Skip navigation

Tag Archives: droga

Algunas precisiones al articulo de Mario Vargas Llosa en elpais.com http://www.elpais.com/articulo/opinion/Estado/elpepuopi/20100110elpepiopi_11/Tes

“Hace algún tiempo escuché al presidente de México, Felipe Calderón, explicar a un grupo reducido de personas, qué lo llevó hace tres años a declarar la guerra total al narcotráfico, involucrando en ella al Ejército. Esta guerra, feroz, ha dejado ya más de quince mil muertos, incontables heridos y daños materiales enormes.”

Se le asigna a la lucha contra el narcotráfico una cifra de muertos (15 mil) sin mencionar que el fenómeno causa un numero similar de bajas aun cuando no se le combate. Seria interesante una comparación con la estadística de otros años y sexenios para que esta cifra cobrara relevancia.

“Esta política de Felipe Calderón que, al comienzo, fue popular, ha ido perdiendo respaldo a medida que las ciudades mexicanas se llenaban de muertos y heridos y la violencia alcanzaba indescriptibles manifestaciones de horror. Desde entonces, las críticas han aumentado y las encuestas de opinión indican que ahora una mayoría de mexicanos es pesimista sobre el desenlace y condena esta guerra…..Al narcotráfico no se le debe enfrentar de manera abierta y a plena luz, como a un país enemigo: hay que combatirlo como él actúa, en las sombras, con cuerpos de seguridad sigilosos y especializados, lo que es tarea policial.”

Estos dos párrafos están intrínsecamente ligados: ¿como puede un ciudadano calificar una guerra de ganadora o perdedora? ¿Como se puede evaluar una estrategia de largo plazo en 3 años? El narcotráfico tiene en la violencia un arma de propaganda y la utiliza para crear este sentimiento de zozobra del Estado. Este a su vez no puede mostrar sus cartas sin comprometer su misión. Es pues un caso de guerra asimétrica que es fértil a la especulación de los que viven de comentar y no de dar soluciones.

“Muchos de estos críticos no dicen lo que de veras piensan, porque se trata de algo indecible: que es absurdo declarar una guerra que los cárteles de la droga ya ganaron. Que ellos están aquí para quedarse. Que, no importa cuántos capos y forajidos caigan muertos o presos ni cuántos alijos de cocaína se capturen, la situación sólo empeorará. A los narcos caídos los reemplazarán otros, más jóvenes, más poderosos, mejor armados, más numerosos, que mantendrán operativa una industria que no ha hecho más que extenderse por el mundo desde hace décadas, sin que los reveses que recibe la hieran de manera significativa.”

El argumento derrotista: “No hay que combatirlo porque es una guerra perdida al aprehender a uno surge otro.” Tampoco tiene bases claras. Si así fuera dejaríamos de perseguir todos los delitos patrimoniales y el homicidio con el argumento que “siempre habrá ladrones y siempre habrá asesinos” No creo que sea una opción debilitar al estado claudicando en una lucha que es ética y legal.

En febrero de 2009, una Comisión sobre Drogas y Democracia creada por tres ex-presidentes, Fernando Henrique Cardoso, César Gaviria y Ernesto Zedillo, propuso la descriminalización de la marihuana y una política que privilegie la prevención sobre la represión. Éstos son indicios alentadores. La legalización entraña peligros, desde luego. Y, por eso, debe ser acompañada de un redireccionamiento de las enormes sumas que hoy día se invierten en la represión, destinándolas a campañas educativas y políticas de rehabilitación e información como las que, en lo relativo al tabaco, han dado tan buenos resultados.”

El argumento de legalizar la mariguana y utilizar esos recursos en campañas educativas y políticas de rehabilitación es un absurdo, puesto que no se necesitan menos elementos para combatir el trafico de otras substancias ilícitas. ( Si se deroga un delito del código penal disminuye la fuerza policial?). Otro absurdo es pensar que los narcotraficantes van a convertirse de un día a otro en empresarios que pagan impuestos. Cuando mucho generaremos un monopolio que seguirá utilizando la violencia para conseguir grandes ganancias.

“De hecho, en países como Holanda, donde se han dado pasos permisivos en el consumo de las drogas, el incremento ha sido fugaz y luego de un cierto tiempo se ha estabilizado. En Portugal, según un estudio del CATO Institute, el consumo disminuyó después que se descriminalizara la posesión de drogas para uso personal.”

Amsterdam es el ejemplo erróneo. Si bien se conoce a Amsterdam como una ciudad que en su momento toleró el expendio de drogas en locales controlados la tendencia actual es del cierre de estos establecimientos. Las autoridades dicen que la tolerancia a las drogas les ha traído mal turismo, criminalidad y paradójicamente más violencia.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) modificó su estrategia en el combate contra el crimen organizado, y concentrará sus baterías en las ciudades con mayor índice de violencia en perjuicio de la erradicación de cultivos.

El Ejército busca así elevar la captura de narcotraficantes y el aseguramiento de drogas.

De acuerdo con un reporte oficial de la Sedena solicitado vía Transparencia, la dependencia establece que en 2008 contó con 15 operativos de erradicación de droga en 6 estados y 7 contra el crimen organizado en igual número de entidades.

Para 2009, la estrategia cambió, y sólo sostiene un operativo de erradicación de enervantes en el Estado de Guerrero y reforzará los operativos contra el crimen organizado en ciudades de siete entidades.

Actualmente, el Ejército emplea 45 mil efectivos en el combate contra el narcotráfico en todo el País.

Un 30 por ciento de ellos –unos 13 mil elementos– realizó operaciones de alto impacto en zonas urbanas el año pasado.

Con el nuevo planteamiento castrense, informaron fuentes militares, se prevé la utilización del doble de efectivos –unos 27 mil– en apoyo a tareas de seguridad pública.

Para Javier Oliva, experto en temas militares y asesor del Colegio de la Defensa Nacional, el cambio de estrategia responde a que en las zonas donde el Ejército realiza acciones de erradicación no existe más que gente pobre que es pagada por sembrar la droga, mientras que en las zonas urbanas operan los integrantes de los cárteles.

“Cuando llegan los operativos de erradicación y sorprenden a quienes cuidan estos plantíos, son gente muy pobre, son campesinos que con una escopeta 22 están cuidando un plantío, mientras que los responsables más importantes se encuentran en las ciudades y en el trasiego terrestre”, consideró Oliva.

Fuentes de la Sedena indicaron que esta estrategia responde al llamado de sus comandantes a las tropas para garantizar cercos en las regiones de operación y, con ello, acciones exitosas.

El año pasado, el Ejército reportó operaciones especiales de erradicación de cultivos en diferentes regiones de Guerrero, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Michoacán y Jalisco.

Ahora los militares realizan operativos antinarco en ciudades de Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Aguascalientes, Zacatecas y Michoacán y en los municipios de Culiacán, Navolato y Guamúchil, en Sinaloa.

Además, las fuerzas castrenses contemplan una operación conjunta con la Armada de México en el Caribe para la detección de vuelos sospechosos y acciones terroristas.

Para el diputado panista Jorge González Betancourt, presidente de la Comisión de Defensa Nacional en San Lázaro, el cambio de estrategia es para intensificar los operativos de alto impacto en contra de la delincuencia organizada.

“En operativos, el 2008 fue exitoso en el combate al narcotráfico por parte del Ejército. Al crimen organizado no hay que dejarlo respirar. Hay que atacarlo sin darle respiro”, opinó.

Operaban narcos en centros comerciales

La Policía Federal reveló ayer que un grupo de operadores del cártel de los Beltrán Leyva entregaba droga y cobraba dinero en restaurantes, centros comerciales y hospitales de Interlomas en el DF.

Durante varios meses, la SSP realizó labores de inteligencia para rastrear y ubicar a nueve presuntos narcos, quienes fueron detenidos el fin de semana en Naucalpan, entre ellos Gerónimo Gámez García, identificado como operador logístico y financiero de los Beltrán Leyva.

Ayer, la SSP exhibió fotografías de los detenidos operando acciones ilegales en el Walmart de Toreo, el Costco y el McDonald´s de Interlomas y el estacionamiento del Hospital Ángeles de la misma zona.

También se les decomisó una computadora donde almacenaban fotografías de narcomantas y desembarques de droga e imágenes satelitales de ciudades y ranchos.

Los cárteles mexicanos son la más grande amenaza en el tráfico de drogas para Estados Unidos porque controlan la mayoría del mercado estadounidense y han establecido una variedad de rutas de trasiego, avanzadas capacidades de comunicación y fuertes nexos con pandillas de ese país.

Así se revela en el reporte 2009 sobre amenaza de las drogas en EU del Centro Nacional de Inteligencia sobre Narcóticos del Departamento de Justicia.

La “Cosa Nostra”, tradicional mafia italiana, tiene presencia en 19 ciudades de 13 estados de la Unión Americana, mientras que los cárteles mexicanos están en 230 ciudades de unos 40 estados, e incluso tienen como aliados a los italianos, se agrega.

Los cárteles de Sinaloa, Juárez, Tijuana y el Golfo, se señala, tienen estrechas relaciones con pandillas de California y Texas, entre ellas “18th Street”, “Latin Kings”, “Bandidos”, “Mara Salvatrucha”, “Bloods”, “Mongols”, “Norteños” y “Florencia”.

Las bandas mexicanas utilizan desde internet, tecnología satelital y teléfonos celulares hasta radios de alta frecuencia con comunicación encriptada. Para ello han instalado bases de comunicación cerca de la frontera de México con EU, desde donde coordinan sus operaciones ilícitas, advierte el informe.

“Los reportes de inteligencia señalan que una gran mayoría de la cocaína disponible en el mercado del narcotráfico en EU es abastecida por los cárteles mexicanos a través de la frontera”, agrega el reporte.

Las autoridades de Arizona informaron del desmantelamiento de una importantes banda de narcotraficantes que operaban en este estado y que están vinculados a un cartel mexicano en Sinaloa.
En la investigación a la organización Garibaldi-López, que comenzó hace aproximadamente un año, se detuvo el pasado lunes a un total de 39 personas, se decomisaron 12 mil kilos de mariguana, un kilogramo de cocaína, 5 kilos de anfetaminas y mas de 750 mil dólares en efectivo, se informó hoy en una conferencia de prensa.

El agente Vince Piano, del Departamento de Policía de Phoenix, dijo que el grupo organizado operaba una compleja y ordenada operación para traer cientos de toneladas de mariguana cada año a esa ciudad.

Las autoridades en Arizona sospechan que el grupo está relacionado con un importante cartel mexicano en el estado de Sinaloa y que la organización que operaba dentro en Estados Unidos vendía la droga para financiar las operaciones del cartel en México.

Como parte de sus operaciones el grupo de narcotraficantes instaló torres de comunicación en el desierto de Arizona, emplearon vigilantes a lo largo de la carretera entre México y la ciudad de Phoenix y utilizaban camionetas con rampas que usaban para cruzar la valla fronteriza, dijo Matthew Allen, agente especial de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Arizona.

La organización utilizaba automóviles robados para cruzar la droga a través del desierto de Arizona, particularmente por los terrenos de la reserva indígena Tohono O’odham.

Más de una tonelada 600 kilogramos de mariguana fue decomisada por elementos del Ejército Mexicano en Playas de Rosarito, Baja California, en un tráiler que transportaba perejil.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) expuso en un comunicado que el enervante, contenido en 297 paquetes con un peso total de una tonelada 663.1 kilos, estaba escondido entre la carga del autotransporte.

