Skip navigation

TIJUANA BC 28 de junio de 2008.- La unidad
blindada que el general Sergio Aponte Polito presentó
como parte de un importante decomiso logrado el
viernes anterior, tiene su historia.
Se trata de una Ford Lobo de modelo reciente, unidad
que tiene un blindaje de nivel cinco y adaptaciones para
librar aceite y clavos o para provocar el derrape o daños a
otros autos en casos de persecución, citó el militar.
Pues ese vehículo encontrado en la calle Cartagena de
la colonia Cerro Colorado, primera Sección, le sirvió a
Francisco Javier Arellano Félix “El Tigrillo” para escapar
en alguna ocasión; era utilizada por Arturo Villarreal
Heredia (a) “El Nalgón” y tras su detención quedó en
manos del primo de éste último, Armando “El Gordo”
Villarreal.
Según los datos en poder el armamento, también pertenece a
la célula que encabeza “El Gordo” Villarreal, el hombre
que los policías estatales pensaron tener en su poder,
cuando a las afueras de un restaurante de mariscos, detuvieron en días
recientes a un hombre con características similares a la de este personaje.
Esta
unidad, acondicionada para huir con ventaja en
caso de persecuciones
policiacas, es la que utilizó Arturo Villarreal “El Nalgón”,
para
proteger la fuga de “El Tigrillo”, después de que sicarios a su
cargo,
dieron muerte a policías de Rosarito y a un civil y los
decapitaron para posteriormente tirar sus cabezas en Tijuana.

LA FIESTA EN ROSARITO

El jueves 22 de junio de 2006 fue organizada una gran fiesta en
un rancho dentro de la ciudad de Rosarito, para “El Tigrillo” por
su cumpleaños. Es más, no se sabe si ese mismo día festejaba
su nacimiento o si hasta entonces se le decidió celebrar, sin
embargo fue la fecha acordada para gozarla en grande.
Desde temprana hora, según se confió a ******, individuos a su
cargo empezaron a preparar todo lo necesario para agasajarlo,
en tanto la “logística” para el cuidado del lugar se ponía en
marcha. Supuestamente habían acordado con un jefe policiaco
de esa ciudad, que no se les molestaría y se pagó una
importante suma, que sin embargo, este oficial no “repartió”
entre los uniformados, considerando tener todo bajo control y
que nada de última hora sucedería, según se dijo.
No obstante eso, durante todo el día, afirman algunas fuentes,
fueron desplazados hasta 300 sicarios por varios puntos del
poblado, para que vigilaran, mañana, tarde y noche, que nadie
se aproximara ni los molestara durante el festejo, que reunió a
los principales “jefes” y que incluyó suficiente comida y bebidas.
Los “vigilantes” estaban a la entrada del rancho… a cien, a
doscientos y a trescientos metros a la redonda y cuidando los
accesos al lugar, sin embargo algunos vecinos se quejaron por
el escándalo que se hacía y porque se vieron “varios hombres
armados” en el sitio, por lo que avisaron a la policía.
Algunos uniformados fueron a revisar, atendiendo el llamado,
pero los interceptaron los “vigilantes” quienes se ostentaron
como elementos federales que hacían un operativo, por lo cual,
pidieron no ser molestados. Estos agentes se retiraron, sin
embargo decidieron volver, pensando tal vez –dijeron algunas
fuentes- que podrían sacarles algo de dinero, considerando que
no los convencieron con sus argumentos de pertenecer a la
corporación federal.
“Pero ya tomados y hasta drogados los sicarios y pese a que
todo había estado tranquilo y sin problemas para “el patrón”, se
indignaron con los municipales y alguno disparó sin medir las
consecuencias, lo que provocó la ejecución de los agentes.
Después en la borrachera decidieron decapitarlos y tirar sus
cabezas, lo que finalmente hicieron en Tijuana.
Sin embargo, esta “trastada” de sus sicarios, puso fin a la fiesta,
de manera abrupta y poco faltó para que “El Tigrillo” cayera,
ahora si en manos de autoridades mexicanas, pero “El Nalgón”
se encargó de su rescate y de ponerlo a salvo. Al día siguiente,
Villarreal envió al P14 a recoger esta unidad, pero el ejército
agarró a este sicario en compañía de sus gentes.
El vehículo blindado de Arellano, al igual que armas nuevas y
novedosas que le fueron regaladas de cumpleaños quedaron en
el lugar y “El Tigrillo” fue sacado del sitio de peligro en esta
unidad, también blindada, que manejó “El Nalgón”. Después,
ambos cayeron en manos de la justicia estadounidense y la Ford
Lobo, se la quedó el primo de Arturo, o sea Armando Villarreal.
El la utilizó, hasta ahora que fue decomisada por las fuerzas del
general Aponte Polito, quienes la encontraron en las
inmediaciones de la delegación La Presa. Ahí, en el domicilio
indicado se encontraron 33 armas de fuego; 11 mil 334
cartuchos útiles, una granada de fragmentación; 228 cargadores;
6 máscaras anti-gas, 23 chalecos tácticos y anti-balas, así como
decenas de porta-cargadores y ocho parches de diferentes
corporaciones policiacas.
Entre los rifles, dijeron algunas fuentes a ******, deben estar: un
rifle HK de francotirador con mira telescópica, muy sofisticada y
una M60a2 calibre 7-62 por 51, también muy difícil de conseguir.
Según datos, el blindaje de nivel 5 resiste impactos de bala de
fusil 7.62 por 51; cuenta con un vidrio de 41.5 milímetros
compuesto del blindaje, aceros especiales; aluminio Dyneema,
Aramida y cerámicas; peso extra: 500 a 650 kilogramos y se
refuerza la suspensión; para vehículos de gran porte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: