Skip navigation

Cuando habla acerca de cuerpos enterrados en patios traseros de casas familiares, o de secuestros y asesinatos despiadados que acaban con un narcomensaje encima del cadáver de la víctima, lo hace con el mismo tono pausado que cuando cuenta que cobraba cada quincena un pago de 4 mil pesos en una sucursal de Elektra, o que antes de trabajar para Los Zetas fue reportero de nota roja.
A Marco Vinicio Cobo Domínguez lo conocen como “El Locochón” dentro del brazo armado del Cártel del Golfo. Trabajó ahí desde abajo como “H” o Halcón, que es el nombre que reciben los zetas de nivel raso. De ahí pasó a ser jefe de grupo, cargo que le sigue al de Halcón en una jerarquía formal que tiene la banda, parecida a la del Ejército Mexicano, y en la cual también hay comandantes segundos, comandantes y comandantes de plaza.
“El Locochón”, quien nació en Tamaulipas y residió durante 9 años en el puerto petrolero de Salina Cruz, Oaxaca, no le hace honor a su apodo durante el interrogatorio al que lo someten agentes de inteligencia militar y al cual tuvo acceso MILENIO, a través de una videograbación. Permanece estático, contestando las preguntas con voz pausada y un semblante jovial y tranquilo la mayor parte de los 32 minutos que dura la grabación obtenida.
Lleva puesta una camisa negra de manga corta con la leyenda France y el número 10 trazados en color rojo. Sólo un par de veces traga saliva y mueve bruscamente su boca, rodeada por una barba de candado delineada y esmerada, tanto que hasta parece que “El Locochón” acaba de salir de la peluquería.
Pero no.
****
La cámara empieza a grabar.
-Antes de comenzar quiero preguntar si has sido víctima de golpes o amenazas, inicia los cuestionamientos el interrogador.
– Aquí no señor, desde que me trajeron no me han tratado mal, responde “El Locochón”.
-¿Cuál es tu nombre?
– Marco Vinicio Cobo Domínguez
-¿Cuál es tu apodo?
– En la familia me conocen como “El Loco” o “Locochón”
-¿De dónde eres?
– Nacido en Tamaulipas. Durante nueve años estuvimos viviendo en Salina Cruz Oaxaca
-¿A qué te dedicas?
– Yo trabajaba en un… Y estaba trabajando para una organización, revisaba en la entrada, señor.
-¿Cuál es esa organización?
– La que inicia con Z, señor.
-En concreto ¿a qué grupo u organización perteneces?
– Tengo entendido que son Los Zetas y el Cartel del Golfo.
****
Al “Locochón” también lo conocían como “El Bobby Larios” dentro del mundo del crimen organizado, donde parece que los apodos, entre más excéntricos mejor. El día en que el Ejército lo atrapó, el 3 de abril de este año, este antiguo reportero de sucesos policiales cargaba un arma AR-15, calibre .223×5.56 milímetros, modelo XM15-E2S, marca bushmaster. Y dos cargadores extra.
Su detención no le sorprendió a ninguno de los periodistas del Istmo de Tehuantepec que entrevisté con la promesa de no citarlos, ante el miedo que aún provoca en esa región como en tantas otras del país, la amenaza mortal del narco. No les sorprendió el hecho a pesar de que “El Locochón” había trabajado durante varios meses como corresponsal de nota roja en Huatulco para el periódico “El Sol del Istmo”, donde también se encargaba de la distribución del diario.
“Siempre se supo que él no era reportero”, relata un periodista con la seguridad típica de quienes son infalibles gracias a la información que poseen, pero que no pueden difundir. “Desde hace tiempo aquí ya no se publica nada, nada sobre el narco. Ni siquiera las notas que aparecen en México o que son firmadas allá”, explica.
“Es más, de hecho aquí no existe el narco”, me cuenta y luego ríe. A pesar de todo, ríe.
****
-¿Qué cargo tenías en esa organización?
– Primero empecé como H que le llaman ellos Halcón y hace aproximadamente seis siete días que me llevaron a un departamento para que apoyara a un muchacho de la Central cuidándole a los demás haches de la comunidad
-Te voy a comenzar a preguntar ¿Qué cargo desempeñabas en la organización?
– El de la Central, señor, el de la Central es que les da información a todos los muchachos, a todos los haches, Ahí hay un chavo que está encargado de todo y es al que estaba apoyando
-¿Quiénes eran tus superiores?
– El Franco, el Ingeniero, el Tarzán, el Katia y el…
-¿Y de todos ellos quiénes eran tus superiores?
– Pues todos tienen cargo de comandante segundo
-Y tú que cargo tenías en esa organización
– Pues era encargado de la Central junto con Franco, pero Franco era mi superior.
-¿Cuántos tenías a tu cargo?
– Pues a todos lo haches de aquí desde Salina Cruz hasta Matías Romero.
-¿Cuánto te pagaban?
– Pues me estaba pagando 3 mil pesos, de ahí me dieron 4 mil pesos
-¿Cuánto tiempo tienes de estar trabajando para esta organización?
– Como del día 20 de enero para acá, señor.
-¿Cada cuánto te pagaban?
– Cada quincena, señor, cada 15 días.
-¿Y a quién le recibes tus pagos?
– Me los depositan en Elektra, señor y el último pago me lo dio directamente Franco en un sobre amarillo.
-¿Quién es Franco?
– El que está encargado de todas la Centrales.
-¿A quién más conoces? Descríbeme al Tarzán.
– Pues al Tarzán yo nunca lo vi de cerca, nada más lo conocí por vía telefónica, señor. Al que sí vi fue al Chanito, al Chano.
-¿Quién es ese hombre?
– Se le conoce como el Nes
-¿Y qué hace?
– Es comandante
-¿A qué le llamas comandante?
– Es que él era comandante, jefe de una cuadrilla.
-¿Cuántas cuadrillas tenías a tu mando?
– Eran 13, señor
-¿A qué se dedicaba esa organización?
– Pues los muchachos que yo estoy diciendo se encargaban de vigilar toda la carretera para los comandantes. Tengo entendido que esa organización secuestraba a gente que tuviera delito, según ellos, así decían, a gentes que se dedicaba al narcotráfico.
-¿Y a dónde los llevaban?
– Pues en Salina Cruz tenían una casa
-¿Y qué pasaba ahí?
– Pues secuestraban a la gente y, por lo que me platicó Franco, ahí habían enterrado a tres personas en la parte de atrás del patio. Pero no me dijo así con esa actitud de “aquí los enterramos” porque yo nunca entré con él. Yo nada más lo iba a dejar a la esquina de la tienda y de ahí se iba caminando.
****
El Istmo de Tehuantepec, la región de México considerada como estratégica para el país por la cercanía entre las costas oceánicas de Oaxaca y de Veracruz, es una zona donde el Cártel del Golfo ejerce su propia ley a través de Los Zetas, su brazo armado. Y para ello se valen no solamente de halcones, jefes de grupo, sicarios y comandantes en los que se divide la organización delictiva, sino que también cuentan con la colaboración de policías municipales, ministeriales y federales, de acuerdo con Marco Vinicio Cobo, “El Locochón”, un miembro de la banda detenido el pasado mes de abril.
El reportero de nota roja convertido en zeta, cuestionado por militares de la sección segunda del Ejército en una videograbación obtenida por MILENIO, revela que la banda originaria de Tamaulipas tiene bajo su servicio a servidores públicos oaxaqueños para controlar carreteras, realizar levantones y secuestros, amenazar a periodistas de la región y asesinar a militares, como sucedió con el caso del sargento José Luis Canseco López, agente de inteligencia militar degollado en el puerto petrolero de Salina Cruz.
– ¿Qué autoridades están organizadas con tu organización de los Zetas?,- pregunta el militar interrogador.
– Bueno pues en una libreta en el departamento que yo vi, están municipales de Juchitán, Tehuantepec, Salina Cruz, Ixtepec, ministerial de Ixtepec, ministerial de Salina Cruz, ministerial de Tehuantepec, ministerial de Juchitán, ministeriales de Marqués y municipales de Marqués.
– ¿Tienes los nombres?
– No, nada más venían ahí con apodos. Venía “hermano” ese hermano nunca supe qué significó pero venía “Reivi” que era personal de la Ministerial, venía “ME” que era de la ministerial de Juchitan, “Miste” que era de la Ministerial de Matías y otro que era la Ministerial de Salina Cruz y los demás venían como “Papa” … y después decía Juchitán, Tehuantepec, marcados.
– ¿Con quién consiguen las armas?
– Ahí desconozco señor porque de eso se encargaban ellos. Eso no lo hacíamos nosotros
– ¿Qué otras autoridades están involucradas?
– Por lo que tengo entendido también de la AFI pero nunca tuve oportunidad de ver número telefónicos o nombre de ellos.
– Autoridades municipales que sepas…
– Pues hasta el momento nada más esos señor, como le acabo de comentar.
– ¿A cuántos han secuestrado?
– Hasta donde yo sé, supe lo de Bracamontes (empresario secuestrado), que lo secuestraron y tengo entendido que se les escapó, y la líder del problema de cuando levantaron al militar, cuando fueron a alquilar el departamento.
****
El militar al que se refiere “El Locochón” es José Luis Canseco López, sargento segundo, quien pertenecía al XIII Regimiento de Caballería Motorizada del Ejército mexicano con sede en Ciudad Ixtepec.
– ¿Qué sabes de la muerte del militar?, reanuda el interrogatorio, el agente del Ejército.
– Por lo que dice Franco que cuando estábamos ahí en el departamento cuando leímos el periódico me dijo que era de inteligencia militar y que ya se estaba acercando mucho.
– Descríbeme los hechos…
– Ese día a mi me pasan a dejar a mi casa como a las 3 o 4 de la tarde me llevaron a un departamento en el edificio B 7 de los condominios de la colonia Petrolera, en el departamento 301. Ahí me dicen que me voy a quedar que no tenía derecho a salir, que me coordinara con Franco para ver de a qué hora a qué hora íbamos a hacer guardias, que el que estaba a cargo de todo ahí era Franco, que tenía que hacer lo que él me dijera.
Me dijo Franco que si no era yo el que iba a ir a departamento iba a ser el… Entonces como a las, no me acuerdo exactamente a qué hora de la noche, venía una camioneta roja tipo americana con una leyenda de California atrás, la reportamos porque nos habían dicho que si la veíamos la reportáramos, andaban buscando esa camioneta. Entonces un… que está ubicado en la Frontera avisa que pasó la camioneta, mandó un mensaje por teléfono
– ¿A qué hora fue eso?
– No me acuerdo exactamente de la hora pero era antes de la media noche. En… mandan mensaje y el teléfono lo contesta Franco y Franco da novedades de que habían visto la camioneta
– ¿A quién da novedades?
– Esa información se la da a Tarzán. Entonces reportan que venían unos camiones del ejército a esa hora y mandan a checar por qué no habían pasado por Tehuantepec. Entonces mandan al Metralla a checar la autopista…
– ¿Qué sucedió, qué echaron en la camioneta?
– ¿En la camioneta roja? Por lo que sé el militar amaneció muerto en… por lo que salió en el periódico.
– ¿Quién se llevó al militar?
– Pues los que estaban ahí, el Tarzán, Texas Magui, Katia son los que estaban.
-¿Dónde se llevaron al militar?
– A Matías Romero…
– ¿En qué se llevaron al militar?
– En una Pick Up roja
– ¿Quiénes mataron al militar?
– Pues tengo entendido que fueron ellos los que lo mataron, señor.
– Quiénes, da nombres
– El Tarzán, la Katia, el Texas, la Magui, el Buitre y el Zorro.
– ¿En dónde lo mataron?
– Tengo entendido que se lo llevaron a Matías
– ¿Por qué lo mataron?
– Pues por lo que me dijo Franco porque era de inteligencia militar y se estaba acercando mucho, es lo que tengo entendido señor.
*****
Junto al cadáver degollado del soldado, el cual fue encontrado el 20 de marzo, había varias bolsas con cocaína y cerca de 20 mil pesos en efectivo.
– ¿Qué sabes de la droga que dejaron?,- le pregunta al respecto el interrogador al Locochón.
– Pues de la droga y el dinero tengo entendido que lo dejaron para que pareciera un ajuste de cuentas para que pareciera que él estaba metido dentro del narcotráfico también.
– ¿Quién planeó eso?
– La Katia, el Texas, la Magui, el Buitre y el Zorro, ellos fueron quien planearon eso.
– ¿Qué drogas dejaron?
– Tengo entendido que dejaron varios miles de pesos y varias bolsas de cocaína.
– ¿Con qué propósito?
– Para que pareciera un ajuste de cuentas por el narcotráfico y que pareciera que él estaba metido en las drogas
-¿Qué mensajes dejaste?
– Los mensajes no los puse yo, porque yo estaba en el departamento con Franco. En el periódico se veían las fotos con un papel que no se alcanzaba a ver.
– ¿Qué le dijo Franco a los periodistas para que no sacaran el mensaje en el periódico?
– Bueno lo que yo tengo entendido, de cuando yo trabajé en el Sol del Itsmo es que ya estaban amenazados. Cuando yo estuve comisionado en Huatulco vendiendo periódicos y levantando la nota policiaca, a mi me prohibieron sacar una nota de unos detenidos que tenían armas y me dijeron que esa nota no se podía sacar.
-¿A qué medios de comunicación tienen amenazados los Zetas?
– Al Sol del Istmo y el del Sur y también tengo entendido que están amenazados los del Imparcial
– ¿Quién los amenaza?
– Pues eso lo hace la gente de arriba señor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: