Skip navigation

Las casi seis toneladas de cocaína que transportaba el semisumergible interceptado el 16 de julio en costas de Oaxaca iban dirigidas al cártel de Sinaloa, cuyo líder es Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Los cuatro ocupantes del narcosubmarino tenían dos escenarios: esperar por vía radial HF y de telefonía celular instrucciones para entregar la droga en aguas internacionales a otra embarcación mayor, o seguir en ruta “errática” hacia Sinaloa, para entregar la cocaína a los operadores del mencionado cártel.

De hecho la nave tenía diesel marino suficiente para navegar de ida y vuelta a Colombia tras entregar el cargamento en algún sitio entre Punta La Rana e Isla del Bosque, en la franja costera de Sinaloa.

Fuentes de la Armada de México y de la Procuraduría General de la República (PGR) indicaron a este diario que la ruta “errática” era intencional y con ella habían logrado evadir radares colombianos al navegar tramos amplios a una velocidad de tres a nueve nudos marinos (entre 9 y 216 kilómetros por hora aproximadamente) hacia mar abierto.

De acuerdo con la Armada de México, “la distancia que existe entre Colombia y México es de mil 222 millas náuticas (MN) y la capacidad total de combustible de la embarcación es de 12 mil litros”.

Esto le permite a los semisumergibles como el interceptado “recorrer una distancia de 3 mil 100 millas náuticas; por lo tanto, la embarcación contaba con la suficiente capacidad de combustible que le permitiría regresar a su punto de origen”, estiman expertos de la Marina.

Los reportes derivados de las declaraciones de los cuatro colombianos detenidos (Rafael Jiménez Biojo, Rodrigo Olaya Cuero, José Félix Cuero Enríquez y Fabio Pineda Payán) indican que desde su salida se les instruyó sobre la manera de navegar hacia el norte del continente: en forma errática y alejándose de las costas para ir hasta aguas internacionales —a más de 200 millas náuticas de la franja mexicana— manteniendo velocidades muy bajas, de entre tres y nueve nudos marinos, para evitar ser detectados por radares continentales.

Sin embargo, los radares satelitales del Sistema Hemisférico de Información ubicaron a la nave a 210 kilómetros al sur del puerto de Salina Cruz, Oaxaca (120 millas náuticas de costas mexicanas), transportando 257 paquetes con aproximadamente 20 kilos cada uno, etiquetados con un logotipo amarillo y la leyenda “Las Garzas”, que recibirían operadores del cártel de Sinaloa.

Este lunes la Secretaría de Marina incineró los 5 mil 821 kilos de cocaína decomisada el 16 de julio en las costas de Oaxaca en el minisubmarino procedente de Colombia. El valor estimado de este cargamento, si hubiera llegado a las calles, era de 750 millones de pesos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: