Skip navigation

Tag Archives: El Teo

Tras un fuerte operativo donde participaron un helicóptero, una avioneta y dos camiones de la Armada de México, se realizó un cateo en la casa ubicada entre las calles Tomás Zúñiga y Tuna de la Colonia Indeco, donde de acuerdo con versiones extraoficiales fueron capturados Raidel López Uriarte, “El Muletas”, lugarteniente de Teodoro García Simental, “El Teo” y José Antonio Rangel Casas.

Al mismo tiempo en otro operativo, fuerzas federales detuvieron a José Manuel García Simental, “El Chiquilín”, hermano de “El Teo”.

La detención se logró en el número 320 de la calle Perímetro, entre San Bartolo y Mulegé, en La Paz.

El operativo inició cerca de las 08:45 horas de esta mañana con un convoy de 50 elementos de las fuerzas federales.

Según testigos y vecinos, los elementos federales ingresaron a la casa marcada con el numero 142 ubicada en la calle Zúñiga.

Los más de 50 elementos vestían de civil e iban fuertemente armados; según vecinos los elementos arrebataron algunos equipos de video a los mismos vecinos.

Anuncios

La Secretaría de Seguridad Pública presentó a Eduardo Teodoro García Simental, conocido como “El Teo” o “El Tres Letras”, quien es considerado como uno de los narcotraficantes más buscados por autoridades mexicanas y de Estados Unidos.

La captura de “El Teo” se logró tras una investigación de cinco meses en torno a sus movimientos, informó este martes Ramón Pequeño García, jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal.

El mando de la corporación afirmó en conferencia de prensa que su detención se realizó en una vivienda ubicada en Sardina 710, Colonia Las Flores, en La Paz, Baja California Sur, en un operativo efectuado entre las 5:00 y las 6:00 horas, tiempo local, encabezado por la Policía Federal, con el apoyo del Ejército, la Marina, la Procuraduría General de la República y el Gobierno de Baja California, así como con información de agencias antidrogas en Estados Unidos.

El inmueble era utilizado como lugar de descanso de “El Teo”, uno de los presuntos narcotraficantes más violentos y buscados por las autoridades de México y de Estados Unidos, enfatizó Pequeño García.

Tras la ruptura con el Cártel de Tijuana en abril de 2008, al que se incorporó años atrás reclutado por el entonces líder Ramón Arellano Félix, García Simental entabló una violenta disputa en contra de su ex organización por controlar Baja California, aliado con el Cártel de Sinaloa, en específico Ismael “El Mayo” Zambada.

Al presunto narcotraficante se le adjudican más de 300 ejecuciones desde que inició su disputa con Luis Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero”, actual cabeza del Cártel de Tijuana, entre las que destacan la muerte de Rogelio Sánchez Jiménez, funcionario del Gobierno estatal que fue torturado y colgado de un puente peatonal el 8 de octubre de 2009.

“Se le atribuyen más de 300 ejecuciones como resultado de los enfrentamientos con Sánchez Arellano, utilizando métodos como la decapitación, incineración y mutilación, en las cuales colaboraba Santiago Meza López, “El Pozolero”, quien manifestó haber disuelto en ácido por lo menos 300 cadáveres”, dijo Pequeño García.

Para financiar su estructura delictiva, García Simental secuestraba a comerciantes y empresarios principalmente en localidades como Rosarito, Tecate, Tijuana y Ensenada.

A su vez, la Subprocuradora de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR, Marisela Morales, indicó que “El Teo” tiene cinco órdenes de aprehensión vigentes por delitos contra la salud, delincuencia organizada y homicidio, además de cuatro averiguaciones previas abiertas por otros ilícitos.

En los últimos meses, García Simental era surtido de drogas como el “ice” y mariguana por el Cártel de Sinaloa y “La Familia Michoacana”, con el propósito de ingresarla en Estados Unidos.

Incluso, agregó Pequeño García, contaba con tres aviones en los que trasladaban cargamentos de Michoacán a La Paz o Ensenada, vía Guadalajara y Culiacán.

Durante la conferencia de prensa en la que también estuvieron presentes Luis Arturo Oliver Cen, subjefe operativo del Estado Mayor de la Defensa Nacional, y José Luis Villalpando, del Estado Mayor de la Marina, fue presentado además Diego Raymundo Guerrero Gómez, detenido en el mismo operativo.


Lo que parecía imposible, tal parece que ahora si es una realidad, ya que por lo menos dos fuentes de suma confianza en ambos lados de la frontera, han confirmado a Agencia Fronteriza de Noticias de Tijuana, el arresto de Eduardo Teodoro García Simental, alias El Tres Letras o El Teo, el cual habría sido capturado en La Paz.
No se han proporcionado mayores datos sin embargo parece confirmarse la aprehensión del dirigente de una de las facciones más violentas del cártel Arellano Félix, el cual para lograr sus propósitos le declaró la “guerra” al actual jefe de esa organización criminal, Fernando Sánchez Arellano alias “El Ingeniero”, apoyándose para esto con el grupo de Raydel López Uriarte, alias El Muletas.
El Teo es el responsable de una gran cantidad de crímenes, los cuales han sido los más sanguinarios y horrendos de la historia de esta frontera. Se presume que la información puede surgir en cualquier momento desde la Ciudad de México.

____________________________________________________________________________________________________________________________

Esta mañana la Policía Federal detuvo en La Paz a Teodoro García Simental, alias “El Teo”, “K-1” o “El tres letras”, quien fue sicario del cártel de los Arellano Félix y al romper con esta agrupación en abril de 2008, desató una ola de violencia en Tijuana, Baja California.

El operativo tuvo lugar en el fraccionamiento Fidepaz, uno de los más lujosos que existen en la zona sur de la ciudad. Ahí habitan políticos y empresarios destacados.

“El Teo” fue detenido en un operativo que inició cerca de las 6:00 horas y en el que participaron más de 50 elementos. En las acciones se utilizaron dos helicópteros y cuatro autobuses para desplegaron a los efectivos.

Autoridades del gobierno federal confirmaron que el detenido es “El Teo”.

De acuerdo con informes de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, los elementos de la PFP llegaron vía aérea al aeropuerto de Los Cabos.

Diez minutos antes de las 6:00 horas se escuchó una explosión en la zona, segundos después cinco helicópteros sobrevolaban el domicilio ubicado en Pez Vela y Sardina, número 710, teniendo que forzar la puerta principal para entrar.

Una de las aeronaves aterrizó en la colonia Fidepaz y en ella se subieron unas maletas negras.

Alrededor de las 8:00 horas los elementos se retiraron en su totalidad despegando en aeronaves desde el aeropuerto de La Paz, a poco más de cinco kilómetros del punto en que se realizó el operativo.

La zona permaneció acordonada y se impidió el tránsito por espacio de dos horas hasta concluir la acción.


Autoridades de la Marina, la Defensa Nacional y la Procuraduría General de la República (PGR) presentaron esta noche a José Filiberto Parra Ramos, alias “La Perra”, quien trabajaba para la organización que dirige “El Mayo” Zambada.

En una acción conjunta, autoridades de las tres instituciones lograron ayer su captura y la de tres personas más como resultado de la explotación de información de inteligencia.

Parra Ramos está en la lista de criminales buscados por la DEA y se caracteriza por ser un hombre sumamente violento y que era responsable del trasiego de droga, narcomenudeo y cobro de piso a comerciantes y empresarios en Tijuana, Baja California.

Las autoridades lo identifican como lugarteniente y uno de los principales operadores de Teodoro García Simental, alias “El Teo”, quién mantiene una disputa con Fernando Sánchez Arellano, alias “El Ingeniero”, por el control de las actividades ilícitas de la organización de los Arellano Félix.

En la presentación se resaltó que durante 2008 hubo 749 ejecuciones en Tijuana resultantes de esta disputa y en ellas “La Perra” participó activamente en las células del grupo delictivo del “Teo”.

Entre los detenidos están César Daniel Moncayo Estrada, Luis Fernando Gastelum Guerrero y Sergio Alberto Espinosa Cenicero, a quienes se les aseguraron dos armas largas, dos cortas, tres vehículos y droga.

Los presentados fueron puestos a disposición del fiscal de la SIEDO, ante quien rendirán su declaración ministerial.

Elementos del Ejército detuvieron a uno de los principales lugartenientes de Teodoro García Simental “El Teo” o “el Tres Letras”, mientras realizaba ejercicios físicos en un gimnasio ubicado a escasos metros del Centro de Mando de la policía municipal.

Aunque la versión no ha sido confirmada oficialmente, fuentes policíacas dieron a conocer que el detenido es presuntamente Filiberto Parra Ramos “La Perra”, quien fue trasladado a las instalaciones del Cuartel Morelos de esta ciudad.

Representantes de los medios de comunicación se presentaron en las instalaciones de la Fuerza Aérea Mexicana donde presuntamente sería enviado el detenido para su traslado a la Ciudad de México.

Un militar que se encontraba de guardia en las instalaciones castrenses anotó los nombres de los periodistas, a quienes solicitó información sobre los medios de comunicación que representan, pero no confirmó ni negó la versión.

En abril del 2008, elementos del Ejército y la Policía Federal detuvieron a 62 personas que festejaban un bautizo en un salón de fiestas. Según el entonces comandante de la II Región Militar, Sergio Aponte Polito, entre los arrestados se encontraba Parra Ramos.

Sin embargo, el funcionario castrense afirmó que “las autoridades correspondientes” se encargarían de confirmar la identidad del presunto narcotraficante.

Luego del ataque a dos policías federales y dos civiles ayer sobre la carretera Tecate-Ensenada, elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) aprehendieron a 21 presuntos sicarios en posesión de más de 5 mil cartuchos.

De acuerdo con la corporación, los detenidos pertenecen a las células de Teodoro García Simental “El Teo” y de Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero” del Cártel Arellano Félix y están relacionados con homicidios, entre ellos decapitaciones cometidas el año pasado, además de levantones y secuestros.

La PFP señaló que en dos semanas se cometería el plagio de un menor, según el testimonio de los detenidos.

Los 21 hombres fueron aprehendidos en distintos lugares del Municipio de Tecate, pues se iban delatando unos a otros.

Entre los sujetos, presentados a medianoche a los medios de comunicación, hay tres líderes de células, dos de ellas de “El Teo” y otra más de “El Ingeniero”, quienes presumiblemente atacaron a balazos a dos agentes federales.

Los dirigentes son Javier Antonio Guerrero Cota, alias “El Moco”, de 19 años de edad, originario de Mexicali; Mario Antonio Hernández Romero, alias “El Chinola”, de 23, originario de Sinaloa; y Benjamín Guzmán Quintanilla, alias “El Benji”, también de 23, originario de Tecate.

Al ser presentado ante los medios, “El Benji” refirió con voz tranquila que es culpable de al menos cuatro homicidios en la zona y que trabaja bajo las órdenes de Francisco Javier Copetillo Angulo, “El Pancho”, aunque desconoce dónde se encuentra éste.

Copetillo es un ex agente de la Policía Estatal Preventiva que responde a las órdenes de “El Teo” o “Tres Letras”, puntualizaron mandos de la PFP.

El ex agente estatal pagaría 300 dólares, alrededor de 4 mil pesos, por cada agente federal que matara “El Benji” u otro líder de las células bajo su mando.

“El Pancho” buscaba venganza contra la Policía Federal por la detención de otra célula y el rescate de personas secuestradas hace dos semanas.

A través de un comunicado, autoridades de la PFP en Tecate explicaron que derivado del ataque a dos oficiales federales, División Caminos, la tarde de ayer se activó la señal de alerta.

“Asegurando de manera inmediata a 12 sujetos, quienes participaron directamente en ese ataque cobarde”, menciona el boletín.

En total se aseguraron 8 armas largas, 2 armas cortas, 5 mil 285 cartuchos útiles de diferentes calibres, 60 cargadores, así como uniformes apócrifos de la AFI y del Ejército.

En la agresión de ayer los dos elementos resultaron con heridas graves.

¡Se fue el ingeniero! Salió de la ciudad Fernando
Sánchez Arellano, el dirigente del cártel de los
hermanos Arellano Félix, según se afirmó la
tarde del miércoles anterior.
La detención de su tío Eduardo Arellano Félix, los
repetidos “golpes” en contra de su organización y
la caída, el martes de Giovanni Rivera Téllez
Girón (a) “la hamburguesa”, lo dejaron inerme y
sin recursos, y ante la alternativa de ser
aprehendido o muerto, decidió poner tierra de por
medio, dicen las fuentes, que afirman que “al
ingeniero ya no se le ve en Tijuana”.
No se sabe si su salida es una huída del “campo
de batalla” o si se replegó para reorganizarse y
“defender la plaza”, sin embargo se comenta que
al “caer” Eduardo Arellano Félix, “recogieron
todas sus cosas de una casa que tenía en Real
del Mar y se fue”.
Es más, se dice que en esa operación que se
llevó a cabo en el fraccionamiento “Pedregal”
cerca de la rampa “Buena Vista” se esperaba
capturarle. Se tenían informes de que ahí estaría,
pero algo sucedió y se escapó”.
En el mencionado fraccionamiento, se dijo, hay
otras dos casas que les pertenecen y por lo tanto
“cuando no estaban en una, se encontraban en la
otra y no esperaban que llegaran las fuerzas
federales, aunque el ingeniero tuvo suerte y se
les fue”.
En su lugar, se dice que ha quedado Armando “El
mando” o “el gordo” Villarreal, quien tiene la
encomienda de “mantener” al cártel, sin embargo,
los analistas establecen que esto es un error del
“ingeniero” porque “no se puede manejar la
organización a control remoto, porque siempre
quien queda tiene el gusanito de quedarse al
frente o no faltará quien lo “ponga” (lo delate)
porque ya no está mandando en los hechos”.
De igual forma consideran que Sánchez Arellano
deberá regresar a esta ciudad, como último
recurso para retomar el control de la organización
o para morir, ya que en cualquier otra parte del
país corre peligro; no lo quieren los otros grupos
y sólo aquí estaría en su terreno”. De tal forma,
establecen los analistas que Arellano Félix debe
“defenderse o morir”.

¿El fin del cártel?
La Drug Enforcement Administration (DEA) de
Estados Unidos, prácticamente dio por cerrado el
capítulo de los Arellano Félix en Tijuana, tras la
detención de Eduardo, alias “El Doctor”, sin
embargo no todos están de acuerdo con esta
tesis.
Aunque consideran que el cártel como tal, ya no
es de los Arellano, porque los hermanos que lo
manejaban están detenidos y en el caso de
Ramón, muerto, afirman que la organización que
se mantiene aquí, se deriva de ellos y como “jefe”
sigue un sobrino, hijo de su hermana Alicia.
Tras la captura de Eduardo Arellano, arreciaron
de nueva cuenta las ejecuciones y en tan sólo
cinco días, 23 personas fueron asesinadas en la
zona Costa, como parte de esta “guerra” entre
grupos del cártel.
. Unas de las más recientes ocurrieron el martes
pasado en dos establecimientos de autopartes
(yonkes), ubicados en el bulevar Díaz Ordaz. En
esos lugares fueron asesinados: Porfirio Carrillo
Quiroz, de 27 años; Alfonso Antonio Ochoa
Castillo, de 42; José Alejandro Hernández
Cuevas, de una edad aproximada de 35-40 años
y Honorio Salvador Moreno Hernández, de 35 a
40.
Por “fuentes” directas y mensajes enviados,
se pudo saber que las víctimas, trabajaban
para un individuo del cártel, conocido con el
apodo de “El Bebo”, el cual logró salvar la vida.
Los mensajes aseguran que este individuo es la
“conexión” entre Raydel López Uriarte “El
Muletas” y Fernando Sánchez Arellano “el
ingeniero”, sin embargo aseguran que el segundo
ordenó su muerte, ya que presume que está
colaborando con “El Teo”, su enemigo declarado.
“Parece que quiere hacer su mini-cartelito en
Tijuana, ahora que el último de los brothers
Arellano cayó al bote”, dice un mensaje que
además advierte que “la carnala mala (Enedina)
no se va a quedar con los brazos cruzados”. Se
afirma también que El Bebo “era el mayor surtidor
de armas al cártel” en tanto que los negocios de
auto-partes han sido “pantalla”.

Lo que queda del cártel
Pero al margen de esos “ajustes de cuentas”
que continúan y no obstante que se han hecho
importantes detenciones que han llevado a
decretar la “muerte” de la organización criminal
de los hermanos Arellano Félix, aún hay
“piezas” que se suponen clave en este cártel y
que inclusive han sido señaladas por las
autoridades estadounidenses.
En el póster que la autoridad norteamericana
hizo circular en su momento, estableciendo
millonarias recompensas por los “cabecillas”
del cártel, por fin se puso la palabra
“capturado” sobre la fotografía de Eduardo. No
obstante eso, aún quedan otros dos
“personajes” que han sido buscados durante
años y que hasta el momento han logrado
librar la acción de la justicia y mejor para ellos,
la muerte.
Estos son: Manuel Aguirre Galindo, alias “El
Caballo” y Edgardo Leyva Escandón. Por
ambos se siguen ofreciendo hasta dos millones
de dólares, igual que como ocurrió con los
casos de: Ismael y Gilberto Higuera Guerrero;
Efraín Pérez Pazuengo y Jorge Aureliano Félix,
además de Gustavo Rivera Martínez, el P!,
aunque sobre la foto de éste no se ha puesto
la leyenda de “capturado”. Según la DEA, por
los cuatro primeros mencionados, si se
pagaron las recompensas.
De “el caballo” se dice que ha estado alejado
de la cuestión operativa, aunque sigue siendo
uno de los financieros, líderes morales de la
organización y parte importante en las
negociaciones con los narcotraficantes
colombianos.
Por lo que respecta a los hermanos Arellano,
pese a que se anunció que “cayó” el último de
los varones buscados por la agencia
norteamericana, esa misma autoridad
estadounidense, mantiene en sus páginas,
datos de los otros dos restantes:
Sobre Carlos Alberto, nacido en 1995 se indica
que existe una acusación bajo el número #CR
890439 JLI-05, radicada en San Diego
California en 1989 por conspiración,
importación y distribución de sustancias
ilegales, así como lavado de dinero. Se
desconocen mayores datos de este hombre,
según los informes en poder de la autoridad.
Se afirma que él coordinaba las operaciones
de importación de los narcóticos a los Estados
Unidos.
Sobre Luís Fernando, también se menciona
que opera los negocios de la familia y es
utilizado para lavar el dinero procedente de las
operaciones de droga de la organización de los
hermanos. Sin embargo se establece que
actualmente no hay orden de captura sobre
ninguno de los dos.
Por lo que respecta a Enedina, el miércoles 23
de agosto de 2006, el entonces Procurador
General de la República dijo que el lavado de
dinero por parte de la organización Arellano
Félix “efectivamente tiene que ver con Enedina.
Es la línea principal, dijo. Es la operadora
financiera del cártel; es la gente que ha
manejado y es una investigación que también
se tiene con la DEA y con el Departamento del
Tesoro de los Estados Unidos, por más de un
año”.
También entonces anunció acciones en contra
del cártel, algunas más contundentes
“independientemente de las acciones
rutinarias, policíacas y de seguimiento que se
están dando en Tijuana” y explicó que tendrían
que ver, con esa línea del lavado de dinero,
cuyo blanco era Enedina.

¡Se fue el ingeniero! Salió de la ciudad Fernando
Sánchez Arellano, el dirigente del cártel de los
hermanos Arellano Félix, según se afirmó la
tarde del miércoles anterior.
La detención de su tío Eduardo Arellano Félix, los
repetidos “golpes” en contra de su organización y
la caída, el martes de Giovanni Rivera Téllez
Girón (a) “la hamburguesa”, lo dejaron inerme y
sin recursos, y ante la alternativa de ser
aprehendido o muerto, decidió poner tierra de por
medio, dicen las fuentes, que afirman que “al
ingeniero ya no se le ve en Tijuana”.
No se sabe si su salida es una huída del “campo
de batalla” o si se replegó para reorganizarse y
“defender la plaza”, sin embargo se comenta que
al “caer” Eduardo Arellano Félix, “recogieron
todas sus cosas de una casa que tenía en Real
del Mar y se fue”.
Es más, se dice que en esa operación que se
llevó a cabo en el fraccionamiento “Pedregal”
cerca de la rampa “Buena Vista” se esperaba
capturarle. Se tenían informes de que ahí estaría,
pero algo sucedió y se escapó”.
En el mencionado fraccionamiento, se dijo, hay
otras dos casas que les pertenecen y por lo tanto
“cuando no estaban en una, se encontraban en la
otra y no esperaban que llegaran las fuerzas
federales, aunque el ingeniero tuvo suerte y se
les fue”.
En su lugar, se dice que ha quedado Armando “El
mando” o “el gordo” Villarreal, quien tiene la
encomienda de “mantener” al cártel, sin embargo,
los analistas establecen que esto es un error del
“ingeniero” porque “no se puede manejar la
organización a control remoto, porque siempre
quien queda tiene el gusanito de quedarse al
frente o no faltará quien lo “ponga” (lo delate)
porque ya no está mandando en los hechos”.
De igual forma consideran que Sánchez Arellano
deberá regresar a esta ciudad, como último
recurso para retomar el control de la organización
o para morir, ya que en cualquier otra parte del
país corre peligro; no lo quieren los otros grupos
y sólo aquí estaría en su terreno”. De tal forma,
establecen los analistas que Arellano Félix debe
“defenderse o morir”.

¿El fin del cártel?
La Drug Enforcement Administration (DEA) de
Estados Unidos, prácticamente dio por cerrado el
capítulo de los Arellano Félix en Tijuana, tras la
detención de Eduardo, alias “El Doctor”, sin
embargo no todos están de acuerdo con esta
tesis.
Aunque consideran que el cártel como tal, ya no
es de los Arellano, porque los hermanos que lo
manejaban están detenidos y en el caso de
Ramón, muerto, afirman que la organización que
se mantiene aquí, se deriva de ellos y como “jefe”
sigue un sobrino, hijo de su hermana Alicia.
Tras la captura de Eduardo Arellano, arreciaron
de nueva cuenta las ejecuciones y en tan sólo
cinco días, 23 personas fueron asesinadas en la
zona Costa, como parte de esta “guerra” entre
grupos del cártel.
. Unas de las más recientes ocurrieron el martes
pasado en dos establecimientos de autopartes
(yonkes), ubicados en el bulevar Díaz Ordaz. En
esos lugares fueron asesinados: Porfirio Carrillo
Quiroz, de 27 años; Alfonso Antonio Ochoa
Castillo, de 42; José Alejandro Hernández
Cuevas, de una edad aproximada de 35-40 años
y Honorio Salvador Moreno Hernández, de 35 a
40.
Por “fuentes” directas y mensajes enviados,
se pudo saber que las víctimas, trabajaban
para un individuo del cártel, conocido con el
apodo de “El Bebo”, el cual logró salvar la vida.
Los mensajes aseguran que este individuo es la
“conexión” entre Raydel López Uriarte “El
Muletas” y Fernando Sánchez Arellano “el
ingeniero”, sin embargo aseguran que el segundo
ordenó su muerte, ya que presume que está
colaborando con “El Teo”, su enemigo declarado.
“Parece que quiere hacer su mini-cartelito en
Tijuana, ahora que el último de los brothers
Arellano cayó al bote”, dice un mensaje que
además advierte que “la carnala mala (Enedina)
no se va a quedar con los brazos cruzados”. Se
afirma también que El Bebo “era el mayor surtidor
de armas al cártel” en tanto que los negocios de
auto-partes han sido “pantalla”.

Lo que queda del cártel
Pero al margen de esos “ajustes de cuentas”
que continúan y no obstante que se han hecho
importantes detenciones que han llevado a
decretar la “muerte” de la organización criminal
de los hermanos Arellano Félix, aún hay
“piezas” que se suponen clave en este cártel y
que inclusive han sido señaladas por las
autoridades estadounidenses.
En el póster que la autoridad norteamericana
hizo circular en su momento, estableciendo
millonarias recompensas por los “cabecillas”
del cártel, por fin se puso la palabra
“capturado” sobre la fotografía de Eduardo. No
obstante eso, aún quedan otros dos
“personajes” que han sido buscados durante
años y que hasta el momento han logrado
librar la acción de la justicia y mejor para ellos,
la muerte.
Estos son: Manuel Aguirre Galindo, alias “El
Caballo” y Edgardo Leyva Escandón. Por
ambos se siguen ofreciendo hasta dos millones
de dólares, igual que como ocurrió con los
casos de: Ismael y Gilberto Higuera Guerrero;
Efraín Pérez Pazuengo y Jorge Aureliano Félix,
además de Gustavo Rivera Martínez, el P!,
aunque sobre la foto de éste no se ha puesto
la leyenda de “capturado”. Según la DEA, por
los cuatro primeros mencionados, si se
pagaron las recompensas.
De “el caballo” se dice que ha estado alejado
de la cuestión operativa, aunque sigue siendo
uno de los financieros, líderes morales de la
organización y parte importante en las
negociaciones con los narcotraficantes
colombianos.
Por lo que respecta a los hermanos Arellano,
pese a que se anunció que “cayó” el último de
los varones buscados por la agencia
norteamericana, esa misma autoridad
estadounidense, mantiene en sus páginas,
datos de los otros dos restantes:
Sobre Carlos Alberto, nacido en 1995 se indica
que existe una acusación bajo el número #CR
890439 JLI-05, radicada en San Diego
California en 1989 por conspiración,
importación y distribución de sustancias
ilegales, así como lavado de dinero. Se
desconocen mayores datos de este hombre,
según los informes en poder de la autoridad.
Se afirma que él coordinaba las operaciones
de importación de los narcóticos a los Estados
Unidos.
Sobre Luís Fernando, también se menciona
que opera los negocios de la familia y es
utilizado para lavar el dinero procedente de las
operaciones de droga de la organización de los
hermanos. Sin embargo se establece que
actualmente no hay orden de captura sobre
ninguno de los dos.
Por lo que respecta a Enedina, el miércoles 23
de agosto de 2006, el entonces Procurador
General de la República dijo que el lavado de
dinero por parte de la organización Arellano
Félix “efectivamente tiene que ver con Enedina.
Es la línea principal, dijo. Es la operadora
financiera del cártel; es la gente que ha
manejado y es una investigación que también
se tiene con la DEA y con el Departamento del
Tesoro de los Estados Unidos, por más de un
año”.
También entonces anunció acciones en contra
del cártel, algunas más contundentes
“independientemente de las acciones
rutinarias, policíacas y de seguimiento que se
están dando en Tijuana” y explicó que tendrían
que ver, con esa línea del lavado de dinero,
cuyo blanco era Enedina.

Un hombre fue asesinado en el
Estado de México y en un “narco-mensaje” que le dejaron a un lado, los
sicarios afirman que se trata de un pariente del Teo o El tres letras,
Teodoro García Simental, según reportó la prensa nacional.
En Juchitepec Estado de México, el pasado 28 de este mes, fue
encontrado el cadáver de un hombre, de entre 60 y 65 años de edad, tirado
en un tramo de la carretera Xochimilco-Oaxtepec, a la altura del kilómetro
40+900.
La prensa reportó que a un lado del cuerpo, se encontró un mensaje, que
textualmente señalaba: “Para Teodoro García Cimentel por a ver (por
haber) traicionado al cártel de los Arellano Félix, vamos a matar a todos
sus familiares ya matamos a tu primo para que veas que el cártel de los
Arellano Félix de Tijuana no tiene límites Att. Osama Bin Laden Junior”.
Los restos estaban envueltos en una sábana de color rosa y tenía la
cabeza amarrada con cinta de color gris; estaba atado de manos a la
espalda y también con los pies sujetos. Presentaba dos lesiones en el
cráneo y golpes contusos.
Las autoridades no confirmaron todavía que pudiese ser cierta esa
información y que la víctima sea pariente del sicario avecindado en Tijuana.
García Simental se insubordinó dentro del cártel de los Arellano Félix y
ahora le disputa la “plaza” a Fernando Sánchez Arellano.