Skip navigation

Tag Archives: comandante

El miércoles, las autoridades federales y del Edomex capturaron a un comandante infiltrado en la Procuraduría mexiquense por “La Familia”… y ayer cayó un comandante de la Policía de Huixquilucan ligado al Cártel de Sinaloa.

Antonio Ramírez Cervantes, comandante de la Policía Municipal de Huixquilucan, y Raúl Villa Ortega, “El R”, fueron señalados ayer como presuntos responsables de la masacre de 24 personas ocurrida el 12 de septiembre en un paraje ubicado en Ocoyoacac, cerca de la Marquesa.

La presentación fue hecha por la titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), Marisela Morales, y por el Procurador mexiquense, Alberto Bazbaz.

“Los indicios en poder de la autoridad federal señalan que Villa Ortega fue el autor material de todas y cada una de las 24 muertes, y que el comandante de la Policía Municipal de Huixquilucan participó, junto con otras personas, en el levantamiento de las víctimas y, posteriormente, en su traslado al lugar donde fueron privadas de la vida”, precisó Morales.

Ambos sujetos fueron atrapados mientras circulaban en el Bulevar Magnocentro, de la Colonia San Fernando La Herradura, en Huixquilucan, Estado de México, a bordo de una Suburban blindada.

La PGR señaló que “El R” declaró trabajar para Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, jefe de sicarios de los hermanos Beltrán Leyva, quienes a principios de año rompieron con Joaquín “El Chapo” Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa.

“‘La Barbie’ y ‘La Muñeca’ son la misma persona, identificada como Valdez Villarreal, y está relacionada con la ejecución del comandante de una Policía municipal de Coacalco, el 7 de agosto”, precisaron fuentes de la ASE.

Además, “El R” fue identificado como dueño de una empresa de seguridad privada en Ecatepec que servía de pantalla para lavar dinero.

Más infiltrados

Ayer, fuentes de la Procuraduría mexiquense revelaron que Jesús García Carrasco, comandante de la Policía Ministerial del Edomex, podría no ser el único judicial infiltrado por “La Familia”.

La dependencia giró orden de presentación a nueve elementos que también podrían estar colaborando con el crimen organizado.

“Hay indicios de algunos ex subdirectores que tienen otros cargos y que hay imputaciones de otros detenidos sobre la protección que recibían de estos servidores públicos”, señalaron fuentes de la dependencia.

Ayer publicamos la captura del comandante García Carrasco, entregado por la Procuraduría mexiquense a la PGR, tras detectar que recibía 70 mil pesos al mes por dar información de operativos y mandos de la corporación.

El jefe de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) en Mexicali, Carlos Alberto Cepano Filippini, fue arrestado en California como parte de una investigación por tráfico de drogas, informaron autoridades.

Carlos Alberto Cepano Filippini, de 34 años, fue arrestado la noche del miércoles en el suburbio de West Covina junto con su esposa, Julissa López, como parte de una investigación sobre crimen organizado y tráfico de drogas, afirmó Sarah Pullen, portavoz de la Agencia Federal Antidrogas (DEA) de Estados Unidos.

Más tarde, al jefe policial y a otras tres personas se les fijaron cargos graves por la posesión de dinero derivado del narcotráfico, informó la oficina del fiscal de distrito del condado de Los Angeles en un comunicado.

Además de Filippini y de su esposa, están acusados el agente policial Víctor Manuel Juárez, y Héctor Manuel López.

El fin de semana pasado los agentes más importantes bajo el mando de Cepano Filipini habían sido asesinados.

La operación de arresto fue realizada por integrantes de la DEA y la policía de Los Angeles, informó Pullen.

Filippini no era el objetivo de las fuerzas de la operación y la DEA ”no esperaba arrestar a quien atrapamos”, afirmó. La portavoz no dio otros detalles sobre el arresto.

El mando de la AFI continuaba bajo arresto el viernes y no pudo ser localizado para que hiciera declaraciones al respecto.

Los dos agentes de más alto rango de la jefatura de Filippini fueron asesinados a tiros en Mexicali, Baja California,la noche del sábado, según informó el diario San Diego Union Tribune.

Aún no se había arrestado a ninguna persona con respecto a esos asesinato

A través de una llamada anónima, el cártel de Juárez se adjudicó el plagio del director para la Investigación del Secuestro y el Crimen Organizado en la Comarca Lagunera, Gerardo Valdés Segura, quien desapareció el lunes y aún se desconoce su paradero.

Se teme por su vida, pues el 14 de mayo del 2007, su antecesor en el cargo, Enrique Ruiz Arévalo, fue raptado y después asesinado por integrantes de la banda de Los Zetas.

El procurador Jesús Torres Charles confirmó el hecho y dijo que el último contacto que se tuvo con el jefe antisecuestros fue alrededor de las 13:00 horas del lunes cuando habló por teléfono a su oficina.

Ese día, pero a las 22:56 horas, se recibió una llamada en el “centro de control y comando C4” de la ciudad de Torreón, donde una persona que obviamente no se identificó, aseguró que ellos tenían al comandante y que pertenecían al cártel de Juárez.

También enviaron amenazas a los mandos de la Policía Municipal de Torreón.

Las indagaciones apuntan a que Valdés Segura fue privado de su libertad por la delincuencia organizada, cuya organización ya está identificada, pero se reservan los datos para no entorpecer la pesquisas.

El procurador expresó que en el secuestro participaron al menos seis personas que iban a bordo de una camioneta negra, marca Chevrolet, de modelos reciente.

Se ignora si se utilizaron más vehículos. Lo último que se supo es que el comandante manejaba la unidad oficial que tenía asignada, una camioneta tipo Durango, modelo 2007, placas de circulación FBW4313, que no se sabe donde está, pues no han podido encontrarla.

En lo que va del año, en Torreón y la Región Laguna ha habido como 50 ejecutados por el narcotráfico, excepto dos que fueron tirados hace una semana en Saltillo, casi en los límites con Zacatecas.

Hay 192 detenidos por delincuencia organizada, 27 de los cuales son de la banda de Los Zetas y estuvieron implicados en el crimen del comandante Ruiz Arévalo.

Un comandante de la Policía Estatal Preventiva de Sinaloa fue ejecutado por un comando cuando salía de su domicilio en la Colonia Miguel Hidalgo, en la zona centro de esta capital.

La PEP identificó al agente fallecido como Salomón Díaz Pérez, alias el “Coyote”.

El crimen ocurrió alrededor de las 7:45 horas de este miércoles, cuando Díaz Pérez salió de su domicilio ubicado por la Avenida Zeta, casi esquina con Constitución.

De acuerdo con testigos, al lugar llegó un auto compacto, del cual descendieron varios individuos, quienes dispararon contra Díaz Pérez, quien en ese momento subía a una camioneta Ford Lobo blanca 2008.

Tras los disparos, el cuerpo del agente estatal quedó tendido sobre el asiento del conductor de la unidad.

Peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa iniciaron las investigaciones y levantaron al menos 100 casquillos de AK 47 y AR-15 en el lugar del asesinato.

Un juez federal dicto auto de formal prisión contra Juan José Muñiz Salinas, ex titular de la Dirección de Seguridad Pública en el Municipio de Reynosa, Tamaulipas; se le acusa de participar en actos de delincuencia organizada y narcotráfico.

En el expediente 53/2008 se establece que éste hombre, identificado entre la delincuencia organizada como “El Bimbo” o “El Comandante Muñiz”, presuntamente colaboró y protegió diversa operaciones del cártel del Golfo haciendo uso de su cargo .

El ex servidor público fue detenido el pasado 17 de abril y sujeto a un arraigo; al encontrarse los elementos de prueba en su contra se le notificó tras la rejilla de prácticas del Juzgado Cuarto de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales, en el Estado de México, del auto de formal prisión en su contra.

Un grupo de sicarios ejecutó a un comandante de la Policía Ministerial de esta ciudad, y luego tomó como prisioneros a clientes de una plaza comercial del puerto.
El grupo de cuatro pistoleros ejecutó al policía y en su huída se refugió en el centro comercial. Aproximadamente 10 comensales de un restaurante quedaron como rehenes de los sicarios que llevaban granadas y ametralladoras.
Los hechos ocurrieron a las 18:00 horas (19:00 horas en la ciudad de México) y hacia las 21:00 horas el grupo de pistoleros, que demandaba un autobús para salir de la plaza, escapó del sitio en una camioneta tipo Van blanca llevándose a algunos rehenes a los que liberaron en calles del fraccionamiento Fovissste, con excepción de dos personas, a quienes presuntamente conservaron en su poder.
Policías locales y federales, junto con elementos del Ejército rodearon la plaza, una de las más populares y concurridas de la ciudad, y evacuaron a los visitantes.
Según reportes de la prensa local, mandos de la Policía Federal quedaron a cargo del operativo y las negociaciones, y accedieron a entregar un vehículo para que los secuestradores huyeran.
Al cierre de esta edición se informó que la policía perseguía a los sicarios por calles de Mazatlán.
En Sinaloa se desarrolla el operativo Navolato-Culiacán, en el que que efectivos federales realizan revisiones y patrullajes con el fin de impedir la violencia desatada por la guerra entre bandas del narcotráfico. El jueves pasado, un comando ejecutó a 12 personas, nueve de ellos civiles, en Culiacán

La ola de violencia generada por el crimen organizado en esta entidad cobró ayer la vida de un comandante de la Policía Ministerial, mantiene en estado grave a un policía municipal de Ciudad J uárez y segó la vida de otros cuatro hombres. A las 05:30, en la ciudad de Chihuahua, un jefe ministerial fue ejecutado en el interior de su vivienda, mientras dormía. El mando se recuperaba de las heridas que una semana antes había recibido, cuando un comando armado lo emboscó a él y a otro policía estatal en un camino rural del municipio de Parral, al sur del estado.

El comandante de la Policía Ministerial fue identificado como Homero Chavira Márquez y fue acribillado enfrente de su familia. Dos horas antes, cerca de las 03:30 horas de ayer, en la misma ciudad fue ejecutado un hombre dentro de su vehículo, donde fue encontrado por la policía municipal. El hallazgo lo hicieron elementos preventivos. Más tarde, cerca de las 14:00 horas, en las calles Gómez Morín y Escudero, un policía de tránsito fue atacado por un hombre armado que iba a bordo de una motocicleta deportiva.

El agente fue identificado como Raúl Rodríguez y quedó gravemente herido, a un costado de su patrulla, la motocicleta 105, y fue trasladado a la clínica Star Médica, la cual fue resguardada por policías y militares. Tres horas después, a las 17:00 horas, de nuevo en la ciudad de Chihuahua, otro hombre fue ejecutado a bordo de su vehículo. Esta víctima no ha sido identificada. Además, en la zona rural, dos hombres fueron ejecutados a tiros, en los municipios serranos de Chínipas y Guadalupe y Calvo.

Florencio N úñez Portillo, de 36 años, fue acribillado de cinco disparos, pero presentaba múltiples golpes en el cuerpo. U n día antes, su esposa había denunciado el levantón del hombre, al cual varios sujetos armados y encapuchados lo subieron por la fuerza a un vehículo, según declaró el hijo de ambos, quien lo acompañaba al momento de los hechos. El cuerpo se encontró envuelto en una cobija de color azul con negro, con los pies amarrados con cinta canela. El otro hombre ejecutado fue encontrado en un terreno de labranza en la comunidad de las Tunas, del municipio serrano de Chínipas, identificado como Francisco Flores García, de 53 años, el cual recibió cinco impactos de una escopeta y el tiro de gracia. En Chiapa de Corzo, cerca de Tuxtla Gutiérrez, un hombre fue acribillado de 23 disparos de armas de alto calibre. Oficiales del Ministerio de J usticia de Chiapas dijeron que esta persona usaba una cangurera y desde hacía más de un mes se paraba en el sitio donde fue ejecutado en pleno centro de la ciudad. Los gatilleros escaparon sin dejar rastro.

En Guadalajara, la D irección de Seguridad Pública de Tecalitlán informó ayer que el ex presidente municipal Alberto Herrera Casillas, de 57 años, fue asesinado a balazos en la calle Hidalgo de ese municipio. La dependencia municipal agregó que recibieron una llamada anónima que reportaba que habían escuchado varias detonaciones de arma de fuego, por lo que se dirigieron al lugar. En Monterrey, un hombre con un impacto de bala en el cuello fue encontrado a un costado de la carretera a D ulces N ombres, en el municipio conurbado de Apodaca, informó la Policía Ministerial del Estado (PME). Al lugar se trasladó personal de Servicios Periciales de la Procuraduría General de J usticia del Estado (PGJE). En el lugar al parecer se encontró un casquillo calibre .380.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) se concentraron en el área para iniciar las indagatorias correspondientes y ordenar el traslado del cuerpo al anfiteatro local. En Morelia, un empresario restaurantero fue ejecutado por al menos dos sicarios que le dispararon a quemarropa, en la colonia Chapultepec, mientras dos personas más fueron asesinadas en otros puntos del estado, informó la PGJE. En el Estado de México, un custodio de la D irección General de Prevención y Readaptación Social fue acribillado de al menos de 11 tiros, cuando viajaba a bordo de su camioneta, en el municipio de Tejupilco. De acuerdo con las primeros reportes, el occiso fue identificado como N oel J aramillo J aramillo, de 34 años. La víctima circulaba a bordo de su camioneta N issan cuando se le emparejó otro vehículo desde donde dos sujetos abrieron fuego en su contra.

