Skip navigation

Archivo de la etiqueta: Tamaulipas

Para los que no habian visto les dejo un video que muestra Carmago despues de la balacera.

<a href="“>

Another Bloody Milestone

The organized crime-related death toll for Mexico during 2009 surpassed 6,000 on Oct. 21, marking another unwanted milestone in the cartel war. More than a third of the total deaths in 2009 have occurred in a single city: Juarez, Chihuahua state. Indeed, the year has been the most violent since the Calderon administration took office in December 2006, surpassing the 2008 death toll of 5,700 earlier in the month.

While 6,000-plus deaths in Mexico in less than 10 months is unprecedented, it is neither shocking nor unexpected. The overall level of violence has increased since the end of 2008, due mainly to the ongoing conflict between cartels and between cartels and federal forces in Juarez and elsewhere in Chihuahua state, Guerrero, Michoacan, Baja California and Sinaloa states.

And there is no indication that the violence will taper off anytime soon. In fact, an even greater increase in violence is far more likely given the recent resurgence of Arturo “El Jefe de Jefes” Beltran Leyva and the Beltran Leyva Organization in southwestern Mexico, along with rumors of an impending conflict in Tamaulipas and Nuevo Leon states between the Sinaloa cartel and Los Zetas.

LFM and Project Coronado

On Oct. 22, the U.S. Drug Enforcement Administration (DEA) announced the results of Project Coronado, a 44-month multi-agency effort to disrupt the U.S. methamphetamine distribution networks of the La Familia Michoacana (LFM) organization. Project Coronado involved operations in 19 states, from Massachusetts to California, and resulted in the arrests of more than 1,200 individuals, including 303 LFM operatives and associates in the last two days of the operation.

While Project Coronado has no doubt impacted LFM’s cash flow and ability to distribute its product in the United States, the effects of the operation should not be overstated. Conducted over almost four years, Project Coronado allowed LFM to gradually adapt to the pressure and adjust its operations in and around the United States. Indeed, the operation could account for the resurgence of LFM activity that we have seen inside Mexico since the beginning of the year, as the organization has likely been regrouping. It is also difficult to determine at this point how many of those arrested were core LFM members and how many were merely associated dealers.

Firefights in Tamaulipas

Several firefights have erupted over the past few weeks between suspected drug traffickers and members of the Mexican military in the border state of Tamaulipas, particularly in the border cities of Nuevo Laredo and Reynosa. The gun battles have closed down entire areas of the cities and paralyzed cross-border traffic. The most recent firefight in Nuevo Laredo occurred on Oct. 21 only four blocks away from the U.S. Consulate, prompting security officials to close the building.

These incidents are fairly common in parts of Mexico where there are higher concentrations of Mexican military personnel and members of drug trafficking organizations (DTOs). What has been most noteworthy is the coordinated response by fellow drug traffickers to the opening salvos. In many of the more recent incidents, drug traffickers exchanging fire with soldiers or police have been reinforced by other members of their groups, who arrive on the scene ready to fight after the shooting has begun. There have also been reports of non-military vehicles blocking access to parts of town where the fighting is taking place, which appear to be attempts to prevent the responding law enforcement and military personnel from accessing the areas. This tactic is not new, but it is typically used when high-value members of DTOs are targeted (such as Los Zetas’ response to the capture of Jaime “El Hummer” Gonzalez Duran in November 2008.

While details of these coordinated actions have been difficult to come by (including the identities of those involved), the tactics employed by the DTOs suggest either that the organizations are on edge or there is a greater concentration of high-ranking members in the region. STRATFOR sources have reported that the Oct. 21 firefight in Nuevo Laredo involved a high-ranking and unnamed DTO member. Considering the rumors of an impending conflict between the Sinaloa cartel and Los Zetas, this could be indicator of events to come.

Indeed, should this be the case, the security situation along the South Texas-Mexico border could degrade very quickly, and the situation certainly bears watching.

Oct. 19

A bus driver was found shot to death on the side of a highway outside of Acapulco, Guerrero state.
At least a dozen people were injured as separate groups of miners clashed over a labor dispute in Zimapan, Hildalgo state.
Some 600 members of the Federal Police returned to Mexico City permanently from Joint Operation Sinaloa in Sinaloa state.
Members of the Mexican military seized more than a ton of marijuana from a truck in Apatzingan, Michoacan state.
Oct. 20

A firefight in Reynosa, Tamaulipas state, between members of the Mexican military and suspected drug traffickers left three people wounded.
Two gunmen were killed and two investigators of the Guanajuato State Attorney General’s office were wounded in a firefight in Guanajuato, Guanajuato state.
An unknown number of municipal police officers in Playa Rosarito, Baja California state, were arrested for facilitating the escape of a man arrested for arms possession.
Four people were executed in two separate incidents in Tlaltizapan, Morelos state, by suspected drug traffickers.
Oct. 21

More than 300 members and associates of LFM were arrested in the United States in the final operation of the U.S. DEA’s Project Coronado, a multi-agency operation targeting LFM’s methamphetamine distribution network.
Eduardo Ravelo, a high-ranking leader of the prison gang Barrio Azteca, was listed as one of the FBI’s top 10 most-wanted fugitives.
Eztel Maldonado, a leader of the Institutional Revolutionary Party (PRI) and a member of the Chihuahua State Electoral Commission, was shot to death outside his home in Chihuahua, Chihuahua state.
A firefight between a group of armed men and members of the Mexican military took place in Nuevo Laredo, Tamaulipas state, reportedly leaving two civilians and a soldier wounded.
An armed group of men dressed in Mexican military uniforms reportedly kidnapped four individuals in Tijuana, Baja California state.
Oct. 22

A shipment of 10 tons of cocaine was seized off the Pacific coast of Guatemala by members of the Guatemalan military with the aid of U.S. counternarcotics agents.
Carlos Adrian Martinez Muniz, second in command of Los Zetas in Apodaca, Nuevo Leon state, was arrested by members of the Mexican military after the vehicle he was traveling in was stopped by a military patrol.
The U.S. Treasury Department froze the U.S. assets of Edgardo Leyva, a high-ranking money launderer for the Arellano Felix Organization.
Members of the Mexican military discovered and dismantled a large synthetic drug laboratory in Chinicuila, Michoacan state.
Oct. 23

Three suspected Cuban nationals stabbed a Cuban-American to death in what is thought to have been a drug-related murder in Cancun, Quintana Roo state.
Four suspected members of Los Zetas were taken into custody by members of the Mexican military after the car they were traveling in was stopped by a military patrol in Aguascalientes, Aguascalientes state.
Eight bodies were discovered in at least four shallow graves in Chilapa, Guerrero state.
Oct. 24

Jose Alfredo Silly Pena, an inspector in the intelligence branch of the Federal Police, was gunned down in Galena, Chihuahua state. Pena was head of an investigation into several murders in the Le Baron community in Chihuahua state.
A group of armed men executed Rodolfo Molina Quijada, the presumed leader of a group of gunmen, in Onavas, Sonora state.
Jose Clemente Felix Diaz, PRI leader in Topia, Durango state, was attacked by a group of gunmen and later died of his injuries after he was transported to a local hospital.
Two people were found dead after being shot multiple times in Coahuayana, Michoacan state.

El Ejército mexicano capturó a Mario Alberto Cárdenas, líder de una célula de tráfico de cocaína en la ciudad de Matamoros, noreste del país, y sobrino de Osiel Cárdenas Guillén, quien fuera el principal capo del cartel del Golfo, informó hoy una fuente oficial.

Mario Alberto confesó que junto con otro de sus tíos, Ezequiel Cárdenas Guillén, alias “Tony Tormenta”, era el encargado de la recepción de droga en el área de Playa Bagdad, en el estado de Tamaulipas, indicó la Secretaría de la Defensa en un comunicado.
En la misma acción fueron detenidos tres hombres, presuntamente miembros de la banda criminal, a quienes el Ejército les decomisó ocho armas largas, un arma corta, seis granadas de mano, once granadas calibre 0,40 milímetros y tres vehículos.

Pese a que se hallaba en una cárcel desde 2003, Osiel Cárdenas seguía dirigiendo al cartel del Golfo, uno de los más violentos y poderosos de México, hasta que fue extraditado a Estados Unidos en 2007.

Elementos del Ejército detuvieron a Nelson Garza Lozano, alias “El Luchador”, presunto operador del Cártel del Golfo en Ciudad Victoria, Tamaulipas, informó la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En un comunicado, indicó que también fueron capturados los policías ministeriales Juan José López Ávalos, Jorge Alberto Rodríguez Perales y Luciano Ponce Yáñez, quienes proporcionaban seguridad al narcotraficante.

