Skip navigation

Archivo de la etiqueta: Nuevo León

El pasado 6 de octubre, Mauricio Fernández lanzó un ultimátum a los grupos del crimen organizado: O se retiraban de San Pedro antes de que tomara posesión o iniciaría una limpia para acabar con ellos.

Ayer, al asumir la Alcaldía, el panista sorprendió al auditorio al revelar que había sido encontrado muerto en el Distrito Federal el capo que había “pedido su cabeza”.

Cuatro horas después, las autoridades capitalinas hallaron cuatro cuerpos dentro de una camioneta con placas de Nuevo León en la Delegación Miguel Hidalgo.

Trascendió que entre los ejecutados estaban los hermanos Héctor y Alan Mauricio Saldaña, conocidos como “El Negro” y “El Flaco”, respectivamente, y dos de sus cómplices.

A “El Negro” se le atribuye la ola de secuestros de comerciantes y empresarios en la zona Valle, particularmente en El Centrito, cobrando rescates de hasta 5 millones de pesos.

También es el responsable de las crecientes extorsiones que se están dando en San Pedro.

De acuerdo a fuentes, los Saldaña operaban en San Pedro para el Cártel de los Beltrán Leyva, pero se separaron de este grupo delictivo tras las capturas de los cabecillas Omar Ibarra Lozano, “El 34″; Rodolfo López Ibarra, “El Nito”, y Héctor Huerta, “La Burra”.

“El Negro” habría sido el que “pidió la cabeza” de Fernández, quien recibió amenazas de muerte el 10 de octubre, cuatro días después de que en una entrevista con anunció la integración de “equipos de limpieza, de trabajo rudo”, para eliminar grupos criminales, giros negros y puntos de venta de droga en el municipio.

Las versiones de que los hermanos Saldaña habían sido asesinados en el Distrito Federal comenzaron a circular desde el jueves por la tarde.

Fernández soltó ayer la noticia bomba sin más detalles en su primer discurso como Alcalde de San Pedro, cargo que ya había ocupado en el trienio 1988-1991.

Momentos antes, el auditorio celebró con aplausos las advertencias que, con su particular desenfado, lanzó Fernández a vendedores de droga, secuestradores y operadores de giros negros.

“(Quiero) anunciarles que vamos contra todo, que estamos preparándonos para frontalmente atender el tema”, dijo ya como Alcalde alrededor de las 11:45 horas, en un fuerte discurso en el que no leyó apuntes.

“Por cierto, ahorita me acaban de informar que ‘El Negro’ Saldaña, quien aparentemente es el que estaba pidiendo mi cabeza, hoy amaneció muerto en el Distrito Federal y era el primer cabeza de secuestros en San Pedro Garza García”, aseguró.

Con la voz a punto de quebrarse, dijo que dos hechos lo impulsaron a buscar nuevamente la Alcaldía: El intento de secuestro de una de sus hijas -en agosto del 2007- y un complot para secuestrar a dos de sus nietos.

“Les anuncio que me voy a tomar atribuciones que no tengo, porque vamos a agarrar el toro por los cuernos”, advirtió.

“Quiero dejar por demás claro: En el tema de drogas lo confrontaremos frontalmente y cualquier lugar que se tenga noticia de su venta será combatido por este Gobierno municipal.

“No vamos a necesitar ni al estatal ni al federal. Directamente le vamos a entrar.

“Aquí la van a entender por las buenas o por las malas: No aceptamos ningún tipo de secuestros en San Pedro Garza García y la pagarán con su propia cara.

“Que lo entiendan (los criminales) y lo entiendan bien, por eso se lo estamos anunciando: No es un juego para mí, y creo que para todos nosotros, esto es una guerra y nosotros la vamos a ganar”, expresó.

En entrevista posterior, Fernández dijo que el grupo de “El Negro” perpetraba al menos tres secuestros por semana en San Pedro.

“Era fundamentalmente el grupo de ‘El Negro’ Saldaña, que yo espero que ahora sí vamos a acabar de desintegrar”, dijo.

Durante una hora y 20 minutos, unos 40 pistoleros sembraron ayer el terror con ráfagas de metralleta y explosiones de granadas en la Colonia Cumbres Oro, sin que la Policía apareciera por el lugar, pese a las angustiadas llamadas de los vecinos.

La pesadilla para cientos de habitantes del sector comenzó alrededor de las 2:50 horas, cuando los sicarios llegaron a la calle Cerro de Pasco y atacaron la casa de un ex ministerial, quien repelió la agresión con armas de grueso calibre.

La balacera, cuyos estruendos fueron escuchados a cuadras de distancia, causó daños a por lo menos otras 11 casas y cinco vehículos de vecinos ajenos a los hechos.

En la calle quedaron regados cerca de 800 casquillos de calibres 223, 45, 9, 40 y 50 milímetros, por lo que las autoridades calculan que hubo más de mil disparos.

La fachada de la casa marcada con el número 6505, donde vive el ex agente Luis Moreno Monsiváis, quedó con las ventanas rotas y cientos de orificios ocasionados por los proyectiles, al igual que viviendas contiguas.

Según testimonios de vecinos, varias granadas fueron detonadas dentro de la casa de Moreno, aunque esto no fue confirmado por las autoridades, que anoche catearon el lugar.

El cateo acabó a las 23:40 horas, sacando del lugar tres armas largas y una corta.

De acuerdo a información oficial, Moreno, quien causó baja en mayo del 2004 por no aprobar un examen antidoping, sufrió una herida de bala en el pecho y otra en la espalda, además de que presentaba heridas por vidrios en el antebrazo izquierdo.

A pesar de lo prolongado del enfrentamiento y de las insistentes llamadas de auxilio que hicieron los habitantes del sector a las diferentes autoridades, ninguna llegó durante los 80 minutos de la balacera.

Testigos señalaron que una patrulla de la Policía, sin especificar de qué corporación, se aproximaba al lugar, pero fue perseguida por sicarios que la obligaron a retirarse.

“Mucha gente les marcó. Estuvieron hable y hable y hable, (pero) hasta que no se fueron los señores (sicarios), hasta que no se retiraron, ahora sí llegaron todos (los policías)”, señaló un vecino.

Versiones de testigos aseguran que el comando llegó en varias camionetas, sin precisar el número, y que, antes del ataque, unos 40 pistoleros se desplegaron a lo largo de la calle Cerro de Pasco, entre Pedro Infante y Joaquín Pardavé.

Después inició el tiroteo en la calle y las escenas de pánico en el interior de los hogares aledaños.

“Yo pensaba que me iba a morir con mis hijos y con mi marido”, narró una vecina.

“(Fue) una hora de terror. Eso vivimos. La presión me subió a más de 300″, expresó.

“Se oyeron granadas, (fue) como una paloma que truena, pero fuerte, muy intensa. Yo estaba desquiciada”.

En la mayoría de las casas, las familias vivieron la misma historia: Se abrazaron y se resguardaron pecho tierra y en donde pensaban que era más seguro.

Algunos vecinos lograron captar en video algunos momentos donde se escuchan los incesantes estruendos de las detonaciones y de las explosiones de granadas.

Alrededor de las 4:10 horas, uno de los pistoleros gritó “alto al fuego”, señalaron testigos, y se retiraron en las camionetas.

Minutos después llegó la Policía Federal.

Durante una revisión, los elementos encontraron un rifle AR- 15 en el bote de basura de un vecino, mientras que en el exterior de la casa de Moreno recogieron una pistola calibre .50 y otro AR-15 con un cargador con capacidad para disponer de más municiones.

Anoche, tras ser dado de alta en el Hospital Universitario, Moreno fue trasladado a la Policía Ministerial, donde quedó detenido, para rendir su declaración.

El lesionado es hermano del también ex agente Zenaido Moreno, quien causó baja de la Ministerial en septiembre del 2002.

Una fuente reveló que ambos son cuñados de Saúl Colín, ex judicial que ha sido señalado como enlace entre la corporación policiaca y los hermanos Javier y Jaime Valdez Martínez, investigados por narcotráfico.

Aunque en sus primeras declaraciones Moreno aseguró que no había nadie más en la casa y que él solo repelió la agresión, las autoridades suponen que estaba acompañado de más personas al momento del ataque.

Incluso, según vecinos, el comando se llevó a dos personas.

Dicen investigar

Después del mediodía, el Gobernador Natividad González Parás dijo que la balacera está siendo investigada por el Estado en coordinación con las autoridades federales.

Añadió que investigarán la tardanza de la llegada de la Policía y que habría sanciones.

Casi 10 horas después de la balacera, el Alcalde Adalberto Madero dijo no tener información y apenas momentos después aseguró que había pedido investigar la tardanza en la actuación de la policía municipal.

Ejército detuvo ayer a un ex policía élite del Estado que desde hace un mes operaba como el nuevo capo del Cártel de los Beltrán Leyva y que había tomado el control del Municipio de San Pedro.

Omar Ibarra Lozano, de 25 años de edad, fue detenido en posesión de armas, droga y una narcolista donde aparecen 33 policías sampetrinos que recibían hasta 5 mil pesos quincenales a cambio de protección.

Hasta ahora, San Pedro era el único Municipio del área metropolitana en el que los agentes no habían sido señalados como integrantes de narcolistas que le daban protección a la delincuencia organizada.

Al presentarlo en los primeros minutos de hoy, los militares aseguraron que Ibarra es apodado “El 34″, porque era el número que tenía asignado cuando formó parte del grupo especial SWAT de Seguridad Pública del Estado.

Trascendió que Ibarra ya había sido ligado al menos a tres ejecuciones y habría confesado a los militares el cobro de protección a antros y restaurantes de San Pedro, a los que exigían pagos de hasta 100 mil pesos mensuales.

Uno de los atentados en los que el capo presuntamente estaría vinculado, de acuerdo a las investigaciones federales, sería el crimen en el 2006 del abogado Julio Vargas, ex socio de la litigante Raquenel Villanueva.

Además de Ibarra, también fue detenido César Niño García, alias “La Borrega”, su supuesto cómplice.

Los detenidos fueron presentados esta madrugada en las instalaciones de la Séptima Zona Militar, junto con la mariguana, cocaína, armas y granadas que les fueron aseguradas.

De acuerdo a un comunicado de la Sedena, Ibarra fue detenido al mediodía cuando circulaba por la Avenida Garza Sada en un automóvil Lincoln, en el que se dirigía a un gimnasio ubicado en Plaza La Silla.

Al ser revisado, establece el informe, al capo le encontraron dos paquetes de mariguana que pesaron 5.75 kilos, una subametralladora calibre 9 milímetros, dos granadas, balas y cargadores para la subametralladora y de armas calibre .380 y .25.

En una maleta del ex policía, los soldados encontraron la lista con los nombres de 33 policías municipales de San Pedro, entre ellos cuatro mujeres, que presuntamente recibían dinero del grupo delictivo para protección.

El informe militar también indica que Ibarra delató a Niño García, quien aparentemente operaba una narcotiendita en San Pedro.

Al ser detenido, los soldados le aseguraron a “La Borrega” tres bolsas de mariguana, 58 gramos de cocaína en piedra y al menos cuatro pastillas psicotrópicas.

También le incautaron una subametralladora 9 milímetros y un cargador con ocho cartuchos hábiles, de acuerdo al reporte.

La detención de “El 34″ se suma a otras capturas realizadas a los principales operadores de los Beltrán Leyva en el Municipio de San Pedro.

El 24 de marzo, Héctor Huerta Ríos, “La Burra”, quien fue durante años el líder del Cártel en San Pedro, fue detenido en el Centrito Valle, en un lote de autos ubicado en Río Grijalva, entre Río Mississippi y Río de la Plata.

El 18 de mayo, en un nuevo operativo militar, los soldados detuvieron a Rodolfo López Ibarra, “El Nito”, de 33 años, junto con otros 12 cómplices, a cuatro días de haber llegado como nuevo cabecilla de los Beltrán Leyva en sustitución de “La Burra”.

De acuerdo a fuentes militares, “El 34″ formaba parte de la organización de los Beltrán Leyva desde el 2005 y habría sido reclutado por su hermano Manuel, quien junto con otro hermano, Israel, integraron el polémico y desaparecido grupo especial conocido como URE (Unidad de Reacción Extrema) de San Pedro.

Al menos 25 policías de las Secretarías de Seguridad Pública de Monterrey, Apodaca, San Nicolás y la del estado, han sido trasladados a las instalaciones de la séptima Zona Militar en cumplimiento de las ordenes de aprensión y de arraigo que giró la Procuraduría de Justicia en la entidad.

De acuerdo con información proporcionada por la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) a EL UNIVERSAL, desde las 08:00 de la mañana tres corporaciones municipales fueron sitiadas por elementos la Policía Federal Preventiva y las fuerzas militares, al mismo tiempo que la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) hacía lo propio en el cuartel central de Seguridad noeleonesa.

Estas movilizaciones, se informó, van encaminadas a detener al menos a 70 policías, quienes se presume están involucrados con la delincuencia organizada y que en semanas pasadas se les ha sorprendido brindando protección a capos del crimen organizado, pero que han logrado darse a la fuga.

Derivado de esta movilización de elementos federales y militares, ya se logró la detención de 25 policías locales, de los cuales 15 pertenecen a las filas de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, 7 a la Policía de Monterrey y los dos restantes a Apodaca y San Nicolás.

Los uniformados fueron desarmados, en sus respectivos cuarteles, subidos a unidades militares y trasladados hasta las instalaciones de la séptima Zona, en las afueras del municipio metropolitano de Escobedo.

La Procuraduría de Justicia en Nuevo León envió un comunicado en donde se asegura que ésta es una operación conjunta entre las instancias federales y estatales que busca golpear la estructura de protección que han armado los grupos del crimen organizado en complicidad con policías locales.

Se espera que el gobernador del estado Natividad González Parás y el procurador Luis Carlos Treviño Berchelman rindan un informe sobre las actividades de este día, entre las 18:00 y las 20:00 horas.

Familiares Protestan

Al menos unas 60 personas, quienes se identificaron como familiares de los policías detenidos se manifestaron enfrente de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

Principalmente mujeres con niños en brazos, gritaron consignas contra las fuerzas castrenses, bloquearon el acceso lateral de vehículos oficiales a la corporación y exigieron la presencia del gobernador Natividad González Parás.

La mujeres y los jóvenes aseguraron que no se van a retirar hasta que dejen en libertad a sus parientes.

Rodolfo López Ibarra “El Nito”, presunto operador de los Beltrán Leyva en Nuevo León detenido el lunes, tenía entre sus pertenencias un radio Matra, como los equipos que por seguridad usa la Policía Federal.

El aparato que portaba el presunto narcotraficante, según especialistas del ramo, tiene un costo de entre 3 mil y 5 mil dólares, pero no pueden conseguirse en el mercado de forma individual, sino por contratos para coberturas que incluyen varios dispositivos.

Detallaron que sus comunicaciones están codificadas y tampoco pueden ser intervenidas por aparatos externos, aunque un Matra puede ser habilitado para escuchar los mensajes de los usuarios de la misma red a la que pertenece.

Los equipos empezaron a ser usados por las corporaciones policiacas desde que en la década pasada, el Sistema Nacional de Seguridad Pública se dispuso a crear una Red Nacional de Comunicaciones, para tener intercambios seguros.

Para consolidar dicho proyecto, por recomendación de expertos en la materia, se contrataron los equipos de la empresa franco-canadiense Matra Nortel Communications.

La Policía Federal, centenas de corporaciones estatales y municipales manejan estos equipos y, aunque algunas agencias han emigrado a los servicios de Motorola, extraoficialmente se calcula que el 40 por ciento de las Policías aún operan con radios Matra.

Estados como Chihuahua, Tamaulipas, Baja California y Nuevo León han reportado la infiltración del narcotráfico en las frecuencias de radio que utilizan las autoridades policiacas estatales y municipales, para lanzar amenazas por proteger a grupos antagónicos o porque combaten a los grupos criminales.

López Ibarra, originario de Sonora y quien vivía en uno de los edificios más exclusivos del municipio de San Pedro, fue capturado junto con 12 integrantes de la célula de los Beltrán Leyva, cuando bajaba de un avión en el Aeropuerto del Norte.

En tan sólo dos años, Sigifredo Nájera Talamantes, alias “El Canicón”, erigió una célula criminal en Nuevo León, a base de amenazas, secuestros, extorsión, ejecuciones y su infiltración en las corporaciones policiacas.

Luego de que en abril del 2007 el Ejército detuvo a Eleazar Medina Rojas, alias “El Chelelo”, principal operador del Cártel del Golfo en la entidad, Nájera Talamantes ocupó su lugar.