Con la muerte de dos agentes de la Policía Ministerial del Estado que habían resultado heridos en uno de los tiroteos de hoy, el número de víctimas creció a 12 decesos.

Extraoficialmente se informó que quienes perdieron la vida fueron el comandante Heriberto Regalado, jefe del área de robo de vehículos de la PME, denominado “Orión”; así como el agente Emigdio Rocha Trujillo.

Fuentes cercanas a las investigaciones que en este momento se realizan en el taller ubicado en la calle Río Ameca, en El Vallado, se revelaron que dos de los nueve asesinados en ese lugar eran maestros de la Universidad Autónoma de Sinaloa, identificados como Cristóbal Herrera Camacho y Jesús Alfonso López Félix.

En este momento, elementos del Ejército mexicano y de la Policía Federal realizan la búsqueda de presuntos gatilleros en la colonia Salvador Alvarado, donde mantienen cerradas seis cuadras, entre ellas la avenida Ignacio R. Praslow, entre Puerto Madero y Puerto La Paz.

Arriban más federales a Culiacán

Minutos después de los enfrentamientos, en el aeropuerto internacional de Culiacán arribó un avión de la Secretaría de Seguridad Pública Federal en el que transportaban a decenas de agentes de la Policía Federal que fueron traídos para reforzar las acciones anticrimen.

En tres atentados distintos y perpetrados en forma simultánea en la colonia El Vallado y el Centro Sinaloa, al menos 10 personas, entre ellas un comandante de la Policía Ministerial fueron asesinados, y al menos dos agentes de la misma corporación resultaron heridos.

Los ataques iniciaron a las 11:15 horas en un taller mecánico ubicado sobre la calle Río Ameca y la calle Guillermo Prieto, en la colonia Vallado Nuevo, antes Los Pinos. En donde un comando de por lo menos 15 sicarios mataron a nueve personas.

Posteriormente los gatilleros huyeron hacia el bulevar Emiliano Zapata, y frente a las instalaciones de la Policía Ministerial del Estado mataron al Comandante Antonio Rodríguez Munguía.

El jefe policiaco viajaba en una camioneta Ram blanca, la cual se incendió en forma parcial luego del tiroteo.

Después, el grupo armado continuó por el Bulevar Emiliano Zapata hacia el oriente y se enfiló por la avenida Insurgente hacia el norte.

Fue antes de llagar a Plaza Fiesta ciando los gatilleros atacaron otra patrulla de la policía ministerial donde viajaba el recién nombrado jefe del área de vehículos de la PME, quien acababa de ocupar el cargo que tenía Rafael Ríos Torres, quien fue “levantado” y ejecutado hace una semana en esta ciudad.

En ese atentado resultó herido también el agente Jesús Sarabia Angulo; después del ataque los elementos se estrellaron contra un árbol del camellón central.

Después de este ataque, los sicarios continuaron hacia el norte por la Insurgentes. Y al pasar por el Juzgado Primero de Distrito, dispararon contra un grupo de militares que se encontraban estacionados. No hubo soldados heridos.

Los sicarios continuaron la huida hacia el sur y hasta el momento militares y elementos de todas las corporaciones policíacas continúan con un operativo de búsqueda .

Hasta el momento, los agentes ministeriales heridos se reportan en peligro de muerte.

Gran parte de la zona se encuentra acordonada en estos momentos.

UPDATE:

19 Oct 2009
Sigue la jornada violenta en Guerrero. A primera hora del domingo, los cuerpos de seis hombres, entre ellos un menor de edad y un agente del Ministerio Público, fueron localizados ejecutados, torturados y con narcomensajes firmados por Arturo Beltrán Leyva, el jefe de jefes, en diferentes puntos de Acapulco.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado informó que cinco de los seis cadáveres, todos de jóvenes, estaban amarrados de pies y manos y presentaban disparos en la cabeza, además de que uno era un adolescente de 16 años. Los cuerpos tenían cartulinas fluorescentes encima de sus cuerpos en las que se reveló que el jefe de jefes, quien se ha atribuido al menos 20 ejecuciones en los últimos ocho días, es el líder del cártel de los Beltrán Leyva.

Fuentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmaron que los mensajes son los mismos en todas las cartulinas, y en las que Arturo Beltrán Leyva retaba a una persona de nombre Manuel Torres: “Esto les pasa a los rateros, secuestradores y traidores. Cuidate Manuel Torres. Atentamente Arturo Beltrán Leyva el jefe de jefes”.

Los hechos

El primer hallazgo se reportó a las 7:30 de la mañana en la zona de restaurantes de Barra Vieja, a sólo dos metros de la carretera en la zona Diamante; ahí fue localizado el cuerpo de un joven de 16 años, quien estaba amarrado de pies y manos con unas agujetas.

Vestía una bermuda color gris y estaba sin playera y descalzo, además su cuerpo estaba boca arriba; presentaba al menos cuatro disparos –tres en el pecho y uno en la cabeza–, y el mensaje fue dejado encima de su pecho.

En esa misma zona fue dejado el cuerpo de un hombre de unos 35 años, quien presentó dos impactos de bala en la cabeza y en parte del tórax, estaba descalzo y también vestía una bermuda color gris; tenía tatuajes en ambas piernas. El narcomensaje también fue dejado en el pecho.

El tercer ejecutado fue localizado en la carretera Metlapil, en las inmediaciones del poblado de Tres Palos. Es un joven de aproximadamente 20 años, estaba boca abajo y tenía las manos amarradas hacía la espalda con un cinturón. Presentó dos disparos en la cabeza, estaba descalzo y vestía pantalón de mezclilla y playera verde; el mensaje le fue dejado en la espalda.

Casi tres horas después del primer hallazgo, fue ubicado el cuarto cuerpo en el libramiento de Paso Texca, a pocos metros del entronque con la carretera México-Acapulco, y era el cuerpo de un hombre de unos 25 años, que presentaba dos disparos en la espalda y la nuca.

Vestía también una bermuda gris a cuadros, una playera amarilla y estaba descalzo, además tenía corte de pelo tipo militar.

El quinto y último cuerpo se encontró en el poblado del Kilómetro 30; es de un hombre de unos 20 años, quien presentaba los impactos de bala en la espalda y la nuca; estaba amarrado de las manos con un cinturón y le fue dejada una cartulina con el mismo mensaje.

El agente del MP

En tanto, sobre el caso del agente del Ministerio Público de Chilpancingo, Marco Antonio Alemán Cuevas, la SSP confirmó que un grupo de hombres lo bajaron violentamente de su vehículo cuando circulaba por la comunidad de Piedra Roja, frente a la unidad habitacional El Coloso.

Ya en plena avenida recibió varios impactos de arma de fuego, quedando en el lugar gravemente herido, y mientras los sicarios se dieron a la fuga el agente fue trasladado al hospital del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para su atención médica, donde más tarde murió por los impactos de bala de grueso calibre.
16 Oct 2009

Ayer fueron hallados en Acapulco, Guerrero, otros cinco cuerpos con huellas de tortura y un narcomensaje firmado por El jefe de jefes. Dos cadáveres aparecieron en Barra Vieja, en la Zona Diamante del puerto, y uno más en la colonia Nicolás Bravo, cerca de la carretera que lleva a la Costa Chica.

La variante en estas ejecuciones (que suman 20 en 10 días en Acapulco, Chilpancingo y Coyuca de Benítez) es que el presunto autor, El jefe de jefes, revela que es Arturo Beltrán Leyva, jefe del cártel de los Beltrán Leyva.

Entre las víctimas hay un adolescente de 16 años, que estaba amarrado de pies y manos, y presentaba cuatro balazos en el pecho y uno más en la cabeza. A 500 metros de ahí, sobre la misma carretera, las autoridades hallaron otro cadáver. Sobre el pecho tenía una cartulina firmada por El jefe de jefes.

El mensaje en todos los casos era el mismo: “Esto les va a pasar a todos los asaltantes, extorsionadores y rateros de casa habitación. Ya saben a lo que le tiran todos. Agárrate Manuel Torres tu y toda tu gente, pinche maricón ondeado si tu jefe no te educa yo si te voy a educar. Atte Arturo Beltrán Leyva, El jefe de jefes. Y aquí estoy a la hora que quieras (sic)”.

En esa misma entidad, pero en la comunidad El Calvario, municipio de Petatlán, una patrulla de la policía estatal fue emboscada por un comando, lo que desató una balacera con un saldo de un agente y un civil muertos.

Más tarde, en la cabecera municipal de San Jerónimo de Juárez y Coyuquilla Norte aparecieron dos narcomantas con mensajes de respeto el Ejército mexicano, pero contra el titular de la SSP federal, Genaro García Luna, firmados por La Familia guerrerense.

En total, el crimen organizado dejó ayer 32 ejecutados, incluidos tres sujetos, cuyos cuerpos fueron localizados cerca de la casilla 1286 de Coahuila, si bien la procuraduría estatal deslindó los hechos de la jornada electoral de este domingo.
——————————————————————————————

La historia Original Acá….

Un comando de sicarios ejecutó ayer a un sobrino del narcotraficante Javier Torres Félix, “El JT”, e hirió a una niña y a una joven, cuando circulaban en dos vehículos lujosos sobre una de las avenidas del exclusivo fraccionamiento Montebello.

Minutos después del atentado, policías localizaron el vehículo donde
viajaban los gatilleros en donde localizaron fusiles AK-47 y un
narcomensaje que decía: “De parte de tu compadre y sus Z sobrinos.
Manuel Torres, para que lo tengas presente”
(Manuel Garcia Felix)

La persona asesinada fue identificada como Anastacio Torres Acosta, de
20 años, quien era hijo de Manuel Torres Félix, hermano de “El JT”,
quien fue extraditado a Estados Unidos.

Según la PGR, “El JT” era uno de los principales operadores de Ismael El Mayo Zambada, líder del cártel de Sinaloa.

En el atentado resultó herida la hermana de Anastacio, identificada
como Alondra, de 4 años, la cual presentó desprendimiento de antebrazo
derecho causa por un impacto y un rozón de bala en el hombro.

También resultó herida la cuñada de Anastacio, identificada como Sandra
Rivas Heredia, de 24 años, quien sufrió un impacto en la pierna derecha
con probable fractura.

Con ese hecho suman ya dos familiares de “El JT” que son atacados en
este mes, ya que el día 4 sufrió un atentado Joel Torres Jiménez, hijo
del presunto capo, cuando se encontraba en un billar de la colonia
Emiliano Zapata.

LOS HECHOS
Las autoridades informaron que los hechos sucedieron a las 16:30 horas
frente a las oficinas de la Secretaria de Salud del Gobierno de Estado.

– Sobre la avenida Montebello un familiar de Anastacio Torres tuvo un
percance vial por lo que la familia se traslado al lugar para arreglar el problema del choque.

– El joven y un grupo de mujeres circulaban de sur a norte por la
Montes Urales a bordo de una camioneta Linconl Mark, con placas
FR-18530 de Durango, conducida por la suegra de Anastacio.

– Al llegar al lugar para arreglar el supuesto choque, todos
descendieron de las unidades y en esos momentos arribó un grupo de
sicarios en un Nissan, Sentra.

– El grupo armado intentó levantar a Torres Acosta, pero al percatarse
de ello, el joven corrió hacia la camioneta para intentar huir.

– En ese momento los gatilleros dispararon contra la víctima, matando a Anastacio Torres.

– Al intentar ponerse a salvo, la joven y la niña resultaron heridas durante la lluvia de balas.

Hallan a entambado y enlonado

Frente a la Secretaría de Salud y sobre la principal avenida del exclusivo fraccionamiento Montebello, un comando de sicarios abandonó los cadáveres de dos supuestos gatilleros, uno envuelto en una lona y otro decapitado dentro de un tambo con un narcomensaje.

Investigadores de la Policía Ministerial del Estado (PME) informaron que en ese mismo lugar hace un mes fue asesinado Anastacio Torres Acosta, hijo de Manuel Torres Félix, alias El M-1, y sobrino del narcotraficante Javier Torres Félix, alias El JT, por lo que investigarán si tienen relación ambos crímenes.

La PME informó que una de las personas ejecutada fue identificada como Guillermo Cabada Zazueta, de 32 años, originario de Los Cedritos, Cosalá.

El cadáver de esta persona estaba envuelta en una lona y atado con lazo de color naranja, similar al que ha sido encontrado en otros ejecutados que aparecieron en Villa Juárez, Navolato, y en la comunidad de La Chía, en Tacuichamona. Además tenía el dedo pulgar amputado.

La segunda víctima fue identificada como Amadeo Vega Vergara, de 35 años, alias El Caimán, quien vivía en la colonia Lomas del Bulevar.

La PME informó que esta persona fue decapitada y su cuerpo junto con la cabeza estaba dentro de un tambo de plástico, donde fue hallado un narcomensaje que decía:

“Estos son los homosexuales gatilleros de Arturo Beltrán Leyva y el del tambo es el mismísimo mataniños del Caimán. Para que aprendan a respetar. Mis respetos para los niños”.

El hallazgo de los cadáveres fue reportado alrededor de las 07:50 horas por vecinos y trabajadores de la Secretaría de Salud que a esa hora entraban a laborar.

El hecho ocurrió sobre el bulevar Montebello, esquina con Liberalismo, frente a la SS, en dicho fraccionamiento.

Testigos informaron que a esa hora en la esquina se estacionó una camioneta donde viajaban varios sujetos armados.

Los sujetos en cuestión de segundos y ante la mirada de asombro de vecinos y trabajadores, bajaron el cadáver de una persona envuelta en una lona y atada con mecate. Esta persona sería identificada como Guillermo Cabada.

Después los mismo sujetos bajaron un tambo de plástico de color azul con capacidad de 200 litros donde estaba el cadáver semidesnudo y decapitado de quien sería identificado como Amadeo Vega.

El médico forense dictaminó que los presuntos gatilleros presentaron decenas de heridas de bala que les destrozaron la cara y el tórax, principalmente, además de huellas de golpes

Una manta contra los militares que participan en el Operativo Conjunto Culiacán-Navolato fue colocada en el acceso principal de un instituto educativo de la colonia Las Quintas.

El reporte del hallazgo del mensaje contra las fuerzas armadas se realizó a las 06:10 horas por vecinos del bulevar Sinaloa, en el asentamiento en mención, quienes alertaron a las autoridades policiacas.

En la manta, ubicada en la puerta de malla ciclónica del plantel educativo, se lee: “MILITARES ASECINOS NO MAS CIVILES MUERTOS MILITARES VS. SOCIEDAD”.

La manta fue retirada por los uniformados, mientras que los vecinos dijeron desconocer quiénes la colocaron.

La aparición de mantas en la ciudad y en otros municipios del estado inició aquí el 4 de mayo, días después de una balacera en la que detuvieron a 13 gatilleros en una casa de seguridad de la colonia Guadalupe, y del asesinato de cuatro policías federales en el Centro.

Los mensajes, en su mayoría, lanzan retos entre sí a grupos rivales del narcotráfico y de las fuerzas armadas

Intentan matar a otro comandante de la PME

Jorge Constantino Sajarópulos y dos de sus agentes resultan heridos en Las Brisas, Guasave
LAS BRISAS, Guasave._ Cuando se dirigían a Guamúchil procedentes de Los Mochis, el Comandante de la PME Jorge Constantino Sajarópulos Corona y dos de sus agentes fueron atacados a balazos por un grupo de sicarios que huyó luego del fallido atentado.

El tiroteo ocurrió a las 11:10 horas de hoy cuando el Comandante, quien apenas ayer había sido asignado a la partida de Los Mochis, regresaba de esa ciudad hacia Guamúchil, ciudad donde había estado adscrito como jefe de partida e iba a hacer entrega administrativa de la base policial.

Los policías estatales viajaban en una camioneta Chevrolet Cheyenne roja, doble cabina, y al llegar a la altura de La Brisas, fueron alcanzados por una unidad vagoneta Oldsmobile Silhouette, verde, en la cual viajaban aproximadamente 10 individuos que les dispararon con armas largas.

Sajarópulos Corona y los dos agentes evadieron los tiros ya sólo sufrieron heridas no de gravedad y repelieron la agresión.

Los sicarios abandonaron la unidad y despojaron una camioneta Ford Lobo en la que viajaban unos turistas y huyeron hacia el sur entre las parcelas, con rumbo al municipio de Angostura, donde en estos momentos se realiza un intenso operativo de búsqueda.

Dos agentes, identificados con el nombre de Brígido y otro de apellido Escalante, fueron trasladados en helicóptero a hospitales de Culiacán.

Tras el tiroteo, elementos de las corporaciones policiacas estatales, municipales, federales y militares se encuentran en un operativo de persecución entre el monte en busca de los agresores, apoyados por helicópteros

Levantan´ a uno en isla Musala
A 500 metros de distancia, sobre el malecón nuevo de Culiacán, se encontraba instalado un retén del Ejército y de la Policía de Tránsito
CULIACÁN._ A la descarada un comando armado “levantó” al conductor de una camioneta en la isla Musala, a pesar de que como a 500 metros de distancia, sobre el malecón nuevo, se encontraba instalado un retén del Ejército y de la Policía de Tránsito.

La identidad de la persona privada de su libertad se desconoce, y sólo se informó que circulaba en una Jeep Grand Cherokee, color negro, modelo 1996, placas VJW-5227 de Sinaloa.

Según el reporte de las corporaciones, el “levantón” se registró a las 07:55 horas sobre la avenida Musala, en el sector nororiente de la ciudad, frente a una casa de apuestas, donde varios sujetos armados que viajaban en una van tipo Chrysler Voyager, color oro, y en un Jeep Cherokee, color gris, interceptaron al conductor de la Cherokee negra, lo bajaron y lo subieron a la fuerza a una de las otras dos unidades.

Hasta el momento se desconoce la identidad y el paradero del “levantado”, pero la PME ya investigan el hecho y alertó al resto de las policías sobre las características de los vehículos en que se lo llevaron.
Hallan ejecutado a sujeto que fue ´levantado´ en isla Musala
Se encuentran desaparecidos dos hijos de la víctima

Amarrado de manos, “encintado” de los ojos y ejecutado a balazos fue encontrado un sujeto que fue “levantado” el sábado pasado por un comando armado en la isla Musala, cuando circulaba a bordo de una camioneta.

La víctima fue identificada como Jesús Octavio Rivera Pacheco, de 43 años, con domicilio en calle Leona Vicario, colonia Ignacio Allende, el cual presentó múltiples impactos de bala en el cuerpo, confirmó el médico legista.

En el lugar trascendió que el día en que fue privado de su libertad se hacía acompañar de sus hijos Pedro Luis y Octavio Rivera García, quienes desde ese día son buscados por sus familiares.

El hallazgo del cadáver se registró a las 06:30 horas sobre el camino a Mojolo, frente al rancho Santa Clara, a 200 metros de la carretera Internacional México 15 al norte.

Rivera Pacheco estaba amarrado de las manos con un trapo, “encintado” de los ojos, vestía pantalón de mezclilla, camisa en color azul y huaraches de piel en color negro.

Los peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado localizaron cerca del cuerpo 13 casquillos de calibre .45 y .38 Súper.

Rivera Pacheco fue “levantado” el sábado pasado a las 07:55 horas cuando circulaba sobre la avenida Musala en una camioneta Jeep Grand Cherokee, color negro, modelo 1996, placas VJW-5227 de Sinaloa, la cual quedó abandonada en el lugar.

El comando armado que lo privó de su libertad viajaba en una van tipo Chrysler Voyager, color oro, y en un Jeep Cherokee, color gris, y burló un retén de militares y tránsitos que se encontraba a 500 metros de distancia sobre el bulevar Diego Valadés Ríos.

Los cadáveres de otras tres personas decapitadas y mutiladas, junto con una víbora, narcomensajes y dentro de la cajuela de un vehículo, fueron localizados la madrugada de hoy frente a la Secretaría de Salud, en el fraccionamiento Montebello.

Con éstas víctimas suman 7 las personas que aparecen decapitadas en esta semana en la ciudad, y cinco las que aparecen ejecutadas en el mismo lugar en donde fue asesinado en el mes de abril Anastacio Torres Acosta, hijo de Manuel Torres Félix, alias El M1, y sobrino del narcotraficante preso en Estados Unidos, Javier Torres, alias El JT.

Una de las víctimas fue identificada por la PGJE como Roberto Barceló Villagrán Torres, quien hasta septiembre del año pasado era el coordinador operativo de la Policía Ministerial del Estado y jefe del cuestionado Grupo Centauro, creado por el entonces director Alfredo Mejía Pérez, actual asesor de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.

Villagrán Torres además de ser decapitado, le fueron cercenadas las dos piernas a la altura de las rodillas.

Las otras dos personas decapitadas hasta el momento no han sido identificadas. Una de ellas además tenía las manos atadas hacia atrás y tenía cercenada la pierna izquierda; el otro tenía unas esposas en la mano izquierda y tenía amputada la pierna izquierda.

De acuerdo con el dictamen del médico forense, las víctimas además presentaron decenas de heridas de bala.

La Procuraduría General de justicia del Estado y las corporaciones policiacas informaron que el hecho fue reportado alrededor de las 00:46 horas en la esquina que forman el bulevar Montebello y la calle Monte Edna, frente a al Secretaría de Salud.

Vecinos reportaron que sujetos desconocidos llegaron al lugar y abandonaron un vehículo Nissan Tsuru, color tinto, modelo 1993, sin placas pero con una calcomanía VJK-6649 de Sinaloa.

Los policías se percataron que en el piso, detrás del vehículo había decenas de casquillos percutidos de diferentes armas y escurría sangre de la cajuela.

Al lugar acudió personal de la agencia del Ministerio Público especializado en homicidios dolosos, y al abrir la cajuela realizaron el macabro hallazgo.

Dentro de la cajuela estaban los cadáveres de tres personas decapitadas y cercenadas de las piernas. Una de las víctimas tenía las manos atadas hacia atrás y encima el cuerpo de una víbora también decapitada y en una de las manos un papel con un mensaje que decía:

“Pa’ que lo tengas presente Arturo Beltrán Leyva, de parte de El Ondeado, apodo que tu pusiste, no te hagas pendejo, te voy a dejar peor que a tu querido Centauro, par de homosexuales, a ti te voy a hacer atole de pinole por traidor y corriente y cobarde. Déjate de poner mantas y mensajes si eres tan hombre vámonos viendo pecho a pecho ya sea tu El Guacho, el Chiquilín o tus charros mugrosos comeperros y mataniños, matapolicías. Mejor péguense un tiro solos no hagan esas infamias, te lo manda decir El Ondeado, todos juntos se me hacen poco para mi solo, culeros atte, El Ondeado.”

Peritos también hallaron sobre el tablero del carro otro mensaje que decía: “Fijense bien todo lo del mensaje. Quiero que lo pongan todo completo, si no lo ponen es que son homosexuales, y vean lo que les esta pasando a estos putos Beltranes, ojo pendejo estás muy cerca de la cajuela del Tsuru Arturo Beltrán Leyva, Atte. El Ondeado.”

Peritos de la Procuraduría levantaron como evidencia 509 casquillos percutidos por armas calibre 9mm, 38 súper, 10mm, y por fusil AK-47, AR-15 y Barret calibre 50mm.

Por la triple ejecución la PGJE inició la averiguación previa 105/2008; mientras que los cadáveres fueron llevados al Servicio Médico Forense en espera de que sean identificados por sus familiares.

Roberto Barceló Villagrán, negro historial

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que Roberto Barceló Villagrán Torres fue suspendido desde el 10 de septiembre del 2007 por la acusación en su contra de supuestos abusos cometidos por él y sus agentes del grupo Centauro en contra del reportero Luis Fernando Nájera.

La agresión contra el reportero de El Debate ocurrió el año pasado durante un operativo realizado por dicho grupo en contra de narcomenudistas en Los Mochis.

Durante el despliegue los ministeriales al mando de Roberto Barceló detuvieron al reportero, supuestamente lo golpearon y le sembraron droga.

A raíz de la denuncia, la Contraloría de la PGJE inició el procedimiento 065/2007 y el 10 de septiembre fue suspendido. La dependencia informó que el pasado 10 de junio de este año, la PGJE dio fe baja en forma definitiva al ex supervisor operativo de la PME.

Villagrán Torres fue el fundador de el grupo Centauro, cuyos elementos fueron acusados de cometer abusos, tortura, robo, en municipios como San Ignacio, y en las ciudades de Guamúchil y Los Mochis.

El ex policía fue miembro del grupo de élite del Ejército, Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFES) y cercano colaborador del también ex militar y entonces director de la PME, Alfredo Mejía Pérez, actual asesor de la SSP.

Pese a las acusaciones, Mejía Pérez defendió siempre a capa y espada la actuación de su supervisor y de sus agentes.

CULIACÁN._ Decapitado y con un narcomensaje fue localizado un sujeto desconocido, sobre la banqueta de una de las calles de la colonia Chapultepec, a escasos metros del concurrido y patrullado Malecón Nuevo.
Con ésta víctima suman 10 las personas que han sido halladas decapitadas y con narcomensajes en la última semana.
La víctima tiene aproximadamente 30 años, tez morena clara, complexión media, y 1.70 de estatura.
La Policía Ministerial del Estado (PME) informó que el hallazgo fue reportado alrededor de las 00:30 horas por la calle Vicente Suárez y el bulevar Diego Valadez, en la colonia Chapultepec.
Vecino reportaron que a esa hora sujetos desconocido bajaron de una camioneta un “bulto”, el cual dejaron en la banqueta y a un costado colgaron de una cerca una bolsa negra.
Policías y peritos acudieron al lugar y confirmaron el hallazgo del cadáver decapitado de una persona envuelta en una lona verde. Además descubrieron que la bolsa que colgaba del cerco contenía la cabeza de la víctima.
Peritos también localizaron un mensaje escrito en una cartulina roja, la cual tenía escrito un narcomensaje que decía: “Para ti ondeado, onde nos vemos las caras, culón”.

Ejecutan a comandante de la PEP en colonia Solidaridad

CULIACÁN. Un comandante de la Policía Estatal Preventiva fue ejecutado a balazos por un comando armado en la colonia Solidaridad, cuando se disponía a comenzar su jornada laboral.
La víctima fue identificada como Raymundo González Mendoza, de 40 años, responsable de la Unidad de Robo de Vehículos de la PEP.
El crimen, según las distintas policías que acudieron a la zona del ataque, se registró a las 06:30 horas sobre las calles Estrella y Unidad, en el asentamiento en mención, frente al domicilio del comandante.
Los primeros reportes establecen que el asesinato del oficial se registró cuando éste salió de su casa y se dirigió a abordar la patrulla del PEP que tenía asignada para sus labores.
En ese momento hasta el lugar llegaron varios gatilleros a bordo de un vehículo cuya características se desconocen, desde donde le comenzaron a disparar, por lo que el comandante bajó de la camioneta y trató de protegerse, pero las balas lo alcanzaron y quedó tirado a un costado de la puerta del conductor.
En el lugar quedaron decenas de casquillos regados.
Con éste suman 57 los asesinatos de policías en Sinaloa en lo que va del año, según las archivos periodísticos.
Apenas el viernes dos comandantes de la Policía Ministerial del Estado fueron acribillados a balazos sobre el bulevar Emiliano Zapata, ataque en el que murió un civil y tres más resultaron heridos.
El sábado en Guasave fue atacado el comandante de la PME en Las Brisas, Jorge Constantino Sajarópulos Corona, junto con tres de sus escoltas, y todos resultaron heridos.

Ejecutan a joven con más de 50 balazos
CULIACÁN. De más de 50 balazos fue ejecutado un joven de la colonia 6 de Enero, cuando circulaba por la avenida Álvaro Obregón en la Lombardo Toledano, y fue interceptados por desconocidos.
La Dirección de Seguridad Pública Municipal estableció que la víctima fue identificada como Heriberto Anguamea Holguín, de 22 años, quien vivía por la calle Baltazar.
El asesinato se registró a las 2:42 horas de ayer, sobre la citada avenida y la calle Belina León de Medina, cuando la víctima circulaba en una camioneta Jeep Cherokee, blanca, modelo 1996, placas VJR 5623 de Sinaloa.
Al parecer el joven fue interceptado por varios sujetos, quienes les dispararon en por lo menos 50 ocasiones.
Tras ser atacado, el afectado chocó en la unidad contra la estructura metálica de un anuncio e intentó correr, pero fue alcanzado por las balas y quedó tirado sin vida a un costado de la camioneta, mientras los gatilleros escapaban.
Peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado recogieron 50 casquillos percutidos por arma AK-47 en el lugar de los hechos.

Encuentran dos decapitados con narco mensajes en Sinaloa
El hallazgo ocurrió a las 05:30 horas sobre la carretera Culiacán-El Dorado, frente a las instalaciones de la planta ganadera Santa Mónica, propiedad de la familia Zambada Niebla.

Culiacán, Sin. Agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal encontraron los cuerpos de dos personas decapitadas con tres mensajes dirigidos a grupos rivales del narcotráfico.
El hallazgo ocurrió a las 05:30 horas sobre la carretera Culiacán-El Dorado, frente a las instalaciones de la planta ganadera Santa Mónica, propiedad de la familia Zambada Niebla, parientes de Ismael Zambada García, El mayo; ninguna de las víctimas ha sido identificada por las autoridades.
Los cuerpos tenían huellas de tortura y estaban envueltos en plástico negro, amarrados con cinta adhesiva, color café y decapitados. Uno de los mensajes decía “para ti ondeado de parte de las locas, falle con Sajarópolus, pero aquí me desquite jajaja. Y sigues tu ondeado espero que te llegue mi recado porque el gobierno te protege mucho”.
Aparentemente este recado se refiere al atentado fallido contra el comandante Constantino Sajarópulos, realizado el sábado pasado, en el municipio de Guasave, que tuvo como saldo tres agentes heridos, entre ellos el aludido.
Otro mensaje, escrito en cartulina, decía: “Aquí te va disque hondeado, ya sabes quienes somos, tu nueva pesadilla, y no estábamos muertos andábamos de parranda de parte de tus compas los charritos sal a la calle mata niños y checa bien quién mató a tu hijo ¿Cuál ondeado?, si ya sabemos quien eres Manuel Torres ¿Quién te dio ese apodo?”.
Este mensaje hace alusión a Manuel Torres, hermano de Javier Torres, el JT, recientemente extraditado a Estados Unidos, quien fungía como operador del Cártel de Sinaloa.
Un último mensaje, escrito sobre una hoja de periódico, con fecha 5 de julio de 2008, decía: “Ondeado tu hubieras atorado a los de la CU no mandes federales y pregúntale a tu hija si soy Homosexual ¡culeado! Aquí esta tu comandante mateo. P.D ¡viva la familia!”.

Fue una farsa: en la colonia Universitarios no ocurrió un enfrentamiento, sino una ejecución.
En las fachadas de las viviendas del lado contrario a la casa donde ocurrió la supuesta refriega no hay indicios de impactos de bala. Y ni siquiera el portón eléctrico de la vivienda en cuestión, ubicada por la calle Aristóteles 1554, tiene impactos de bala de adentro hacia fuera.

Y más: según versiones de testigos, los que iniciaron los balazos fueron varios sujetos que llegaron a esta casa antes que los de la Policía Federal, y fueron los que ultimaron a balazos a los jóvenes.

Después, con la llegada de los agentes federales, y luego con el arribo de los efectivos militares –que en total sumaron alrededor de 300 en el sector- todo fue circo y simulación. Los agentes simulaban que se enfrentaban a tiros y rociaron a balazos el inmueble desde diferentes posiciones.

Lo cierto es que no hay indicios de que los hoy occisos –y otros que presuntamente huyeron del lugar, a pesar del cerco policiaco- hayan atacado a balazos a los agentes cuando éstos pasaban por el lugar.

En el lugar fueron muertos Ezequiel Hernández Hernández, de 27 años; Víctor Manuel Sánchez Ochoa, de 19; Roberto Morales, de 29, y Manuel Navarrete Urtusuástegui, de 27. Además, fueron detenidos los hermanos Carlos Josué y Ángel Eduardo Alaniz Valenzuela.

Ambos fueron sorprendidos por agentes federales cuando transitaban a dos calles del lugar, en una camioneta Cherokee, blanca, placas AHM-9304, y son investigados, como el caso mismo, por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Dentro del inmueble, según informe de la policía federal, fueron localizados 15 rifles AK-47, un AR-15, ocho cargadores de disco con capacidad para 100 tiros y 65 más para 50 balas cada uno, así como tres vehículos, uno de ellos blindado.

Un vecino manifestó que la balacera no empezó cuando llegaron los federales, sino minutos antes, luego de que un grupo de desconocidos arribó en una unidad cuyas características se desconocen, se introdujeron a la casa con otra persona que al parecer llevaban cautiva, y luego dispararon.

Instantes después llegaron los de la Policía Federal. Para entonces, los seis que según la versión oficial lograron huir, salieron por la parte trasera de la vivienda, que llega hasta la calle Parménides, y escaparon.

Una de las versiones indica que fueron éstos quienes ultimaron a balazos a los cuatro jóvenes. Otra información indica que los federales se prestaron al trabajo sucio de este grupo, aparentemente ligado al narcotráfico, simulando el enfrentamiento, a pesar de que los hoy occisos ya habían sido abatidos.

Los vecinos insisten en un sólo sentido: los que estaban adentro nunca dispararon, pero además no resulta lógico que hayan atacado a balazos a las patrullas federales cuando pasaban por ahí, como si se ignorara que esto implicaría que el lugar fuera sitiado por policías y militares, y que por lo tanto no había salida posible.

Además, cuando los sicarios han atacado a policías y militares ha sido desde vehículos en movimiento, aprovechando el factor sorpresa, o bien durante supuestos cateos a inmuebles.

En los baños y recámaras, bajo las mesas de los comedores y detrás de las paredes más recónditas de las viviendas, se resguardaron los vecinos durante la balacera.

Algunos de ellos lograron ver desde las ventanas, tras las rendijas de las protecciones, escondidos detrás de los muros: los policías dispararon hacia la casa, aunque no era posible verla, pues lo hicieron desde posiciones lejanas, tapados por árboles o por construcciones de otras viviendas.

Pero ninguna fachada, cristal, moldura o carrocería de vehículos estacionados o en las cocheras, resultó con impactos de bala. No hubo fuego cruzado, más que el generado por los federales.

El caso era hacer ruido, tronar los cartuchos, vaciar los cargadores. Al final, los propios agentes federales se dedicaron a patear los casquillos, alterando la escena del crimen, y a recogerlos a montones, sin la presencia de un agente del Ministerio Público.

“Era una guerra, una guerra… y cuando terminó, cuando por fin salimos, por allá a las cinco, seis de la tarde, dijimos ‘ya la hicimos, ya salimos de esta’”.

Son los vecinos. Los mismos que gritaron ‘hay niños, no disparen’ cuando empezaron los trancazos. Los que les ordenaron a sus hijas que se habían quedado a medio camino, cuando iban a la tienda o a las tortillas, que se quedaran allá, con fulana y sutana, porque había disparos y habían llegado los soldados.

“Pero no opusieron resistencia, oiga. Ellos llegaron, los federales llegaron, trabaron la puerta y los agredieron, pero no hubo enfrentamiento, no hubo tal. Son mentiras, mentiras”, comentó uno de los vecinos.

Otro lanzó una mentada cuando vio los periódicos y leyó la versión del enfrentamiento: “¡Qué vayan a chingar a su madre, bola de mentirosos!, ¡Los mataron!, ¡Los mataron!”.

Varios de los policías federales se instalaron en la esquina de Aristóteles y Sócrates. Desde este lugar no se ve la fachada de la vivienda marcada con el número 1554. Aún así disparaban una y otra vez. Las otras fachadas, bardas, barandales, árboles y el trazo mismo de la calle impedían ver el inmueble en cuestión, pero aún así jalaron una y otra vez los casquillos. Era el circo.

“Está muy rara la chingadera… ¿a qué le disparaban?”.

Uno de los vecinos dejó que los uniformados entraran a su casa, a revisar. En un descuido y en medio de la confusión, varios de los agentes le apuntaron y cortaron cartucho. Otros cuentan que un civil había permanecido en el interior de una de las patrullas de la PFP, tapado con una toalla blanca, de aspecto joven, robusto y aparentemente de tez blanca. No está entre los dos detenidos y nadie sabe qué fue de él.

Después de que dejaron de escucharse los balazos, un soldado le pidió a una vecina que se metiera. Lo hizo de mala gana y de mala gana la ciudadana le contestó. El de verde le reclamó: esto pasa porque ustedes no toman cartas en el asunto, no les ponen el dedo a esta gente. Y se fue.

Del interior de la vivienda, soldados y policías sacaron dos vehículos, ninguno de los cuales tenía impactos de bala. Eran una camioneta azul, de lujo, grande, y otra blanca, también de lujo, pero más pequeña, de modelo reciente.
Las calcomanías rotas

La casa estaba aparentemente en renta. Así lo decía un anuncio que los supuestos dueños colocaron en la fachada principal, la de Aristóteles. Pero la casa había sido asegurada por la Procuraduría General de la República (PGR) desde hace tres meses, por lo menos, luego de que aparentemente fue cateada por agentes federales.
Las calcomanías estaban ahí, en la parte trasera de la vivienda, que da a la calle Parménides, pero rotas. Partes de los sellos y calcas, en los que se advierte que no deben ser violados y que quien lo haga será sancionado con cárcel, estaban esparcidos en el el suelo, a retazos.
Pero en la vivienda había movimiento. Los jóvenes que la moraban salían eventualmente a barrer la parte frontal o bien al mandado, a las tortillas y a la tienda de la esquina. En su interior, por ambas calles, fueron vistos vehículos de lujo: un mustang gris y un corvette amarillo, con llantas grandes y rines de lujo.
Hubo movimiento a pesar de que el inmueble estaba asegurado. Pero la PGR no se percató o no quiso ver… y por lo tanto, nadie hizo nada.
Los uniformados no dejaron ingresar al inmueble a fotógrafos para que tomaran gráficas del interior. En la foto difundida por la mismo Policía Federal se aprecian los cuatro cuerpos y también los boquetes en las paredes, provocados por los impactos de bala. Pero estos orificios están casi al nivel del piso o a pocos centímetros de éste. Y varios de los cadáveres tienen impactos de bala en la cabeza. Los cuerpos, además, están juntos y tres de ellos quedaron de lado, con las piernas flexionadas, y uno boca arriba.
Las paredes lucen salpicadas de sangre, igual que el piso, que también fue invadido por los mapas rojos.