un hombre, el cual quedó calcinado en el interior de un vehículo Chevrolet tipo Lumina.

Cerca de las 10 de la noche, al menos tres camionetas del ejército que se encontraban en el lugar, salieron intempestivamente, ya que se dio el aviso que un artefacto explosivo fue arrojado sobre la avenida CH-P y Fuentes Mares.

Los militares retiraron cuidadosamente el artefacto, el cual consistía aparentemente en varios cuerpos de dinamita unidos entre sí a un reloj electrónico.

Tras una reunión realizada este domingo, Los Zetas se convirtieron en un nuevo cártel en México al independizarse dos de los líderes de los sicarios que antes trabajaban para el cártel del Golfo, con lo cual las organizaciones mexicanas del narcotráfico establecen un nuevo mapa, señala información de inteligencia del gobierno de Estados Unidos.

Un funcionario de alto nivel de la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), quien pidió el anonimato porque hay una investigación en curso sobre Los Zetas y es información reservada todavía, confirmó que solicitarán órdenes de aprehensión contra Heriberto Lazcano y Miguel Treviño Morales, líderes de la nueva banda, bajo cargos de narcotráfico y asesinatos cometidos en el territorio de Estados Unidos.

“La reunión de este domingo en el lado mexicano simplemente concretó una idea en la que habían estado trabajando ellos desde el año pasado, y ahora con la presión del gobierno de México sobre La Federación, pero en especial contra el cártel de Sinaloa, llegó la oportunidad para Los Zetas, lo cual es doblemente peligroso, porque pueden superar a cualquier cártel conocido ahora y representar un verdadero problema de seguridad nacional para México y Estados Unidos”, agregó.

El gobierno de EU, indicó, reconoce que Los Zetas son conocidos por sus violentos métodos e intimidación y han estado trabajando también cercanamente con corruptos oficiales de la ley.

Información de la DEA y el Centro de Inteligencia de El Paso indica que la reunión que se efectuó en Torreón este domingo fue presidida por Heriberto Lazcano, El Lazca, quien aseguró a sus socios que los contactos con los grupos de Colombia les permiten operar el tráfico de cocaína por el corredor de la frontera entre México y Estados Unidos, especialmente entre Tamaulipas y Texas, y en Tabasco, parte de la Península de Yucatán y la zona ubicada entre Guerrero y Michoacán.

Además, la información precisa que las agencias de inteligencia de Estados Unidos han monitoreado reuniones previas de Lazcano y Miguel Treviño Morales con contactos en territorio de EU con los que tienen alianzas, y a quienes aseguran la entrega de droga por contar con un brazo armado que les permite eliminar a sus enemigos, ya que su intención es posicionarse como el principal cártel en México.

De acuerdo con oficiales estadounidenses del Centro Nacional de Inteligencia sobre las Drogas, Los Zetas tienen en Estados Unidos una presencia menos estructurada que en México, pero ya tienen gerentes en la zona fronteriza y dejan a las pandillas mexicanas la distribución de la droga, por lo que este cártel podría ser más sofisticado y violento.

Sin embargo, agregan, parte de la gente de Lazcano y Treviño aún opera para el cártel del Golfo, con el cual se prevé un nuevo enfrentamiento debido a que Los Zetas leales a Osiel Cárdenas Guillén, líder del cártel del Golfo, han entrenado tanto en Estados Unidos como en México a nuevas generaciones de jóvenes sicarios.

“Los Zetas son ex soldados de las fuerzas especiales del Ejército mexicano y mantienen habilidad en el uso de armamento pesado, tácticas militares especializadas, equipo de comunicación sofisticado, recolección de inteligencia y técnicas de espionaje”, indica el reporte sobre la Evaluación Nacional de la Amenaza de las Drogas 2008.

Con ganancias que llegan hasta 23 mil millones de dólares anuales por el tráfico de narcóticos en Estados Unidos, es claro saber porqué los cárteles mexicanos mantienen una guerra por el control del negocio, indica información del Centro Nacional de Inteligencia de las Drogas.

Además de traficar 90% de la cocaína que llega a Estados Unidos, los cárteles mexicanos ingresan al año más de 9 mil toneladas de mariguana producida en México, 17 toneladas de heroína y un monto no especificado de metanfetaminas, liderando así el negocio del narcotráfico en territorio estadounidense, apunta.

‘Zetas’ y Beltrán crean megacártel

Los hermanos Beltrán Leyva están asociados con el cártel del Golfo y Los Zetas, su brazo ejecutor, para crear una nueva organización que ha convertido a Sinaloa en un campo de batalla.

Según información federal, Arturo Beltrán, El Barbas, inició a mediados de 2007 negociaciones para repartir plazas del país con Heriberto Lazcano, El Lazca o Z1, jefe del grupo armado y representante de Osiel Cárdenas.

El Barbas forjó la alianza sin enterar a La Federación, que integran Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, y de la que era parte junto con sus hermanos, Alfredo y Alberto.

Por su parte, fuentes de inteligencia de Estados Unidos aseguraron que Los Zetas se convirtieron ayer en un nuevo cártel, al independizarse El Lazca y Miguel Treviño de Osiel Cárdenas.

Un funcionario de la DEA indicó que la reunión fundacional se efectuó en Torreón, Coahuila. Alertó que la consolidación de Los Zetas como cártel “representa un problema de seguridad nacional para México” y EU.

Datos oficiales indican que el pacto entre los Beltran y Los Zetas gestó la división en La Federación, que se recrudeció con la captura de Alfredo, El Mochomo, en enero pasado, detención de la que Arturo responsabilizó a El Chapo.

Alfredo tenía a su cargo la seguridad de las familias de los capos. Al ser detenido, Arturo obtuvo información y direcciones que le han facilitado la persecución y ejecución de sus rivales.

Once personas fueron asesinadas en el estado mexicano de Sinaloa, cuna del narcotráfico en el país, en el marco de una espiral de violencia que crece a pesar de los 3,000 policías y militares enviados a esa zona por el gobierno.

Las muertes tuvieron lugar en tres sucesos registrados en Culiacán, capital de un estado del que surgieron algunos de los principales capos mexicanos de la droga.

Entre ellos, el jefe del cartel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, y sus antiguos aliados y ahora acérrimos rivales los hermanos Beltrán Leyva, presuntamente unidos al brazo armado del cartel del Golfo, la banda de sicarios conocida como los Zetas.

“El Chapo” y los Beltrán Leyva se disputan el mercado local y las rutas hacia EU en una sangrienta guerra interna y también están enfrentados a las fuerzas de seguridad federales.

Los once muertos de hoy son nueve civiles, asesinados en un taller automotriz y sus inmediaciones, y dos policías atacados por sicarios, que se suman a los más de 500 fallecidos registrados en Sinaloa en lo que va de año y las 2,000 víctimas reportadas en todo el país.

Fuentes cercanas a las investigaciones adjudican la autoría al crimen organizado, aunque por el momento se desconocen más detalles.

El tráfico de drogas en Sinaloa se remonta a principios del siglo XX, a la llegada de inmigrantes chinos que cultivaron la amapola. Tras su marcha, el negocio quedó en manos de familias locales, que aprovecharon la demanda de heroína y morfina en EU.

Desde hace tres meses, el Gobierno del conservador Felipe Calderón ordenó el envío de cerca de 3,000 soldados y agentes federales a Sinaloa, a raíz de un violento ataque con lanzagranada y bazuca en las calles de Culiacán, en el que tres sicarios mataron a Edgar Guzmán, hijo de “El Chapo” Guzmán.

Esta muerte hizo temer un recrudecimiento de la violencia en la zona, lo que motivó al Gobierno a reforzar la persecución de los carteles en el territorio con el llamado Operativo Culiacán-Navolato.

Hasta el 30 de junio, este operativo había logrado decomisar, además de drogas, 39 armas largas y 49 cortas, dos lanzagranadas, cinco granadas, 172 vehículos (cuatro de ellos blindados), dos lanchas, 38 remolques y 11 millones de dólares en efectivo.

También han sido detenidas 121 personas, 78 de ellas por delitos de orden federal.

Quien sigue libre es “El Chapo” Guzmán, que ya se fugó en 2001 de una cárcel de alta seguridad mexicana y es buscado insistentemente por las policías de su país y EE.UU.

Guzmán, considerado un hombre sagaz y con apoyo popular en zonas rurales, tiene al país bajo fuego junto a los Beltrán Leyva, “Los Zetas” y los capos de los carteles del Golfo, Juárez y Tijuana.

Las autoridades federales aseguran que la ola de violencia se debe a que los barones de la droga se sienten acorralados por la ofensiva del Gobierno, que ha distribuido por todo el país, principalmente por el norte, a miles de policías y militares.

El presidente Calderón cree que la espiral de muertes aún no llega a su máximo y que todavía falta por ver más y peor violencia, por lo menos durante otro par de años.

“La violencia no es un tema eterno, sino de mediano plazo. Todavía, creo, no vemos el pico de la violencia. Todavía habrá una etapa de violencia intensa antes de que la curva comience a bajar”, reconoció hace poco el fiscal general mexicano, Eduardo Medina Mora.

Entre las más de 5,000 víctimas mortales registradas en los últimos tres años en México hay centenares de policías, algunos presuntamente asesinados por sus vínculos con el narcotráfico, y periodistas que cubren este tipo de información.

No es descabellada la hipótesis del semanario Zeta, de Tijuana, sobre la desaparición del periodista Alfredo Jiménez Mota: “no lo desaparecieron por lo que escribió, sino por la información que tenía y podía publicar”.
En su edición 1164, del 17 de febrero pasado, el reportero Luis Pedro Arellano Sarmiento recupera datos valiosos sobre el narcotráfico en Sonora que estaban en poder del reportero de El Imparcial antes de ser desaparecido, y que había obtenido presuntamente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).
De acuerdo a este informe, funcionarios del actual gobierno estatal cuyo titular es Eduardo Bours Castelo, estarían brindando protección a los cárteles de la droga. Entre estos funcionarios, son acusados el procurador de justicia, Abel Murrieta Gutiérrez, y el director de la Policía Estatal Preventiva, Roberto Tapia Chan.
Tapia Chan fue posteriormente involucrado con la mafia por las hermanas Elba y Johana Palma Morquecho cuando, en una aparición insólita en el caso Jiménez Mota, aseguraron haber sido secuestradas por un grupo de narcotraficantes que pretendían asesinarlas.

Lo que Alfredo no alcanzó a publicar

Los informes que tenía Alfredo en su poder y que El Imparcial conoció y puso inexplicablemente en manos de la PGR antes de que Alfredo fuera desaparecido, señalan que este funcionario, “licenciado en Derecho por la Universidad de Sonora (UNISON), fue director de Seguridad Pública en Cajeme de 2000 a 2003, durante el trienio de Ricardo Robinson Bours Castelo, hermano del actual gobernador de Sonora, Eduardo Robinson Bours Castelo.

Fue en esos informes que Alfredo se apoyó para realizar un reportaje publicado por El Imparcial el 17 de enero, titulado Los Tres Caballeros, donde ofrece nombres, datos, fotografías, domicilios, ranchos, pistas de aterrizaje, conexiones y hasta números telefónicos de los principales cárteles de la droga, pero enfocado hacia los hermanos Alfredo, Arturo y Carlos Beltrán Leyva, y su relación con los hermanos Enríquez Parra, conocidos como Los Números. Los informes fueron fechados el 5 de diciembre de 2003 y diciembre de 2004.
El reportaje de Zeta cita textualmente algunas partes del informe, que se adjudica la Delegación Estatal en Sonora (del Cisen)

“Los hermanos Beltrán Leyva han operado bajo la protección de las autoridades de los tres niveles de gobierno. Destacan los funcionarios incluidos en la administración estatal que inició actividades el 13 de septiembre de 2003, que en el pasado fueron asociados con el crimen organizado, como Roberto Tapia Chan, (ex) director de la Policía Judicial del Estado (PJE) y Abel Murrieta Gutiérrez, Subprocurador de Averiguaciones Previas de la Procuraduría General de Justicia del Estado (actual procurador); quienes en el pasado coexistieron dentro de la PGJE y en diferentes tiempos fueron los responsables de la seguridad pública de Ciudad Obregón, Cajeme, Sonora, ayuntamiento en donde se reagruparon en el año 2000 siendo presidente municipal Ricardo Robinson Bours Castelo, hermano del hoy gobernador José Eduardo Robinson Bours Castelo”. “La primera vez que (a Tapia Chan) se le relacionó con narcotraficantes, data del año de 1991 siendo director de Averiguaciones Previas, al involucrársele en la desaparición del expediente del narcotraficante Jaime González Gutiérrez (a) el “Jaimillo”, junto con los entonces subprocuradores Carlos Castillo Ortega y José Francisco Leyva Gómez, actualmente subprocuradores de Averiguaciones Previas y de Control de Procesos de la PGJE, respectivamente.

“El segundo antecedente data del año de 1996, siendo director de Seguridad Pública en Navojoa, cuando se le identificó en la protección de narcotraficantes urbanos y se le responsabilizó en el crecimiento de la delincuencia local”.
El trabajo de espionaje señala:

“Como Director General de la PJE (Tapia Chan), inició una reestructuración de los mandos de esta corporación en aquellas plazas de la entidad consideradas como estratégicas para la operatividad del narcotráfico, por lo que se tiene documentado que gente cercana a él ha sido colocada al frente de las comandancias lo cual le permitirá operar con toda libertad los apoyos necesarios que requieran el grupo de Beltrán Leyva y sus operadores locales para proteger y garantizar el traslado de enervantes desde las zonas de cultivo y almacenamiento hasta la frontera norte del estado.

El extraño comportamiento de El Imparcial

En un reportaje publicado el 17 de marzo pasado, el diario El Mañana, de Nuevo Laredo, Tamaulipas, reveló que el diario El Imparcial, de Hermosillo, entregó una copaia de los expedientes a la PGR: “A finales del mes de febrero de 2005, un empleado de El Imparcial le entregó una copia de este informe al titular de la SIEDO, José Luis Santiago Vasconcelos, quien semanas después lo calificó de ¨falso¨. La realidad es que falso o verdadero, luego de las revelaciones que lanzó Jiménez Mota, el trabajo del joven periodista nunca fue desmentido por la SEGOB”.
Las preguntas son obligadas ¿Por qué El Imparcial publicó el reportaje Los Tres Caballeros sin incluir la presunta colaboración de los altos funcionarios del gobierno estatal con los cárteles de la droga siendo que la fuente es la misma? Y lo más serio ¿Por qué El Imparcial le entregó a la PGR una copia del informe del Cisen? ¿Con qué propósito? ¿No calcularon los editores del diario que con esta acción se ponía en riesgo la seguridad del reportero y la de ellos mismos, debido a que había información muy delicada que todavía no se había publicado?

Once líneas para distraer bobos

En una visita a Hermosillo realizada el 7 de junio de 2005, José Luis Santiago Vasconcelos se reunió con un grupo de periodistas de Sonora, y les reveló que tenían once líneas de investigación en el caso Jiménez Mota. Las líneas apuntaban hacia los grupos de narcotraficantes, el crimen de un agente del Ministerio Público Federal, incluso una de ellas al contacto “nervioso” que vería Alfredo la noche que desapareció.
La Siedo incluyó una línea relacionada con el grupo religioso en el que estaba Alfredo; otra apuntó a las fuentes informativas del reportero, y otras se fincaron en llamadas anónimas que ha recibido la Procuraduría. También incluyó una línea relacionada con motivos pasionales y hasta investigó la posibilidad de que hubiera sido secuestrado en una comunidad seri. Pero ninguna estaba dirigida a jefes policiacos, a pesar de que ya tenía la PGR el informe secreto del Cisen, o por lo menos nunca lo hicieron público. Tampoco conducía ninguna de ellas hacia Nahum Acosta Lugo, a pesar de que Alfredo había revelado las presuntas conversaciones del ex coordinador de giras presidenciales, oriundo de Agua Prieta, Sonora.

Contacto nervioso

Raúl Fernando Rojas Galván debiera ser uno de los principales sospechosos de la desaparición de Alfredo Jiménez Mota. Era subdelegado de la PGR en Sonora y era fuente importante del periodista. La noche que desapareció, Alfredo le dijo a su compañera Shaila que la vería más tarde, porque tenía que acudir a una cita con un contacto y que era impostergable porque lo había notado muy nervioso.
Nunca se ha establecido con claridad quién era ese contacto nervioso, pero todo apunta hacia el ex funcionario de la PGR. La dependencia lo concentró en la ciudad de México y después lo dio de baja. Se le tomaron declaraciones, pero nunca se dijo cuán fue su grado de responsabilidad en el asunto o silo absolvían de todo cargo.

Las conversaciones de Nahum

Alfredo Jiménez Mota estuvo en la mira de Nahum Acosta Lugo, el ex coordinador de giras presidenciales que fue acusado por la PGR de trabajar al servicio del cártel de Joaquín Guzmán Loera, según una de las grabaciones que sirvieron de base para la consignación del ex funcionario. Poco después de que Nahum Acosta fue aprehendido y arraigado por la PGR el 4 de febrero de 2005, El Imparcial de Sonora publicó ocho conversaciones que supuestamente el ex funcionario federal sostuvo con diversos personajes ligados a los grupos narcotráfico que operan en el norte del país. En uno de los diálogos, quien se presume es Nahum Acosta, menciona a Los Güeros, (“…definitivamente, ahorita estamos viendo eso, lo de… de Los Güeros…”). La PGR afirmó entonces que Nahum se refería a la banda de narcotraficante Los Güeros, que opera en Sonora, bajo las órdenes de Joaquín, El Chapo Guzmán. En una de las conversaciones, se supone que con Marcos Paredes, hermano del narcotraficante Leo Paredes, asesinado en abril de 2004 junto con su familia en un restaurante de Agua Prieta, Nahum le promete a su interlocutor “calmar” a un periodista que quiere publicar un reportaje sobre Los Paredes, pidiéndoles que no le dé dinero, pues él tiene otros métodos más eficientes para controlarlo.
Ese periodista era Alfredo Jiménez Mota, que en los días previos había viajado a la ciudad de Agua Prieta, como reportero de El Imparcial, para documentar la participación de los hermanos Paredes en las actividades del narcotráfico.
A pesar de estas evidencias, Nahum nunca fue molestado.

Reynaldo Zamora

Ríodoce publicó que en enero de 2004 que Reynaldo Zamora amenazó a Alfredo Jiménez. En aquel momento Zamora era jefe de Detenciones en Flagrancia de la Policía Ministerial. Y Alfredo Jiménez reportero de El Debate. Ambos se vieron en las instalaciones del diario. El motivo fue una nota que escribió Jiménez sobre la presencia del jefe policiaco en un accidente automovilístico ocurrido sobre el puente Almada, de madrugada. El automóvil era conducido por un hijo de Joaquín Guzmán Loera y el saldo fue de un joven muerto. Los hechos ocurrieron en diciembre de 2003. Su presencia en el lugar lo ubicaba como un funcionario de la PME al servicio del narco. Después de esto, el mismo Alfredo contó que el jefe policiaco lo había amenazado, que le advirtió lo que pasaría si ese grupo del narcotráfico supiera quién es él. Zamora Gaxiola se presentó a las instalaciones del diario y habló con el reportero. Le reclamó que el dato había sido incluido de manera dolosa. Y lo amenazó: “¿Qué pensarías tú si yo le digo a la familia del Chapo que lo hiciste de manera dolosa? El reportero se quedó callado, mirándolo. “¿Qué pensarías?”, le volvió a espetar el policía”. Reynaldo fue después entrevistado por Ríodoce. Negó que haya amenazado al periodista, pero por lo menos dos reporteros de Sinaloa declararon ante el Ministerio Público que siguió el caso en Sinaloa, que conocían de esa amenaza de Reynaldo.

También negó que la PGR lo hubiese citado a declarar. Pero pronto se sabría que había mentido, porque pudo documentarse y así lo publicó Ríodoce, que sí declaró. En marzo del 2004 Zamora Zepeda recibió un citatorio de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales en contra de la Delincuencia Organizada (SIEDO) para que acudiera a declarar en torno a su presencia en un percance vial, en el que se vio involucrado el hijo de Joaquín Guzmán Loera, El chapo.

Semanas después de este hecho, Reynaldo Zamora, solicitó y obtuvo un amparo del Juzgado Quinto de Distrito en contra de cualquier acto que las autoridades locales o federales ejerzan en su perjuicio.

El insólito testimonio de dos hermanas “secuestradas”

La PGR todavía no presentaba avances en las investigaciones del caso, cuando apareció una historia que ya hubiera querido inventar Juan José Rodríguez. Una noche de junio, Joaquín López Dóriga presentó en El Noticiero el testimonio de las hermanas, Elba Nidia y Johana Guadalupe Palma Morquecho, de 31 y 13 años de edad, quienes supuestamente habían sido secuestradas en Navojoa, Sonora.
Las mujeres aseguraron al Noticiero que Alfredo Jiménez Mota está muerto y conocen el sitio donde se encuentran sus restos. Ambas mujeres dijeron que fueron secuestradas el pasado 2 de junio en Ciudad Obregón, Sonora, y que fueron trasladadas a un rancho ubicado afuera de la ciudad. El rancho aludido, se supo después, pertenecía a los hermanos Enríquez Parra. Las hermanas aseguraron haber presenciado un multihomicidio. También afirmaron haber escuchado una conversación telefónica entre sus secuestradores y un tal Tapia Chan.
“Primero les habló un comandante de apellido Tapia Chan y les dijo que hicieran bien las cosas porque la prensa andaba muy metida en eso, que nos habían reportado que estábamos secuestradas”. Elba Palma aseguró haber escuchado una conversación de sus captores afirmando ser los autores del homicidio del periodista Alfredo Jiménez Mota. A partir de esto, Elba y Johana iniciaron una denuncia en la PGR. Acusan a Jesús, Wenceslao, Miguel y Rafael Terán, a los hermanos Wilfredo, Raúl e Idelfonso Enríquez Parra y José Darey Castro, como los autores materiales de estos hechos.

Todo parecía un montaje cinematográfico. Semanas después, la PGR, apoyada por el Ejército Mexicano, cateó por lo menos media docena de propiedades de Los Números, sin que encontraran rastros de Alfredo.

Sobre lo dicho respecto a Roberto Tapia Chan, éste afirmó estar “sorprendido por la forma y el manejo de la información. Es un noticiero serio”. Se refería al programa de López Dóriga, y a Televisa. Mientras, el gobernador Eduardo Bours dijo que los señalamientos contra su director de la Policía estatal Preventiva eran un infundio. Días después de haber iniciado el escándalo, las hermanas desaparecieron.

La muerte de “El Nueve”

Todo se enrareció desde entonces. La Siedo se alejó de Sonora, Vicente Fox, quien había prometido justicia, no volvió a dar la cara. Regresó a Sonora, pero se la pasó esquivando a los periodistas, que reclamaban y reclaman justicia.
En octubre, una noticia conmocionó Sonora: uno de los líderes de la banda de narcotraficantes conocida como Los Enríquez, Los Güeritos y Los Números, Raúl Enríquez Parra, El Nueve, fue encontrado muerto junto con otros tres sujetos.
Esta banda fue la que el periodista Alfredo Jiménez Mota denunció en uno de sus reportajes publicados en El Imparcial, de Hermosillo, en enero de 2005.
Las primeras versiones hablaban de que habían sido ejecutados a tiros, pero después se informó oficialmente que los cuerpos no presentaban impactos de bala, y que fueron muertos a golpes, con claras huellas de tortura.
A los cuatro los encontraron regados entre los ranchos “Las Milpas” y “Piedra Baya”, a unos doce kilómetros al oriente de Masiaca, municipio de Navojoa. Se presume que los lanzaron desde una avioneta en marcha. Todos estaban esposados. Dos de ellos, se dijo, eran originarios de Sinaloa.

Una de las versiones sobre la muerte de Raúl Enríquez habla de una posible relación con el caso del periodista desaparecido Alfredo Jiménez Mota, pues la misma PGR ha dicho que la línea principal en la investigación apunta hacia el narcotráfico. Por ello, dicen, han cateado múltiples propiedades de Los Enríquez, sobre todo en Álamos, Sonora, zona donde opera esta banda.

La espera

Pero nada ha quedado claro hasta ahora. La PGR anunció que los primeros días de abril, con motivo del primer aniversario de la desaparición de Alfredo, habría de dar conocer los avances de las investigaciones. Para los periodistas, así se percibe, se trata de un crimen impune más, que el gobierno del presidente Vicente Fox no pudo, o no quiso resolver.

La PGR nunca explicó por qué absolvió de toda responsabilidad al ex subdelegado Rojas Galván. Tampoco dijo si había citado a declarar a Tapia Chan después de que las hermanas Palma Morquecho lo denunciaron. No abrió la boca cuando Zeta publicó el nombre de Abel Murrieta como protector de los narcos que operan en Sonora. Se fue sobre Los Números, pero dejó intacta la estructura de Adán Salazar, un narco que opera sobre todo en Navojoa y al cual Alfredo había señalado en sus reportajes. No ha dicho, si los expedientes del Cisen son auténticos o no. Y si son auténticos, por qué no ha actuado contra el gobierno de Eduardo Bours Castelo.

Elementos militares detuvieron hoy a nueve personas en el municipio conurbado de Guadalupe a quienes se les decomisaron drogas, armas, cartuchos, una cuatrimoto y un vehículo, informaron las autoridades policiacas.

Las acciones se llevaron a cabo como parte del operativo “Bases de Operación Mixta” (BOM) que se lleva a cabo en la entidad y en el que participan efectivos militares, federales y estatales.

La detención se efectuó en el estacionamiento de un centro comercial ubicado en la avenida México del citado municipio, en donde los elementos del Ejército Mexicano realizaban un recorrido y detectaron a los sujetos en actitud sospechosa.

Al acercarse y revisarlos, a los detenidos se les encontraron un arma .9 milímetros, dos kilogramos de marihuana, dosis de cocaína, diversos cartuchos, un arco con cuatro flechas, un arpón, además de que se les aseguraron una cuatrimoto y un automóvil Tsuru.

Los efectivos militares trasladaron a los nueve hombres, aún sin identificar, a las instalaciones de la delegaciónde la Procuraduría General de la República (PGR) en el municipio de Escobedo para continuar con las investigaciones correspondientes.

Un agente ministerial que convalecía en su casa fue asesinado por sicarios, tras haber sobrevivido a un intento de ejecución el 30 de abril.

La Procuraduría General de Justicia de la entidad informó que el agente ministerial en activo, Homero Chavira Márquez, fue atacado por un comando que irrumpió hasta la habitación de su vivienda en la que convalecía.

Con este hecho suman ya 46 policías asesinados en la entidad en lo que va del presente año.

“El hecho se registró este jueves en la Ciudad de Chihuahua, cuando varios sujetos ingresaron al domicilio del agente ministerial, Homero Chavira Márquez, y lo abatieron con disparos de arma de fuego”, señaló Eduardo Esparza, vocero de la corporación.

El vocero recordó que el agente abatido tenía su base en el Municipio de Guadalupe y Calvo, en la Sierra Tarahumara, y que convalecía en su domicilio de las lesiones sufridas el 30 de abril en la Parral, cuando fue atacado con un compañero a bordo de un vehículo.