“El Chelelo” controlaba la célula de “Los Zetas”, quienes disputan el control de la entidad con sicarios del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, según informes de la PGR.

Sin embargo fue hasta el 4 y 5 junio del 2007, en dos diferentes ejecuciones en las colonias Altavista y Burócratas Municipales cuando grupos rivales evidenciaron la presencia de “El Canicón” como encargado de la plaza.

En los cuerpos los sicarios dejaron recados con amenazas al Cártel del Golfo.

“Hay 1,000,000 de dólares por El Canicón, Miguel Treviño, Omar Treviño, Sigi, Coy, Gory y Lazcano, de perdido mándalos con dinero”, rezaba parte del recado.

El 25 de septiembre del 2007, en una balacera, militares detuvieron a 9 sicarios en Apodaca y rescataron a nueve secuestrados que se presume eran gente de “El Canicón”.

Un lugarteniente de Nájera Talamantes que estuvo operando en Nuevo León, Octavio Almanza Morales, alias “El Gori 4″, ex militar, fue capturado el 9 de febrero en Cancún, Quintana Roo.

Las autoridades implicaron a ambos en las ejecuciones de nueve militares, registradas entre el 17 y el 22 de octubre de 2008 en Monterrey.

El 22 de enero la banda de “El Canicón” sufrió más bajas con la detención del elemento de Seguridad Pública del Estado, Rolando Alfonso Villalobos Cruz, y otros 11 hombres.

Un comunicado de la Sedena confirmó las detenciones en una quinta ubicada en Juárez 191 en el poblado El Yerbaniz, donde aseguraron armamento, drogas, equipos de comunicación y tres camionetas.

Todos estaban dedicados al secuestro y venta de droga, bajo las órdenes de “El Canicón”.

Otro golpe de los militares a la banda del presunto narco se registró apenas el 7 de marzo con el arresto del principal distribuidor de drogas en el Barrio Antiguo, Daniel Ulises Galicia Osorno, alias “El Dany”.

Las autoridades militares comunicaron que “El Dany” aceptó ser el autor del crimen de Martín Alejandro Paredes Cataldi, capitán de meseros de el antro UMA Bar, cometido el 27 de diciembre del año pasado.

“El Dany” reveló a los militares que actuó por ordenes de su jefe: Sigifredo Nájera Talamantes.

Paredes Cataldi era cuñado de Walter Gaitán, ex jugador de los Tigres y del Necaxa


El Ejército mexicano detuvo en Saltillo, Coahuila, a Sigifredo Nájera Talamantes, “El Canicón”, considerado jefe de operaciones del Cártel del Golfo en Nuevo León y Coahuila.

“El Canicón” es el presunto responsable de la ejecución de nueve militares en Monterrey en octubre pasado, del asesinato de siete agentes de la Policía Federal acaecido entre agosto de 2007 y julio de 2008, del ataque con granadas al Consulado de Estados Unidos el 12 de octubre pasado y del ataque a las instalaciones de Televisa en Monterrey el 7 de enero.

Junto con Nájera Talamantes fueron detenidos seis integrantes de su grupo criminal, entre ellos, Yaneth Deyanira García Cruz, presunta administradora y contadora del grupo.

Ella tenía en su poder, al momento de su captura, 10 millones 110 mil 700 pesos y 930 dólares, informó la Secretaría de la Defensa Nacional.

La operación de aprehensión se realizó sin ningún disparo de por medio, dijo el General Luis Arturo Oliver, jefe operativo del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional, en cuyas instalaciones se realizó la presentación de los detenidos. Acompañó al General Oliver la titular de la SIEDO, Marisela Morales.

Horas antes de la presentación oficial, el Presidente Felipe Calderón había anunciado la captura del capo.

El Mandatario explicó que la responsabilidad de “El Canicón” en diversos atentados quedó al descubierto merced a las propias investigaciones de inteligencia seguidas por la PGR y el Ejército mexicano.

Exigen a EU eficacia, no montón

WASHINGTON.- Estados Unidos “debe afinar sus tiros” en la lucha contra el narcotráfico con mayor colaboración en inteligencia y tecnología con México, dijo ayer Fernando Gómez Mont, titular de Gobernación.

Al final de una gira que incluyó una visita a la Secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, quien alista un plan para reforzar la frontera, el funcionario afirmó que, más que nuevos policías o militares, los estadounidenses deben mejorar sus operaciones.

Gómez Mont también se reunió el jueves con el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, James Jones, y ayer con el director nacional de Inteligencia, Dennis Blair.


Elementos de la Séptima Zona Militar presentaron este sábado a los 13 hombres detenidos en una casa de San Pedro y les decomisaron 5 vehículos, 4 armas largas, 4 pistolas, más de 5 kilos de mariguana, 1.5 de cocaína y uniformes de la Agencia Federal de Investigación (AFI).

Sin que se permitiera hacer preguntas sobre el operativo, los sospechosos y los objetos asegurados fueron mostrados en el Auditorio de la delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR).

Los detenidos fueron identificados como Miguel Abrego Nava, Marcos Garza García, Leopoldo García Vargas, Abraham Jiménez Alonso, Gerardo González González, Arturo Sánchez Galindo, y Jaime Garza de la Garza.

En el boletín que entregaron las autoridades militares se menciona que también se detuvo a Jorge Enrique Hernández Carreón, Alex Arriaga, Juan Carlos Garza García, Jaime Treviño Córdoba, Osvaldo Benavides González, y Carlos Adrián Contreras Cepeda.

El reporte informa que se aseguraron 2 fusiles AK-47 o “cuernos de chivo”, un fusil AR-15, un rifle .243, 2 pistolas 9 milímetros, una subametralladora 9 milímetros, una pistola calibre .22, 5.5 kilos de mariguana, 1.5 kilos de cocaína, 11 radiofrecuencias y 8 aparatos de nextel.

Además reportaron el decomiso de 15 playeras y 27 gorras con el logotipo de la AFI.

También quedaron bajo resguardo militar 4 camionetas y un auto BMW, todos con placas de Nuevo León.

El reporte oficial menciona que hoy en la madrugada durante un recorrido de vigilancia en la Colonia Residencial Chipinque, le avisaron unas personas que había personas armadas en dos camionetas por la calle Atenas que minutos después fueron localizadas.

Cuando se le marcó el alto, los conductores aceleraron hasta que se detuvieron frente al número 399, donde bajaron cuatro hombres armados y se metieron al domicilio.

Los militares ingresaron y procedieron a la detención de los 13 hombres.


Elementos de la Séptima Zona Militar presentaron este sábado a los 13 hombres detenidos en una casa de San Pedro y les decomisaron 5 vehículos, 4 armas largas, 4 pistolas, más de 5 kilos de mariguana, 1.5 de cocaína y uniformes de la Agencia Federal de Investigación (AFI).

Sin que se permitiera hacer preguntas sobre el operativo, los sospechosos y los objetos asegurados fueron mostrados en el Auditorio de la delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR).

Los detenidos fueron identificados como Miguel Abrego Nava, Marcos Garza García, Leopoldo García Vargas, Abraham Jiménez Alonso, Gerardo González González, Arturo Sánchez Galindo, y Jaime Garza de la Garza.

En el boletín que entregaron las autoridades militares se menciona que también se detuvo a Jorge Enrique Hernández Carreón, Alex Arriaga, Juan Carlos Garza García, Jaime Treviño Córdoba, Osvaldo Benavides González, y Carlos Adrián Contreras Cepeda.

El reporte informa que se aseguraron 2 fusiles AK-47 o “cuernos de chivo”, un fusil AR-15, un rifle .243, 2 pistolas 9 milímetros, una subametralladora 9 milímetros, una pistola calibre .22, 5.5 kilos de mariguana, 1.5 kilos de cocaína, 11 radiofrecuencias y 8 aparatos de nextel.

Además reportaron el decomiso de 15 playeras y 27 gorras con el logotipo de la AFI.

También quedaron bajo resguardo militar 4 camionetas y un auto BMW, todos con placas de Nuevo León.

El reporte oficial menciona que hoy en la madrugada durante un recorrido de vigilancia en la Colonia Residencial Chipinque, le avisaron unas personas que había personas armadas en dos camionetas por la calle Atenas que minutos después fueron localizadas.

Cuando se le marcó el alto, los conductores aceleraron hasta que se detuvieron frente al número 399, donde bajaron cuatro hombres armados y se metieron al domicilio.

Los militares ingresaron y procedieron a la detención de los 13 hombres.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.