Señaló que la captura se registró el 20 de mayo, tras un enfrentamiento entre los detenidos y personal adscrito a la Octava Zona Militar.

A los cuatro hombres, indicó la Sedena, les decomisaron dos vehículos, uno de ellos blindado, y nueve armas de fuego.

Los sujetos fueron trasladados a la Ciudad de México y puestos a disposición de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) para rendir su declaración.

La SIEDO podría solicitar a un juez federal un arraigo en las próximas horas en contra de “El Luchador” y sus cómplices para agotar las investigaciones y lograr iniciarles un proceso penal.

Sergio Peña Mendoza, “El Concord”, considerado uno de los principales operadores de la organización delictiva “Los Zetas”, fue detenido por elementos de la Policía Federal (PF) en Reynosa, Tamaulipas, informó el Comisario General de la SSP, Rodolfo Cruz López.

El sicario, de 39 años de edad, ocupaba presuntamente un nivel jerárquico y el puesto similar, en la organización criminal, al de Jaime González Durán, “El Hummer”, quien fue capturado a finales de 2008.

En su presentación en el Hangar de la PF, Cruz López informó que “El Concord” fue detenido a bordo de una camioneta tipo Pick-up en el Fraccionamiento Las Fuentes, de Reynosa, tras ser perseguido por agentes federales.

En el operativo, se le decomisó un fusil tipo AK-47, una camioneta Ford tipo King Ranch, con placas de Texas, y una credencial del IFE a nombre de Arturo Sánchez Fuentes.

Peña Mendoza se fugó en junio de 2006 del Cereso número 2, ubicado en Nuevo Laredo, donde cumplía una condena por delitos de delincuencia organizada, contra la salud y portación de arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

El Comisionado de la PF, Rodrigo Esparza, señaló que la fuga del penal fue planeada por “El Hummer” y otros líderes de “Los Zetas”.

Al detenido se le acusa de haber ejecutado a dos policías ministeriales de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas y haber ultimado también al empresario Marcos D’Arcia, en San Cristóbal de las Casas, durante 2008.

Un enfrentamiento a balazos entre elementos del Ejército mexicano y Policía Federal contra un comando de desconocidos ha dejado hasta el momento por lo menos 10 personas muertas.

De acuerdo con los primeros datos, cinco de los fallecidos serían efectivos de las fuerzas federales y los otros cinco del grupo de presuntos sicarios.

El enfrentamiento inició a las 9:00 horas en la colonia Las Fuentes y hasta las 12:00 seguían los impactos de bazukas.

El pánico se apoderó en dicho sector, que alberga por lo menos a cuatro centros comerciales, ya que la gente que acudió a ellos no ha podido salir ante el “estado de sitio” que mantiene el Ejército mexicano.

Un presunto narcotraficante muerto, tres personas detenidas y el decomiso de 210 kilos de cocaína es el saldo de un enfrentamiento entre un grupo de pistoleros y soldados del Ejército mexicano ocurrido en el nordeste del país, informaron fuentes castrenses.
Este hecho se registró en Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas, la madrugada de hoy, en las inmediaciones de la Ciudad Deportiva, al oeste de esta ciudad vecina a Laredo, Texas.

Los narcotraficantes se desplazaban en varios vehículos cuando fueron interceptados por personal militar del 21 Batallón de infantería, que participa en el operativo Nuevo León-Tamaulipas contra el crimen organizado.

En ese momento se produjo el enfrentamiento que derivó en los arrestos y la muerte de uno de los presuntos sicarios, identificado como Pedro Méndez Rodríguez, originario de Coyuca de Catán, municipio del sureño estado de Guerrero.

Al comando se le confiscaron 199 paquetes de cocaína que pesaron 210.1 kilos, tres bolsas pequeñas de heroína, una más de mariguana, 142 mil 960 dólares y 89 mil 393.50 pesos (6 mil 160 dólares) y tres camionetas de modelo reciente.

Además los militares se incautadon de un arsenal con 16 armas de diferentes calibres, 75 cargadores, 2 mil 282 cartuchos de diferentes calibres, 6 granadas de fragmentación, 6 chalecos antibala negros, entre otros objetos.

La acción forma parte de los seis operativos militares y contra el crimen organizado que se realizan en los estados más conflictivos de México desde diciembre de 2006, cuando asumió el poder el presidente Felipe Calderón.

lementos del Ejército, Marina y Policía Federal tomaron el control de la seguridad pública en las delegaciones La Mesa, Cerro Colorado, La Presa y Centenario, en el este de este municipio, como una estrategia para enfrentar el alto índice de criminalidad, dijo el edil panista Jorge Ramos Hernández.

