Skip navigation

El 16 de junio de este año el jefe del cártel del Atlántico cayó en manos de la Policía en Santa Bárbara, con un arsenal y 30 de sus hombres, pero un alto oficial ordenó que lo dejaran ir.

La detención de uno de los capos más buscados de Honduras la efectuaron oficiales de policía en la madrugada de ese día luego de conocer que el narcotraficante había pasado por un retén con un contingente a bordo de 13 carros blindados.

Un grupo policial aseveró que el jefe policial venía al frente de la célula criminal que se dirigía al velorio de Ronald Gutiérrez, a quien la Policía investigaba por ser aliado de ese cártel y supuesto autor de varias muertes ocurridas días antes de su ejecución.

“Minutos después de que el jefe de la Policía se acercara al operativo pasaban los narcos, quienes fueron detenidos y encañonados por 32 efectivos a cargo del operativo”, relató uno de los efectivos que participó en la misión.

Los agentes policiales lograron decomisarles varias armas, entre las cuales figuraban MP5, M-16 automáticas, escopetas, 9 mm, 38 especiales, y dos AK-47.

Ordenó devolver armas

El oficial a cargo del departamento dio la orden de devolverles las armas y despacharlos, tirando por el suelo el trabajo del contingente de la Policía con la excusa de que ellos no habían cometido ningún delito.

El jefe policial ordenó a los oficiales que bajaran las armas, pero el subcomisario a cargo del operativo levantó la voz y dijo “suban las armas”.

Elementos del comando Cobra, de Tránsito, agentes de investigación y preventivos se encontraban sin saber qué hacer en el operativo, mientras los dos jefes policiales discutían el futuro del jefe del cártel del Atlántico y de sus compinches.

Agentes que se encontraban en el lugar afirmaron que el líder de los narcos le exigió a ese jefe policial que lo dejara ir.

Miembros de la entidad policial aseguraron que el simple hecho de que dos o tres personas anden en grupos y armados incurren en el delito de asociación ilícita.

A pesar de lo ocurrido, el oficial que estaba a cargo de la Policía de ese departamento dejó ir al jefe del cártel del Atlántico, organización que según fuentes policiales se dedica al sicariato, narcotráfico y robo de vehículos.

Suspenden a oficial

Horas después el jefe policial fue relevado de su mando y suspendido de sus labores por orden del ministro de Seguridad.

Un subcomisario que participó en la operación de detención y decomiso de las armas fue asignado a una academia del FBI, ubicada en Cuántico, Estados Unidos, por su excelente trabajo.

Éste es el segundo caso por el que se mancha un jefe policial de Santa Bárbara.

Cuerpos especiales afirmaron que antes de este oficial hubo otro que también fue suspendido porque le regresó un arsenal al ahora occiso Ronald Gutiérrez.

“Fue parecido, unos agentes iniciaron un operativo para incautarles unas armas a Gutiérrez, cuando el que estaba a cargo de la jefatura también ordenó de forma inexplicable que les devolvieran las armas”, afirmó un miembro del cuerpo de inteligencia de la Policía.

Después de esa suspensión quedó al mando el alto oficial que dejó ir a varios narcos el 16 de junio de este año.

La Policía informó que está investigando al líder del cártel del Atlántico por darle muerte a un oficial que se presume tenía acercamiento con la segunda banda más poderosa que opera en San Pedro Sula.

Además, la Policía tiene presunciones de que Ronald Gutiérrez participó en las muertes de varios integrantes de la familia Fajardo, ocurrida en una una gasolinera de Trinidad, Santa Bárbara.

Según la Policía, los negocios principales de estas dos bandas son el narcotráfico y el sicariato.

300 mil por muerte

Cuerpos de inteligencia señalaron que tanto la banda del Atlántico como la que opera en San Pedro Sula cobran 300 mil lempiras por matar a una persona.

Cuando los jefes de estas células criminales son contratados para dar el servicio de sicariato, envían a un grupo de tres “gatilleros” a los cuales les pagan 30 mil lempiras a cada uno.

“El problema que tienen estas bandas es que se pelean el mejor contrato”, aseguraron agentes de Investigación.

También indicaron que hay otras bandas que son de Guatemala y que son contratadas por gente de dinero para matar a sus enemigos.

Elementos de la Policía dijeron que a los miembros de la otra banda que opera en San Pedro Sula no les gusta que los del Atlántico hagan “trabajitos” en su sector y viceversa.

Los ajustes de sicarios se realizan especialmente en Tocoa, La Ceiba y el occidente del país.

“Muchas veces los narcos ‘trabajan’ en lugares donde no les corresponde, pues son sectores que ya están marcados por los del otro cártel”, afirmó la Policía.

Dejan marcas

Agentes de Investigación dijeron que estos grupos criminales siempre que se infiltran en lugares que no les corresponden, dejan sus sellos personales.

Estas marcas se diferencian en los tipos de munición que utilizan, la distancia de donde disparan o el tipo de ejecución.

Siempre las dejan para hacerles saber a los otros cárteles quién realizó el “trabajo”.

Muchas organizaciones criminales tratan de que la Policía siempre les esté informando sobre dónde y cuándo se llevarán a cabo los operativos.

Elementos de la Policía afirmaron que en muchas ocasiones hay narcos que les regalan recargas de teléfono celular a algunos agentes para que los mantengan informados de todo lo que sucede. También dijeron que a otros les pagan en dólares por cualquier tipo de datos que los alerte sobre algún allanamiento.

Autoridades policiales aseguraron que uno de los problemas para tener personal calificado y que éste sea insobornable es el bajo salario.

“Los narcos se aprovechan de que el sueldo de los elementos policiales es de apenas seis mil lempiras”, señaló un agente.

Otro de los lastres que padece la Policía Nacional es la falta de logística y de equipo.

Crímenes, en ascenso

Entre enero y julio de este año las muertes por arma de fuego se han incrementado en el departamento de Santa Bárbara en comparación al año anterior.

En los primeros siete meses de 2007 se registraron 58 muertes a causa de balazos, mientras en este año hasta la fecha van 83.

La Policía señaló que en los Valles es donde ocurren la mayoría de las muertes efectuadas por el crimen organizado.

Después de enfrentamientos con armas, la segunda causa de muerte violenta son las peleas con arma blanca, con un total de 14 decesos.

Raul Mauricio Flores, coordinador del Ministerio Público de Santa Bárbara, señaló que donde más asesinatos se cometen es en Quimistán, Naco, La Flecha y Macuelizo.

“Los homicidios han aumentado en esos sectores. Hemos estado yendo a muchos levantamientos relacionados con el crimen organizado”, afirmó Flores.

También mencionó que muchas de las víctimas son personas que traen de San Pedro Sula para ser ejecutados en esos lugares.

Varios agentes admiten la tesis de que el crimen organizado está utilizando esos lugares como botaderos de cadáveres.

Con respecto al tema del narcotráfico, miembros del Ministerio Publico afirmaron que si la Policía no realiza captura ellos no pueden actuar.

“Los apresamientos por tráfico de estupefacientes en esta zona son muy pocos, debido a que nunca se recaban muchas pruebas”, refirió el coordinador de los fiscales Raúl Flores.

“Narcomenudeo es el problema de Santa Bárbara”, dice jefe policial

Santa Bárbara está conceptuada como un corredor del narcotráfico de y hacia otros países vecinos.

“El narcomenudeo es un problema que esta afectando a gran parte de Santa Bárbara, incluso menores de edad son utilizados para ese tipo de trabajo sucio”, señalo el subcomisionado de la Policía de este departamento, Santos Armando Rodríguez.

El jefe policial señaló que no tienen suficiente equipo para hacer vigilancia y transporte con el fin de montar operativos, ni tampoco personal confiable o capacitado.

“Hay mucha fuga de información, necesitamos personal que esté capacitado para contrarrestar este delito, aquí hay muchos agentes que avisan a los narcos sobre los allanamientos”, dijo Gutiérrez.

En el departamento hay un promedio de 200 efectivos de la Policía Preventiva.

Este año no se han producido muchas capturas de personas que se dedican al narcotráfico en Santa Bárbara.

“La mayoría de los decomisos son plantas de marihuna. De cocaína apenas se han incautado gramos a delincuentes que se dedican a venderla menudeada”, afirmó un agente de investigación.

También mencionó que en los meses anteriores han incautado una gran cantidad de marihuana y semillas.

En el último operativo se decomisaron más de dos manzanas de plantas de marihuna en uno de los sectores del departamento.

La Policía apuntó que hay muchos narcos que están pagando con cocaína y ésta es vendida por gramos en varios sectores como Quimistán, Trinidad, Sula y Azacualpa.

“El problema de que no hay muchas capturas de personas dedicadas al narcotráfico es que muchas de ellas siempre andan con dos o tres gramos cuando son requeridas y esto debilita la acción policial, pues sólo son remitidas a la Fiscalía por consumo y no por tráfico”, apuntó un jefe de la policía de Investigación. Otra agente aseguró que muchos capturados han sido puestos en libertad casi al instante por la influencia política que existe en Santa Bárbara. Autoridades policiales apuntaron que después de la muerte de Ronald Gutiérrez los asesinatos en la zona bajaron en un 60 por ciento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: