Skip navigation

Tag Archives: El Ingeniero

Isaac Manuel Godoy Castro, uno de los principales operadores del Cártel de los Arellano Félix, fue detenido por elementos del Ejército en Tijuana, Baja California, junto a seis presuntos integrantes de su célula, informó hoy la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Apodado “Dany” o “Martín”, Godoy Castro está catalogado como uno de los hombres más cercanos a Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero”, actual líder del cártel de la droga.

La Sedena resaltó que el presunto narcotraficante figura en el cartelón que la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) emitió en enero de este año difundiendo los rostros de los nuevos líderes de la organización de los Arellano Félix, la cual actualmente disputa la plaza de Tijuana con el Cártel de Sinaloa.

Agregó que Godoy Castro fue capturado ayer durante un operativo junto a Óscar Díaz Ochoa, Jesús Alberto Padrón Barrera, Luis Kael García Cano Mercado, Julio César Calderón Rodríguez, Luis Antonio Mena Corona, y Francisco Antonio Rodríguez Felipe.

Los militares decomisaron al grupo un arma larga, cuatro armas cortas, 900 kilos de mariguana y cuatro vehículos.

El presunto operador de “El Ingeniero” y sus cómplices fueron trasladados a la Ciudad de México para su puesta a disposición ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR.

Luego del ataque a dos policías federales y dos civiles ayer sobre la carretera Tecate-Ensenada, elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) aprehendieron a 21 presuntos sicarios en posesión de más de 5 mil cartuchos.

De acuerdo con la corporación, los detenidos pertenecen a las células de Teodoro García Simental “El Teo” y de Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero” del Cártel Arellano Félix y están relacionados con homicidios, entre ellos decapitaciones cometidas el año pasado, además de levantones y secuestros.

La PFP señaló que en dos semanas se cometería el plagio de un menor, según el testimonio de los detenidos.

Los 21 hombres fueron aprehendidos en distintos lugares del Municipio de Tecate, pues se iban delatando unos a otros.

Entre los sujetos, presentados a medianoche a los medios de comunicación, hay tres líderes de células, dos de ellas de “El Teo” y otra más de “El Ingeniero”, quienes presumiblemente atacaron a balazos a dos agentes federales.

Los dirigentes son Javier Antonio Guerrero Cota, alias “El Moco”, de 19 años de edad, originario de Mexicali; Mario Antonio Hernández Romero, alias “El Chinola”, de 23, originario de Sinaloa; y Benjamín Guzmán Quintanilla, alias “El Benji”, también de 23, originario de Tecate.

Al ser presentado ante los medios, “El Benji” refirió con voz tranquila que es culpable de al menos cuatro homicidios en la zona y que trabaja bajo las órdenes de Francisco Javier Copetillo Angulo, “El Pancho”, aunque desconoce dónde se encuentra éste.

Copetillo es un ex agente de la Policía Estatal Preventiva que responde a las órdenes de “El Teo” o “Tres Letras”, puntualizaron mandos de la PFP.

El ex agente estatal pagaría 300 dólares, alrededor de 4 mil pesos, por cada agente federal que matara “El Benji” u otro líder de las células bajo su mando.

“El Pancho” buscaba venganza contra la Policía Federal por la detención de otra célula y el rescate de personas secuestradas hace dos semanas.

A través de un comunicado, autoridades de la PFP en Tecate explicaron que derivado del ataque a dos oficiales federales, División Caminos, la tarde de ayer se activó la señal de alerta.

“Asegurando de manera inmediata a 12 sujetos, quienes participaron directamente en ese ataque cobarde”, menciona el boletín.

En total se aseguraron 8 armas largas, 2 armas cortas, 5 mil 285 cartuchos útiles de diferentes calibres, 60 cargadores, así como uniformes apócrifos de la AFI y del Ejército.

En la agresión de ayer los dos elementos resultaron con heridas graves.


Vicente Carrillo Leyva, “El Ingeniero”, hijo del legendario capo Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”, fue detenido ayer por elementos del Ejército y la Procuraduría General de la República, informaron fuentes policiacas y militares.

De 32 años de edad, el presunto cabecilla del Cártel de Juárez fue capturado durante un operativo desplegado antes del mediodía por 120 militares y agentes.

Sobre su aprehensión hay dos versiones: una, que ocurrió en el DF, y otra, que fue en Zapopan, Jalisco, de acuerdo con fuentes militares.

“El Ingeniero” es uno de los presuntos narcotraficantes más buscados en la lista de recompensas que difundió la PGR el mes pasado. La dependencia ofrecía 30 millones de pesos a quien proporcionara datos verídicos sobre su paradero.

Se informó que el joven estaba en compañía de al menos otras dos personas al momento de su detención, misma que ocurrió sin que fuera necesario disparar una sola bala.

Fuentes allegadas a la defensa legal del presunto narcotraficante informaron que Carrillo Leyva promovió ayer una demanda de amparo ante un juez federal en contra de la incomunicación a la que pueda ser sometido por autoridades.

Su captura se efectuó cumpliendo una orden de aprehensión librada por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita o lavado de dinero.

“El Ingeniero” está acusado dentro del denominado “Maxiproceso” contra el Cártel de Juárez, hasta hoy el juicio más importante en la historia del narcotráfico en México y que incluye a más de 100 presuntos integrantes y colaboradores de la banda criminal.

De acuerdo con la causa 12/98, Carrillo Leyva es buscado por la justicia desde que tenía 20 años, ya que su captura fue ordenada el 16 de enero de 1998.

La acusación en su contra deriva de que presuntamente lavó dinero en la década pasada en la compra de la boutique Versace, ubicada en Avenida Vallarta 1339, Colonia Americana, en Guadalajara.

Según datos proporcionados, es previsible que la SIEDO finque nuevos cargos, ya que hasta hoy sólo existe un mandato judicial en su contra, y, sin embargo, las autoridades han recabado en los últimos años documentación acerca de otros bienes y recursos.

Carrillo Leyva es uno de miembros de la nueva generación de “juniors” del narcotráfico que tuvo acceso a la educación en instituciones privadas, estancias en el extranjero y una vida holgada, desde el punto de vista económico.

______________________________________________________________________

Vicente Carrillo Leyva, alias “El Ingeniero”, hijo del capo Amado Carrillo fuentes, “El Señor de los Cielos”, vivía en la Colonia Bosques de las Lomas de la Ciudad de México y se ostentaba como empresario, reveló Rodrigo Esparza, comisionado de la Policía Federal (PF).

Al presentar al narcotraficante en las instalaciones de la SIEDO, el funcionario informó que Carrillo Leyva fue detenido gracias a trabajos de investigación la mañana de ayer cerca de su domicilio, cuando realizaba actividades físicas.

“Una de las principales líneas de investigación para su localización fue el hecho de que su esposa, Celia Karina Quevedo Gastelum, no se cambió el nombre, para cambiar de identidad, a pesar de que se tienen antecedentes de que su hermana, Giovana Quevedo Gastelum, fue esposa de Rodolfo Carrillo Fuentes, “El Niño de Oro”, hermano menor de los Carrillo Fuentes, quien fue privado de la vida en septiembre de 2004″, dijo el funcionario de la SSP federal.

En tanto, Maricela Morales, titular de la SIEDO, reveló que “El Ingeniero” se hacía pasar como Alejandro Peralata Álvarez y su función dentro del Cártel de Juárez, tras la muerte de su padre, era la de ocultar los recursos de procedencia ilícita y otras funciones de carácter directivo.

La fiscal indicó que Carrillo Leyva aceptó ante el Ministerio Público federal su parentesco con la familia de los Carrillo Fuentes. Además, dijo, está relacionado con diversas averiguaciones previas en la PGR por delitos contra la salud y delincuencia organizada.

“El Ingeniero” es sobrino de Vicente Carrillo Fuentes, alias “El Viceroy”, capo del Cártel de Juárez.

Carrillo Leyva fue escoltado por cinco agentes de la Policía Federal, y vestía pants, sudadera y tenis de color blanco; a diferencia de la fotografía que exhibió la PGR para solicitar información que llevara a su captura, en esta ocasión portaba lentes y lucía barba partida, al parecer producto de una cirugía estética.

“Esta acción coordinada, como las que realizan las dependencias que integran el gabinete de seguridad, representan el compromiso absoluto del Gobierno de la República para combatir a todos los hombres del crimen organizado, que afectan la paz, la tranquilidad, y la seguridad de la sociedad”, dijo Morales.