En una primera etapa sustituirán a 500 agentes municipales, quienes serán sometidos a exámenes de control y confianza, así como a cursos de capacitación, como parte del Programa de Capacitación y Confianza. Los que no lo aprueben serán dados de baja. El edil confió en que este ejercicio permita continuar con la depuración de la policía municipal, la cual estaba infiltrada por el crimen organizado, “ya que no se le atendió en su dimensión en su momento”.

Los policías entregaron sus armas y equipo de comunicación, y están concentrados en el Centro de Control y Mando de la corporación. Personal de las Fuerzas Federales los capacitará.

Los federales se harán cargo de la seguridad; oficiales municipales apoyarán en las tareas de Tránsito y peritaje de accidentes.

Agentes municipales citados para incluirlos en el Programa de Capacitación y Confianza manifestaron temor de que se les someta a investigación y sean acusados de pertenecer al crimen organizado.

Matamoros: a puro valor

En la ciudad fronteriza de Matamoros, Tamaulipas, este martes se cumplieron ocho días de que los policías municipales vigilan la ciudad desarmados, ya que el Ejército aún no concluye con la revisión del armamento que incautó el pasado martes a todo el personal de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

Lauro Peña García, presidente del Comité de Participación Ciudadana en Seguridad Pública, demandó a las fuerzas castrenses agilizar la revisión, ya que en dos casos los agentes han tenido que enfrentar a delincuentes empistolados.


Sin realizar un sólo disparo, la Policía Federal culminó una operación de inteligencia con la detención en Reynosa, Tamaulipas, de uno de los principales líderes del grupo de “Los Zetas, Jaime González Durán, alias “El Hummer.

González Durán, uno de los hombres más buscados por los gobiernos de México y Estados Unidos, es también el probable ejecutor del cantante Valentín Elizalde.

LA OPERACIÓN

Una de las “medallas” que porta “El Hummer” es haber ejecutado en 2002 el rescate del narcotraficante Daniel Pérez Rojas, “El Cachetes” del Penal de Santa Adelaida en Matamoros. Con este antecedente, y conociendo que su perfil criminal lo retrata como un hombre extremadamente violento, la Policía Federal planeó su detención.

El operativo dio inicio cuando se montó vigilancia en las cercanías de una casa de seguridad utilizada por “El Hummer” y en las carreteras por las que acostumbraba a circular. El primer reto a vencer fue que los agentes encubiertos pasaran inadvertidos para el grupo de “Halcones” –sujetos dedicados a la vigilancia pagados por los Zetas–.

Cuando las unidades de inteligencia ubicaron el blanco y determinaron que existía una ventaja operativa, se dio inicio a una operación de detención rápida y discreta. Un grupo de Operaciones Especiales de la Policía Federal sorprendió a “El Hummer”, quien ni siquiera tuvo tiempo para sacar de la cintura su escuadra calibre .38 con cachas doradas.

De inmediato inició su traslado hacia el aeropuerto donde ya lo aguardaba un avión de la Policía Federal listo para despegar.

Como lo suponía la Policía Federal miembros de “Los Zetas” intentaron rescatar a su líder.

En el camino hacia el Aeropuerto tres camionetas con hombres armados trataron de ejecutar el rescate de “El Hummer”. Sin embargo, Policías Federales y miembros del Ejército Mexicano cubrieron la salida del Grupo de Operaciones Especiales que trasladaba al detenido.

Por espacio de 15 minutos la carretera Reynosa-Matamoros, en el tramo cercano al Aeropuerto Internacional de Reynosa, se convirtió en una zona de guerra.

Sin embargo, mientras una “cortina” de policías y militares se batían con los sicarios, a los que al final lograron someter, “El Hummer” volaba en una avión de la Policía Federal hacia la Ciudad de México.

‘EL HUMMER’

“El Hummer”, un ex militar, escaló en algunos años varias posiciones dentro del cártel del Golfo. Tras desertar del Ejército Mexicano, en 1999, se unió al grupo criminal liderado por el hoy preso Osiel Cárdenas Guillén. En ese mismo año junto con “El Lazca” y Arturo Guzmán Decena dieron origen a “Los Zetas”, el grupo de sicarios del cártel. En esos años fue guardaespaldas personal del líder de la organización, Osiel Cárdenas.

Actualmente, y desde la detención de Cárdenas Guillén, “El Hummer” es el responsable de la Plaza de Reynosa para la organización de “Los Zetas” dirigida por “El Lazca” y Miguel Treviño Morales “El 40″.

Hoy los Zetas, que en 1999 surgieron como el brazo armado del cártel del Golfo, se separaron de esa banda y ahora son una organización independiente.

Hasta su detención, controlaba operaciones en los estados de Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán, Hidalgo, Veracruz, Tabasco, Quintana Roo, Estado de México y Distrito Federal.

El “Hummer” era buscado por la Procuraduría General de la República (PGR), por autoridades de Estados Unidos por cargos en la Corte del distrito de Columbia, por los delitos de conspiración para la producción y distribución de cocaína.


Sin realizar un sólo disparo, la Policía Federal culminó una operación de inteligencia con la detención en Reynosa, Tamaulipas, de uno de los principales líderes del grupo de “Los Zetas, Jaime González Durán, alias “El Hummer.

González Durán, uno de los hombres más buscados por los gobiernos de México y Estados Unidos, es también el probable ejecutor del cantante Valentín Elizalde.

LA OPERACIÓN

Una de las “medallas” que porta “El Hummer” es haber ejecutado en 2002 el rescate del narcotraficante Daniel Pérez Rojas, “El Cachetes” del Penal de Santa Adelaida en Matamoros. Con este antecedente, y conociendo que su perfil criminal lo retrata como un hombre extremadamente violento, la Policía Federal planeó su detención.

El operativo dio inicio cuando se montó vigilancia en las cercanías de una casa de seguridad utilizada por “El Hummer” y en las carreteras por las que acostumbraba a circular. El primer reto a vencer fue que los agentes encubiertos pasaran inadvertidos para el grupo de “Halcones” –sujetos dedicados a la vigilancia pagados por los Zetas–.

Cuando las unidades de inteligencia ubicaron el blanco y determinaron que existía una ventaja operativa, se dio inicio a una operación de detención rápida y discreta. Un grupo de Operaciones Especiales de la Policía Federal sorprendió a “El Hummer”, quien ni siquiera tuvo tiempo para sacar de la cintura su escuadra calibre .38 con cachas doradas.

De inmediato inició su traslado hacia el aeropuerto donde ya lo aguardaba un avión de la Policía Federal listo para despegar.

Como lo suponía la Policía Federal miembros de “Los Zetas” intentaron rescatar a su líder.

En el camino hacia el Aeropuerto tres camionetas con hombres armados trataron de ejecutar el rescate de “El Hummer”. Sin embargo, Policías Federales y miembros del Ejército Mexicano cubrieron la salida del Grupo de Operaciones Especiales que trasladaba al detenido.

Por espacio de 15 minutos la carretera Reynosa-Matamoros, en el tramo cercano al Aeropuerto Internacional de Reynosa, se convirtió en una zona de guerra.

Sin embargo, mientras una “cortina” de policías y militares se batían con los sicarios, a los que al final lograron someter, “El Hummer” volaba en una avión de la Policía Federal hacia la Ciudad de México.

‘EL HUMMER’

“El Hummer”, un ex militar, escaló en algunos años varias posiciones dentro del cártel del Golfo. Tras desertar del Ejército Mexicano, en 1999, se unió al grupo criminal liderado por el hoy preso Osiel Cárdenas Guillén. En ese mismo año junto con “El Lazca” y Arturo Guzmán Decena dieron origen a “Los Zetas”, el grupo de sicarios del cártel. En esos años fue guardaespaldas personal del líder de la organización, Osiel Cárdenas.

Actualmente, y desde la detención de Cárdenas Guillén, “El Hummer” es el responsable de la Plaza de Reynosa para la organización de “Los Zetas” dirigida por “El Lazca” y Miguel Treviño Morales “El 40″.

Hoy los Zetas, que en 1999 surgieron como el brazo armado del cártel del Golfo, se separaron de esa banda y ahora son una organización independiente.

Hasta su detención, controlaba operaciones en los estados de Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán, Hidalgo, Veracruz, Tabasco, Quintana Roo, Estado de México y Distrito Federal.

El “Hummer” era buscado por la Procuraduría General de la República (PGR), por autoridades de Estados Unidos por cargos en la Corte del distrito de Columbia, por los delitos de conspiración para la producción y distribución de cocaína.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.