Skip navigation

Tag Archives: El Tres Letras

La Secretaría de Seguridad Pública presentó a Eduardo Teodoro García Simental, conocido como “El Teo” o “El Tres Letras”, quien es considerado como uno de los narcotraficantes más buscados por autoridades mexicanas y de Estados Unidos.

La captura de “El Teo” se logró tras una investigación de cinco meses en torno a sus movimientos, informó este martes Ramón Pequeño García, jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal.

El mando de la corporación afirmó en conferencia de prensa que su detención se realizó en una vivienda ubicada en Sardina 710, Colonia Las Flores, en La Paz, Baja California Sur, en un operativo efectuado entre las 5:00 y las 6:00 horas, tiempo local, encabezado por la Policía Federal, con el apoyo del Ejército, la Marina, la Procuraduría General de la República y el Gobierno de Baja California, así como con información de agencias antidrogas en Estados Unidos.

El inmueble era utilizado como lugar de descanso de “El Teo”, uno de los presuntos narcotraficantes más violentos y buscados por las autoridades de México y de Estados Unidos, enfatizó Pequeño García.

Tras la ruptura con el Cártel de Tijuana en abril de 2008, al que se incorporó años atrás reclutado por el entonces líder Ramón Arellano Félix, García Simental entabló una violenta disputa en contra de su ex organización por controlar Baja California, aliado con el Cártel de Sinaloa, en específico Ismael “El Mayo” Zambada.

Al presunto narcotraficante se le adjudican más de 300 ejecuciones desde que inició su disputa con Luis Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero”, actual cabeza del Cártel de Tijuana, entre las que destacan la muerte de Rogelio Sánchez Jiménez, funcionario del Gobierno estatal que fue torturado y colgado de un puente peatonal el 8 de octubre de 2009.

“Se le atribuyen más de 300 ejecuciones como resultado de los enfrentamientos con Sánchez Arellano, utilizando métodos como la decapitación, incineración y mutilación, en las cuales colaboraba Santiago Meza López, “El Pozolero”, quien manifestó haber disuelto en ácido por lo menos 300 cadáveres”, dijo Pequeño García.

Para financiar su estructura delictiva, García Simental secuestraba a comerciantes y empresarios principalmente en localidades como Rosarito, Tecate, Tijuana y Ensenada.

A su vez, la Subprocuradora de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR, Marisela Morales, indicó que “El Teo” tiene cinco órdenes de aprehensión vigentes por delitos contra la salud, delincuencia organizada y homicidio, además de cuatro averiguaciones previas abiertas por otros ilícitos.

En los últimos meses, García Simental era surtido de drogas como el “ice” y mariguana por el Cártel de Sinaloa y “La Familia Michoacana”, con el propósito de ingresarla en Estados Unidos.

Incluso, agregó Pequeño García, contaba con tres aviones en los que trasladaban cargamentos de Michoacán a La Paz o Ensenada, vía Guadalajara y Culiacán.

Durante la conferencia de prensa en la que también estuvieron presentes Luis Arturo Oliver Cen, subjefe operativo del Estado Mayor de la Defensa Nacional, y José Luis Villalpando, del Estado Mayor de la Marina, fue presentado además Diego Raymundo Guerrero Gómez, detenido en el mismo operativo.


Lo que parecía imposible, tal parece que ahora si es una realidad, ya que por lo menos dos fuentes de suma confianza en ambos lados de la frontera, han confirmado a Agencia Fronteriza de Noticias de Tijuana, el arresto de Eduardo Teodoro García Simental, alias El Tres Letras o El Teo, el cual habría sido capturado en La Paz.
No se han proporcionado mayores datos sin embargo parece confirmarse la aprehensión del dirigente de una de las facciones más violentas del cártel Arellano Félix, el cual para lograr sus propósitos le declaró la “guerra” al actual jefe de esa organización criminal, Fernando Sánchez Arellano alias “El Ingeniero”, apoyándose para esto con el grupo de Raydel López Uriarte, alias El Muletas.
El Teo es el responsable de una gran cantidad de crímenes, los cuales han sido los más sanguinarios y horrendos de la historia de esta frontera. Se presume que la información puede surgir en cualquier momento desde la Ciudad de México.

____________________________________________________________________________________________________________________________

Esta mañana la Policía Federal detuvo en La Paz a Teodoro García Simental, alias “El Teo”, “K-1” o “El tres letras”, quien fue sicario del cártel de los Arellano Félix y al romper con esta agrupación en abril de 2008, desató una ola de violencia en Tijuana, Baja California.

El operativo tuvo lugar en el fraccionamiento Fidepaz, uno de los más lujosos que existen en la zona sur de la ciudad. Ahí habitan políticos y empresarios destacados.

“El Teo” fue detenido en un operativo que inició cerca de las 6:00 horas y en el que participaron más de 50 elementos. En las acciones se utilizaron dos helicópteros y cuatro autobuses para desplegaron a los efectivos.

Autoridades del gobierno federal confirmaron que el detenido es “El Teo”.

De acuerdo con informes de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, los elementos de la PFP llegaron vía aérea al aeropuerto de Los Cabos.

Diez minutos antes de las 6:00 horas se escuchó una explosión en la zona, segundos después cinco helicópteros sobrevolaban el domicilio ubicado en Pez Vela y Sardina, número 710, teniendo que forzar la puerta principal para entrar.

Una de las aeronaves aterrizó en la colonia Fidepaz y en ella se subieron unas maletas negras.

Alrededor de las 8:00 horas los elementos se retiraron en su totalidad despegando en aeronaves desde el aeropuerto de La Paz, a poco más de cinco kilómetros del punto en que se realizó el operativo.

La zona permaneció acordonada y se impidió el tránsito por espacio de dos horas hasta concluir la acción.


Autoridades de la Marina, la Defensa Nacional y la Procuraduría General de la República (PGR) presentaron esta noche a José Filiberto Parra Ramos, alias “La Perra”, quien trabajaba para la organización que dirige “El Mayo” Zambada.

En una acción conjunta, autoridades de las tres instituciones lograron ayer su captura y la de tres personas más como resultado de la explotación de información de inteligencia.

Parra Ramos está en la lista de criminales buscados por la DEA y se caracteriza por ser un hombre sumamente violento y que era responsable del trasiego de droga, narcomenudeo y cobro de piso a comerciantes y empresarios en Tijuana, Baja California.

Las autoridades lo identifican como lugarteniente y uno de los principales operadores de Teodoro García Simental, alias “El Teo”, quién mantiene una disputa con Fernando Sánchez Arellano, alias “El Ingeniero”, por el control de las actividades ilícitas de la organización de los Arellano Félix.

En la presentación se resaltó que durante 2008 hubo 749 ejecuciones en Tijuana resultantes de esta disputa y en ellas “La Perra” participó activamente en las células del grupo delictivo del “Teo”.

Entre los detenidos están César Daniel Moncayo Estrada, Luis Fernando Gastelum Guerrero y Sergio Alberto Espinosa Cenicero, a quienes se les aseguraron dos armas largas, dos cortas, tres vehículos y droga.

Los presentados fueron puestos a disposición del fiscal de la SIEDO, ante quien rendirán su declaración ministerial.

Elementos del Ejército detuvieron a uno de los principales lugartenientes de Teodoro García Simental “El Teo” o “el Tres Letras”, mientras realizaba ejercicios físicos en un gimnasio ubicado a escasos metros del Centro de Mando de la policía municipal.

Aunque la versión no ha sido confirmada oficialmente, fuentes policíacas dieron a conocer que el detenido es presuntamente Filiberto Parra Ramos “La Perra”, quien fue trasladado a las instalaciones del Cuartel Morelos de esta ciudad.

Representantes de los medios de comunicación se presentaron en las instalaciones de la Fuerza Aérea Mexicana donde presuntamente sería enviado el detenido para su traslado a la Ciudad de México.

Un militar que se encontraba de guardia en las instalaciones castrenses anotó los nombres de los periodistas, a quienes solicitó información sobre los medios de comunicación que representan, pero no confirmó ni negó la versión.

En abril del 2008, elementos del Ejército y la Policía Federal detuvieron a 62 personas que festejaban un bautizo en un salón de fiestas. Según el entonces comandante de la II Región Militar, Sergio Aponte Polito, entre los arrestados se encontraba Parra Ramos.

Sin embargo, el funcionario castrense afirmó que “las autoridades correspondientes” se encargarían de confirmar la identidad del presunto narcotraficante.

Luego del ataque a dos policías federales y dos civiles ayer sobre la carretera Tecate-Ensenada, elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) aprehendieron a 21 presuntos sicarios en posesión de más de 5 mil cartuchos.

De acuerdo con la corporación, los detenidos pertenecen a las células de Teodoro García Simental “El Teo” y de Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero” del Cártel Arellano Félix y están relacionados con homicidios, entre ellos decapitaciones cometidas el año pasado, además de levantones y secuestros.

La PFP señaló que en dos semanas se cometería el plagio de un menor, según el testimonio de los detenidos.

Los 21 hombres fueron aprehendidos en distintos lugares del Municipio de Tecate, pues se iban delatando unos a otros.

Entre los sujetos, presentados a medianoche a los medios de comunicación, hay tres líderes de células, dos de ellas de “El Teo” y otra más de “El Ingeniero”, quienes presumiblemente atacaron a balazos a dos agentes federales.

Los dirigentes son Javier Antonio Guerrero Cota, alias “El Moco”, de 19 años de edad, originario de Mexicali; Mario Antonio Hernández Romero, alias “El Chinola”, de 23, originario de Sinaloa; y Benjamín Guzmán Quintanilla, alias “El Benji”, también de 23, originario de Tecate.

Al ser presentado ante los medios, “El Benji” refirió con voz tranquila que es culpable de al menos cuatro homicidios en la zona y que trabaja bajo las órdenes de Francisco Javier Copetillo Angulo, “El Pancho”, aunque desconoce dónde se encuentra éste.

Copetillo es un ex agente de la Policía Estatal Preventiva que responde a las órdenes de “El Teo” o “Tres Letras”, puntualizaron mandos de la PFP.

El ex agente estatal pagaría 300 dólares, alrededor de 4 mil pesos, por cada agente federal que matara “El Benji” u otro líder de las células bajo su mando.

“El Pancho” buscaba venganza contra la Policía Federal por la detención de otra célula y el rescate de personas secuestradas hace dos semanas.

A través de un comunicado, autoridades de la PFP en Tecate explicaron que derivado del ataque a dos oficiales federales, División Caminos, la tarde de ayer se activó la señal de alerta.

“Asegurando de manera inmediata a 12 sujetos, quienes participaron directamente en ese ataque cobarde”, menciona el boletín.

En total se aseguraron 8 armas largas, 2 armas cortas, 5 mil 285 cartuchos útiles de diferentes calibres, 60 cargadores, así como uniformes apócrifos de la AFI y del Ejército.

En la agresión de ayer los dos elementos resultaron con heridas graves.

Un hombre fue asesinado en el
Estado de México y en un “narco-mensaje” que le dejaron a un lado, los
sicarios afirman que se trata de un pariente del Teo o El tres letras,
Teodoro García Simental, según reportó la prensa nacional.
En Juchitepec Estado de México, el pasado 28 de este mes, fue
encontrado el cadáver de un hombre, de entre 60 y 65 años de edad, tirado
en un tramo de la carretera Xochimilco-Oaxtepec, a la altura del kilómetro
40+900.
La prensa reportó que a un lado del cuerpo, se encontró un mensaje, que
textualmente señalaba: “Para Teodoro García Cimentel por a ver (por
haber) traicionado al cártel de los Arellano Félix, vamos a matar a todos
sus familiares ya matamos a tu primo para que veas que el cártel de los
Arellano Félix de Tijuana no tiene límites Att. Osama Bin Laden Junior”.
Los restos estaban envueltos en una sábana de color rosa y tenía la
cabeza amarrada con cinta de color gris; estaba atado de manos a la
espalda y también con los pies sujetos. Presentaba dos lesiones en el
cráneo y golpes contusos.
Las autoridades no confirmaron todavía que pudiese ser cierta esa
información y que la víctima sea pariente del sicario avecindado en Tijuana.
García Simental se insubordinó dentro del cártel de los Arellano Félix y
ahora le disputa la “plaza” a Fernando Sánchez Arellano.

Tras 20 días en esta frontera,
de un enfrentamiento sin descanso entre los grupos del
cártel Arellano Félix, el saldo se puede traducir en importantes
“bajas”, para ambos grupos en pugna, ya que no solamente se
han matado gente entre sí, sino que se han inflingido severos
daños económicos y tácticos, que es lo que más importa a estos
criminales.
Y mientras el grupo de Teodoro García Simental “El Tres Letras”
se ha dedicado, principalmente a ejecutar a personas del grupo
de Fernando Sánchez Arellano y a delincuentes menores que les
significan ingresos, éste último decidió devolverle los “golpes” a
su ahora acérrimo enemigo, provocando que le decomisen
armamento y equipo logístico, lo cual es algo muy importante
para estos individuos.
Con la serie de ejecuciones que sobrepasan por mucho, las
cien, en ese periodo, parecía que Sánchez Arellano iba
perdiendo la batalla. El mayor número de los ejecutados, podría
decirse que eran “gente” del “ingeniero”, además de que la
mayoría de las once leyendas, que han aparecido junto a los
cuerpos, así lo confirmaban.
El porcentaje mayor de asesinados –dejando de lado a policías-
responden a un mismo perfil, o sea, personas de bajos recursos,
de vestir modesto o anti-social, operadores de negocios o
changarritos y delincuentes “de poca monta”.
Se trataba, según se dijo, de acabar financieramente al cártel de
los hermanos Arellano Félix y por eso las ejecuciones de
personas que de primera impresión no parecían estar vinculados
al narcotráfico.
Sin embargo, se dijo también, que en un elevado porcentaje –
como lo sustentó posteriormente la procuraduría- estaba
dedicado a robos, asaltos con violencia, de autos, tráfico de
indocumentados, prostitución y otros, que para poder operar,
pagaban “piso” a los integrantes del cártel.
De igual forma, personas, cuyos negocios crecieron al amparo
del dinero facilitado por los narcotraficantes, a fin de lavarlo.
Muchos recibieron la advertencia de que se fueran porque los
iban a ejecutar: algunos no lo creyeron y murieron, otros
prefirieron entregarse a las autoridades y otros más, decidieron
salir de la ciudad, abandonando todo, al ver el número de
asesinatos que se han cometido y la saña con que se hicieron.
“Algunos de estos individuos estaban vendiendo
desesperadamente sus propiedades, negocitos y hubo hasta
quienes tenían taxis bajo su nombre, que los estaban rematando
porque dijeron que les advirtieron que los habrían de matar”.
Quienes no creyeron que la guerra los incluiría, fueron
encontrados en algún punto de Tijuana, ejecutados o en restos
descuartizados o disueltos en ácido.
“Parecía que el ingeniero estaba en la lona, que le estaba
golpeando muy duro El Teo, sin embargo, con los decomisos y
detenciones que han hecho en los últimos días a la gente de “El
Tres Letras” tal parece que los cartones se emparejaron”, dijeron
“fuentes” a Agencia Fronteriza de Noticias de Tijuana.
Y es que Teodoro García Simental, estaba haciendo honor a su
fama de “sanguinario”, asesinando de diversas formas, pero
siempre de manera cruel, a sus víctimas. Cuenta para esto, con
el apoyo de la organización de Joaquín “El Chapo Guzmán”, con
su cártel originado en el estado de Sinaloa.
Algunas “fuentes” lo dijeron a AFN: “ya están aquí los del sur
(como identifican a ese grupo) y como encargado de los mismos,
viene Edgar Villarreal (a) “La Barbie”, quien ya ha sido visto en
Baja California desde hace algunos meses.
Fuentes oficiales, negaron en principio esta especie, a la
Agencia, sin embargo, ante lo ocurrido en fechas recientes,
establecieron que todo hace indicar que si es así.
“Con el asesinato del policía ministerial ocurrido en días pasados
en Mexicali, ya no queda duda alguna”, dijeron esas fuentes,
recordando que el agente asesinado fue relacionado con la
captura, tortura y muerte del ex comandante de la judicial, José
Ramón Velásquez Molina, ocurrido también en Mexicali, el cual
confirmó bajo esa tortura, estar vinculado con el grupo de “El
Chapo”.
Por otra parte, el mismo Secretario de Seguridad Pública de la
entidad, Daniel de la Rosa, volvió a confirmar que el grupo
proveniente de Sinaloa, está intentando ingresar a esta zona y
para eso, según dijo, apoya a El Teo.
Las mismas “fuentes” aseguran que “el ingeniero” se las ha
ingeniado para hacer llegar informes a las autoridades, sobre los
lugares donde puede encontrarse “El Teo”, el cual es buscado,
precisamente por lo sanguinario y por el baño de sangre que se
dice que ha provocado.
Consideran los informantes, que ahora si, el ingeniero, no dado
al derroche, ha “soltado dinero” para que le ubiquen los lugares
donde tiene “casas de seguridad” su otrora sicario, a fin de que
las autoridades se enteren y lo capturen.
De esta forma, en días recientes, tras una balacera ocurrida en
Loma Dorada, en la delegación de La Presa, al “Teo” le dieron
un fuerte golpe, no sólo por la detención de algunos de sus
sicarios, sino por el decomiso de un arsenal compuesto por once
rifles AK47 y otros 10 de R15, lo mismo que cuatro mil cartuchos
útiles de diferentes calibres; 25 cargadores de diversos calibres,
12 cargadores de disco, diez chalecos antibalas, otros 10
también ati-balas pero con placas; uniformes negros con las
siglas de El Muletas (FEM), botas tácticas, uniformes
camuflageados y un radio de comunicación tipo MATRA.
Además, entre los detenidos, aunque cayó un policía municipal y
otras seis personas, se dice que el más fuerte golpe se lo dieron
con la detención de uno de ellos: Arturo Bastidas Hernández (a)
El Pelón, de 37 años de edad, el cual, por cierto, ya había sido
detenido hace poco más de dos meses, por lo que resulta
extraño que estuviera otra vez en libertad y en posibilidad de
enfrentarse a las fuerzas policíacas.
El otro golpe de intensidad, se lo dieron apenas la tarde del
miércoles, cuando elementos militares cayeron en una “casa de
seguridad” de la colonia Los Santos, donde cuatro sicarios
fallecieron, lo mismo que un efectivo castrense, en tanto que se
encontró a una persona, ya sin vida, dentro de un refrigerador.
Aquí, aunque no se ha informado oficialmente de lo encontrado
en la vivienda, se pudo saber que fueron decomisadas más de
diez armas largas y una ametralladora Barret de calibre 50, de la
que se afirma que es capaz de penetrar el blindaje de mayor
graduación.

Los “golpes” al Teo

Sin embargo, este grupo, el de “El Teo” ya había sido golpeado
en los últimos meses, por lo que tras la balacera del 21 de abril
en el Cañaveral, se presentía muy debilitado. Pero para su
fortuna, tal parece que si encontró apoyo entre los del “sur”.
Entre los hechos recientes, que aparentemente lo debilitaron,
destaca la aprehensión de dos personas con armas largas, cerca
de mil cartuchos útiles de distintos calibres y equipo táctico y de
radiocomunicación, que circulaban por Loma Dorada y el
Guaycura, otro sitio donde se han cometido más crímenes.
Los detenidos fueron: Román Esteban y Alberto Lorenzo Alonso
Ramírez, de 22 y 24 años de edad, respectivamente, quienes
fueron capturados por agentes de la Policía Federal Preventiva
(PFP) dentro del llamado Operativo Conjunto Tijuana.
A éstos les decomisaron: Dos fusiles AR-15, calibre .223, Dos
fusiles AK-47, calibre 7.62 mm, 956 cartuchos útiles de distintos
calibres, Cinco chalecos antibalas, Un chaleco táctico negro, 10
placas antibalas para chaleco, Cuatro cargadores para rifle 7.62
mm., con capacidad de 30 cartuchos cada uno, Dos cargadores
de disco para fusil 7.62 mm., con capacidad de 100 cartuchos,
13 cargadores para fusil R-15 de distintas capacidades de
cartuchos, 18 cargadores para arma corta calibre 9 mm., con
capacidad de 15 cartuchos, Tres portacargadores para fusil AR-
15 con capacidad de 20 cartuchos, Tres portacargadores de lona
con diversos compartimientos, Dos pierneras para pistola color
negro, Tres camisolas negras, marca Proper, Dos pantalones
marca Proper; Un par de botas marca Magnum, Una placa de
metal, con una leyenda de identificación policial, Dos radios de
comunicación tipo Nextel, marca Motorola, Dos teléfonos
celulares, y Tres maletas de tela.
También, antes de esta “guerra” el ejército detuvo a 17
personas ligadas a este tristemente célebre sicario, entre
quienes se encontraba Luís Romero Fierro o Mauricio Eduardo
Nieto Navarro alias El Sombrero o don Luís, uno de sus más
cercanos colaboradores.
El armamento que se les decomisó fue:

1. UN RIFLE CAL. 7.62 MM DE LOS LLAMADOS “CUERNO
DE CHIVO.”
CON UN CARGADOR Y 30 CARTUCHOS ÚTILES.
2. UNA PISTOLA CAL. .45 MARCA COLT. CON 20
CARTUCHOS UTILES.
3. UNA PISTOLA CAL..45 MARCA COLT. CONMEMORATIVA
DE LA
GUERRA DEL GOLFO PÉRSICO Y TORMENTA DEL DESIERTO,
CON 30
CARTUCHOS UTILES.
4. UN REVOLVER CAL. .357 MÁGNUM CON 8 CARTUCHOS
UTILES.
5. UNA ESCOPETA CAL. 12 CON 5 CARTUCHOS UTILES.
6. UN REVOLVER CAL. .41 MAGNUN CON 8 CARTUCHOS
UTILES.
7. UNA PISTOLA RUGER P90 CALIBRE .45 COLOR GRIS
CON CACHAS NEGRAS ORTOPÉDICAS CON TRES
CARGADORES QUE CONTENÍAN EN SU INTERIOR 23
CARTUCHOS DEL MISMO CALIBRE DE LOS CUALES 16 SON
EXPANSIVOS Y 7 NORMALES.
8. UNA PISTOLA SMITH & WESSON CALIBRE 9
MILÍMETROS CON TRES CARGADORES MISMOS QUE
CONTENÍAN EN SU INTERIOR 22 CARTUCHOS ÚTILES DE LOS
CUALES 11 SON EXPANSIVOS Y 12 NORMALES.
9. UNA PISTOLA CALIBRE .25 MARCA BERETTA MODELO
950
CON DOS CARGADORES MISMOS QUE EN SU INTERIOR
CONTENÍAN 16 CARTUCHOS ÚTILES.
10. UN RIFLE CALIBRE 22 MARCA REMINGTON MODELO
121
MATRICULA 34455 MISMO QUE EN SU INTERIOR CONTENÍA 11
CARTUCHOS ÚTILES.
11. SUB-AMETRALLADORA TIPO UZI, MARCA INTRATEC,
COLOR
NEGRA, CALIBRE 9 MILÍMETROS MODELO AB-10 CON DOS
CARGADORES DE COLOR NEGRO MISMOS QUE EN SU
INTERIOR SE ENCONTRABAN 17 CARTUCHOS ÚTILES DEL
MISMO CALIBRE NORMALES.
12. UNA PISTOLA CAL. .380 MARCA LORCIN, CROMADA.


Los gobiernos municipal, estatal y federal son testigos de la encarnizada guerra que protagonizan el cártel de los hermanos Arellano Félix y Teodoro García Simental El Teo, quien hasta hace poco era uno de los más prominentes miembros de esa organización criminal.
En esta lucha, que tiene como escenario esta ciudad fronteriza, Fernando Sánchez Arellano, El Ingeniero, quien heredó de sus tíos Benjamín, Ramón y Francisco Javier Arellano Félix la estructura del cártel, se lanzó contra El Teo, quien a su vez cuenta con el respaldo de una célula del cártel de Sinaloa.
Y a pesar de que en sólo cinco días fueron ejecutadas 55 personas, incluidos los ocho cuerpos localizados el viernes 3, ni el presidente Felipe Calderón, ni el gobernador José Guadalupe Osuna Millán, ni el alcalde de Tijuana, Jorge Ramos Hernández, han desplegado ningún plan de acción para garantizar la seguridad de los tijuanenses y capturar a los sicarios de uno y otro bando; la PGR y la Procuraduría de Justicia del estado tampoco saben cómo actuar en este escenario que, a decir de los lugareños, “cada día se pone más feo”.
Y esta descoordinación es aprovechada por los sicarios de El Ingeniero y de sus rivales del cártel de Sinaloa que han sembrado el terror en las calles de Tijuana, convertidas ahora en tiradero de cadáveres.
El procurador de Justicia del estado, Rommel Moreno Manjarrez, admitió que “el esquema de Sinaloa” está presente en algunos de los ejecutados.
Investigadores de Tijuana y de San Diego, California, consultados, cuyos nombres se mantienen en reserva por seguridad, sostienen que, por la crudeza de algunas ejecuciones, todo indica que llegaron a Baja California sicarios de otros estados de la República. Varios de los consultados afirman incluso que es posible que detrás de las huestes de García Simental esté Édgar Valdez Villarreal La Barbie, uno de los más ejecutores más sanguinarios del cártel de Sinaloa.
Según la ficha de la PGR, La Barbie sirvió primero a los hermanos Beltrán Leyva, quienes lo introdujeron en el cártel de Sinaloa, donde pronto se convirtió en socio de Joaquín El Chapo Guzmán.
Familiares de uno de los ejecutados la semana pasada consultados aseguran que “vendía crystal y no quiso entender que sus jefes se estaban peleando en serio, por eso murió”.

La cacería

El 26 de septiembre por la noche algunos agentes que tienen “amigos” en las organizaciones criminales con presencia en Tijuana recibieron llamadas por celular y nextel en las que sus informantes les advirtieron que no salieran a la calle porque el pleito apenas empezaba.
Para el 28 de septiembre cuatro fuentes consultadas por el semanario tijuanense coincidieron: la guerra comenzó. Un investigador declaró: “El Inge y El Tres (García Simental) hablaron ayer (27 de septiembre) y terminaron mentándosela”. Y otros tres funcionarios, quienes pidieron expresamente omitir sus nombres, afirmaron que el asunto entre los dos bandos “se va a poner feo”.
A partir de entonces la zona costera de Baja California se llenó de cadáveres: 55 en sólo cinco días. En ese lapso cayeron sicarios de las dos células. Las primeras víctimas fueron los hermanos Fernando, Efrén y Eduardo Arroyo Duarte, quienes fueron ejecutados alrededor de la medianoche del 28 de septiembre en la zona conocida como Los Arenales.
Vecinos y familiares de los ejecutados explicaron a las autoridades y peritos de Tijuana que los tres hermanos vivían en Estados Unidos y se dedicaban a la compra-venta de droga. Así mismo, testigos de los homicidios aseguraron a Zeta que los asesinos llegaron en un solo auto y sin titubear se dirigieron al grupo en el que estaban los hermanos Arroyo Duarte y los acribillaron.
Otra versión recogida por el semanario local destaca que la balacera en la que fallecieron los tres hermanos fue una disputa entre éstos y Raydel López Uriarte El Muletas, quien murió en la refriega. Su cuerpo fue recuperado por Ángel Jácome Gamboa El Kaibil, un expolicía municipal que lo acompañó aquel día.
Según un agente de la procuraduría estatal, los dos bandos han tenido bajas, pero sobre todo el de El Teo. Incluso esbozó la hipótesis que éste no sólo tiene en la mira a los sicarios de la célula de El Ingeniero, sino también a sus antiguos compañeros que “lo traicionaron”, dice, para aliarse con “el hijo de Alicia Arellano Félix”: Fernando Sánchez Arellano.
Al día siguiente, el 29 de septiembre, la violencia se acrecentó. Se encontraron 16 cuerpos, 12 de los cuales estaban en la colonia Las Delicias. Los peritos aseguraron el reportero de Zeta que a cinco de los ejecutados les cortaron la lengua, lo que, según ellos, indica que eran “infiltrados”. Se desconoce aún a que bando pertenecieron.
Se entrevistó a familiares de las víctimas, quienes contaron que algunos eran narcomenudistas; otros fungían como “antenas” y los sicarios los utilizaban para revisar el territorio cuando sospechaban que había peligro.
La tarde de ese mismo 29 de septiembre cayó Víctor Librado Bustamante Leyva, el primer traficante reconocido del grupo de El Tres. Iba a bordo de su camioneta con su mujer, quien salió ilesa. Las autoridades encontraron dos bultos de droga y un paquete de dinero en el vehículo.
Según el expediente abierto a raíz de la muerte de Bustamante Leyva, éste rendía cuentas a un hombre al que apodan El Güero. Las autoridades municipales presumen que se trata del expolicía municipal Luis Sánchez Guerrero, quien hace un año ayudó al Muletas a escapar de Mariscos Godoy. Bustamante tenía también una orden de aprehensión por el asesinato de una mujer que distribuía crystal.
En el caso de los dos hombres asesinados en el Aguaje de la Tuna con el narcomensaje: “Ahí está tu gente Duarte, ven a recogerlos”, las autoridades aseguran que hay una línea de investigación que lleva a un policía municipal ligado también a El Tres.
A este grupo pertenecía también el hombre acribillado en Rosarito afuera de una casa de seguridad. El día anterior había llegado procedente de Tijuana a esa playa. Y el miércoles 1 aparecieron dos cadáveres más colgados del puente Simón Bolívar. Sus familiares declararon que estaban ligados a El Muletas.
El jueves 2, los investigadores detectaron que los ocho ejecutados la madrugada de ese día en el parque industrial Pacífico estaban ligados a El Ingeniero. Al revisar las ropas, los peritos encontraron una credencial en la que indicaba que el adolescente vivía en la zona norte de Tijuana. “Según uno de los investigadores consultados por Zeta, las delegaciones Centro y Playas son controladas por “el sobrino de los Arellano”.
Esa versión se corroboró horas después, cuando los matones difundieron un narcomensaje: “Esta es la gente de El Albañil”, en alusión a los ocho cadáveres. El Albañil es un primo de Arturo Villarreal El Nalgón, uno de los principales operadores de Sánchez Arellano.

Mucho trabajo

En la última semana, la Procuraduría de Justicia del estado se ha dedicado a la identificación e integración de expedientes de los 55 muertos; a su vez, el Ministerio Público ha realizado cuatro decomisos de armas e investiga si existen vínculos con los ataques cometidos por las células criminales.
El miércoles 1, en conferencia de prensa, la procuraduría informó que continúan realizando los análisis de balística a los casquillos localizados en las zonas de las ejecuciones, así como de la grafología de los narcomensajes.
Según el reporte, la cartulina localizada en los cuatro cuerpos localizados en El Sepanal el 27 de septiembre es similar a la que se localizó en el pasado 26 de agosto en el fraccionamiento García, donde hubo tres decapitaciones.
Así mismo, la dependencia sostuvo que varios casquillos localizados en Los Arenales coincidieron con un arma utilizada en el primer enfrentamiento entre los sicarios de El Ingeniero y El Teo el pasado 26 de abril, a un costado de El Cañaveral en el bulevar Insurgentes; el arma también es similar a la utilizada en el asesinato del subjefe de Reglamentos Municipales en la Delegación Centenario, Ricardo Legorreta, el 19 de marzo pasado.
Por lo que atañe a la identificación de los restos encontrados en tres botes que contenían una sustancia corrosiva similar a la sosa cáustica, frente al restaurante Mariscos del Pacífico, propiedad de José Manuel Núñez López El Balas, los peritos informaron que los recursos de la procuraduría estatal se agotaron sin que lograran determinar si los restos eran humanos. Así mismo, declararon que solicitarán apoyo a la PGR y a las agencias de investigación de Estados Unidos para tener acceso a estudios genéticos más avanzados.
Los investigadores de la procuraduría del estado informaron también que en los vehículos decomisados y en el puente Simón Bolívar tomaron impresiones dactilares y en los próximos días darán a conocer los resultados; de las armas, explicaron que en todos los casos se utilizaron las de calibre 7.62 y aseguraron que quienes las dispararon son una o dos personas. También afirmaron que algunos de los homicidios se cometieron en lugares públicos, o los cuerpos fueron abandonados en zonas donde hay cámaras de video de vigilancia.
Por último, el viernes 3 aparecieron otros ocho cadáveres. Cinco de ellos fueron localizados a las 3:30 de la madrugada sobre avenida Juan Ojeda Robles, colonia Buena Vista, en Tijuana. Semidesnudos y con huellas de tortura, los cuerpos tenían la cara cubierta con cinta adhesiva gris, y las manos y pies atados. Hasta el cierre de edición se desconocían las edades y los nombres de las víctimas.
Tres horas después, en la calle Venustiano Carranza, en la colonia Guadalupe Victoria, fueron localizados dos cuerpos más del sexo masculino; ambos estaban decapitados. En este caso eran adultos: uno tenía entre 35 y 40 años y el otro entre 45 y 50. Una de las cabezas fue dejada en medio de las piernas del sujeto y la otra a un lado del cuerpo.
Los homicidas dejar en el lugar una foto en la que escribieron: “Julio César Salas o M4, ahí está tu gente, Ingeniero. Sigues tú, M4”.
El octavo cuerpo fue localizado de manera incidental a las 11:00 horas en un automóvil Jetta negro mal estacionado. Lo descubrieron elementos del grupo antirrobo de la procuraduría. Antes de que la grúa se lo llevara abrieron la cajuela y localizaron el cuerpo.


Los gobiernos municipal, estatal y federal son testigos de la encarnizada guerra que protagonizan el cártel de los hermanos Arellano Félix y Teodoro García Simental El Teo, quien hasta hace poco era uno de los más prominentes miembros de esa organización criminal.
En esta lucha, que tiene como escenario esta ciudad fronteriza, Fernando Sánchez Arellano, El Ingeniero, quien heredó de sus tíos Benjamín, Ramón y Francisco Javier Arellano Félix la estructura del cártel, se lanzó contra El Teo, quien a su vez cuenta con el respaldo de una célula del cártel de Sinaloa.
Y a pesar de que en sólo cinco días fueron ejecutadas 55 personas, incluidos los ocho cuerpos localizados el viernes 3, ni el presidente Felipe Calderón, ni el gobernador José Guadalupe Osuna Millán, ni el alcalde de Tijuana, Jorge Ramos Hernández, han desplegado ningún plan de acción para garantizar la seguridad de los tijuanenses y capturar a los sicarios de uno y otro bando; la PGR y la Procuraduría de Justicia del estado tampoco saben cómo actuar en este escenario que, a decir de los lugareños, “cada día se pone más feo”.
Y esta descoordinación es aprovechada por los sicarios de El Ingeniero y de sus rivales del cártel de Sinaloa que han sembrado el terror en las calles de Tijuana, convertidas ahora en tiradero de cadáveres.
El procurador de Justicia del estado, Rommel Moreno Manjarrez, admitió que “el esquema de Sinaloa” está presente en algunos de los ejecutados.
Investigadores de Tijuana y de San Diego, California, consultados, cuyos nombres se mantienen en reserva por seguridad, sostienen que, por la crudeza de algunas ejecuciones, todo indica que llegaron a Baja California sicarios de otros estados de la República. Varios de los consultados afirman incluso que es posible que detrás de las huestes de García Simental esté Édgar Valdez Villarreal La Barbie, uno de los más ejecutores más sanguinarios del cártel de Sinaloa.
Según la ficha de la PGR, La Barbie sirvió primero a los hermanos Beltrán Leyva, quienes lo introdujeron en el cártel de Sinaloa, donde pronto se convirtió en socio de Joaquín El Chapo Guzmán.
Familiares de uno de los ejecutados la semana pasada consultados aseguran que “vendía crystal y no quiso entender que sus jefes se estaban peleando en serio, por eso murió”.

La cacería

El 26 de septiembre por la noche algunos agentes que tienen “amigos” en las organizaciones criminales con presencia en Tijuana recibieron llamadas por celular y nextel en las que sus informantes les advirtieron que no salieran a la calle porque el pleito apenas empezaba.
Para el 28 de septiembre cuatro fuentes consultadas por el semanario tijuanense coincidieron: la guerra comenzó. Un investigador declaró: “El Inge y El Tres (García Simental) hablaron ayer (27 de septiembre) y terminaron mentándosela”. Y otros tres funcionarios, quienes pidieron expresamente omitir sus nombres, afirmaron que el asunto entre los dos bandos “se va a poner feo”.
A partir de entonces la zona costera de Baja California se llenó de cadáveres: 55 en sólo cinco días. En ese lapso cayeron sicarios de las dos células. Las primeras víctimas fueron los hermanos Fernando, Efrén y Eduardo Arroyo Duarte, quienes fueron ejecutados alrededor de la medianoche del 28 de septiembre en la zona conocida como Los Arenales.
Vecinos y familiares de los ejecutados explicaron a las autoridades y peritos de Tijuana que los tres hermanos vivían en Estados Unidos y se dedicaban a la compra-venta de droga. Así mismo, testigos de los homicidios aseguraron a Zeta que los asesinos llegaron en un solo auto y sin titubear se dirigieron al grupo en el que estaban los hermanos Arroyo Duarte y los acribillaron.
Otra versión recogida por el semanario local destaca que la balacera en la que fallecieron los tres hermanos fue una disputa entre éstos y Raydel López Uriarte El Muletas, quien murió en la refriega. Su cuerpo fue recuperado por Ángel Jácome Gamboa El Kaibil, un expolicía municipal que lo acompañó aquel día.
Según un agente de la procuraduría estatal, los dos bandos han tenido bajas, pero sobre todo el de El Teo. Incluso esbozó la hipótesis que éste no sólo tiene en la mira a los sicarios de la célula de El Ingeniero, sino también a sus antiguos compañeros que “lo traicionaron”, dice, para aliarse con “el hijo de Alicia Arellano Félix”: Fernando Sánchez Arellano.
Al día siguiente, el 29 de septiembre, la violencia se acrecentó. Se encontraron 16 cuerpos, 12 de los cuales estaban en la colonia Las Delicias. Los peritos aseguraron el reportero de Zeta que a cinco de los ejecutados les cortaron la lengua, lo que, según ellos, indica que eran “infiltrados”. Se desconoce aún a que bando pertenecieron.
Se entrevistó a familiares de las víctimas, quienes contaron que algunos eran narcomenudistas; otros fungían como “antenas” y los sicarios los utilizaban para revisar el territorio cuando sospechaban que había peligro.
La tarde de ese mismo 29 de septiembre cayó Víctor Librado Bustamante Leyva, el primer traficante reconocido del grupo de El Tres. Iba a bordo de su camioneta con su mujer, quien salió ilesa. Las autoridades encontraron dos bultos de droga y un paquete de dinero en el vehículo.
Según el expediente abierto a raíz de la muerte de Bustamante Leyva, éste rendía cuentas a un hombre al que apodan El Güero. Las autoridades municipales presumen que se trata del expolicía municipal Luis Sánchez Guerrero, quien hace un año ayudó al Muletas a escapar de Mariscos Godoy. Bustamante tenía también una orden de aprehensión por el asesinato de una mujer que distribuía crystal.
En el caso de los dos hombres asesinados en el Aguaje de la Tuna con el narcomensaje: “Ahí está tu gente Duarte, ven a recogerlos”, las autoridades aseguran que hay una línea de investigación que lleva a un policía municipal ligado también a El Tres.
A este grupo pertenecía también el hombre acribillado en Rosarito afuera de una casa de seguridad. El día anterior había llegado procedente de Tijuana a esa playa. Y el miércoles 1 aparecieron dos cadáveres más colgados del puente Simón Bolívar. Sus familiares declararon que estaban ligados a El Muletas.
El jueves 2, los investigadores detectaron que los ocho ejecutados la madrugada de ese día en el parque industrial Pacífico estaban ligados a El Ingeniero. Al revisar las ropas, los peritos encontraron una credencial en la que indicaba que el adolescente vivía en la zona norte de Tijuana. “Según uno de los investigadores consultados por Zeta, las delegaciones Centro y Playas son controladas por “el sobrino de los Arellano”.
Esa versión se corroboró horas después, cuando los matones difundieron un narcomensaje: “Esta es la gente de El Albañil”, en alusión a los ocho cadáveres. El Albañil es un primo de Arturo Villarreal El Nalgón, uno de los principales operadores de Sánchez Arellano.