La captura de Eduardo Arellano Félix no paró la ola de ejecuciones que desde el 25 de septiembre suman 218 muertos, en un conflicto entre el cártel y una célula que goza del apoyo de un ala del cártel de Sinaloa. A la par de la reorganización en el CAF, Teodoro García Simental se fortalece con apoyo externo y utiliza la denuncia y a la Policía Municipal , para combatir a sus enemigos.
La guerra por el control delictivo de Baja California sigue.
Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero” y Teodoro García Simental “El Teo” permanecen libres. Igual sus principales lugartenientes que continúan ejecutando, secuestrando y en el trasiego de droga de México a los Estados Unidos.
Investigadores locales aseguraron que la detención de Eduardo Arellano Félix ocurrida el sábado 26 de octubre de 2008, está lejos de significar la caída del cártel de los hermanos Arellano Félix (CAF), familia que aún mantiene el control con el apoyo, entre otros, de los hermanos Heredia.
La inseguridad en la ciudad no disminuirá.
Explicaron los policías también que al día siguiente de la captura, tras una balacera sicarios al servicio de “El Ingeniero” se posicionaron en Tecate asesinando a Adrián Sandoval Miranda “el Duende”, de quien dicen era el número dos de García Simental en ese municipio.
“Ésa fue una muestra inmediata de que la pugna continúa”, sentenció un agente de inteligencia policiaca.
Los dos grupos en conflicto se han reforzado. Teodoro García goza de las simpatías de miembros de un ala del cártel de Sinaloa, mientras Fernando Sánchez se reorganizó trayendo nuevos grupos de sicarios.

Operatividad criminal ininterrumpida
Después de la detención de su tío, Fernando Sánchez Arellano se alejó de Tijuana. Policías lo ubican allende la frontera aunque no por mucho tiempo. Encargados de cuidar su entorno, sus dos principales lugartenientes: Mario, conocido como “el Charro” o “el Charrito”, y Armando “el Gordo” Villareal.
El oeste de Tijuana es controlado por dos jóvenes de formación empresarial, mientras información de inteligencia en la Unión Americana , indica que el resto de la ciudad es vigilado por los primos de Villarreal: Melchor Heredia “Gaspar” y Elías Heredia “el Venado”.
A la par, Sánchez Arellano armó entre 19 y 23 grupos de 20 sicarios cada uno para hacer frente a su hoy acérrimo enemigo, García Simental.
El mapa delictivo elaborado con fines de investigación judicial, ubica en Ensenada como representante de los Arellano, al dueño de un centro de entretenimiento ubicado en el Malecón del Puerto. Por lo menos tiene cuatro meses indagándolo.
Los mismos análisis policíacos indican que en la célula de Teodoro García Simental, éste también se alejó de la ciudad. Que dirige su estrategia delictiva desde Sinaloa y que cuenta como principales lugartenientes a: Raydel López Uriarte “el Muletas”, Filiberto Parra Ramos “ la Perra “, Gilberto Sánchez Guerrero y un empresario tecatense.
Incluso, grupos de inteligencia identificaron que en la célula de “el Tres” han cambiado apodos y claves. Se asignaron nombres de personajes de películas sobre narcotráfico, como “Tony Montana”.
Los dos bandos se quedaron sin hombre fuerte en Rosarito y no lo han sustituido. A “el Teo” le ejecutaron a su número uno en el quinto municipio, Ángel Jácome el “Kaibil”, mientras a “el Ingeniero”, le fue detenido su personero, Ricardo Pérez “el Pollo”, el 24 de octubre.
En este contexto de reorganización en el CAF y la célula de García Simental, la detención de Eduardo Arellano Félix no afecta la logística de ejecuciones, narcotráfico y secuestro. De hecho, a cinco semanas de iniciada la guerra, la suma de ejecuciones es de 218.
Quien dirige y administra el cártel desde el año 2002, es Enedina Arellano Félix, mientras la dirección operativa en Baja California la tiene Fernando Sánchez Arellano.
La captura de Luis Ramírez Velázquez “El Güero Camarón” tampoco resultó de impacto en la pugna que se desarrolla en las calles de Baja California. Su operatividad estaba limitada desde el 26 de abril de este año, cuando la célula de “El Teo” le puso precio a su cabeza después que esa noche fue a rendirse ante Sánchez Arellano, y los sicarios de éste no le tenían confianza.
Versiones al interior de la Dirección de Policía de Tijuana, indican que la labor de “el Güero Camarón” era la de enlace con la municipal, utilizando a un tío que es subcomandante en la corporación.
De hecho, siguiendo la estrategia de “el Muletas”, oficiales identifican al detenido como el que hace por lo menos dos semanas se incorporó a las acciones del Grupo Operativo Especial municipal. Informaron: “Lo llevaban encapuchado pero todo mundo lo conoce”.
Los agentes reportaron que el enlace con la Policía Municipal por parte de Sánchez Arellano es el hijo de un subdirector policiaco y que es familiar Raydel López Uriarte “el Muletas”.

Guerra de denuncias
Una de las estrategias de García Simental para afectar la estructura del cártel Arellano Félix, es la denuncia anónima de la ubicación de los principales elementos. Un Policía justificó: “Sacar a los delincuentes de las calles es lo importante y como ciudadanos nos da lo mismo que sean de un solo cártel. El problema es que si la autoridad da la apariencia de estarse cargando, se podría generar un recrudecimiento de la violencia”.
Las policías investigadoras reconocieron que fue evidente el uso de las llamadas anónimas por parte de delincuentes en el caso de la captura del grupo de Giovanni Rivera alias Alberto Bustamante “El Hamburguesa” o “El Whopper”, su ubicación fue denunciada el martes 21, el sábado 25 y el lunes 27 cuando fue detenido.
Datos aportados por investigadores indican que el operativo militar ejecutado en Puerta de Hierro la semana pasada fue organizado para encontrar una casa de seguridad rentada por Giovanni Rivera.
El sábado 25 de octubre una célula de secuestradores de “El Hamburguesa” fue detenida en Otay, pero a él lo aprehendieron hasta el lunes 27 luego que levantó al joven Luis Antonio Velázquez Balderrama. La policía municipal lo detuvo después de perseguirlo desde la glorieta Cuauhtémoc hasta la avenida Internacional en la zona norte, previa denuncia ubicándolo en ese perímetro.
Rivera pertenecía a la clase media, de padres divorciados, estudió hasta la preparatoria en escuelas públicas, lo dieron de baja en la Federal Lázaro Cárdenas, jugaba futbol americano y corría autos. Ingresó al CAF muy chico, como “mascota” de Jorge Briseño “El Cholo”. Después se incorporó al grupo de Manuel Diez Castillo “el Buda” y Carlos Ignacio Acosta Ibarra “el Big Boy” donde tampoco le asignaban tareas destacadas.
Ya en el 2000 inició labores como secuestrador del CAF. Tras su detención ha sido reconocido por algunas víctimas que actualmente residen en Estados Unidos.
Uno de los delincuentes que acompañaba a Giovanni Rivera es el policía municipal activo, comisionado a la Presa Rural , Ernesto Onofre Torres. Lo más extraño para los policías no fue la detención de su compañero, sino que un agente de la zona este haya sido capturado con un secuestrador del “Ingeniero”.

Los muertos
Muestra de que la guerra del CAF continúa, es que después de la detención de Eduardo Arellano Félix, se ejecutaron a 38 personas.
El mismo sábado de la aprehensión, pasadas las cinco de la tarde, el subjefe de Homicidios de Tecate, Isidro Huerta Díaz, cayó abatido por una lluvia de balas de alto poder en la continuación de la carretera de cobro en Otay a la altura de la colonia 10 de Mayo. Manejaba carro oficial. El mismo comando y con las mismas armas, asesinó muy cerca de ahí a Jaime Francisco Rodelo Lara.
Los Ministeriales compañeros de Huerta iniciaron la investigación con una sola hipótesis:
1.- El objetivo del ataque era Rodelo, y Huerta estuvo en el lugar y momento equivocados. Los asesinos creyeron que iban juntos, que lo estaba protegiendo y también lo atacaron.
Sin embargo los agentes investigadores recibieron órdenes de ampliar las hipótesis, dado que altos mandos recibieron informes que ordenaron corroborar sobre Isidro Huerta:
* Que en su hoja de servicio se anota que trabajó por más de 10 años bajos las órdenes de grupos que dirigieron Jame Niebla y Honorio Bustamante, ambos acusados de corrupción por el General Sergio Aponte Polito.
* Su presunta amistad con algunos delincuentes de Tecate, con quienes supuestamente se le vio departir y beber en varias ocasiones públicamente.
Por órdenes del director de la Policía Ministerial , General Florencio Raúl Cuevas Salgado, el Ministerial Huerta no recibió honores.
El segundo crimen destacado se dio también con personas que se desempeñaba en Tecate. La noche del domingo 26 de octubre ciudadanos de ese ayuntamiento fueron testigos de dos balaceras. Al final un cuerpo fue encontrado. Tenía tres tiros y estaba en el piso de la parte trasera de un pick up, Toyota Tacoma modelo 2004. Su nombre: Adrián Sandoval Miranda, mecánico con 28 años de edad, que las autoridades identificaron como el presunto sicario apodado “el Duende”.
De acuerdo a los organigramas realizados por los grupos de inteligencia local, este joven servía a García Simental pero recibía instrucciones de un hombre al que sólo conocen como “el Güero Leches”, a quien a su vez acusan de tener controlada a la policía municipal a través de tres jefes que incluso ya fueron denunciados ante el ayuntamiento.
Conforme a información generada en la investigación, al “Duende” le habían asignado asesinar al representante de “el Ingeniero” en Tecate. Tomó las armas, se hizo acompañar por lo menos de cuatro elementos, incluidos dos policías municipales, se pusieron guantes de látex para no contaminarse de pólvora y se dirigieron a cumplir su misión. Así llegaron a la colonia Cuauhtémoc y protagonizaron un enfrentamiento. Los detractores de “el Duende” fueron alertados de sus movimientos y cuando éste llegó, ya lo estaban esperando. Lo mataron.
Según denuncias de testigos, en el operativo criminal participaron dos agentes municipales de los que se presume se apellidan Guerrero y Meza, ellos fueron quienes rescataron a Sandoval Miranda creyendo que estaba vivo. Después lo abandonaron junto con el arsenal que no pudieron usar:
Tres cargadores, treinta tiros útiles calibre 7.62 x 39, en un segundo vehículo este Chevrolet Tahoe guinda, modelo 2002, dos cargadores de disco color negro metálicos con tres tiros útiles del calibre 7.62 x 39 y un cargador desabastecido, un cargador de disco negro metálico desbastecido, cargador negro metálico abastecido con 17 tiros útiles calibre 7.62 x 39, una fornitura color negro con seis cargadores con 25 tiros útiles del calibre 7.62 x39 y una carabina color negro calibre 2.223 con cargador y treinta tiros útiles de calibre 223, un cargador metálico con treinta y cinco tiros útiles calibre 223.
En Tijuana, fueron asesinados cuatro empleados de yonke . Sobre esas ejecuciones existen tres versiones, todas provenientes de denuncias que se están analizando. Todas con un denominador común: A quien los asesinos querían matar era al dueño de la empresa, luego que presumen trabaja para el CAF, y también para la célula de “el Teo”.
Las otras teorías sobre el intento de homicidio al dueño: No pagó piso. Se dedica a la venta de armas e hizo negocios con ambos bandos, y modificaba carros para cruzarlos con droga a Estados Unidos, también para ambos grupos.
El último ejecutado de la semana posterior a la detención de Eduardo Arellano Félix, fue el policía municipal Mauricio Antonio Hernández Flores. Su cuerpo fue localizado pasada la una de la mañana del 28 de octubre en su vehículo Ford Blanco, la reacción de sus compañeros entrevistados fue reveladora: “Se habían tardado”.
Hernández se hizo de mala fama como escolta de Diego Valle y subalterno de Chacón, en la delegación policiaca de Otay. En el tiempo en que se asesinaron a varios policías municipales y federales en aquella zona.
Hace dos meses, cuando se ordenó un cambio de mandos, sus jefes directos “Trapero empezó a faltar y Valle envió su renuncia con un abogado”, Hernández se quedó pero jamás se presentó a pasar lista y faltaba constantemente sin que fuese sancionado.
En la Policía Ministerial la respuesta a la muerte del Municipal fue: “Todos sabían que era un “vagazo’ pero no le habían podido probar nada”.
Finalmente, esta semana que concluye, también se solucionó un caso que sirve para mostrar la dinámica subterránea de este enfrentamiento de traficantes que incluye hombres, mujeres y niños dedicados a la venta de droga en pequeño. A los pastores asesinados en la colonia Obrera segunda sección el 14 de octubre, los acribilló “por equivocación” el joven Roberto Carlos Rico “el Betillo”, “el Chaparro” o “el Chapo”, éste se dedicaba al narcomenudeo y ese día, con apoyo de una muchacha que también vende droga y el hijo menor de ésta, se dedicaron a buscar a los “tiradores” del bando opuesto.
El niño se subió al techo a buscar a “los enemigos” pero los religiosos le ordenaron bajar para preguntarle de qué se trataba, cuando el distribuidor vio a los hombres con el niño, creyó que se trataba de los competidores y los asesinó, este hombre ya está confeso tras las rejas.
Concluyó así la quinta semana de la guerra entre el cártel Arellano Félix y la célula de Teodoro García Simental, con la detención de Eduardo Arellano y 38 ejecuciones más. A pesar de las declaraciones de la Agencia Antinarcóticos de los Estados Unidos, de un cártel acabado, la guerra del CAF sigue” por lo menos en Baja California.

A pesar de las declaraciones de la DEA
Las vidas del CAF
Desde el 2002 altos funcionarios de la DEA (Drug Enforcement Agency) han declarado el fin del Cártel de los Arellano Felix. Y el CAF sigue. La primera vez que con júbilo tal afirmación fue dada a conocer de viva voz por parte de la autoridad norteamericana fue el 11 de abril, hace seis años atrás, cuando Asa Hutchinson, entonces Directora de la DEA felicitó a los funcionarios que arrestaron a más de 60 agentes de Tecate presuntamente vinculados con el crimen organizado. En ese mismo 2002 se había dado la captura de Benjamín Arellano Félix en Puebla y la muerte de Ramón Arellano Félix en Sinaloa. “La iniciativa tomada por el gobierno de México bajo la administración de Fox en contra de los narcotraficantes, y aquellos que los asisten, no tiene precedente. El gobierno de México sigue enviando un mensaje claro que los narcotraficantes no mandan en México y que las leyes deben ser aplicadas. Más significativamente, estos arrestos siguen al desmantelamiento del liderazgo de la violenta organización de los Arellano Félix y reducirán la posibilidad de que otra organización domine el área de Tijuana”. Luego, el 29 de enero de 2003, la DEA publicó un boletín titulado “El principio del fin de los la Organización del Narcotráfico de los Arellano Félix (2000-2002)”. Ahí citó textualmente, en pasado: “La Organización de los Arellano Félix (AFO por sus siglas en inglés) a menudo referida como el Cártel de Tijuana, fue considerada una de las organizaciones del narcotráfico más poderosas y violentas de México. En el punto más álgido de su poder, la AFO fue responsable de la transportación, importación y distribución de múltiples toneladas de cocaína, mariguana, y grandes cantidades de heroína y metanfetaminas a los Estados Unidos desde México, principalmente de Tijuana a San Diego y Los Ángeles”.
El 9 de julio de 2003 el mismo tono triunfalista se repitió cuando se revelaron dos acusaciones formales en contra de 12 individuos que entonces representaban la jerarquía del CAF. “La DEA ha estado investigando las actividades de la organización de los Arellano Félix desde su violento ascenso al poder”, dijo entonces el Administrador de la DEA, William Simpkins. “Mientras que la DEA y nuestros socios en México hemos logrado mucho éxito con esta investigación, estas acusaciones significan un paso adelante hacia nuestro principal objetivo que es desmantelar una organización que ha demostrado no tener límites en lo que concierne a su codicia y atrevimiento”. Después, el 26 de febrero de 2004, cuando la DEA anunció el ofrecimiento de una recompensa de hasta 5 millones de dólares para quien diera información en contra de Ismael “El Mayo” Zambada García así se refirió textualmente al cártel liderado por los hermanos Arellano Félix: “Zambada García recientemente emergió como uno de los principales narcotraficantes en México luego de un sangriento enfrentamiento que sostuvo con la Organización de los Arellano Félix, que una vez fuera el poderoso cártel de Tijuana, y ha consolidado su control sobre las rutas del narcotráfico desde el estado mexicano de Sonora a Arizona”. El 27 de abril de 2007 la historia se repitió cuando Ismael Higuera Guerrero y su hermano Gilberto Higuera Guerrero se declararon culpables de soborno en una Corte Federal de San Diego, delito relacionado con las actividades del CAF. En aquel momento, la Administradora de la DEA, Karen P. Tandy, aseguró que “los hermanos Higuera Guerrero eran líderes de lo que alguna vez fue el cártel dominante de los Arellano Félix que controlaba y aterrorizaba el corredor de Tijuana hacia los Estados Unidos. Estas declaraciones, junto con el arresto de seis más de los principales lugartenientes de este cártel de Tijuana, están rompiendo la columna vertebral de lo que alguna vez fue esta terrorífica red”.
Por último, el 6 de noviembre de 2007, tras la detención y condena de Francisco Javier Arellano Félix, la abogada Karen P. Hewitt, procuradora del Distrito Sur de California, afirmó que “la cadena perpetua impuesta a Javier Arellano Felix hoy asegura que su reino de crímenes violentos y narcotráfico internacional, que dañó a incontables individuos tanto en Estados Unidos y México, se acabó para siempre.” Declaraciones reforzadas por Eileen Mayer, Jefe de Investigación Criminal del IRS (Internal Revenue Service): La sentencia de hoy cierra la puerta a dos décadas de narcotráfico y crimen que incluyó uno de los esquemas más sofisticados de lavado de dinero en el mundo”. La detención de Eduardo Ramón Arellano Félix confirmó una vez más la sospecha: la puerta siguió abierta. Y pese a lo que sigan afirmando las autoridades norteamericanas, la sospecha de que aún no se cierra sigue vigente desde este lado de la frontera.

Paranoia
“Falsos” ataques
Después de dos semanas de “falsas amenazas” cibernéticas y telefónicas en contra de la vida de alumnos de escuelas primarias y secundarias, principalmente en Rosarito, Playas y el este de Tijuana, las autoridades estatales y municipales reaccionaron, pero sólo ofreciendo pláticas con directivos de escuelas públicas y particulares.
La idea es, primero, pedirles que verifiquen con fuentes confiables la información alarmista que les llega y después solicitarles que establezcan un protocolo, es decir, una cadena de información a seguir para estos casos.
Los primeros mensajes se difundieron por el ciberespacio desde el 22 de octubre según informó la autoridad, sin embargo no han dicho si ya se está investigando el origen de los mismos. Y conforme a información a disposición, tampoco se estaban rastreando llamadas.
Este hecho puede confirmarse con versiones que ya se tenían de los directores respecto a que estaban recibiendo llamados de tal o cual inspección escolar, pero al momento de intentar definir responsables, los denunciantes no aceptaban dar nombres.
Conforme a datos de la Policía Estatal Preventiva (PFP) fue hasta pasado el mediodía de este jueves 30 de octubre cuando las amenazas en contra de los planteles escolares empezaron a llegar al 066 del Centro de Control, Comando y Comunicación.
La amenaza fue hecha mencionando planteles determinados, la mayoría particulares donde aseguraron asisten a clases hijos de narcotraficantes. Las autoridades policiacas afirmaron que estas llamadas sí podrán ser investigadas.
El miércoles pasado, en conferencia de prensa, Alberto Capella Ibarra, Secretario de Seguridad Pública Municipal, reconoció que padres de familia que tienen inscritos a sus hijos en escuelas y colegios de Playas de Tijuana y del este de la ciudad, se encuentran preocupados por las “falsas amenazas” que advierten sobre ataques y secuestros en contra de maestros y alumnos que acuden diariamente a dichos centros educativos.
Admitió que autoridades municipales y educativas recibieron correos electrónicos en los que se mencionaba la supuesta comisión de “una serie de delitos (dirigidos) contra personas inocentes” que acudieran a escuelas y centros recreativos de las zonas mencionadas, lo que a su vez generó la movilización de los cuerpos policiacos de la ciudad a pesar de que él consideró que “son puros rumores perversos de chamacos que nada tienen que hacer”.
El funcionario señaló que estas acciones, mismas que catalogó como “irresponsables”, provocaron que muchas madres de familia, “inmersas en el pánico, tuvieran accidentes automovilísticos cuando trataban de llegar desesperadas a las escuelas por sus hijos”.
Adrián Flores Ledesma, delegado del Sistema Educativo Estatal-Tijuana, quien acompañó a Capella Ibarra en la conferencia, hizo un llamado a los padres de familia “inquietos por los rumores” para que envíen a sus hijos a las escuelas y no se dejen engañar con estas “falsas” advertencias.
“Hasta el momento todos son rumores, no hay nada comprobado, todas las escuelas desde primaria hasta preparatorias han estado funcionando normalmente. Pedimos a los padres de familia tener calma, tranquilidad, confiar en los directivos, en los docentes, llamar a las autoridades en caso de presentar dudas. Queremos que tengan la certeza de que todas las llamadas son atendidas, pero como repito, hasta este momento todas las amenazas han sido rumores”.

Alcalde de Rosarito
No lo amenazaron
Hugo Torres Chabert, alcalde Rosarito, informó que ningún grupo criminal amenazó su vida, que la información errónea surgió de un programa de televisión. “Desde hace dos llamadas que hablaron amenazando de un cártel, no he vuelto a recibir ese tipo de telefonemas”.
De las versiones posteriores que hablaron de su posible renuncia al cargo, dijo que las difundieron panistas que trabajaron en la administración del ex alcalde Antonio Macías.
“Ni yo ni mis secretarias recibieron llamadas pidiendo mi renuncia o mi vida a cambio de niños, y quiero que quede muy claro.
“En el mismo programa se dio a conocer el correo electrónico anónimo que amenazaba la seguridad de los niños. Y aunque no teníamos ninguna sospecha, para tranquilizar a los padres y maestros, se resguardaron los planteles con apoyo de los policías estatales y militares”.
El munícipe indicó que no está en posición de hacer señalamientos directos.
Primero, porque no considera que los comunicadores que hablaron de la inexistente amenaza lo hayan hecho con mala intención. Y segundo, porque considera que toda la confusión se dio por errores humanos al corroborar datos.
“Investigamos para estar más tranquilos, encontramos las fuentes de información, pero al final no hubo razones para preocuparse.

218 ejecuciones en cinco semanas
Del 25 de septiembre al día jueves 23 las ejecuciones en el estado eran 190. Del viernes 24 al jueves 30 de octubre ocurrieron 38, lo que da la suma de 218 en sólo cinco semanas en Baja California.
El viernes 24 tres ejecuciones se registraron: Primero, en la popular Colonia El Florido a las 12:30 del día fue encontrada una persona sin cabeza; el cuerpo estaba encobijado y junto a éste yacía una cabeza envuelta en una bolsa de plástico color negro; casi una semana después, fue identificado como Ricardo Flores Huerta.
Las otras dos ejecuciones del viernes ocurrieron a las 14:45 en la Vía Rápida Oriente y Paseo Zona Río: En un pick up Ford F-250 fueron encontradas dos personas muertas: Armando Javier Acosta y Rocío Gómez Martínez son los nombres de las víctimas.

8 ejecuciones entre sábado y domingo
El sábado 25 en Tijuana, sucedieron los siguientes homicidios: Primero, a las 10:00 en el fraccionamiento Las Fuentes, en un lote baldío, fueron localizados dos cuerpos sin vida de sexo masculino de aproximadamente 30 y 18 de edad; presentaban impactos de proyectil de arma de fuego.
Luego, ese mismo sábado pero a las 15:50, en la carretera Tijuana-Tecate, exactamente en la colonia Magisterial, fueron emboscadas y ejecutadas dos personas: Isidro Huerta Díaz, agente ministerial adscrito a la Subprocuraduría de zona con sede en Tecate, así como Jaime Francisco Rodelo Lara.
También el sábado Mexicali fue el escenario de una ejecución: Veneranda Ledezma Solano fue muerta a balazos luego de visitar al reo Rubén Cruz Beltrán.
El domingo 26 de octubre, alrededor de las 14:00 horas, autoridades de Seguridad Pública encontraron en la colonia Alamar a una persona sin vida; era del sexo masculino; el cadáver estaba cubierto con una sábana.
Por la tarde del séptimo día, justo en el kilómetro 107 de la carreta libre de Tecate a Mexicali, fue hallado un vehículo tracto camión ardiendo; en el interior una persona estaba totalmente calcinada.
El domingo terminó con la ejecución de Adrián Sandoval Miranda; el asesinato ocurrió a las 22:40 en la colonia Aldrete, donde se encontró al occiso en el interior del un vehículo marca Toyota Tacoma gris de 2004.

Inicia sangrienta la semana
La semana inició con seis ejecuciones el día lunes 27. Ese día a las 15:00 en la avenida Ferrocarriles de la colonia Libertad parte baja, fue localizada una persona sin vida.
Luego, a las 17:20 en el fraccionamiento Mariano Matamoros, junto a la secundaria Número 36, se encontró un cadáver con impactos de arma de fuego; fue identificado como José Antonio Burgueño.
Asimismo, a las 17:30, en el bulevar Casa Blanca de la colonia El Pípila, también con impactos de arma de fuego fue encontrado un cuerpo de aproximadamente 19 años de edad; las autoridades reportaron que se trataba de Jorge Alonso Lizárraga Esparza.
A las 18:40 y en un solo hallazgo fueron descubiertas tres personas muertas; fue en el interior del local llamado “Minimarket 4/9”, donde se localizaron dos de los tres asesinados y el otro estaba en el exterior del comercio; los hechos se registraron en el bulevar Díaz Ordaz, en la colonia Villa Floresta. Luego fueron identificados como Carlos Monterrosa Rodríguez, Jonathan Herrera Lara y Jesús Adrián Herrera Rodríguez.
Las ejecuciones del martes 28 iniciaron a las 01:30 horas en la colonia Lomas de la Amistad ; en la avenida De las Rosas de esa colonia fue encontrado muerto por impactos de proyectil de arma de fuego el de alias “El Róber”.
Ese mismo martes pero alrededor de las 13:00 horas, en los yonkes “Central de Partes Usadas” uno y dos, fueron ejecutadas cuatro personas; los nombres: Porfirio Carrillo Quiroz y Alfonso Antonio Ochoa, en el primer yonke ; y en el segundo, José Alejandro Hernández y Honorio Salvador Moreno.
También el martes, pero a las 23:00 horas, fueron encontradas tres personas muertas de sexo masculino; presentaban huellas por estrangulamiento y fueron encontrados en el interior de un vehículo Econoline en el libramiento Rosas Magallón de la colonia Cortez.
En Rosarito, Román Escalera, quien había sido baleado días anteriores, perdió la vida el martes 28 en el hospital; era empleado del Ayuntamiento del quinto municipio.
El miércoles 29, el agente de la policía municipal de Tijuana, Mauricio Antonio Hernández, fue encontrado ejecutado en un vehículo Ford Bronco 1994 con placas BDK2983.

# Nombre Día Hora Lugar Ciudad Ejecución
191 Ricardo Flores Huerta Viernes 24 12:30 El Florido Tijuana Decapitado
192 Armando Javier Acosta Viernes 24 14:45 Zona Río Tijuana Arma de fuego
193 Rocío Gómez Martínez Viernes 24 14:45 Zona Río Tijuana Arma de fuego
194 Sin identificar Sábado 25 10:00 Frac. Las Fuentes Tijuana Arma de fuego
195 Sin identificar Sábado 25 10:00 Frac. Las Fuentes Tijuana Arma de fuego
196 Isidro Huerta Díaz (Agente Ministerial) Sábado 25 15:50 Carretera Tecate-TJ Tijuana Arma de fuego
197 Jaime Francisco Rodelo Lara Sábado 25 15:50 Carretera Tecate-TJ Tijuana Arma de fuego
198 Veneranda Ledesma Solano Sábado 25 Día Mexicali Mexicali Arma de fuego
199 Sin identificar Domingo 26 14:00 Colonia Alamar Tijuana Arma de fuego
200 Sin identificar Domingo 26 Tarde Km 107 Carr. Tecate-Mex Tecate Calcinado
201 Adrian Sandoval Miranda Domingo 26 22:40 Col. Aldrete Tecate Arma de fuego
202 Sin identificar Lunes 27 15:00 Col. Libertad Tijuana Arma de fuego
203 José Antonio Burgueño Lunes 27 17:20 Frac. Mariano Matamoros Tijuana Arma de fuego
204 Jorge Alonso Lizárraga Esparza Lunes 27 17:30 Col. El Pípila Tijuana Arma de fuego
205 Carlos Monterrosa Rodríguez Lunes 27 18:40 Col. Villa Floresta Tijuana Arma de fuego
206 Jonathan Herrera Lara Lunes 27 18:40 Col. Villa Floresta Tijuana Arma de fuego
207 Jesús Adrián Herrera Lunes 27 18:40 Col. Villa Floresta Tijuana Arma de fuego
208 “El Róber” Martes 28 01:30 Col. Lomas de la Amistad Tijuana Arma de fuego
209 Porfirio Carrillo Quiroz Martes 28 13:00 Yonke Lomas Verdes Tijuana Arma de fuego
210 Alfonso Antonio Ochoa Martes 28 13:00 Yonke Lomas Verdes Tijuana Arma de fuego
211 José Alejandro Hernández Martes 28 13:00 Yonke Lomas Verdes Tijuana Arma de fuego
212 Honorio Salvador Moreno Martes 28 13:00 Yonke Lomas Verdes Tijuana Arma de fuego
213 Sin identificar Martes 28 23:00 Col. Cortez Tijuana Estrangulamiento
214 Sin identificar Martes 28 23:00 Col. Cortez Tijuana Estrangulamiento
215 Sin identificar Martes 28 23:00 Col. Cortez Tijuana Estrangulamiento
216 Román Escalera (empleado del Ayuntamiento) Martes 28 Día Rosarito Rosarito Arma de fuego
217 Mauricio Antonio Hernández (Policía Municipal) Miércoles 29 1:25 Frac. Los Álamos Tijuana Arma de fuego
218 Sin identificar Jueves 30 De día Yonke Lomas Verdes Tijuana Decapitado

Aunque autoridades nacionales e internacionales consideran que está por extinguirse el cártel de Tijuana con la detención de Eduardo Arellano Félix, “El Doctor”, han surgido nuevos nombres de quienes presuntamente controlan al grupo y se les da seguimiento.
Por primera vez aparece en los archivos judiciales la fotografía de Enedina Arellano, una de las hermanas considerada la administradora del negocio, y surgen los nombres de dos sucesores de la segunda generación.

También comienzan a incluirse en los expedientes de la Secretaría de Seguridad Pública la fotografía y el nombre de Luis Fernando Sánchez Arellano, “El Alineador”, hijo de Alicia Arellano y aunque no hay una imagen que se haya hecho públic, también está Ismael Zamora Arellano, “El Ingeniero”, hijo de Enedina.

Estas tres figuras aparecen relacionadas con el tráfico de drogas y lavado de dinero, y las autoridades buscan acusaciones directas por colaborar en los negocios ilegales de la familia, luego de los golpes al grupo en los últimos seis años.

Durante ese periodo murió Ramón Arellano y fueron detenidos Francisco Javier “El Tigrillo” y Benjamín, considerado este último hasta 2002 líder de la banda.

Por el momento no aparece el nombre ni la fotografía de Alicia María que sería la segunda de las hermanas Arellano Félix involucrada en la mafia, situación que es investigada. Sin embargo su hijo Luis Fernando, “El Alineador”, que no era conocido por su apodo, ya está en la base de datos con una imagen que se difunde.

Según los detalles de esta información nueva, se presume que a partir de la captura de Francisco Javier, “El Tigrillo”, quien se encuentra preso en San Diego, California, la dirección del cártel estaba destinada a “El Alineador” bajo la asesoría de “El Doctor”.

Lo anterior, porque la muerte de Ramón, también llamado “El Cadete Mon”, desestabilizó a la organización.

Este golpe ocurrido en febrero de 2002 fue tan grave que llevó a la captura de Benjamín al mes siguiente, quien hasta ahora se encuentra preso en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en Almoloya, estado de México.

La estructura familiar de los Arellano Félix se integra por 11 hermanos, siete hombres y cuatro mujeres, todos sobrinos de Miguel Angel Félix Gallardo, famoso narcotraficante de los años 70 y 80.

Además este último es considerado el verdadero fundador del cártel del Pacífico o de Sinaloa, que hoy comanda Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, junto con Ismael “El Mayo” Zambada e Ignacio “El Nacho” Coronel.

De los siete hombres de la familia, Francisco Rafael, el primero de los Arellano Félix, fue detenido en 1993 y recibió una sentencia de 11 años de prisión, y solicitado en extradición por Estados Unidos.

Sin embargo, logró amparos y suspensiones provisionales en contra de la extradición que lo mantuvieron en México, por lo que su cautiverio en el vecino país del norte sólo duró unos meses y el 4 de marzo de 2008 logró su libertad total, según el expediente de la Secretaría de Seguridad Pública.

El segundo de los hermanos que cayó fue Ramón, quien murió durante una balacera en Mazatlán, Sinaloa, el 10 de febrero de 2002 por presuntas pugnas con los sicarios de “El Chapo” Guzmán Loera.

Este deceso generó una verdadera crisis interna en la familia, originaria de Sinaloa, pero asentada en Tijuana, Baja California, a raíz de su separación del cartel de Sinaloa por diferencias con el propio Guzmán Loera y su entonces principal socio Héctor Luis “El Güero” Palma Salazar, quien permanece preso en el Altiplano.

Los Arellano Félix se han caracterizado entre los principales capos de México como una familia numerosa y muy unida. Después de la pérdida de Ramón, un mes después sufrió la detención de Benjamín, el 9 de marzo de 2002, quien se encuentra también en el penal de La Palma, bajo la amenaza de ser extraditado a Estados Unidos.

Antes del sábado pasado, la captura más reciente de los Arellano Félix era la de Francisco Javier, “El Tigrillo”, quien fue capturado a bordo de un yate en aguas internacionales frente a las costas de San Diego, California, el 14 de agosto de 2006.

No obstante, la detención de Eduardo, “El Doctor”, ocurrida el pasado 25 de octubre en Tijuana, Baja California, es parte de la estrategia contra el cártel.

Este sujeto era buscado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), que ofrecía cinco millones de dólares de recompensa por él y era buscado por la Interpol en más de 180 países, aunque no había orden de aprehensión contra él en México.

¡Se fue el ingeniero! Salió de la ciudad Fernando
Sánchez Arellano, el dirigente del cártel de los
hermanos Arellano Félix, según se afirmó la
tarde del miércoles anterior.
La detención de su tío Eduardo Arellano Félix, los
repetidos “golpes” en contra de su organización y
la caída, el martes de Giovanni Rivera Téllez
Girón (a) “la hamburguesa”, lo dejaron inerme y
sin recursos, y ante la alternativa de ser
aprehendido o muerto, decidió poner tierra de por
medio, dicen las fuentes, que afirman que “al
ingeniero ya no se le ve en Tijuana”.
No se sabe si su salida es una huída del “campo
de batalla” o si se replegó para reorganizarse y
“defender la plaza”, sin embargo se comenta que
al “caer” Eduardo Arellano Félix, “recogieron
todas sus cosas de una casa que tenía en Real
del Mar y se fue”.
Es más, se dice que en esa operación que se
llevó a cabo en el fraccionamiento “Pedregal”
cerca de la rampa “Buena Vista” se esperaba
capturarle. Se tenían informes de que ahí estaría,
pero algo sucedió y se escapó”.
En el mencionado fraccionamiento, se dijo, hay
otras dos casas que les pertenecen y por lo tanto
“cuando no estaban en una, se encontraban en la
otra y no esperaban que llegaran las fuerzas
federales, aunque el ingeniero tuvo suerte y se
les fue”.
En su lugar, se dice que ha quedado Armando “El
mando” o “el gordo” Villarreal, quien tiene la
encomienda de “mantener” al cártel, sin embargo,
los analistas establecen que esto es un error del
“ingeniero” porque “no se puede manejar la
organización a control remoto, porque siempre
quien queda tiene el gusanito de quedarse al
frente o no faltará quien lo “ponga” (lo delate)
porque ya no está mandando en los hechos”.
De igual forma consideran que Sánchez Arellano
deberá regresar a esta ciudad, como último
recurso para retomar el control de la organización
o para morir, ya que en cualquier otra parte del
país corre peligro; no lo quieren los otros grupos
y sólo aquí estaría en su terreno”. De tal forma,
establecen los analistas que Arellano Félix debe
“defenderse o morir”.

¿El fin del cártel?
La Drug Enforcement Administration (DEA) de
Estados Unidos, prácticamente dio por cerrado el
capítulo de los Arellano Félix en Tijuana, tras la
detención de Eduardo, alias “El Doctor”, sin
embargo no todos están de acuerdo con esta
tesis.
Aunque consideran que el cártel como tal, ya no
es de los Arellano, porque los hermanos que lo
manejaban están detenidos y en el caso de
Ramón, muerto, afirman que la organización que
se mantiene aquí, se deriva de ellos y como “jefe”
sigue un sobrino, hijo de su hermana Alicia.
Tras la captura de Eduardo Arellano, arreciaron
de nueva cuenta las ejecuciones y en tan sólo
cinco días, 23 personas fueron asesinadas en la
zona Costa, como parte de esta “guerra” entre
grupos del cártel.
. Unas de las más recientes ocurrieron el martes
pasado en dos establecimientos de autopartes
(yonkes), ubicados en el bulevar Díaz Ordaz. En
esos lugares fueron asesinados: Porfirio Carrillo
Quiroz, de 27 años; Alfonso Antonio Ochoa
Castillo, de 42; José Alejandro Hernández
Cuevas, de una edad aproximada de 35-40 años
y Honorio Salvador Moreno Hernández, de 35 a
40.
Por “fuentes” directas y mensajes enviados,
se pudo saber que las víctimas, trabajaban
para un individuo del cártel, conocido con el
apodo de “El Bebo”, el cual logró salvar la vida.
Los mensajes aseguran que este individuo es la
“conexión” entre Raydel López Uriarte “El
Muletas” y Fernando Sánchez Arellano “el
ingeniero”, sin embargo aseguran que el segundo
ordenó su muerte, ya que presume que está
colaborando con “El Teo”, su enemigo declarado.
“Parece que quiere hacer su mini-cartelito en
Tijuana, ahora que el último de los brothers
Arellano cayó al bote”, dice un mensaje que
además advierte que “la carnala mala (Enedina)
no se va a quedar con los brazos cruzados”. Se
afirma también que El Bebo “era el mayor surtidor
de armas al cártel” en tanto que los negocios de
auto-partes han sido “pantalla”.

Lo que queda del cártel
Pero al margen de esos “ajustes de cuentas”
que continúan y no obstante que se han hecho
importantes detenciones que han llevado a
decretar la “muerte” de la organización criminal
de los hermanos Arellano Félix, aún hay
“piezas” que se suponen clave en este cártel y
que inclusive han sido señaladas por las
autoridades estadounidenses.
En el póster que la autoridad norteamericana
hizo circular en su momento, estableciendo
millonarias recompensas por los “cabecillas”
del cártel, por fin se puso la palabra
“capturado” sobre la fotografía de Eduardo. No
obstante eso, aún quedan otros dos
“personajes” que han sido buscados durante
años y que hasta el momento han logrado
librar la acción de la justicia y mejor para ellos,
la muerte.
Estos son: Manuel Aguirre Galindo, alias “El
Caballo” y Edgardo Leyva Escandón. Por
ambos se siguen ofreciendo hasta dos millones
de dólares, igual que como ocurrió con los
casos de: Ismael y Gilberto Higuera Guerrero;
Efraín Pérez Pazuengo y Jorge Aureliano Félix,
además de Gustavo Rivera Martínez, el P!,
aunque sobre la foto de éste no se ha puesto
la leyenda de “capturado”. Según la DEA, por
los cuatro primeros mencionados, si se
pagaron las recompensas.
De “el caballo” se dice que ha estado alejado
de la cuestión operativa, aunque sigue siendo
uno de los financieros, líderes morales de la
organización y parte importante en las
negociaciones con los narcotraficantes
colombianos.
Por lo que respecta a los hermanos Arellano,
pese a que se anunció que “cayó” el último de
los varones buscados por la agencia
norteamericana, esa misma autoridad
estadounidense, mantiene en sus páginas,
datos de los otros dos restantes:
Sobre Carlos Alberto, nacido en 1995 se indica
que existe una acusación bajo el número #CR
890439 JLI-05, radicada en San Diego
California en 1989 por conspiración,
importación y distribución de sustancias
ilegales, así como lavado de dinero. Se
desconocen mayores datos de este hombre,
según los informes en poder de la autoridad.
Se afirma que él coordinaba las operaciones
de importación de los narcóticos a los Estados
Unidos.
Sobre Luís Fernando, también se menciona
que opera los negocios de la familia y es
utilizado para lavar el dinero procedente de las
operaciones de droga de la organización de los
hermanos. Sin embargo se establece que
actualmente no hay orden de captura sobre
ninguno de los dos.
Por lo que respecta a Enedina, el miércoles 23
de agosto de 2006, el entonces Procurador
General de la República dijo que el lavado de
dinero por parte de la organización Arellano
Félix “efectivamente tiene que ver con Enedina.
Es la línea principal, dijo. Es la operadora
financiera del cártel; es la gente que ha
manejado y es una investigación que también
se tiene con la DEA y con el Departamento del
Tesoro de los Estados Unidos, por más de un
año”.
También entonces anunció acciones en contra
del cártel, algunas más contundentes
“independientemente de las acciones
rutinarias, policíacas y de seguimiento que se
están dando en Tijuana” y explicó que tendrían
que ver, con esa línea del lavado de dinero,
cuyo blanco era Enedina.

¡Se fue el ingeniero! Salió de la ciudad Fernando
Sánchez Arellano, el dirigente del cártel de los
hermanos Arellano Félix, según se afirmó la
tarde del miércoles anterior.
La detención de su tío Eduardo Arellano Félix, los
repetidos “golpes” en contra de su organización y
la caída, el martes de Giovanni Rivera Téllez
Girón (a) “la hamburguesa”, lo dejaron inerme y
sin recursos, y ante la alternativa de ser
aprehendido o muerto, decidió poner tierra de por
medio, dicen las fuentes, que afirman que “al
ingeniero ya no se le ve en Tijuana”.
No se sabe si su salida es una huída del “campo
de batalla” o si se replegó para reorganizarse y
“defender la plaza”, sin embargo se comenta que
al “caer” Eduardo Arellano Félix, “recogieron
todas sus cosas de una casa que tenía en Real
del Mar y se fue”.
Es más, se dice que en esa operación que se
llevó a cabo en el fraccionamiento “Pedregal”
cerca de la rampa “Buena Vista” se esperaba
capturarle. Se tenían informes de que ahí estaría,
pero algo sucedió y se escapó”.
En el mencionado fraccionamiento, se dijo, hay
otras dos casas que les pertenecen y por lo tanto
“cuando no estaban en una, se encontraban en la
otra y no esperaban que llegaran las fuerzas
federales, aunque el ingeniero tuvo suerte y se
les fue”.
En su lugar, se dice que ha quedado Armando “El
mando” o “el gordo” Villarreal, quien tiene la
encomienda de “mantener” al cártel, sin embargo,
los analistas establecen que esto es un error del
“ingeniero” porque “no se puede manejar la
organización a control remoto, porque siempre
quien queda tiene el gusanito de quedarse al
frente o no faltará quien lo “ponga” (lo delate)
porque ya no está mandando en los hechos”.
De igual forma consideran que Sánchez Arellano
deberá regresar a esta ciudad, como último
recurso para retomar el control de la organización
o para morir, ya que en cualquier otra parte del
país corre peligro; no lo quieren los otros grupos
y sólo aquí estaría en su terreno”. De tal forma,
establecen los analistas que Arellano Félix debe
“defenderse o morir”.

¿El fin del cártel?
La Drug Enforcement Administration (DEA) de
Estados Unidos, prácticamente dio por cerrado el
capítulo de los Arellano Félix en Tijuana, tras la
detención de Eduardo, alias “El Doctor”, sin
embargo no todos están de acuerdo con esta
tesis.
Aunque consideran que el cártel como tal, ya no
es de los Arellano, porque los hermanos que lo
manejaban están detenidos y en el caso de
Ramón, muerto, afirman que la organización que
se mantiene aquí, se deriva de ellos y como “jefe”
sigue un sobrino, hijo de su hermana Alicia.
Tras la captura de Eduardo Arellano, arreciaron
de nueva cuenta las ejecuciones y en tan sólo
cinco días, 23 personas fueron asesinadas en la
zona Costa, como parte de esta “guerra” entre
grupos del cártel.
. Unas de las más recientes ocurrieron el martes
pasado en dos establecimientos de autopartes
(yonkes), ubicados en el bulevar Díaz Ordaz. En
esos lugares fueron asesinados: Porfirio Carrillo
Quiroz, de 27 años; Alfonso Antonio Ochoa
Castillo, de 42; José Alejandro Hernández
Cuevas, de una edad aproximada de 35-40 años
y Honorio Salvador Moreno Hernández, de 35 a
40.
Por “fuentes” directas y mensajes enviados,
se pudo saber que las víctimas, trabajaban
para un individuo del cártel, conocido con el
apodo de “El Bebo”, el cual logró salvar la vida.
Los mensajes aseguran que este individuo es la
“conexión” entre Raydel López Uriarte “El
Muletas” y Fernando Sánchez Arellano “el
ingeniero”, sin embargo aseguran que el segundo
ordenó su muerte, ya que presume que está
colaborando con “El Teo”, su enemigo declarado.
“Parece que quiere hacer su mini-cartelito en
Tijuana, ahora que el último de los brothers
Arellano cayó al bote”, dice un mensaje que
además advierte que “la carnala mala (Enedina)
no se va a quedar con los brazos cruzados”. Se
afirma también que El Bebo “era el mayor surtidor
de armas al cártel” en tanto que los negocios de
auto-partes han sido “pantalla”.

Lo que queda del cártel
Pero al margen de esos “ajustes de cuentas”
que continúan y no obstante que se han hecho
importantes detenciones que han llevado a
decretar la “muerte” de la organización criminal
de los hermanos Arellano Félix, aún hay
“piezas” que se suponen clave en este cártel y
que inclusive han sido señaladas por las
autoridades estadounidenses.
En el póster que la autoridad norteamericana
hizo circular en su momento, estableciendo
millonarias recompensas por los “cabecillas”
del cártel, por fin se puso la palabra
“capturado” sobre la fotografía de Eduardo. No
obstante eso, aún quedan otros dos
“personajes” que han sido buscados durante
años y que hasta el momento han logrado
librar la acción de la justicia y mejor para ellos,
la muerte.
Estos son: Manuel Aguirre Galindo, alias “El
Caballo” y Edgardo Leyva Escandón. Por
ambos se siguen ofreciendo hasta dos millones
de dólares, igual que como ocurrió con los
casos de: Ismael y Gilberto Higuera Guerrero;
Efraín Pérez Pazuengo y Jorge Aureliano Félix,
además de Gustavo Rivera Martínez, el P!,
aunque sobre la foto de éste no se ha puesto
la leyenda de “capturado”. Según la DEA, por
los cuatro primeros mencionados, si se
pagaron las recompensas.
De “el caballo” se dice que ha estado alejado
de la cuestión operativa, aunque sigue siendo
uno de los financieros, líderes morales de la
organización y parte importante en las
negociaciones con los narcotraficantes
colombianos.
Por lo que respecta a los hermanos Arellano,
pese a que se anunció que “cayó” el último de
los varones buscados por la agencia
norteamericana, esa misma autoridad
estadounidense, mantiene en sus páginas,
datos de los otros dos restantes:
Sobre Carlos Alberto, nacido en 1995 se indica
que existe una acusación bajo el número #CR
890439 JLI-05, radicada en San Diego
California en 1989 por conspiración,
importación y distribución de sustancias
ilegales, así como lavado de dinero. Se
desconocen mayores datos de este hombre,
según los informes en poder de la autoridad.
Se afirma que él coordinaba las operaciones
de importación de los narcóticos a los Estados
Unidos.
Sobre Luís Fernando, también se menciona
que opera los negocios de la familia y es
utilizado para lavar el dinero procedente de las
operaciones de droga de la organización de los
hermanos. Sin embargo se establece que
actualmente no hay orden de captura sobre
ninguno de los dos.
Por lo que respecta a Enedina, el miércoles 23
de agosto de 2006, el entonces Procurador
General de la República dijo que el lavado de
dinero por parte de la organización Arellano
Félix “efectivamente tiene que ver con Enedina.
Es la línea principal, dijo. Es la operadora
financiera del cártel; es la gente que ha
manejado y es una investigación que también
se tiene con la DEA y con el Departamento del
Tesoro de los Estados Unidos, por más de un
año”.
También entonces anunció acciones en contra
del cártel, algunas más contundentes
“independientemente de las acciones
rutinarias, policíacas y de seguimiento que se
están dando en Tijuana” y explicó que tendrían
que ver, con esa línea del lavado de dinero,
cuyo blanco era Enedina.

Tras 20 días en esta frontera,
de un enfrentamiento sin descanso entre los grupos del
cártel Arellano Félix, el saldo se puede traducir en importantes
“bajas”, para ambos grupos en pugna, ya que no solamente se
han matado gente entre sí, sino que se han inflingido severos
daños económicos y tácticos, que es lo que más importa a estos
criminales.
Y mientras el grupo de Teodoro García Simental “El Tres Letras”
se ha dedicado, principalmente a ejecutar a personas del grupo
de Fernando Sánchez Arellano y a delincuentes menores que les
significan ingresos, éste último decidió devolverle los “golpes” a
su ahora acérrimo enemigo, provocando que le decomisen
armamento y equipo logístico, lo cual es algo muy importante
para estos individuos.
Con la serie de ejecuciones que sobrepasan por mucho, las
cien, en ese periodo, parecía que Sánchez Arellano iba
perdiendo la batalla. El mayor número de los ejecutados, podría
decirse que eran “gente” del “ingeniero”, además de que la
mayoría de las once leyendas, que han aparecido junto a los
cuerpos, así lo confirmaban.
El porcentaje mayor de asesinados –dejando de lado a policías-
responden a un mismo perfil, o sea, personas de bajos recursos,
de vestir modesto o anti-social, operadores de negocios o
changarritos y delincuentes “de poca monta”.
Se trataba, según se dijo, de acabar financieramente al cártel de
los hermanos Arellano Félix y por eso las ejecuciones de
personas que de primera impresión no parecían estar vinculados
al narcotráfico.
Sin embargo, se dijo también, que en un elevado porcentaje –
como lo sustentó posteriormente la procuraduría- estaba
dedicado a robos, asaltos con violencia, de autos, tráfico de
indocumentados, prostitución y otros, que para poder operar,
pagaban “piso” a los integrantes del cártel.
De igual forma, personas, cuyos negocios crecieron al amparo
del dinero facilitado por los narcotraficantes, a fin de lavarlo.
Muchos recibieron la advertencia de que se fueran porque los
iban a ejecutar: algunos no lo creyeron y murieron, otros
prefirieron entregarse a las autoridades y otros más, decidieron
salir de la ciudad, abandonando todo, al ver el número de
asesinatos que se han cometido y la saña con que se hicieron.
“Algunos de estos individuos estaban vendiendo
desesperadamente sus propiedades, negocitos y hubo hasta
quienes tenían taxis bajo su nombre, que los estaban rematando
porque dijeron que les advirtieron que los habrían de matar”.
Quienes no creyeron que la guerra los incluiría, fueron
encontrados en algún punto de Tijuana, ejecutados o en restos
descuartizados o disueltos en ácido.
“Parecía que el ingeniero estaba en la lona, que le estaba
golpeando muy duro El Teo, sin embargo, con los decomisos y
detenciones que han hecho en los últimos días a la gente de “El
Tres Letras” tal parece que los cartones se emparejaron”, dijeron
“fuentes” a Agencia Fronteriza de Noticias de Tijuana.
Y es que Teodoro García Simental, estaba haciendo honor a su
fama de “sanguinario”, asesinando de diversas formas, pero
siempre de manera cruel, a sus víctimas. Cuenta para esto, con
el apoyo de la organización de Joaquín “El Chapo Guzmán”, con
su cártel originado en el estado de Sinaloa.
Algunas “fuentes” lo dijeron a AFN: “ya están aquí los del sur
(como identifican a ese grupo) y como encargado de los mismos,
viene Edgar Villarreal (a) “La Barbie”, quien ya ha sido visto en
Baja California desde hace algunos meses.
Fuentes oficiales, negaron en principio esta especie, a la
Agencia, sin embargo, ante lo ocurrido en fechas recientes,
establecieron que todo hace indicar que si es así.
“Con el asesinato del policía ministerial ocurrido en días pasados
en Mexicali, ya no queda duda alguna”, dijeron esas fuentes,
recordando que el agente asesinado fue relacionado con la
captura, tortura y muerte del ex comandante de la judicial, José
Ramón Velásquez Molina, ocurrido también en Mexicali, el cual
confirmó bajo esa tortura, estar vinculado con el grupo de “El
Chapo”.
Por otra parte, el mismo Secretario de Seguridad Pública de la
entidad, Daniel de la Rosa, volvió a confirmar que el grupo
proveniente de Sinaloa, está intentando ingresar a esta zona y
para eso, según dijo, apoya a El Teo.
Las mismas “fuentes” aseguran que “el ingeniero” se las ha
ingeniado para hacer llegar informes a las autoridades, sobre los
lugares donde puede encontrarse “El Teo”, el cual es buscado,
precisamente por lo sanguinario y por el baño de sangre que se
dice que ha provocado.
Consideran los informantes, que ahora si, el ingeniero, no dado
al derroche, ha “soltado dinero” para que le ubiquen los lugares
donde tiene “casas de seguridad” su otrora sicario, a fin de que
las autoridades se enteren y lo capturen.
De esta forma, en días recientes, tras una balacera ocurrida en
Loma Dorada, en la delegación de La Presa, al “Teo” le dieron
un fuerte golpe, no sólo por la detención de algunos de sus
sicarios, sino por el decomiso de un arsenal compuesto por once
rifles AK47 y otros 10 de R15, lo mismo que cuatro mil cartuchos
útiles de diferentes calibres; 25 cargadores de diversos calibres,
12 cargadores de disco, diez chalecos antibalas, otros 10
también ati-balas pero con placas; uniformes negros con las
siglas de El Muletas (FEM), botas tácticas, uniformes
camuflageados y un radio de comunicación tipo MATRA.
Además, entre los detenidos, aunque cayó un policía municipal y
otras seis personas, se dice que el más fuerte golpe se lo dieron
con la detención de uno de ellos: Arturo Bastidas Hernández (a)
El Pelón, de 37 años de edad, el cual, por cierto, ya había sido
detenido hace poco más de dos meses, por lo que resulta
extraño que estuviera otra vez en libertad y en posibilidad de
enfrentarse a las fuerzas policíacas.
El otro golpe de intensidad, se lo dieron apenas la tarde del
miércoles, cuando elementos militares cayeron en una “casa de
seguridad” de la colonia Los Santos, donde cuatro sicarios
fallecieron, lo mismo que un efectivo castrense, en tanto que se
encontró a una persona, ya sin vida, dentro de un refrigerador.
Aquí, aunque no se ha informado oficialmente de lo encontrado
en la vivienda, se pudo saber que fueron decomisadas más de
diez armas largas y una ametralladora Barret de calibre 50, de la
que se afirma que es capaz de penetrar el blindaje de mayor
graduación.

Los “golpes” al Teo

Sin embargo, este grupo, el de “El Teo” ya había sido golpeado
en los últimos meses, por lo que tras la balacera del 21 de abril
en el Cañaveral, se presentía muy debilitado. Pero para su
fortuna, tal parece que si encontró apoyo entre los del “sur”.
Entre los hechos recientes, que aparentemente lo debilitaron,
destaca la aprehensión de dos personas con armas largas, cerca
de mil cartuchos útiles de distintos calibres y equipo táctico y de
radiocomunicación, que circulaban por Loma Dorada y el
Guaycura, otro sitio donde se han cometido más crímenes.
Los detenidos fueron: Román Esteban y Alberto Lorenzo Alonso
Ramírez, de 22 y 24 años de edad, respectivamente, quienes
fueron capturados por agentes de la Policía Federal Preventiva
(PFP) dentro del llamado Operativo Conjunto Tijuana.
A éstos les decomisaron: Dos fusiles AR-15, calibre .223, Dos
fusiles AK-47, calibre 7.62 mm, 956 cartuchos útiles de distintos
calibres, Cinco chalecos antibalas, Un chaleco táctico negro, 10
placas antibalas para chaleco, Cuatro cargadores para rifle 7.62
mm., con capacidad de 30 cartuchos cada uno, Dos cargadores
de disco para fusil 7.62 mm., con capacidad de 100 cartuchos,
13 cargadores para fusil R-15 de distintas capacidades de
cartuchos, 18 cargadores para arma corta calibre 9 mm., con
capacidad de 15 cartuchos, Tres portacargadores para fusil AR-
15 con capacidad de 20 cartuchos, Tres portacargadores de lona
con diversos compartimientos, Dos pierneras para pistola color
negro, Tres camisolas negras, marca Proper, Dos pantalones
marca Proper; Un par de botas marca Magnum, Una placa de
metal, con una leyenda de identificación policial, Dos radios de
comunicación tipo Nextel, marca Motorola, Dos teléfonos
celulares, y Tres maletas de tela.
También, antes de esta “guerra” el ejército detuvo a 17
personas ligadas a este tristemente célebre sicario, entre
quienes se encontraba Luís Romero Fierro o Mauricio Eduardo
Nieto Navarro alias El Sombrero o don Luís, uno de sus más
cercanos colaboradores.
El armamento que se les decomisó fue:

1. UN RIFLE CAL. 7.62 MM DE LOS LLAMADOS “CUERNO
DE CHIVO.”
CON UN CARGADOR Y 30 CARTUCHOS ÚTILES.
2. UNA PISTOLA CAL. .45 MARCA COLT. CON 20
CARTUCHOS UTILES.
3. UNA PISTOLA CAL..45 MARCA COLT. CONMEMORATIVA
DE LA
GUERRA DEL GOLFO PÉRSICO Y TORMENTA DEL DESIERTO,
CON 30
CARTUCHOS UTILES.
4. UN REVOLVER CAL. .357 MÁGNUM CON 8 CARTUCHOS
UTILES.
5. UNA ESCOPETA CAL. 12 CON 5 CARTUCHOS UTILES.
6. UN REVOLVER CAL. .41 MAGNUN CON 8 CARTUCHOS
UTILES.
7. UNA PISTOLA RUGER P90 CALIBRE .45 COLOR GRIS
CON CACHAS NEGRAS ORTOPÉDICAS CON TRES
CARGADORES QUE CONTENÍAN EN SU INTERIOR 23
CARTUCHOS DEL MISMO CALIBRE DE LOS CUALES 16 SON
EXPANSIVOS Y 7 NORMALES.
8. UNA PISTOLA SMITH & WESSON CALIBRE 9
MILÍMETROS CON TRES CARGADORES MISMOS QUE
CONTENÍAN EN SU INTERIOR 22 CARTUCHOS ÚTILES DE LOS
CUALES 11 SON EXPANSIVOS Y 12 NORMALES.
9. UNA PISTOLA CALIBRE .25 MARCA BERETTA MODELO
950
CON DOS CARGADORES MISMOS QUE EN SU INTERIOR
CONTENÍAN 16 CARTUCHOS ÚTILES.
10. UN RIFLE CALIBRE 22 MARCA REMINGTON MODELO
121
MATRICULA 34455 MISMO QUE EN SU INTERIOR CONTENÍA 11
CARTUCHOS ÚTILES.
11. SUB-AMETRALLADORA TIPO UZI, MARCA INTRATEC,
COLOR
NEGRA, CALIBRE 9 MILÍMETROS MODELO AB-10 CON DOS
CARGADORES DE COLOR NEGRO MISMOS QUE EN SU
INTERIOR SE ENCONTRABAN 17 CARTUCHOS ÚTILES DEL
MISMO CALIBRE NORMALES.
12. UNA PISTOLA CAL. .380 MARCA LORCIN, CROMADA.