La droga fue incautada en el puesto de control del municipio antes referido, donde elementos del 2 Regimiento de Caballería Motorizado revisaron la unidad con razón social “Transporta”, conducida por Abraham Ramos Salas, de 28 años de edad.

El chofer, originario de Meneadero, municipio de Ensenada, señaló que llevaba perejil que había cargado en Ensenada con destino a la garita internacional de Otay, en Tijuana, para exportarlo a Estados Unidos.

Sin embargo, los militares detectaron una diferencia notable en el peso de algunos de las cajas que contenían el perejil, de manera que se procedió a una revisión más detallada.

En efecto, distribuidas en las cajas y escondidos dentro de la hierba comestible, se encontraron los paquetes de mariguana antes referidos.

Por ello, tanto el conductor, el vehículo y la droga fueron puestos a disposición de las autoridades civiles competentes.

esús Zambada García, “El Rey”, usaba un hangar en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para operar el tráfico de droga desde Colombia y utilizaba tres aviones para dicho trasiego, según declaró Jesús Zambada Jr. en una averiguación ministerial a la que tuvo acceso REFORMA.

Conforme con lo asentado en la averiguación previa PGR/SIEDO/ UEIDCS/350/2008, el responsable del cártel de los Zambada de desembarcar la droga en el AICM era el estadounidense Ricardo Flores Quintana o Richard Arroyo Guízar, “El Richard”, hijastro de “El Rey”.

“Tenían una empresa de aviones de la que desconozco su nombre y desconozco cuántos aviones eran, pero por lo menos eran 3”, declaró Zambada Jr.

Afirma que esos aviones eran de plan de vuelo (sic), que arribaban al AICM provenientes de Colombia y que descargaban en un hangar, siendo los encargados de recoger la mercancía “El Pelón” y “El Chilisqui”; de allí, se la llevaban a una bodega, dijo.

Según la declaración, los aviones que se tenían eran tipo jet.

Al respecto, la oficina de Comunicación Social de la PGR informó de una investigación en la que se relaciona un hangar del aeropuerto capitalino, pero aún no se acredita que el inmueble pertenezca a Ismael “El Mayo” Zambada, a sus hermanos o a algún prestanombres.

Hasta ahora, no hay elementos contundentes en la indagatoria para determinar que utilizaron un hangar en sus operaciones, insistió la PGR.

La declaración de Zambada Jr. choca con el decreto oficial que prohíbe desde 1994 la operación de vuelos privados en el AICM, pero su dicho no aclara si su padre tenía relación con alguna empresa de aviación comercial.

En los últimos meses ha quedado evidenciado que el AICM es un importante punto de desembarque de droga, e incluso hay información sobre el involucramiento de policías.

En otra indagatoria (SIEDO/UEICCS /132/2008), hay indicios de que el 30 de marzo de 2008 agentes de la Policía Federal escoltaron en vehículos oficiales un cargamento de precursores químicos a la zona de Hangar Aviones S. A. El contenedor traía 600 kilos de efedrina en el vuelo KL685 de KLM, procedente de Holanda.

En el último año se han registrado varios aseguramientos de droga en distintos vuelos comerciales y de carga en el AICM. Destaca, sin duda, el del 12 de diciembre de 2007, cuando fueron decomisados 500 kilogramos de cocaína que supuestamente tenían como destinatario al grupo de “El Mayo” Zambada.

Por lo menos nueve importantes incautaciones de cocaína y efedrina han ocurrido en 2008 en el AICM. Las cargas venían tanto en líneas comerciales como en empresas de mensajería.


Dos policías federales adscritos al AICM fueron baleados mientras conducían un vehículo en la Delegación Venustiano Carranza, por lo que uno de ellos falleció y el otro resultó lesionado.

Las víctimas fueron identificadas como Jaime Martínez Lucas, de 33 años de edad, quien recibió dos impactos de bala, y el lesionado, Lorenzo de la Cruz Hernández, de 27; ambos estaban adscritos al Agrupamiento 14 de la Policía Federal comisionados a la seguridad del Aeropuerto de la Ciudad de México.

Los hechos ocurrieron cuando los agentes se encontraban francos y viajaban a bordo de un vehículo Stratus, placas 573-VFR, por la Calle 7.

Reportes de la Policía señalaron que descendían del puente vehicular que desemboca en la Avenida Chimalhuacán, cuando se les emparejó otro vehículo, del que se desconocen sus características, y fueron baleados.

Tras la agresión, Martínez Lucas falleció al recibir un impacto de bala en la cabeza y otro más en el cuello, por lo que perdió el control del vehículo y se estrelló contra la barra de contención.

Cruz Hernández, quien viajaba en el asiento del copiloto quedó prensado y posteriormente fue trasladado al Hospital del ISSSTE, sin embargo hasta el momento se desconoce si presenta heridas de bala.

Las víctimas fueron reconocidas por el sargento segundo de la Policía Federal, Arturo Ramírez Flores.

Hasta el momento se desconocen los motivos de la agresión, así como características de los homicidas.

Al lugar del ataque llegaron policías capitalinos y federales.


Dos policías federales adscritos al AICM fueron baleados mientras conducían un vehículo en la Delegación Venustiano Carranza, por lo que uno de ellos falleció y el otro resultó lesionado.

Las víctimas fueron identificadas como Jaime Martínez Lucas, de 33 años de edad, quien recibió dos impactos de bala, y el lesionado, Lorenzo de la Cruz Hernández, de 27; ambos estaban adscritos al Agrupamiento 14 de la Policía Federal comisionados a la seguridad del Aeropuerto de la Ciudad de México.

Los hechos ocurrieron cuando los agentes se encontraban francos y viajaban a bordo de un vehículo Stratus, placas 573-VFR, por la Calle 7.

Reportes de la Policía señalaron que descendían del puente vehicular que desemboca en la Avenida Chimalhuacán, cuando se les emparejó otro vehículo, del que se desconocen sus características, y fueron baleados.

Tras la agresión, Martínez Lucas falleció al recibir un impacto de bala en la cabeza y otro más en el cuello, por lo que perdió el control del vehículo y se estrelló contra la barra de contención.

Cruz Hernández, quien viajaba en el asiento del copiloto quedó prensado y posteriormente fue trasladado al Hospital del ISSSTE, sin embargo hasta el momento se desconoce si presenta heridas de bala.

Las víctimas fueron reconocidas por el sargento segundo de la Policía Federal, Arturo Ramírez Flores.

Hasta el momento se desconocen los motivos de la agresión, así como características de los homicidas.

Al lugar del ataque llegaron policías capitalinos y federales.

Agentes federales aseguraron 476.45 kilogramos de pseudoefedrina, precursor químico utilizado para producir drogas sintéticas, en un operativo realizado en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal indicó que con el apoyo de la Unidad Canina, los uniformados localizaron 10 cajas de cartón con la guía 057-10211202, con el precursor en tabletas, en la carga del vuelo 438 procedente de Calcuta, India.

En un comunicado, la dependencia explicó que el estupefaciente ya se encontraba en el Almacén de Aduana y fue puesto a disposición del Agente del Ministerio Público Federal en la terminal aérea, para continuar con las investigaciones y deslindar responsabilidades.

En lo que va de este año, en ese recinto aeroportuario han sido incautados cuatro cargamento de pseudoefedrina y uno de clorhidrado de psedoefedrina, todos procedentes de la India.

Por otra parte, la dependencia federal informó que también en el aeropuerto capitalino, agentes federales, en coordinación con personal de la Administración General de Aduanas, aseguraron 35 kilogramos de cocaína.

Con el apoyo de elementos caninos y al efectuar una inspección en la puerta O-3, los agentes detectaron dos cajas con frascos de plásticos con seis cápsulas de cocaína cada uno en el interior del contenedor número XP-9343.

En presencia de la agente del Ministerio Publico federal, los uniformados aplicaron reactivos químicos a dichas cápsulas, las cuales dieron positivo a cocaína, con un peso de 35 kilogramos.

Los dos paquetes con la droga venían amparados con el número de guía AQ010668503, con la leyenda “complemento alimenticio” y tenían como destino la ciudad de Culiacán, Sinaloa.

La droga quedó a disposición del representante social de la Federación, a fin de iniciar la averiguación previa correspondiente y continuar con las investigaciones.

Narcotraficantes mexicanos planeaban atentar contra el actor argentino Mariano Martínez para silenciar a su padre, uno de los detenidos en una causa judicial por tráfico de efedrina para la fabricación de drogas sintéticas, informa hoy el diario La Nación, que cita investigadores del caso.

La amenaza pesaba sobre Ricardo Martínez, padre del actor, hace 45 días, cuando había desaparecido un cargamento de efedrina que habían comprado los narcotraficantes mexicanos, el aparente motivo del asesinato de tres hombres vinculados al negocio farmacéutico, dijeron las fuentes.

Ricardo Martínez fue apresado hace diez días, luego de que uno de los detenidos en la causa y un testigo lo acusaran de haber intentado enviar metanfetaminas a México y de venderles efredina a los empresarios asesinados a balazos en General Rodríguez, a las afueras de Buenos Aires, en agosto pasado.

Mariano Martínez, de 30 años, ganó popularidad en la serie “son de fierro”, de la televisión argentina, y la detención de su padre le causó tal depresión que fueron levantada la temporada de la obra “Closer” en un teatro de Buenos Aires, en la que el actor era uno de los protagonistas.

El padre del artista ha negado esos cargos y es uno de los diez detenidos, entre argentinos y mexicanos, a disposición del juez federal Federico Faggionatto Márquez, quien investiga los homicidios y una red presuntamente vinculada al cartel mexicano de Sinaloa.

Por el triple asesinato, el juez dispuso la semana pasada la detención del mexicano Rodrigo Pozas Iturbe, considerado uno de los líderes de la banda de narcotraficantes que actuaba en este país.

Pozas Iturbe, quien se había instalado en un lujoso barrio del norte de Buenos Aires, es señalado como el nexo entre los vendedores locales de efedrina y los carteles mexicanos que controlan el negocio de la producción de drogas sintéticas en su país, según fuentes policiales citadas hoy por el diario bonaerense Crítica.

De acuerdo a esas fuentes, a Pozas Iturbe se le incautó documentación sobre precursores químicos para fabricar drogas y las reglamentaciones internacionales y argentinas contra el tráfico ilegal de esas sustancias.

Faggionatto Márquez ha gestionado la extradición desde Paraguay del mexicano Jesús Martínez Espinoza, detenido en ese país a comienzos de mes y a quien se acusa de ser el jefe de la banda de narcotraficantes que actuaba en Argentina.

El magistrado sospecha que el presunto líder de la banda se fue de Argentina en julio pasado, un día antes de que la policía desbaratara un laboratorio clandestino de drogas de diseño en las afueras de Buenos Aires, en el que detuvieron a nueve mexicanos y un argentino.

Fuentes judiciales han informado de que el juez comprobó que existían contactos entre la organización presuntamente comandada por Martínez Espinoza y los empresarios Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, cuyos cadáveres fueron hallados acribillados a balazos el 13 de agosto en un descampado de General Rodríguez.

El caso desembocó en un endurecimiento de los controles sobre el comercio de productos farmacéuticos después de que varios expertos coincidieron en que Argentina se había convertido en terreno fértil para el tráfico ilegal de sustancias usadas en la elaboración de drogas sintéticas.