Skip navigation

Carlos Mauricio Povedo Ortega, vinculado con la organización de los hermanos Beltrán Leyva era muy ‘bondadoso’ con quienes le atendían en su rancho ubicado en este municipio y donde tenía más de mil cabezas de ganado y animales exóticos.
De acuerdo con testimonios de vecinos de la comunidad de Galindo, donde se ubica el rancho La Muralla, en el lugar había fiesta cada vez que el colombiano llegaba.

El rancho “La Muralla” adquirido presuntamente por el colombiano hace poco más de un año, rápidamente fue transformado con la construcción de infraestructura necesaria para la engorda de alrededor de mil cabezas de ganado que llegó a tener, hasta antes de que la SIEDO lo incautara

Además, la finca que fue propiedad de Hugo Olvera Villafaña, conocido como Juan Cañedo, dedicado en ese entonces a la crianza de caballos, cuenta con un moderno helipuerto, en donde cada fin de semana aterrizaba el helicóptero de Mauricio, según narran los pobladores.

Uno de los gustos del colombiano eran los animales exóticos, ya que en la propiedad todavía se encuentran jirafas, cebras, venados cola blanca, búfalos, avestruces, pavorreales, pero los habitantes de la zona refieren que también había leones y tigres.

Para nadie de las personas consultadas era desconocido que apenas hace unos días el rancho fue intervenido por las SIEDO, ya que se dijo que se llevo a cabo un fuerte movimiento policíaco.

“Primero (sobrevolaron la zona) helicópteros del Ejército y luego llegaron los de la PGR y ya no dejaron que nadie se acercara”, relató uno de los vecinos.

La gente recuerda los lujos que llegaron al rancho desde que fue adquirido por el colombiano, ya que refieren que desde que el “jefe” llegaba, los más de 100 trabajadores con los que contaba, se encargaban de atenderlo de la mejor manera.

“Es que, dicen que el señor era muy bondadoso. Las propinas eran en dólares”, recuerdan.

Y es que dicen que desde el momento de su aterrizaje en el helipuerto, un carrito de golf se acerba para trasladarlo de inmediato, junto con sus acompañantes, hasta la finca, donde era recibido con mariachis y grandes lujos que eran parte de las fiestas que adentro se organizaban.

“El rancho cambio en todito desde que fue vendido, contrataron muchos trabajadores que trabajaron en la remodelación, le pusieron pasto, trajeron animales raros y colocaron la luz alrededor”, indicaron.

Asimismo, mencionaron que hace unos días fueron sacados del rancho todos los animales de engorda y se les giró instrucciones a los casi 100 trabajadores que prestaban su servicio, que abandonaran el lugar.

“El movimiento comenzó aquí cuando detuvieron a los colombianos (en el Desierto de los Leones), desde entonces comenzaron a hacer movimiento, el rancho debe tener conexión con aquel asunto”, comentaron.

“Cuando Cañedo vendió y se oía que lo había comprado un colombiano, la transformación del rancho comenzó y fueron contratados trabajadores de acá, llegaron albañiles, caballerangos, herreros que se encargaban de la construcción de la infraestructura y del cuidado del ganado de engorda”, concluyeron.

De acuerdo con los vecinos Povedo Ortega, se dedicaba a la compra-venta de equinos y otro tipo de animales exóticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: