Skip navigation

Una presunta traición derivó en la captura de Alberto Espinoza Barrón o Alberto Espinoza Loya, “La Fresa” o “El Tico”, uno de los principales cabecillas de la organización criminal “La Familia”, la cual disputa a otros cárteles el control del narcotráfico en Michoacán y el Estado de México.

De acuerdo con informes militares y de corporaciones policiacas de Michoacán, la detención de “La Fresa” se realizó la madrugada del lunes, durante un operativo realizado en Morelia.

Espinoza, quien es considerado el tercero en el mando de “La Familia”, habría sido capturado en las inmediaciones de la escuela de fútbol del chileno Marco Antonio “El Fantasma” Figueroa.

Según los informes, decenas de militares rodearon una casa de seguridad que el presunto narcotraficante tenía entre las calles Aristeo Mercado y Teniente Alemán, en la Colonia Chapultepec.

Otros nueve sujetos, al parecer varios de ellos escoltas del capo, fueron aprehendidos en el mismo operativo, del que hasta ayer las autoridades no habían rendido ningún reporte oficial.

De acuerdo con los informes, “El Tico” había establecido su centro de operaciones en Morelia.

Los otros líderes de la organización criminal son Nazario Moreno González, “El Chayo”, y Jesús Méndez Vargas, “El Chango Méndez” o “El Chuy Méndez”, quienes tomaron el mando tras la captura en 2004 de Carlos Rosales, “El Tísico”, cuando eran aliados del Cártel del Golfo que lideraba Osiel Cárdenas Guillén.

Los reportes sobre la captura de Espinoza refieren que el Ejército y la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) la fraguaron hace aproximadamente un mes.

Según los informes, dos sujetos detenidos en noviembre pasado en Michoacán; entre ellos, un ex militar que ahora servía a “La Familia” delataron -como testigos protegidos- la ubicación del “Fresa”.

Incluso, revelaron la localización de una finca que, a simple vista parecía ser una atractiva casa de campo en Uruapan, pero en realidad funcionaba como crematorio clandestino para desaparecer a víctimas del crimen organizado.

En dicha finca, el Ejército descubrió el 6 de diciembre los restos calcinados de 11 personas hasta el momento no identificadas.

En el lugar, las autoridades militares aseguraron dos pistolas con incrustaciones en chapa de oro, cientos de cartuchos útiles, chalecos antibalas, cascos tipo militar, dos granadas de fragmentación y otros implementos, los cuales estaban ocultos en una cisterna de los jardines.

El grupo criminal de “La Familia” surgió en 2006 en Michoacán al separarse del Cártel del Golfo, tras la pérdida de liderazgo de Osiel Cárdenas Guillén, quien había sido detenido tres años antes.

Sus primeras apariciones públicas se dieron con la ejecución de rivales a los que decapitaba y colgaba sus cabezas a la orilla de la carretera, siempre acompañadas de un mensaje.

La PGR atribuye a este grupo al menos 17 decapitaciones en Michoacán.

La noche del lunes, un grupo de soldados realizó un segundo cateo en el área donde “El Fresa” tenía su casa de seguridad en Morelia, sin que aún se conozca lo que encontraron.

Todos los detenidos fueron llevados a las instalaciones de la SIEDO en la Ciudad de México, donde hasta el cierre de la edición rendían su declaración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: