Skip navigation

Archivo de la etiqueta: Sonora

Agentes de la Patrulla Fronteriza de Nogales descubrieron un túnel en la línea fronteriza con Nogales, Sonora, en el noveno hallazgo en los últimos tres meses y en el número 14 en lo que va del año.

La Patrulla Fronteriza del sector Tucson calificó de extraordinaria la detección de este nuevo túnel, ya que apenas han transcurrido tres meses del presente año fiscal 2008-2009, que inició el 1 de octubre.

Se informó que el túnel, oculto por pasto, fue detectado la noche del lunes, y se encuentra ubicado a 4 kilómetros al norte de la línea fronteriza entre Nogales, Arizona y Sonora, y a tan sólo a 9 kilómetros al noroeste de la Garita Denis DeConcini.

Los agentes fronterizos realizaban una inspección de rutina en la línea y, con apoyo de tecnología, pudieron localizar el origen del túnel en el lado mexicano.

En el País, el túnel iniciaba en una tubería de drenaje pluvial que une a ambas ciudades fronterizas.

La Patrulla Fronteriza precisó que, de 2003 a la fecha, ha detectado 43 túneles en la línea fronteriza entre Nogales, Sonora, y Nogales, Arizona, mismos que han sido cubiertos con cemento.

Se presume que estos túneles son cavados por delincuentes para traficar con droga, indocumentados, y realizar otras actividades ilícitas.


En menos de 24 horas, agentes de la Patrulla Fronteriza, sector Tucson, descubrieron dos túneles que presuntamente se utilizaban para actividades ilícitas entre México y Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses informaron hoy que el primer túnel se detectó la tarde del miércoles en una revisión de rutina por la Avenida principal entre Nogales, Arizona, y Nogales, Sonora.

Un segundo túnel se descubrió durante la noche del mismo miércoles, y en ambos casos se presume que los túneles se adaptaron a los canales de desagüe pluvial entre ambas ciudades.

En lo que va de octubre a la fecha, la Patrulla Fronteriza en Arizona ha detectado cinco narcotúneles.


En menos de 24 horas, agentes de la Patrulla Fronteriza, sector Tucson, descubrieron dos túneles que presuntamente se utilizaban para actividades ilícitas entre México y Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses informaron hoy que el primer túnel se detectó la tarde del miércoles en una revisión de rutina por la Avenida principal entre Nogales, Arizona, y Nogales, Sonora.

Un segundo túnel se descubrió durante la noche del mismo miércoles, y en ambos casos se presume que los túneles se adaptaron a los canales de desagüe pluvial entre ambas ciudades.

En lo que va de octubre a la fecha, la Patrulla Fronteriza en Arizona ha detectado cinco narcotúneles.

Personal del Ejército Mexicano aseguró 19 avionetas, armas, cartuchos y equipo de navegación en un aeródromo de Ciudad Obregón, ubicada a 275 kilómetros al sur de esta capital.
La Cuarta Zona Militar informó en un reporte que el decomiso de las aeronaves y las armas se dio tras una persecución de dos aeronaves menores cargadas con droga en el municipio de Bácum.

Señaló que al realizar recorridos de reconocimiento en la comunidad de San José de Bácum, perteneciente al mencionado municipio, se observaron seis aeronaves que volaban a baja altura y sin luces de navegación.

Explicó que al seguir su ruta de vuelo se localizó un taller de reparaciones aéreas, ubicado en calle 5 de Febrero y 600, conocido como “El Crucero”, donde aseguraron material de vuelo e instalaciones, incluyendo una pista de aterrizaje.

El aseguramiento se realizó por carecer de documentación que ampare la legalidad de los mismos y violación a la ley de aeronáutica civil, así como a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

En el operativo se detuvo a Arturo Flores Martínez y Héctor Eduardo Aragón Félix, y entre el armamento asegurado se encuentran ocho cargadores para pistola ametralladora MP 5 abastecidos con 243 cartuchos útiles expansivos calibre .9 milímetros.

El aseguramiento de las 19 aeronaves se efectuó tras la revisión de 60 avionetas que se encontraban en el aeródromo de Ciudad Obregón.

Tres enfrentamientos diferentes entre policías y presuntos pistoleros en Nogales, Sonora, dejaron un saldo de siete presuntos pistoleros muertos y tres heridos, informó la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

La PGJE informó que la primera balacera se registró hoy a las 6:00 horas, tiempo local, cuando policías realizaban un operativo de vigilancia e intentaron revisar un vehículo.

El primer enfrentamiento se registró en la Avenida Tecnológico y Bulevar Colosio cuando un vehículo con varios hombres a bordo empezaron a disparar contra los policías que pretendían revisar otra unidad.

Los agentes mataron a uno de los agresores y lesionaron a uno más que se encuentra bajo custodia policíaca en el lugar donde recibe atención médica .

También los agentes estatales tuvieron un segundo enfrentamiento en las inmediaciones del Centro de Readaptación Social Número 1, donde los delincuentes lanzaron granadas sin lograr herir a los policías.

En el lugar, los delincuentes que viajaban en una camioneta Avalanche Chevrolet se impactaron contra el muro de concreto del Cereso 1, muriendo tres de ellos y dos más resultaron lesionados de gravedad.

Un tercer enfrentamiento se registró en la Avenida Obregón y el camino de acceso al Fraccionamiento Las Bellotas, cuando los agentes estatales se enfrentaron con los tripulantes del vehículo Dodge Durango, donde mataron a tres presuntos sicarios.

La Procuraduría reportó que se aseguraron varias armas de fuego, granadas, tres vehículos con el apoyo de los elementos del Ejército Mexicano y de la Policía federal.

En un operativo efectuado en Guaymas, Sonora, elementos del Ejército Mexicano aseguraron dos embarcaciones cargadas con droga, cuyo era de poco mas de una tonelada.

El operativo fue ejecutado por efectivos del Grupo Anfibio de Fuerzas Especiales (GANFES), en el municipio de Guaymas.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que esto ocurrió en el marco de la Campaña Permanente contra el Narcotráfico y la aplicación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

El el 20 de octubre de 2008, efectivos pertenecientes al 3/er. Grupo Anfibio de Fuerzas Especiales, al efectuar reconocimientos marítimos en el estero La Luna, del Municipio de Guaymas, Son., localizaron 2 embarcaciones abandonadas que en su interior contenían 91 paquetes de mariguana con un peso total de una tonelada 12 kilogramos.

Durante esta actividad no hubo detenidos, procediéndose a poner a disposición de las autoridades correspondientes, el enervante asegurado.

Agentes de la Policía Federal, interceptaron en Sonoyta, Sonora, un cargamento con cerca de dos toneladas de mariguana y detuvieron a seis extranjeros que viajaban a bordo de los vehículos en los que transportaban la droga.
Los detenidos son Robert Lee Journey, conductor del vehículo y Vicky Ann Curry, originarios de Estados Unidos; así como los argentinos Sebastián Fernando Guzmán y Pablo Gonzalo Mansilla; el brasileño Tupinamba Marques Junior y el chileno Alejandra Carolina Labarca Puelles.

Las seis personas estaban acompañados por un menor de edad de origen brasileño.

El aseguramiento ocurrió cuando los federales cumplimentaron una orden de investigación en el municipio de Sonoyta, Sonora, en el boulevard Francisco Eusebio Kino.

Ahí detuvieron la marcha de una camioneta Ford E350 Van, tipo Triton, color blanco que remolcaba un bote marca Maxium, color blanco donde transportaban la droga.

Al realizar una inspección al interior de los vehículos, los efectivos federales, con apoyo del Agente del Ministerio Público de la Federación, localizaron 897 paquetes rectangulares confeccionados en cinta canela.

Estos paquetes contenían en total mil 944 kilos de mariguana que tenían como destino final la ciudad de Mexicali, Baja California.

Los detenidos, los transportes y la droga quedaron a disposición del representante social de la Federación en la localidad.

Un comandante de la Policía Federal Preventiva fue asesinado a balazos la tarde de este jueves en esta capital.

El vocero de la Procuraduría General de Justicia del Estado, José Larrinaga Talamante informó que la víctima fue identificada como Armando Montoya Leal.

La ejecución se registró en la confluencia de las calles Quinta Elisa y Quinta Pequeña en la colonia Las Quintas, en el poniente de esta ciudad.

Según algunas versiones, Montoya leal contaba con 42 años de edad y recientemente había sido ascendido dentro de la corporación.

Dueña del poder político del estado de Sonora y de una fortuna incalculable con empresas como Bachoco, Tepeyac, Ocean Garden, Larvas Génesis y Alma, la familia formada por los hermanos Bours Castelo no cesan de comprar y de invertir. Ya es dueña de medio estado, pero lo quiere todo.

Mientras se prepara para dejar en la gubernatura a uno de sus incondicionales, así como para postular al actual mandatario Eduardo Bours para “la grande”, el clan aplica grandes sumas de capital o explota con frenesí varios de los más lujosos hoteles de la región, el sistema de transporte más próspero de la entidad, siete minas y enormes extensiones de tierra con sofisticados sistemas de riego para sus cultivos de cártamo, trigo y mandarina, además de tener actualmente en desarrollo los proyectos de acuacultura más ambiciosos que se hayan visto en el país.

Y, por si fuera poco, de acuerdo con la averiguación previa PGR/SON/HM-UMAN-LL/338/2007, personajes muy cercanos al gobernador Eduardo Bours, entre ellos su jefe de escoltas, Lázaro González Cruz, operan la más amplia red de narcotráfico (y narcomenudeo) en el estado. Esto, afirman los documentos, ha sido “solapado y (está) bajo la protección” del mandatario estatal.

La empresa Bachoco, propiedad de los Bours, es investigada por la PGR debido a que decenas de tractocamiones de esa compañía han sido asegurados con cuantiosos cargamentos de droga (mariguana, cocaína y pastillas psicotrópicas) ocultos entre los pollos congelados y los huevos que se envían a varios estados del país.

Conforme a las indagatorias realizadas hasta el momento, los Bours Castelo tienen vínculos con la célula de narcotráfico que encabezan los hermanos Beltrán Leyva, quienes en Sonora están convertidos en los “verdaderos barones de la droga” y han invertido cientos de millones de dólares en la compra de terrenos, fincas y hoteles. Estos negocios, se explica, “son la pantalla” para lavar sus ganancias ilícitas.

Formado a la sombra del expresidente Carlos Salinas de Gortari, quien en 1991 lo nombró asesor en las negociaciones para la firma del Tratado de Libre Comercio en materia agropecuaria, Eduardo Bours llegó a la gubernatura de Sonora en 2003 y, desde entonces, le ha sido atribuido utilizar sus más altas influencias políticas para incrementar el poder económico de su familia.

Aún hoy, pese a las acusaciones que pesan en su contra, el gobernador Eduardo Bours se mantiene muy cerca de la cima: Apenas el viernes 24, fue recibido en la residencia oficial de Los Pinos por el presidente Calderón y el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño.

Hablaron de la reforma energética, de las obras de infraestructura que el mandatario desarrolla en la entidad, de los “temas de la agenda política nacional” y de la próxima reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) que se realizará, justamente, en el estado de Sonora.

El gobernador aprovechó la ocasión para pedir a sus anfitriones más recursos para las finanzas estatales.

Pero por lo que se refiere a las finanzas privadas, sólo en Puerto Peñasco, al amparo del poder, los Bours Castelo han invertido cerca de 3 mil millones de dólares en la adquisición de tierras y la construcción de grandes firmas hoteleras que, de acuerdo con un informe elaborado por la PGR –a raíz de que el año pasado murieron en Cananea seis policías, dos civiles y 16 sicarios de Los Zetas–, tienen que ver con el “lavado de dinero”.

Durante los cuatro años y medio que lleva en la gubernatura de Sonora Eduardo Bours Castelo, no han dejado de causar escándalo los negocios emprendidos por el clan al que pertenecen sus hermanos Alma de Jesús, María de los Ángeles, Xavier, Susana, José Gerardo, Ricardo, Rodrigo y Sandra Luz.

Los negocios

A finales del año pasado, muy cerca del Golfo de California, en lo que se conoce como playa San José, Francisco Javier Bours adquirió mil hectáreas, donde se construye, con maquinaria del gobierno del estado, el más ambicioso proyecto de acuacultura para la cría de camarón blanco y azul.

Aunque no se ha informado cuántos estanques productivos se dispondrán allí, se sabe que cada uno medirá 10 hectáreas y que –a juicio de expertos consultados por el reportero– cada hectárea producirá poco más de 50 toneladas de camarón de exportación por ciclo.

E inclusive la colocación del producto en el mercado internacional ya la tiene resuelta el clan Bours Castelo. En una negociación operada a través del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), los Bours compraron la comercializadora Ocean Garden.

Creada por los cooperativistas pesqueros, Ocean Garden cayó primero en quiebra y durante varios años estuvo en manos de Nacional Financiera. Ésta la traspasó a Bancomext, donde un amigo y socio del gobernador Bours, Mario Laborín, se la vendió al clan en poco más de 70 millones de pesos. Ahora la empresa está convertida en la más importante exportadora de mariscos de todo el mundo.

Muy cerca de las playas de San José –a menos de un kilómetro de distancia, donde se desarrolla el proyecto de acuacultura–, el gobernador, Eduardo Bours, tiene una casa de descanso que suele visitar los fines de semana con sus hermanos. A unos 500 metros de esa propiedad, frente al mar, está ubicada la empresa Larvas Génesis, S.A. de C.V., donde un equipo técnico trabaja en la producción y mejoría genética del camarón que, en breve, los Bours exportarán a Estados Unidos y a varios países de Asia y Europa.

En esa zona, la casa de Eduardo Bours luce imponente, a diferencia del resto de las residencias que fueron destruidas o dañadas por un huracán que azotó la región en agosto de 2007. Tras el fenómeno meteorológico, los Bours reconstruyeron su casa de descanso en menos de dos meses, con arquitectos y empleados del gobierno estatal.

Católico como el resto de su familia, Eduardo Bours mandó construir su propia iglesia en San José, adonde va a confesarse y a rezar. Pobladores del área afirman: “Viene seguido por aquí, se encierra en su casa y acude a oír misa, se confiesa con el sacerdote y así descarga sus culpas”.

Algunas de las personas consultadas llegaron inclusive a señalar que los Bours Castelo, encabezados por el gobernador, José Eduardo Bours (el cuarto hijo de 10 que procrearon Javier Robinson y Alma Castelo, uno de los cuales, Mario, ya falleció), son dueños de más de la mitad del territorio sonorense y están seguras de que el mandatario buscará la candidatura presidencial en el año 2012.

Además de dominar el mercado del marisco, la familia controla también, por medio de la empresa Tepeyac que opera Ricardo Bours, un amplio sector del mercado de los fertilizantes y ha penetrado en varios estados del país, como Veracruz y Tabasco, mediante la compra de otras empresas líderes en la distribución de ese producto, como Fypa, S.A. de C.V., y NPK Agroindustrial, S.A. de C.V.

No conformes con eso, mediante sus vínculos con el secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, los Bours obtuvieron la concesión para operar la aerolínea Alma, cuyos aviones vuelan por todo el país y se aprestan a abrir rutas internacionales.

Así mismo, los Bours Castelo son dueños de siete minas que explotan mediante el uso de ácido clorhídrico, sustancia que, al igual que la efedrina, sirve para elaborar pasta de coca.

El narco

Los hermanos Bours Castelo, de acuerdo con informes de la DEA y de la PGR, no son ajenos al narco. Tan sólo en el último año y medio han sido asegurados 24 camiones de la empresa Bachoco –la más importante comercializadora de pollos, gallinas y huevos en el país– cargados con mariguana y cocaína.

Según datos consultados en la PGR, los camiones de Bachoco han sido interceptados en rutas consideradas como las más importantes para el trasiego de droga: Tijuana, Mexicali y San Luis Río Colorado, en donde operan los hermanos Beltrán Leyva, célula del cártel de Sinaloa.

A raíz de la detención de algunos de esos camiones, el gobernador Bours lanzó una fuerte protesta contra la PGR y el Ejército por la gran cantidad de retenes y puntos de revisión instalados para detectar cargamentos de droga.

La acusación más agresiva fue lanzada por el mandatario el 21 de noviembre de 2007, cuando la PGR descubrió que Lázaro González Cruz, su jefe de escoltas, mantiene ligas con el narcotráfico, en particular con los hermanos Beltrán Leyva.

González Cruz, según la PGR, es una de las personas más cercanas al gobernador. Con base en una investigación a cargo de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), la tarde de aquel 21 de noviembre un equipo especial de la PGR se desplazó a Hermosillo, Sonora, con una misión especial: realizar un cateo. La razón: que se acusaba a González Cruz de operar una amplia red de narcomenudeo y de estar relacionado con operaciones de lavado de dinero.

Bajo esa hipótesis, agentes de la Agencia Federal de Investigación (AFI) catearon el domicilio del jefe de escoltas de Eduardo Bours. Aunque en aquella residencia no encontraron nada ilegal, la averiguación previa AP/PGR/SON/HM/-UMAN-ll/338/2007 establece que González Cruz tiene vínculos con una red de narcotraficantes que sirve a los intereses de los Beltrán Leyva, en particular con Alfredo, conocido como El Mochombo. (Éste sería detenido más tarde, el 21 de enero de 2008.)

Luego de aquel fallido cateo, el gobernador arremetió contra la PGR y la AFI. En conferencia de prensa dijo: “La AFI no sirve para nada, más que para crear problemas en los estados”.

Luego agregó: “Nada mejor le puede pasar a Sonora que se vayan de aquí los de la AFI, que dejen a la gente de la Procuraduría General de la República. Lo que estamos viendo ahora es que el delegado de la PGR (Óscar Ortega) dice que las famosas Unames (Unidad Mixta de Atención al Narcomenudeo), esas cosas tampoco las controlan ellos”.

Otra de sus declaraciones fue: “Creo que la AFI es un problema muy serio. Ayer hablé con el titular de la PGR (Eduardo Medina Mora). Voy a hablar son el secretario de Seguridad (Genaro García Luna), porque tiene que hacer una investigación a fondo. No puede ser que entren a una casa así nomás, por una supuesta llamada anónima”.

Bours acusaba a la PGR de haber cateado la casa de González Cruz sin orden judicial. Pero la PGR reviró al gobernador con un dato contundente: Los agentes de la AFI sí llevaban una orden. Era la número 158/2007 y fue obsequiada por el juez de Distrito Jorge Raúl Valencia para catear el domicilio de González Cruz, ubicado en Víctor Martínez 133, en Hermosillo.

En los últimos cinco meses, la PGR logró obtener mayores datos sobre el empleo de los camiones de Bachoco para el transporte de droga. En cuatro ocasiones, autoridades federales encontraron en Hermosillo y sus alrededores cargamentos de cocaína, crystal y otras drogas en camiones de Bachoco que transportaban también pollos congelados o huevo.

Uno de los mayores decomisos fue realizado por elementos de la Sedena el 16 de marzo de 2007 en un camión de Bachoco que llevaba casi dos toneladas y media de mariguana y pastillas sicotrópicas.

Y avicultores de Ciudad Obregón y de Hermosillo comentan al reportero que la empresa Bachoco opera, con licencias oficiales, la importación de efedrina.

Esta sustancia –comúnmente utilizada para la elaboración de medicamentos (entre ellos los antigripales) y por cuyo manejo discrecional saltó a la fama el empresario chino Zhenli Ye Gon– sirve para mezclarla con el alimento que consumen los pollos criados por Bachoco.

El consumo de efedrina permite que los pollos no duerman en un lapso de al menos ocho semanas. De esa manera, el pollito “se la pasa comiendo de día y de noche”, según relata a Proceso un empresario avícola. Cuando desarrolla hasta dos kilos de peso, dice, “ya está listo para salir al mercado de consumo”.

Pero al igual que los pollos de Bachoco, buena parte de la juventud sonorense tampoco puede conciliar el sueño: Según la PGR, Sonora tiene el tercer lugar entre los estados del país con mayor consumo de crystal, la droga sintética elaborada con efedrina. Conforme a la indagatoria, los grupos de distribución de esta droga cuentan con la protección de policías estatales.

Dichas redes se hallan vinculadas con los hermanos Beltrán Leyva, dueños de fincas y haciendas en Sonora que mantienen una estrecha relación con los Salazar, grupo de distribuidores de droga que, de acuerdo con los testimonios, tienen vínculos con Arnoldo Tapia Chang, identificado como operador policiaco de Eduardo Bours.

Por cierto que los Salazar mantuvieron una guerra a muerte con el gupo llamado Los Güeritos, a quienes se atribuye la desaparición y asesinato de Alfredo Jiménez Mota, reportero del diario El Imparcial de Hermosillo, en abril de 2005.

Los Salazar, quienes lograron exterminar a Los Güeritos con el crimen de dos de sus más violentos operadores, El 9 y El 15, dominan buena parte del negocio del narco en la entidad y, según la PGR, disponen de un rancho de lujo conocido como El Quiriego (donde nació la extinta actriz María Félix).

En esa zona de lujo, los Salazar son vecinos del procurador del estado, Abel Murieta, pues el funcionario también cuenta allí con una casa de descanso conocida como “Abelandi”, donde el equipo político de Eduardo Bours suele reunirse.

Los Salazar y los Beltrán Leyva se disputan las rutas de trasiego de las drogas con Los Zetas, quienes en noviembre de 2007 se enfrentaron al Suat, grupo policiaco que acribilló a 24 miembros del cártel del Golfo, en una de las masacres más fragorosas que se recuerdan en el estado.

Las principales rutas de narcotráfico en Sonora, en manos de los Beltrán, son Caborca, Nogales, Sásabe, Saric, Santa Cruz, Sonoíta, así como los tramos carreteros que comunican con Mexicali y San Luis Río Colorado.

Cuando falta un año y medio para terminar su gestión como gobernador, Eduardo Bours ya tiene listo su relevo. En el medio político se da como un hecho que el futuro candidato a la gubernatura será el senador Alfonso Elías Serrano, incondicional de Eduardo Bours.

Cuatro hombres fueron encontrados ejecutados, de los cuales tres de ellos estaban decapitados, sobre un vehículo donde dejaron un narcomensaje, en Nogales, Sonora.

La Procuraduría General de Justicia de Sonora confirmó el hallazgo de los cuatro cuerpos, aunque por el momento no tiene más información.

Se dijo que al parecer los cuerpos fueron encontrados sobre una camioneta pick up de color blanco, la cual tenía sobre el cofre un mensaje, del que aún se desconoce lo que dice.

Apenas ayer, durante la visita del Presidente Felipe Calderón a Sonora, se registró la aparición de dos narcomantas en Hermosillo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.