La Policía Ministerial encontró en el lugar de los hechos varios casquillos de calibres .762 por 39, y .308, disparados por rifles de asalto AK-47 y R 15.

Asimismo, el funcionario comunicó que en el rancho Las Alamedas, Municipio de Guadalupe y Calvo, fue encontrado el cadáver de Florencio Núñez Portillo de 36 años, quien presentaba heridas de proyectil de arma de fuego, múltiples golpes y hematomas, estaba envuelto en una cobija y tenía atados los pies con cinta adhesiva.

El occiso había sido reportado como desaparecido por su esposa, después de que el hijo menor de ambos vio cuando varias personas con el rostro cubierto que dijeron ser agentes federales, se lo llevaron y horas después fue encontrado en la circunstancia antes descrita.

Con la muerte de dos agentes de la Policía Ministerial del Estado que habían resultado heridos en uno de los tiroteos de hoy, el número de víctimas creció a 12 decesos.

Extraoficialmente se informó que quienes perdieron la vida fueron el comandante Heriberto Regalado, jefe del área de robo de vehículos de la PME, denominado “Orión”; así como el agente Emigdio Rocha Trujillo.

Fuentes cercanas a las investigaciones que en este momento se realizan en el taller ubicado en la calle Río Ameca, en El Vallado, se revelaron que dos de los nueve asesinados en ese lugar eran maestros de la Universidad Autónoma de Sinaloa, identificados como Cristóbal Herrera Camacho y Jesús Alfonso López Félix.

En este momento, elementos del Ejército mexicano y de la Policía Federal realizan la búsqueda de presuntos gatilleros en la colonia Salvador Alvarado, donde mantienen cerradas seis cuadras, entre ellas la avenida Ignacio R. Praslow, entre Puerto Madero y Puerto La Paz.

Arriban más federales a Culiacán

Minutos después de los enfrentamientos, en el aeropuerto internacional de Culiacán arribó un avión de la Secretaría de Seguridad Pública Federal en el que transportaban a decenas de agentes de la Policía Federal que fueron traídos para reforzar las acciones anticrimen.

En tres atentados distintos y perpetrados en forma simultánea en la colonia El Vallado y el Centro Sinaloa, al menos 10 personas, entre ellas un comandante de la Policía Ministerial fueron asesinados, y al menos dos agentes de la misma corporación resultaron heridos.

Los ataques iniciaron a las 11:15 horas en un taller mecánico ubicado sobre la calle Río Ameca y la calle Guillermo Prieto, en la colonia Vallado Nuevo, antes Los Pinos. En donde un comando de por lo menos 15 sicarios mataron a nueve personas.

Posteriormente los gatilleros huyeron hacia el bulevar Emiliano Zapata, y frente a las instalaciones de la Policía Ministerial del Estado mataron al Comandante Antonio Rodríguez Munguía.

El jefe policiaco viajaba en una camioneta Ram blanca, la cual se incendió en forma parcial luego del tiroteo.

Después, el grupo armado continuó por el Bulevar Emiliano Zapata hacia el oriente y se enfiló por la avenida Insurgente hacia el norte.

Fue antes de llagar a Plaza Fiesta ciando los gatilleros atacaron otra patrulla de la policía ministerial donde viajaba el recién nombrado jefe del área de vehículos de la PME, quien acababa de ocupar el cargo que tenía Rafael Ríos Torres, quien fue “levantado” y ejecutado hace una semana en esta ciudad.

En ese atentado resultó herido también el agente Jesús Sarabia Angulo; después del ataque los elementos se estrellaron contra un árbol del camellón central.

Después de este ataque, los sicarios continuaron hacia el norte por la Insurgentes. Y al pasar por el Juzgado Primero de Distrito, dispararon contra un grupo de militares que se encontraban estacionados. No hubo soldados heridos.

Los sicarios continuaron la huida hacia el sur y hasta el momento militares y elementos de todas las corporaciones policíacas continúan con un operativo de búsqueda .

Hasta el momento, los agentes ministeriales heridos se reportan en peligro de muerte.

Gran parte de la zona se encuentra acordonada en estos momentos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.