Mucho trabajo

En la última semana, la Procuraduría de Justicia del estado se ha dedicado a la identificación e integración de expedientes de los 55 muertos; a su vez, el Ministerio Público ha realizado cuatro decomisos de armas e investiga si existen vínculos con los ataques cometidos por las células criminales.
El miércoles 1, en conferencia de prensa, la procuraduría informó que continúan realizando los análisis de balística a los casquillos localizados en las zonas de las ejecuciones, así como de la grafología de los narcomensajes.
Según el reporte, la cartulina localizada en los cuatro cuerpos localizados en El Sepanal el 27 de septiembre es similar a la que se localizó en el pasado 26 de agosto en el fraccionamiento García, donde hubo tres decapitaciones.
Así mismo, la dependencia sostuvo que varios casquillos localizados en Los Arenales coincidieron con un arma utilizada en el primer enfrentamiento entre los sicarios de El Ingeniero y El Teo el pasado 26 de abril, a un costado de El Cañaveral en el bulevar Insurgentes; el arma también es similar a la utilizada en el asesinato del subjefe de Reglamentos Municipales en la Delegación Centenario, Ricardo Legorreta, el 19 de marzo pasado.
Por lo que atañe a la identificación de los restos encontrados en tres botes que contenían una sustancia corrosiva similar a la sosa cáustica, frente al restaurante Mariscos del Pacífico, propiedad de José Manuel Núñez López El Balas, los peritos informaron que los recursos de la procuraduría estatal se agotaron sin que lograran determinar si los restos eran humanos. Así mismo, declararon que solicitarán apoyo a la PGR y a las agencias de investigación de Estados Unidos para tener acceso a estudios genéticos más avanzados.
Los investigadores de la procuraduría del estado informaron también que en los vehículos decomisados y en el puente Simón Bolívar tomaron impresiones dactilares y en los próximos días darán a conocer los resultados; de las armas, explicaron que en todos los casos se utilizaron las de calibre 7.62 y aseguraron que quienes las dispararon son una o dos personas. También afirmaron que algunos de los homicidios se cometieron en lugares públicos, o los cuerpos fueron abandonados en zonas donde hay cámaras de video de vigilancia.
Por último, el viernes 3 aparecieron otros ocho cadáveres. Cinco de ellos fueron localizados a las 3:30 de la madrugada sobre avenida Juan Ojeda Robles, colonia Buena Vista, en Tijuana. Semidesnudos y con huellas de tortura, los cuerpos tenían la cara cubierta con cinta adhesiva gris, y las manos y pies atados. Hasta el cierre de edición se desconocían las edades y los nombres de las víctimas.
Tres horas después, en la calle Venustiano Carranza, en la colonia Guadalupe Victoria, fueron localizados dos cuerpos más del sexo masculino; ambos estaban decapitados. En este caso eran adultos: uno tenía entre 35 y 40 años y el otro entre 45 y 50. Una de las cabezas fue dejada en medio de las piernas del sujeto y la otra a un lado del cuerpo.
Los homicidas dejar en el lugar una foto en la que escribieron: “Julio César Salas o M4, ahí está tu gente, Ingeniero. Sigues tú, M4”.
El octavo cuerpo fue localizado de manera incidental a las 11:00 horas en un automóvil Jetta negro mal estacionado. Lo descubrieron elementos del grupo antirrobo de la procuraduría. Antes de que la grúa se lo llevara abrieron la cajuela y localizaron el cuerpo.

La persona que resultó muerta en el enfrentamiento del sábado sobre el bulevar Insurgentes fue identificada como Herson García Esquer, quien se dio de baja el pasado junio de la Policía Municipal; se detuvo a siete personas.

El secretario de Seguridad Pública Estatal, Daniel de la Rosa Anaya, y el Procurador del Estado, Rommel Moreno Manjarrez, informaron que de las siete personas aseguradas cuatro son personal de un nosocomio y otras fueron detenidas en un motel.

Enfermeras y personal de la Clínica Londres, ubicada en la Zona Centro, están testificando porque tenían a dos personas presuntamente vinculadas con la balacera recibiendo atención médica, a quienes pretendieron ocultar.

Así mismo en el motel San Juan, asentado en el bulevar Cucapah de la colonia Buenos Aires se detuvo a cuatro hombres y una mujer porque tal vez participaron en la balacera; al momento de ser cuestionados cayeron en varias contradicciones.

En los puntos donde se desarrolló el enfrentamiento se decomisaron 20 vehículos, la mayoría de ellos tipo pick up último modelo y veinte armas de fuego, 18 largas y dos cortas, uniformes, chalecos con algunas insignias, fornituras, un casco, dos grilletes y un morro.

También fueron recogidos cerca de 2 mil cartuchos útiles de diferentes calibres, así como 245 casquillos aunque la contabilización en el interior de los vehículos continúa.

Por su parte, el procurador Rommel Moreno indicó que hay cinco personas lesionadas, de las cuales dos se encontraban ‘escondidas’ en la Clínica Londres y posteriormente fueron trasladadas al Hospital General.

Añadió que a los presuntos responsables se les está tomando la declaración correspondiente y se les dará el seguimiento correspondiente.

Los detenidos del motel son son: Germán Rodríguez Gutiérrez, de 31 años, Víctor Manuel Ruiz Cebrero, de 25 años, Gina Alexis Alcantar, Carlos Armando Padilla Bastida, de 32, Humberto Calderón Noriega, de 32.

En la clínica se aseguró a Cristina Eugenia Bolaños Vera, de 23 años, Tlaloc Gudiño Hernández y Germán Vilchis Galindo, así como a Yadira Portillo Galindo, de 36, ex esposa de uno de los pacientes.

Quienes recibían atención médica en la clínica era Raúl Zavala Castañeda, de 29 años, quien presentaba lesiones de arma de fuego en el tórax y brazo derecho; así como Marcos Rodríguez Valdivia, de 30, presenta impactos en diferentes partes del cuerpo.

Vecinos de la colonia Guadalupe Victoria localizaron dos hombres decapitados en plena vía pública, cuatro horas después del hallazgo de otros cinco cuerpos a menos de dos kilómetros.
Los cadáveres se encontraban en bolsas negras de plástico y junto había una foto en la que aparecen ambos fallecidos al lado de un tercer hombre. A un lado se hallaban las cabezas dentro de bolsas similares.

La policía acordonó un área más extensa de lo que generalmente acostumbra en estos casos. Es la calle Gustavo Díaz Ordaz esquina con el callejón Venustiano Carranza, muy cerca de donde el año pasado dos grupos de sicarios se enfrentaron y se llevaron a los heridos y muertos que quedaron como saldo.

Un cartel con el mensaje “ahí está tu gente ingeniero, recógela”, evidencia una aparente relación con otras ejecuciones y el hallazgo esta semana de tres tambos con ácido en los que se sospecha había más restos humanos.